Su primer gran ídolo

idolo

Con Leo estamos redescubriendo la mirada del bebé. Esos ojos abiertos como platos que se comen el mundo a cada paso, que lo miran todo con una curiosidad desmedida, que prestan atención a cada detalle, a cada estímulo visual o sonoro. Es un regalo esa curiosidad, esas ganas de observar un mundo que se abre ante ellos como un libro nuevo en el que toda la historia está todavía por vivir, por escribir, por descubrir. “Crecer es una traición”, escribía Manuel Jabois. Y lo es porque en algún momento de ese crecimiento, no sé cuándo ni porqué, la vida se nos vuelve rutinaria y perdemos por el camino esas ganas de sorprendernos, de admirar con los ojos bien abiertos, con esa mirada limpia y virgen, todavía no retocada con el filtro de los prejuicios. Supongo que por eso nos fascina tanto la mirada de los bebés y de los niños, porque nos recuerda que un día nosotros también mirábamos el mundo como ellos lo hacen ahora. 

He sacado a colación el tema de la mirada porque Leo tiene una especial para su hermana, un filtro Mara a lo Instagram que se pone en los ojos cada vez que mira a su hermana y parece que se la quiere comer, porque abre los ojos y la boca a la vez, poniendo a prueba la resistencia de su mandíbula. Leo está enamorado de su hermana. Es verla y sonreír, escucharla reírse y soltar una carcajada él también, sentirla sobre la cama y girarse para tocarla mientras parece querer decirle cosas que solo él entiende, pero que yo intuyo que son muy bonitas porque de su mirada solo se desprende un amor incondicional.

Supongo que en algún momento se perderá esa mirada que Leo le dedica a Mara a cada momento. Supongo que sucederá como ocurre con la mirada de admiración que los hijos tienen para sus padres cuando nosotros todavía somos para ellos unos superhéroes perfectos y sin mácula. Luego, es ley de vida, antes o después empiezan a ver nuestros defectos, nuestra cara B, como nosotros en su día vimos los de nuestros padres, y aunque puedan seguir admirándonos esa mirada pierde la pureza y ya nunca vuelve a ser lo mismo. ¿Cuándo se pierde esa mirada?, me pregunto cuando estoy trascendente. ¿Cuándo dejará Mara de mirarme así? ¿Cuándo dejará Leo de mirar de esa forma tan especial a su hermana? ¿Cuándo dejarán ambos de comerse el mundo con sus ojos?

El sábado estaba Diana tumbada en la cama dando el pecho a Leo. De repente llegó Mara y su hermano se olvidó de mamar, porque había algo más importante a lo que dedicar su atención. Entonces Mara se puso a saltar en la cama. “¡Salta, Leo!”, le gritó. Y como si la hubiese entendido, agarrado a las manos de su madre, Leo empezó a saltar sobre el colchón, que es una de sus grandes pasiones. Pego tres brincos y luego se sentó, pero en todo el tiempo que duró ese instante fugaz no retiró ni un segundo la mirada de su hermana. Los ojos y la boca abiertos al máximo. Y está última dibujando una sonrisa enorme, inabarcable.

Mara es su primer gran ídolo. Y no me extraña, porque como dice su madre Mara solo quiere querer y solo se hace querer. Es una hermana extraordinaria. Creo que Leo estará mucho tiempo observándola con esa mirada que solo nos despiertan las personas a las que admiramos con toda la sinceridad y la pureza del mundo.

4 respuestas

  1. yyoconestasbarbas
    Responder
    3 mayo 2017 at 1:48 pm

    …y claro, vas y escribes esto, y luego al resto se nos cae el culo de ternura y amor, con los ojos en chiribitas y el culo en Pepsi-Cola. Normal.
    Qué tío, oye…

  2. Mi papá es...
    Responder
    4 mayo 2017 at 6:05 am

    Que bonito Adrián! Yo también me pregunto cuando dejarán de sorprenderse por todo. Admiro su capacidad de reacción y adaptación. Sus ganas de disfrutar siempre da igual dónde y con quién. Ojalá no se perdiera nunca. Tenemos tanto que aprender del mundo de nuestros hijos…

  3. AMG-Mamiblogueando
    Responder
    6 mayo 2017 at 9:21 am

    ¡Saltar en la cama siempre es un plan sin fisuras,sí,señor! ¡Qué suerte la nuestra de contar con semejantes maestr@s que nos muestran de nuevo lo extra-ordinario de la vida! ¡¿Quién dijo rutina?!;o)))

  4. Vane
    Responder
    8 mayo 2017 at 3:07 pm

    No puedo estar mas de acuerdo con YYOCONESTASBARBAS , tengo el chiribitas y culo pepsi….. Pero cuánto amor!! y del bueno, se nota. Felicidades por la preciosa familia q sois. Gracias por compartirlo.

Deja un comentario

* Rellena todos los campos