Cada post, un regalo

sdr

Hará cosa de un mes, mientras leía y releía, antes de publicarla, la entrevista que le hice a un tipo al que admiro como pocos, el escritor y cineasta David Trueba (ya podéis leerla en #mama11), iba pensando para mis adentros: qué gozada, cada respuesta que me ha dado es un regalo. Unas semanas más tarde escribía en mi blog un post muy personal a propósito del álbum ilustrado infantil ‘Un día perfecto’. Y en él, una lectora de este pequeño blog, me dejó por escrito un breve comentario. “Cada post es un regalo”, me dijo. Y me emocionó sobremanera. Hasta el punto de enviarle un email para agradecérselo. 

Me emocionó porque siempre emociona que te digan cosas tan bonitas, ver que todas las horas que dedicas a este espacio y todo el cariño que pones en cada palabra que escribes son valorados y apreciados por otras personas que no te conocen de nada, pero que un día decidieron seguir tus andanzas, esa exposición pública (de mis sentimientos y de mi vida) que empecé a hacer sin saber muy bien por qué  (quizás, como dice mi compañero y amigo JM, del blog La Parejita de Golpe, porque los blogueros somos exhibicionistas), y que tantos dilemas me genera en mi eterno debate interior entre privacidad y exposición. Hasta el punto de pensar en cerrar este blog cada dos por tres.

Si no lo hago, precisamente, es porque cada post nuevo que escribo es un regalo para mí. Un regalo que me hacéis sin saberlo quienes entráis en este espacio, os tomáis la molestia de leer mis desvaríos mentales y os animáis a contestar, a comentar, a responder, a interactuar, ya sea por aquí (aunque no siempre me dé la vida para contestarlos), por cualquiera de las redes sociales en las que estoy presente o a través de un email directo de aquellos que recibo de vez en cuando y que leo a la mamá jefa emocionado, porque siempre van cargados de afecto, de comprensión, de agradecimiento, de empatía y de palabras bonitas.

A mi querido JM, por cierto, le decía recientemente en una entrevista que fue más bien una conversación entre compañeros de batallas que para mí el blog es el mejor diván de psicoanalista posible, un rincón donde exorcizar mis demonios, poner palabras a la montaña rusa de sentimientos y emociones que es la paternidad y desahogarme en un lugar en el que sé que no voy a ser juzgado, sino que voy a sentirme comprendido porque las personas que me leéis habéis pasado, estáis pasando o pasaréis por lo mismo. Y esa comprensión, reflejada en vuestros comentarios y en vuestras palabras de ánimo, es un regalo que sentía que de alguna u otra forma os debía agradecer de forma explícita, porque vosotros sois parte importante de ese psicoanalista al que pido cita cada vez que me siento delante del ordenador y, sobre una pantalla en blanco, empiezo a escribir sobre temas y sentimientos que siento muy personales, pero que sé que en muchos casos (como me demostráis continuamente) son totalmente universales.

Tengo la intención de no escribir durante el mes de agosto, así que es posible que este espacio quede desierto hasta septiembre (aunque seguiré actualizando, siempre que encuentre cosas de interés, las redes sociales). Digo, no obstante, que “es posible”, porque uno nunca sabe cuando va a necesitar pedir una nueva cita en el psicoanalista del blog. Eso es algo impredecible. Se necesita y punto. Sea como sea, escriba en agosto o no lo haga ya hasta septiembre, este quería ser un post de agradecimiento a todos aquellos que me acompañáis en el camino.

Gracias por hacer de cada post un regalo.

7 respuestas

  1. miren - http://delunaresylunas.blogspot.com.es/
    Responder
    27 julio 2017 at 9:24 am

    pues sí, me pasa igual, cada post, es un regalo, como mínimo personal, porque o bien me ha permitido o volcar lo que andaba rondando por mi cabeza, buscando una salida, o bien me ha distraído un buen rato de otros menesteres menos agradables… así que nada de dejarlo, adelante, con la frecuencia y contenido que surja en cada momento, que no sea una obligación o un lastre, sino todo lo contrario.

  2. laura valle molinuevo
    Responder
    27 julio 2017 at 11:22 am

    Ante todo que aproveches el mes de agosto para descansar y desconectar, en la medida de lo posible. Pero lo más importante, no cierres el blog por favor, no te imaginas el bien que haces aunque muchas veces seamos muchos los que no “nos manifestemos” en cada post, ahí estamos emocionándonos con tus palabras y sintiéndonos menos solos. Fíjate que entiendo perfectamente lo que dices, yo que no me he decidido (todavía) a abrir un blog a veces he sentido la necesidad de desahogarme y lo he podido hacer en un comentario en algún blog… aunque no siempre sea posible. Un abrazo enorme para ti y toda tu familia, y te esperamos en setiembre!

  3. Helena
    Responder
    27 julio 2017 at 4:17 pm

    Gracias a ti, porque las prisas que suelen acompañarme en este camino de la maternidad, hacen que ni deje comentarios, aunque mi pensamiento sea también “gracias por este nuevo regalo”. Sabes mover con tus palabras. Felices vacaciones, familia

  4. JM Ruiz Garrido
    Responder
    27 julio 2017 at 5:25 pm

    Hay blogs, como el tuyo, en los que cada post es un regalo. Puedes tomártelo como un confesionario, como un diván de cuero o de escay, o como un muro de lamentaciones. Pero son regalos bidireccionales. Ya te comenté que sólo por el hecho de masticar lo que uno escribe, ese auto análisis y auto conocimiento, ya merece la pena escribir lo que escribimos. Nos hace mejores. O nos hace intentar ser mejores. Si encima, nos da las satisfacciones que recibimos, el regalo es en los dos sentidos. Y el tuyo nos da a todos muchas satisfacciones.
    Un abrazo, compi. Y a descansar, y disfrutar. 😉

  5. Vane
    Responder
    28 julio 2017 at 2:21 pm

    Cerrar el blog?! Estás loco!?!?! me matas! A quién voy a leer, llorar, reír, comprender, y sentir si cierras!?!
    Aleja de ti esos malos pensamientos, por favor.
    Que tengáis unas vacaciones felices, tranquilas y llenas de diversión FAMILIA.
    Besos.

  6. Silvia
    Responder
    31 julio 2017 at 9:31 pm

    ¡Me alegro que mi comentario te gustara tanto!

  7. Francesca
    Responder
    1 agosto 2017 at 12:35 am

    No lo cierres, por favor!!!
    Me encanta leerte. Escribes tan bonito…!!! Y tus palabras me levantan el animo. Felices vacaciones a los 4.
    Por cierto, mis hijos se llaman Leo y Sara. Casi casi como los tuyos!!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos