Un papá en prácticas

Andanzas de un padre novato

Cuando tu bebé se hace mayor

bebe se hace mayor

Es difícil precisar cuándo sucede, en qué momento exacto tu bebé se hace mayor. Y no me refiero a mayor de crecer unos centímetros, sino a mayor de sensaciones, de hacer cola en el peaje que conduce a la niñez, en esa frontera difusa que separa a las bebés de las niñas. Maramoto llevaba ya tiempo dándonos señales de ese cambio, de ese salto vital a una nueva etapa. Ha sido con la mudanza y la llegada del nuevo piso cuando lo hemos visto definitivamente claro. Nuestra bebé se hace irremediablemente mayor. Y sí, sé que eso es bueno y normal, por supuesto que lo sé, pero a la vez me es inevitable no sentir una mezcla de nostalgia y pena por esa bebé cuyos márgenes se empiezan a diluir y confundir con los de una niña.

En las últimas semanas nuestra pequeña saltamontes ha crecido de forma imparable. Lo hablaba con una compañera de trabajo, también mamá: es increíble lo que pueden dar de sí dos o tres semanas, que para los adultos es un espacio de tiempo relativamente corto, con una bebé-niña de dos años a tu lado. Fascinante. Mara es la misma que hace dos o tres semanas, pero a la vez es otra. Lo aprecias en su lenguaje, que de repente se ha enriquecido con una vocabulario mucho más amplio y unas conversaciones totalmente razonadas que nos dejan a la mamá jefa y a un servidor con la boca abierta, intentando asimilar lo que acaba de decir una renacuaja que no llega aún al metro de altura. Y lo observas también en cómo entiende todo lo que le dices. Y también lo que no le dices directamente a ella. Me pierden especialmente sus “Ah, vale, papá”. Y sus “perdón”, “gracias” y “de nada”, que utiliza a todas horas y siempre con tino. Educada que es una. Y sus “¿un poquito, papá?” que acompaña con un gesto graciosísimo de su mano. También sus “ahora a jugar no, papá, que es de noche y hay que dormir”. O cuando quiere hacer algo y le propones una alternativa y te dice que vale, “pero (que) primero” la suya. Para negociadora ella.

Lo hemos observado también en su independencia. Nos sigue necesitando y siempre quiere estar con nosotros e ir a todos lados junto a sus papás (“papá, mamá y Mara”, que dice ella), pero a la vez se ha vuelto mucho más autónoma (aún) de lo que era. Por primera vez hemos tenido que dejarla por diversos motivos con otras personas y lo hemos pasado nosotros peor que ella, que se ha quedado feliz. La semana pasada, también y sin ir más lejos, nos sorprendió poniéndose ella solita el pijama. Estuvo a un paso de amputarse algún miembro en la maniobra, pero lo logró, que a perserverancia no le gana nadie. Y como esos un sinfín de pequeños gestos cotidianos más, de acciones en apariencia intrascendentes que adquieren una repentina importancia porque denotan madurez y adquisición de nuevas capacidades.

Aunque si os soy sincero, hay un momento sobre todos los demás en que sentí que mi pequeña saltamontes se hacía mayor. Fue ayer, camino de su primer día en la escuela infantil. Tras 28 meses sin separarse de nosotros, Maramoto empezó una nueva experiencia en el cole. Estaba radiante e ilusionada con su chándal y su baby, deseando desde el viernes ir con sus nuevos compañeros. Tan feliz estaba que no nos llevó más de cinco minutos vestirla, cuando la media está en media hora y varias carreras desnuda por el piso. Llegadas las nueve menos cuarto de la mañana se puso su mochila nueva y empezó a bajar las escaleras camino de la calle, cogida de la mano de su mamá. Yo, mirándola desde atrás, sentí que se hacía un poco más mayor si cabe, que con la escuela infantil iniciaba una nueva etapa de su vida a la vez que daba por amortizada la anterior. Al llegar al cole se despidió de nosotros con esa sonrisa tímida que me tiene enamorado y entró en su aula, donde escuché que su profe la recibía por todo lo alto. Fuera a la mamá jefa se le escapaban las lágrimas. Me da la sensación de que tras 28 intensos meses sin apenas separarse(nos),  somos nosotros los que vamos a necesitar la adaptación.

———

PD1: Dos horas después fuimos a recoger a Mara y salió feliz, como con ganas de más. Por delante tiene una semana de adaptación. Puede que nosotros precisemos de alguna más.

PD2: ¡Ya está a vuestra disposición el segundo número de Mama con un montón de contenidos cocinados a fuego lento por la mamá jefa y servidor! Dossier central dedicado a la conciliación, entrevistamos a Sonsoles Ónega y Álvaro Bilbao, charlamos con Carlos González sobre vacunas, os acercamos el drama de los niños refugiados, viajamos a la España de principios del siglo XX a conocer a unas mujeres que rompieron moldes y os recomendamos libros y pelis para padres y para hijos. Todo eso y mucho más a sólo un click de distancia. ¡No te la pierdas!

 

 

Share

Image Map

Tags:

Un papá en prácticas

Sobre

Papá en prácticas de Mara, cofundador de Tacatá Comunicación y periodista y social media strategist freelance. Por ese orden. Me da mucha pereza afeitarme.

Ver todos los posts de

Deja tu comentario


20 Comentarios

  1. Y la escuela infantil llegó a nuestras vidas Dice

    […] que es feliz en la escuela infantil porque estaba preparada para ello. Como decía Adrián es este post, “Mara llevaba ya tiempo dándonos señales de ese cambio, de ese salto vital a una nueva […]

  2. Silvia Dice

    La nuestra va un pasito justo por detrás de Mara, estamos en esos momentos también de grandes avances en el vocabulario y en su buen uso, como dices, lo que nos deja más alucinados. Ahora estamos esperando que se recupere de un virus para ponerle vacuna de la varicela y con 26 meses empezará a ir unas horas a la guardería. A ver cómo se adapta pero nos ha pedido varias veces “cole con nenes”. A nosotros nos va a costar horrores. Yo a veces le digo a mi marido “ya no tenemos bebé” y me da una nostalgia…el otro día viendo “La Familia Belier”, os la recomiendo muchísimo, lloramos a moco tendido con la canción “Je vole” de Michel Sardou, que habla de estas cosas, de hacerse mayor.

  3. Belen Dice

    Que bien esas nuevas sensaciones! Me alegro de que Mara comience a ir a la guarde. Fierecilla empezó a mediados de noviembre, con todos mis temores porque, al ser inquieta, pensaba que no se iba a adaptar a cierta “disciplinilla”. Le va genial, la quiere mucho la seño, es buena, obediente y ¡cuida de los más pequeños!. Verás que bien le va a Mara (eso si mi hija, trasto, trasto, eso no se lo quita nadie, pero en casa eh!!!). Besos a los tres…

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas Dice

      Mara también es sorprendente en clase. ¡Hasta se duerme la siesta sola! Eso sí, a primera hora se queda todos los días llorando, aunque luego sale feliz. ¡Un beso, Belén!

  4. Mamá Pata Dice

    Es que el tiempo pasa sin darnos cuenta! Yo soy como la mamá jefa, cada inicio de curso se escapa alguna lagrimilla viéndola entrar a clase! jeje!

  5. Roser Dice

    Mi monstruo está a punto ya de cumplir los 3 añitos y lo cierto es que este año ha sido tal como lo cuentas: del “vale, pero…” al “hago esto porque…” (aunque el motivo sea absolutamente delirante: “tapémonos con la sábana para que no vengan las ranitas!”).

    En lo que respecta a la escuela… se incorpora en septiembre, aunque lleva meses reclamándolo. Lo estamos llevando a las Puertas abiertas, para que vea como es una escuela por dentro, porque en P3 no se hace adaptación (una pena). A ver como se lo toma!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas Dice

      Mara lo está llevando mejor de lo esperado. Llora al llegar al cole, pero luego sale feliz. Le ha venido bien relacionarse más de seguido con peques. Lo estaba pidiendo!

  6. La maternidad de Krika en Suiza Dice

    Ay si es que crecen que da gusto!! Y ya verás a los 3, hay otro cambio brutal, de mirarlos y decir, ¿¿¿pero dónde está mi niño??? es bonito ver cómo van creciendo y van aprendiendo a desenvolverse pero a la vez me da una penita!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas Dice

      Hace poco quedamos con una amiga que tiene una sobri de tres años. Y la diferencia con Mara era tan bestial que no me podía creer que en un año mi bebé fuese a ser ya tan niña. Ay, cómo vuela el tiempo!

  7. Vane Dice

    Es un horror! Se hacen “mayores” muy rápido!! Hace un mes aproximadamente, le estaba dando un achuchón a mi pegote mientras le decía…. Ay! mi bebé… Muy seria me apartó y con voz firme me dijo… NO MAMÁ, BEBÉ NO. Atónita me dejó, le pregunté ¿ Entonces qué eres? y claro está, contestó que una “NENA GANDE” ( Si, la R se la come de vez en cuando ) desde entonces todo lo quiere hacer sola. La prueba definitiva de que es una “nena gande” fue en la foto de carnet para la guarde, se la ve tan mayor que se me saltan las lágrimas.
    Ánimo, no estáis solos, somos muchos los que os comprendemos. Ja,ja,ja…
    Besos y abrazos.

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas Dice

      Total lo de la foto de carnet para la escuelita infantil! Es que tal cual! En la foto se ve super niña, es increíble! Cómo se nos va el tiempo, Vane! ¡Un besazo!

  8. Marta Dice

    Jijiji yo también la leí en una noche antes de acostarme..otra pagina más, otra pagina más y ya está y… la terminé!! todo muy interesante!
    ….mi hijo Marco cumple dos años en abril, y afortunadamente todavía no noto mucho ese salto a mayor tan drásticos..digo afortunadamente porqué seguro que sí me va acostar no echar de menos a mi bebé, aunque me se toda la teoría que hay que dejarlo ir y ser y ser independiente ecc…peró la verdad que un poquito da pena..pero en fin, sigue queriendo mucha teta, muchos brazos, muchos papis y además habla muy poquito aún así que a seguir disfrutandole!!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas Dice

      ¡Wow! Qué gusto que enganche tanto la revista! Eso nos motiva a seguir! Gracias, Marta!

      El día que menos te lo esperes empezarás a ver cambios constantes. Es alucinante, Marta. Achucha mucho a ese bebé, que en nada los tenemos de Erasmus :-P ¡Un beso!

  9. yyoconestasbarbas Dice

    ¡¡Ayyy amigoooo…!! Yo ya vengo notando esos cambiazos casi desde después del verano… Yo noté mucho el cambiazo de los dos años, por ejemplo. Yo, a diferencia tuya, ya perdí hace tiempo esa sensación de “bebé”. Ahora la veo, y es una niña… Muy pequeña, pero una niña ya… Solamente en el dormir la sigo viendo aquellos rasgos que, inevitablemente, echo ya de menos.

    Casi todos los días te salta con una nueva: en lo que dice, en lo que hace, o en cómo lo dice o hace. ¡Es una auténtica pasada!

    Y ahora, en esta nueva etapa, vais a seguir viendo cambiazos, te lo aseguro… ¡Y se os hará raro! ;)

    Me alegra mucho que la entrada haya sido con tan buen pie. ¡Que siga así! :)

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas Dice

      Es un cambio con patas, que digo yo. Cada minuto algo nuevo. Es fascinante. Es una etapa de cambios constantes y es precioso. Vamos a disfrutarla, Sem!

  10. Madreyautonoma Dice

    Nosotros estamos igual, M cambia día a día y me sorprende cuando me dice “ahora no, quiero terminar esto” y no llega a comer hasta que termina.
    me alegro que a Mara le vaya bien en la escuela, nosotros nos mudamos a otra ciudad y perdemos la plaza en la guardería. Una pena porque le gustaba y a nosotros nos venía de lujo para trabajar a tope y luego poder dedicarnos 100% a él. Estos meses hasta septiembre van a ser duros XD

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas Dice

      El segundo día no ha sido tan bueno, para qué nos vamos a engañar :-) ¡Ánimo con estos meses, que todo pasa y todo llega! ;-)

  11. Enrique Dice

    ¡Enhorabuena por esa nueva etapa, ese nuevo nacimiento de ya una niña mayor! Ya se lo dije a Diana ayer, pero nosotros casualmente también empezamos ayer la escuela, aunque con un resultado bastante peor :( Pero bueno, seguro que pronto entra y sale contenta como Mara, o eso queremos creer. A nosotros todavía nos queda margen para que “se nos haga mayor”, pero cada día que repasamos fotos de este año que llevamos alucinamos con lo rápido que cambia la peque. Cambia la forma de ver la vida, ¿verdad?
    ¡Un abrazo!

    P.D.: ¿cuándo sale la tercera MaMa? Como los buenos platos, se tarda mucho en cocinar, pero luego te la ventilas en un santiamén porque no puedes parar de lo buena que está. ¡Enhorabuena por eso también!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas Dice

      Hoy segundo día. Todo parecía en orden, pero a la hora de comer Mara no ha querido sentarse ni probar bocado. Sólo nos llamaba a nosotros. Qué penita. Será una cuestión de tiempo. Espero :S

      Espero que el tercer número de Mama salga para finales de Marzo. Hemos puesto el listón muy alto con este segundo, así que esperamos no decepcionar :-) ¡Un abrazo grande, familia! ¡Y mucho ánimo!