un juego de mascaras

Un juego de máscaras

Nuestros hijos van cambiando a diario, unas caras se superponen a otras, como en un juego de máscaras, mientras van borrando detalles de las que les precedieron hasta hacerlas desaparecer, hasta que apenas queda un pequeño destello de ellas.

idolo

Su primer gran ídolo

Mara es la primera gran ídolo de Leo. Y no me extraña, porque como dice su madre Mara solo quiere querer y solo se hace querer. Es una hermana extraordinaria.

catarsis

De tres a cuatro: una catarsis necesaria

Cuando uno tiene el segundo hijo siempre intenta hacerlo lo mejor posible para que la integración del nuevo miembro en la rutina familiar sea lo menos traúmatica posible para toda la familia y, en especial, para la hermana mayor.

carta a leo 01

Cuatro meses de sonrisas: Carta para el futuro

Han pasado ya cuatro meses desde aquel primer llanto desconsolado y lleno de vida con el que nos diste la bienvenida en los dos metros cuadrados del cuarto baño en el que llegaste al mundo. Desde entonces el llanto apenas se ha repetido, porque tú eres un coleccionista de sonrisas. Un tipo feliz.

dav

Primeras veces que son últimas veces

El otro día charlé con una mamá bloguera que acaba de ser madre por tercera vez y ambos coincidimos en una cosa: que los segundos (y en su caso los terceros) hijos se disfrutan más. O al menos de una forma diferente. Más calmada. Más consciente.

malabares

Malabares

Digamos que esta semana nos hemos sentido como los malabaristas a los que se les cae una bola (la de los hijos) y mientras intentan recuperarla ven cómo se desmoronan una tras otra todas las demás.