Baby Led Weaning y el valor de la paciencia (#2)

babyledweaning

En junio de 2014, tras apenas dos meses de incursión en el mundo del Baby Led Weaning, me atreví con un post que tenía el mismo título que el que hoy me traigo entre manos. Ahora, casi 21 meses después de aquel artículo (hay que ver cómo pasa el tiempo…) me doy cuenta de que entonces ni siquiera me podía hacer una mínima idea de la importancia que adquieren la paciencia, la tranquilidad y la confianza (en uno mismo y en su hijo) en este método de introducción de la alimentación complementaria. Así que este post está especialmente dirigido a aquellos padres que tienen pensado iniciarse o ya lo han hecho en el Baby Led Weaning. Con toda sinceridad os digo que a mí en su día me hubiese gustado leer una experiencia como la que hoy describo. Para haber vivido determinados momentos con más tranquilidad y menos angustia. Y para haberme hecho a la idea de que no todos los niños son como esos bebés de seis meses que vemos en vídeos de youtube llevándose la comida a la boca a puñados y devorando todo cuanto está a su alcance.

Mara, sin ir más lejos, tardó meses en mostrar algo de interés por la comida. Le poníamos cada día su plato con los más diferentes alimentos y ella los olisqueaba, tocaba y chupaba, pero tragar, trabagaba poco. Una fresa de forma ocasional, un trozo de aguacate, un pellizquito de pollo a la plancha… Y aunque teníamos cerca a algún peque de su edad que comía cinco veces lo que ella, no nos preocupaba, puesto que sabíamos que a esas alturas el BLW es más un juego y que su alimento principal lo encontraba en la tetita de su mamá. Además, verla activa y sin parar un segundo, tal y como ha sido desde que llegó al mundo, nos tranquilizaba. A los 18 meses, un año después de comenzar con la alimentación complementaria, Maramoto continuaba comiendo poco. Por no decir nada. Algún día ocasional nos sorprendía con un apetito desmesurado, pero luego entraba en largas fases de huelga de hambre. Continuaba activa y aparentemente sana, pero llegados a ese punto nos empezamos a preocupar un poco. Que tampoco mucho. Aún así, abusando de la confianza que nos ha otorgado, llamamos al gran Julio Basulto para explicarle nuestro dilema. “¿Véis activa a vuestra peque y la véis bien?”, nos preguntó al otro lado de la línea. Le contestamos que sí, que no sabíamos de dónde sacaba las fuerzas, porque ni comía ni dormía, pero que no paraba ni un segundo. “Entonces no tenéis de qué preocuparos. Cuando necesite la comida, comerá”, nos dijo.

Y le hicimos caso, por supuesto. Porque veíamos bien a nuestra pequeña saltamontes. Y porque somos conscientes de que ningún niño muere de hambre en el primer mundo si tiene la comida a su alcance. Y de que ellos, los niños, saben mejor que nadie lo que necesitan y en qué cantidad lo necesitan. Nos tranquilizó hablar con Julio. No sabéis cuánto. Y eso nos hizo llevar mejor los meses que vinieron después, en los que Maramoto siguió por el mismo camino de cero interés hacia la comida con la excepción de algunos productos específicos por los que sí mostraba interés y que iban cambiando de semana en semana. Así, había días en que sólo comía cebolleta, otros sandía, otros fresas, otros melón, otros sopa y otros arroz blanco.  Nunca de todo, eso sí. Digamos que eran días temáticos gastronómicamente hablando.

Hace un mes, ya con los 27 meses cumplidos, el gen alimenticio de Mara hizo click. Desde entonces ha empezado a comer de una forma que hace unas semanas no nos hubiésemos creído. Sigue siendo un caos, porque es incapaz de estar sentada más de dos minutos y va y viene, quiere de su plato y del tuyo y no se centra en demasía, pero nos tiene alucinados con su manejo de los cubiertos y con cómo se come platos enteros.

La paciencia nos ha llevado a buen puerto. Y pese a los dolores de cabeza puntuales, llegamos felices por haber apostado por el Baby Led Weaning y por haber dejado ir a nuestra peque a su ritmo, sin forzarla a comer, teniendo plena confianza en ella. Después de meses y meses sin mostrar interés por la comida, ahora la vemos disfrutar comiendo aquello que verdaderemente le gusta (porque tiene sus filias y sus fobias, claro). Al final, ese y no otro, era el objetivo.

49 respuestas

  1. 24 febrero 2016 at 8:12 am

    El tema alimentación es algo que siempre ha preocupado a los papis, lo se como maestra y lo experimento ahora como madre. La técnica que utilizas es una buena forma de introducir alimentos. Pero a mi me da mieditis si te soy sincera, cuando me comentaron que era recomendable que las personas que lo llevaran a cabo adquirieran técnicas de primeros auxilios por posibles atragantamientos en bebes, opte por dejar los trocitos para mas adelante jaja. Esta semana comenzamos los seis meses y con ellos la alimentación complementaria, por el momento purés aunque no descarto ir poco a poco introduciendo la técnica. Es muy importante que no lleguen a determinadas edades sin saber comer “trocitos”. Te sigo desde ya, me ha encantado el blog, un besazo desde

    https://yentoncesmeconvertienmama.wordpress.com

    • corinna
      Responder
      24 febrero 2016 at 1:17 pm

      Para nosotros el BLW fué una experiencia fantástica y la recomiendo a todos.
      Yo creo que al final es mucho más fácil para los padres también….no quiero ni imaginarme metiendole cucharas de puré en la boca a mi niña. Qué agobio!
      Lo que ayuda y quita mucha preocupación, es seguir dandole el pecho cuando y cuanto quiera. 🙂

      • Un papá en prácticas
        25 febrero 2016 at 1:10 pm

        La verdad es que a Mara no fuimos capaces ni de darle el apiretal, así que imagínate lo que podría haber sido meterle una cuchara. Desde los seis meses lo quería hacer todo ella sola. Una valiente 🙂

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 1:16 pm

      Si te sirve de algo, Bea, los niños tienen una capacidad para escupir cosas con las que se atragantan que no tenemos los adultos. Además, en todas las charlas a las que he asistido sobre el tema, siempre insisten en que es más fácil que un niño se atragente dándole tu la cuchara, porque de esa forma ellos no controlan lo que se meten en la boca. De todas formas, entiendo tus preocupaciones. Hagas lo que hagas seguro que es lo mejor para tu peque. ¡Un beso y mil gracias por tus palabras!

  2. 24 febrero 2016 at 10:04 am

    Un niño sano con comida a su alcance nunca se morirá de hambre. Una gran verdad, de lo contrario, nos hubiéramos extinguido hace años ya

    • 24 febrero 2016 at 11:30 am

      Aunque a veces se pase mal y se dude porque se duda. Los resultados hablan por sí solos. Los niños disfrutan la comida, tienen una relación sana con ella y sin tanto estrés y llantos.

      • Un papá en prácticas
        25 febrero 2016 at 12:57 pm

        ¿Quién dijo que esto iba a ser fácil? 🙂 Como dices, compensan con creces los resultados, Cristina!

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 1:14 pm

      Amén, compañera!

  3. Patricia
    Responder
    24 febrero 2016 at 10:35 am

    ¡Me ha encantado tu post! Nuestra Pequeju tiene ahora 18 meses y también hay días que come un poco y días que casi nada,y a veces me preocupo, aunque la teta suple lo que no come. Ahora me preocuparé menos. ¡Gracias!

  4. 24 febrero 2016 at 10:41 am

    Qué bueno, Adrián. Seguro que este post ayuda a mucha gente. Nosotros no optamos por este método, pero merece todo mi respeto. Creo que dices verdades como puños en el texto, lo importante es tener paciencia. Ningún niño va a morir de hambre teniendo comida a si alcance, eso es así, aunque nos cueste quedarnos tranquilos si no come lo que creemos que tiene que comer.

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 12:55 pm

      Paciencia. Esa es la mejor receta en todos los sentidos con nuestros peques. ¡Gracias, Idoia!

  5. 24 febrero 2016 at 11:03 am

    Cómo se agradece la experiencia de los que vais por delante. Nosotros ahora estamos dando pasos atrás. En general, podemos decir que la peque ha comido siempre mucho y bien. Es cierto que algunas cosas no le gustaban nada, pero normalmente lo probaba todo y devoraba todo tipo de alimentos por igual.

    Ahora, ay, amigo… Ahora come solo uno de cada 3 ó 4 días, jajaja. Mamá se pone mala. Yo tengo un poco más de fe, jejeje. Desde que empezamos la guardería, me siento media hora con ella a desayunar y muchos días no hace más que chupar un poquito de alguna fruta o de un trozo de pan.

    Pero como dices, se la ve tan activa como siempre, y sigue teniendo esos muslitos que parece que vuelven loco a todo el mundo. Así que, de momento, no nos preocupamos. Es frustrante, eso sí. La principal herramienta que hay que comprar para el BLW no es ni una trona, ni un plástico para el suelo, ni un buen babero: es una tonelada de paciencia.

    ¡Un abrazo!

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 12:56 pm

      Dile a mamá que mucha paciencia, que son etapas y que todo llegará. A ver si os vemos pronto y hablamos sobre el tema en persona 🙂 ¡Un abrazo, Enrique!

  6. Tania
    Responder
    24 febrero 2016 at 11:26 am

    Hola!! Qué bien me viene leer post de este tipo. Tenemos un bebé de casi 13 meses y hay días que sólo come fruta, pan y teta. Estamos convencidos de que haber seguido el método desde loa 6 meses ha sido muy positivo pero hay días que ves que no come lo que antes comía y te agobias un poco. Está bien saber que con el paso de los meses y si sigues confiando en el bebé los frutos se ven. Gracias por éste y todos tus post

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 12:56 pm

      Paciencia, Tania. Y sobre todo, mucha confianza en el peque, verás como al final todo da sus resultados. Gracias mil por tus palabras!

  7. 24 febrero 2016 at 12:09 pm

    Una entrada muy necesaria, Adrián. Muchísimas gracias por compartirla con todos y, sobretodo, muchísimas felicidades por la paciencia que habéis tenido y por el cambio que ha hecho Mara, finalmente…

    El BLW es maravilloso cuando ves y disfrutas con los resultados. Mientras tanto es muy muy importante cultivar paciencia y confiar en el niño. Al menos esta es mi experiencia y me encanta que lo expliques tú tan bien como lo haces siempre.

    En mi caso reconozco que he tenido suerte porque mis dos peques desde muy pequeños han comido muy variado y en bastante cantidad (sobretodo el pequeño) pero incluso así he tenido que soportar bastantes críticas externas y sufrir muchas dudas internas.

    Besos!!!!

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 12:59 pm

      Gracias por tus palabras, Cris. Siempre leo artículos de lo fácil que es todo con el BLW, pero creo que hay que contar la otra parte, la de la paciencia y la confianza, para que los futuros padres sepan de qué va esto realmente y que los niños no siempre comen como los que ven en Youtube. ¡Un besazo!

  8. 24 febrero 2016 at 12:52 pm

    Es lo bueno del BLW que no fuerzas a los niños a comer, imagina si hubieras tenido que estar dandole cucharadas de pure…aunque reconozco que el mío es de los tragones!!
    Un saludo!!

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 1:00 pm

      No me puedo ni imaginar obligando a Maramoto a comer. Hubiese sido un drama de dimensiones colosales! 😛

  9. Jessica
    Responder
    24 febrero 2016 at 1:12 pm

    Cómo me alegra seguir sabiendo de Mara y sus progresos!! Gracias por compartirlo con nosotros y enhorabuena porque sois unos campeones… Estamos en la misma situación, pero tiene 9 meses, confianza! como me dijiste en el anterior post. Solo una pregunta ¿Habéis estado con el pecho a demanda? Mi temor es no poder mantener el pecho pasado el año por la bienvenida de un nuevo bebe…

    • 24 febrero 2016 at 5:26 pm

      Yo acabo de tener un segundo bebé (mi Monstruo ya tiene cas 3 años) y la leche no ha parado de brotar ni un minuto: estoy con tándem y es cansado, pero, al contrario de lo que me advirtieron, la teta siempre ha estado ahí. Y aunque el tándem es pesado, mi pequeñín nunca ha tenido que esperar a que mamá tuviera la subida de leche. Viva el BLW y adelante con la teta a demanda!

      • Un papá en prácticas
        25 febrero 2016 at 1:07 pm

        Qué bien vienen siempre tus aportaciones, Roser! Gracias!

      • Jessica
        8 marzo 2016 at 3:25 pm

        Muchas gracias a los dos!! apuesto también por el pecho a demanda, tengo mis dudas ya que como la leche se va adaptando a las necesidades del bebe/niño… son dos bocas, una “adulta” y la otra reciente, el cuerpo es sabio, desde luego, seguiré vuestros consejos y consultaré si hace falta
        Besos!

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 1:13 pm

      Sí, Mara estuvo todo el rato con el pecho a demanda. No sé si te planteas la lactancia en tándem, Jessica. Si no es así, consulta a gente como Julio Basulto por alguna de sus redes, seguro que te saca de dudas encantado. Y puede que la mamá jefa también sepa al respecto o te pueda asesorar. Escríbele si quieres desde su blog (Marujismo.com). Un beso!

  10. 24 febrero 2016 at 1:43 pm

    Con mi bichilla seguimos un método mixto por la tranquilidad de su padre, que necesitaba ver que comía algo más de cantidad, y también por ella misma, porque a diferencia de Mara, era tan glotona y ansiosa que cuando la comida en trozos se le escapaba, o no tenía dientes suficientes para destruir la ternera por ejemplo, montaba en cólera por la frustración. Hoy ya es una experta con la cuchara y las lentejas, el yogur está dominado y el resto de comida la pincha con el tenedor y lo quiere hacer “toto sonita”. Hay días de rebeldía contra el pescado o determinada verdura (estas sí tienen que ir en puré casi siempre, porque ahora en trozos las selecciona y discrimina cuidadosamente son sus deditos) pero por lo general nos sorprende mucho todo lo que come.

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 1:09 pm

      Mara nos ha sorprendido con los purés. Le flipan. Los hacemos para todos y le encantan. Igual que la sopa. Muchas veces decimos de coña que era una niña de potitos 😛

  11. Tesa
    Responder
    24 febrero 2016 at 2:38 pm

    Un post valiosisimo. Estoy cansada de ver a mamas publicando lo glotones que son sus peques y mi hija con 19 meses va por el mismo camino q Mara… un bocadito y ya, eso sí su tetita a demanda que no falte…. Aún así, a veces preocupados, seguimos confiando en el método blw. Lo único q aconsejo es estar bien informados. Saludos

    • 24 febrero 2016 at 5:21 pm

      Lo siento, Tesa, es que las mamás de niños glotones no lo hacemos por fastidiar: lo nuestro es puro amor y orgullo maternos (como lo tuyo, supongo). Cuando tu hija haga el pinopuente y el mío no levante los pies del suelo, habrán cambiado las tornas, supongo.
      No te preocupes: lo importante es que cada uno farde de lo que pueda y que nuestros hijos no se agobien.
      Un besote, supermami!

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 1:08 pm

      Yo creo que lo que faltan son vídeos de madres/padres que sus peques les tiran la comida a la cara 😀 Que eso también es baby led weaning 😀 ¡Mucho ánimo Tesa!

  12. Patricia
    Responder
    24 febrero 2016 at 4:28 pm

    Ufff ni peque de 8meses no quiere nada con la comida, pasamos por la papilla unos días y nada, seguí mi instinto con blw y íbamos bien hasta q le dio una indigestión y ahora no quiere nada… Pura leche de mama… A veces me atormenta por q otros de su edad almuerzan, postre y cena y el nada… Luego lo veo tan feliz y sano q me relaja…

  13. 24 febrero 2016 at 9:02 pm

    Esto mismo comentábamos el otro día en casa: ya no limpiamos ni la mitad de la mitad que al principio. jajajajajaj
    Merece la pena el esfuerzo, los días sin comer, los platos en el suelo, los spaghettis hasta en el pañal.. Cómo bien dices, solo hay que tener paciencia.
    Un besote a los tres!!!

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 1:06 pm

      jajajajaja Mara lo de la limpieza aún no lo tiene muy dominado. Pero sí, nada que ver con hace un año 😀 ¡Un besazo, Paloma!

  14. Betty y Hector
    Responder
    24 febrero 2016 at 9:30 pm

    Que bonito artículo!!debe ser muy difícil ver q tu hij@ no le hace ningun caso a la comida…duro para papas que creen q sus hijos van a morir de hambre! !pero como muy bien dices en tu artículo Adri: ningún niño con comida a su alcance muere!!
    Nosotros tenemos la suerte de que por el momento a mi bichete le gusta probarlo todo…un día le dimos un trocito de oliva picante y la jodia pedía más!!!sin palabras nos dejó!si que es verdad que le están tardando mucho en salir los dientes y a su papá y a mi nos da miedo que se atragante y esas cosas….pero como tu bien dices,dejemos que ellos sigan su ritmo y nosotros caminaremos a su lado!!

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 1:05 pm

      Ni te preocupes por los dientes, Bea, que los enanos se apañan con las encías a las mil maravillas 🙂 ¡Gracias por animarte a comentar! Me has dejado loco con lo de las olivas picantes, por cierto 😛 ¡Un besazo!

  15. Marta
    Responder
    24 febrero 2016 at 11:07 pm

    Yo también me alegro mucho de haber empezado con el Blw…desde un principio Marco ha mostrado mucho interés por nuestra comida, a mi me parecía estupendo poder cocinar lo mismo para todos,hay cosas que prefiere y cosas menos pero los momentos de bajona porque vez que hay días que come menos lo suelo llevar bien( el padre no mucho)..yo también me repito y le digo que Marco sabe el hambre que tiene y lo que prefiere comer, y si le queda hambre siempre hay la teta de mamá!…con lo que lucho con sus casi 23 meses ,son con los comentarios de la suegra, que sí que la tengo muy lejo(gracias!!) pero según ella siempre me he equivocado en eso de la comida..en fin, lo importante es que yo veo los resultados: mi hijo feliz a la hora de comer y en salud!!
    Un abrazo

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 1:04 pm

      Nuestros padres, por suerte, se adaptaron pronto. Y además daba la casualidad de que estando ellos delante, Mara comía más, así que nunca se mostraron preocupados. Hoy alucinana con como se maneja Maramoto con la comida 🙂 ¡Un abrazo para ti y un besazo para Marco!

  16. 24 febrero 2016 at 11:31 pm

    ¡Madre mía, Adrían! ¿Estás seguro que Mara no se llama Ane? Identificados con tus palabras al 200%. ¡¡¡Arriba el BLW!!! ;o)))

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 1:03 pm

      Tenemos que juntar a Ane y a Maramoto pronto, ¿eh? A ver si cuadramos agendas! ¡Muaka!

      • 25 febrero 2016 at 9:33 pm

        Pues sí, a ver si se aclara el tiempo y decide quedarse el solecito para corretear por el Retiro, la Dehesa o por donde haga falta.Besos a puñaos!

  17. Raquel USA
    Responder
    25 febrero 2016 at 6:03 am

    A nosotros nos ha ido fenomenal el BLW y a pesar de algunos meses más caóticos el resultado es brutal! Bruna tiene su abanico de alimentos y va aceptando nuevas propuestas… Y aunque haya cosas a las que diga que no una temporada, se las seguimos ofreciendo y un día hace click y desbloquea el alimento y lo vuelve a comer… Sobretodo con las frutas… Hemos tenido nuestros momentos pero en general muy bien!!

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 1:02 pm

      Eso es, van a rachas con los alimentos, Raquel. Mara se tira cuatro días comiendo fresas, por ejemplo, y luego durante semanas puede no querer saber nada de ellas. Y así con todo. Al final están experimentando y cultivando su gusto 🙂

      • Raquel USA
        27 febrero 2016 at 1:21 am

        Exacto, con Bruna lo mismo, o se come dos plátanos al día toda una semana y luego no quiere en un mes! Le ha dado por las mandarinas y luego como si se cansara pasa de ellas! Hasta con el huevo! Hoy si, mañana no… Lo bueno es que lo prueba todo… A veces parece que le cuesta el primer bocado pero todo es romper el hielo y a zampar! Y a pesar de que la lía, los macarrones por ejemplo se los mete en los dedos y luego los va cogiendo con la boca…. (Por esto he recibido críticas que ni te lo imaginas!!) pero no te digo por donde me las paso!!! Jajajaj, mira… nosotros lo estamos disfrutando al máximo! Y ella ni te cuento! Un abrazo!

  18. 25 febrero 2016 at 11:31 am

    Cuanta paciencia habéis tenido. Yo creo que aún con la lactancia me hubiera puesto nerviosa. He tenido la suerte de que mis hijos comen. También a su marcha, blw, días mejores y peores, pero desde el Año comen cómo nosotros. Desde luego haberla forzado o insistido no hubiera sido bueno para nada, mejor que haya salido de ella y de sus necesidades el querer comer! Besos!

    • Un papá en prácticas
      25 febrero 2016 at 1:01 pm

      La verdad es que teníamos claro que obligarla no era la solución. Y pese a los momentos de dudas, felices con los resultados 🙂 ¡Un beso!

  19. Silvia
    Responder
    25 febrero 2016 at 4:27 pm

    Qué haríamos sin el gran Julio! Yo creo que no he recomendado nada tanto como “Se me hace bola”. Nosotros también apostamos por el baby led weaning y es chulísimo ver cómo la peque ha ido desarrollando sus preferencias y lo que disfruta manejando los cubiertos, picando de aquí y de allá o pelando un plátano o una mandarina. Ha tenido semanas en las que le da por un alimento y prácticamente rechaza los demás, pero en general tiene interés por probarlo todo. También hemos tenido momentos de duda porque la cantidad que come comparada con otros niños de nuestro entorno es mucho menor, pero leer experiencias de otros padres y opiniones de expertos nos ha tranquilizado. Y es que tampoco sabemos de dónde saca ese nivel de energía!

  20. Addy
    Responder
    28 febrero 2016 at 5:49 pm

    Gracias por escribir el artículo! Mi niño de 19 meses es igual que Mara… El interés por la comida va y viene, y come muy poca cantidad, ahora lleva una racha en la que escupe todo después de masticarlo.. Lleva un mes así. La verdad es que yo no me preocupo porque el niño está activo, bien, y además muy grande (toma mucha teta), pero mi madre y mi suegra no se quedan tan tranquilas y siempre están haciendo comentarios inoportunos porque sus otros nietos son unos tragones de papillas. En fin… Paciencia. Y me viene muy bien leerte!

  21. Emma
    Responder
    28 marzo 2016 at 3:12 pm

    Acabo de llegar a este blog por casualidad. Yo con mi hija mayor empecé con BLW y tuve que recular, porque no había manera de que comiese nada de nada, como la vuestra. Y ese no es el problema, sino que a los 10 meses tenía una anemia de caballo. Ahí decidimos que mejor que darle hierro “artificial”, íbamos a hacer lo que estuviese en nuestra mano para que se alimentase mejor con alimentos naturales. Así es que empezamos a darle además de sólidos, purés, y para nuestra sorpresa, los devoraba. A los meses se había acabado su problema de anemia, había crecido, y parecía otra niña, hasta dormía bien. Y desde hace mucho come todo sólido genial y disfrutando.

    Ahora tenemos un bebé de 5 meses y no sé si con él nos iría bien hacer BLW puro, pero no vamos a probar. Lo pasamos muy mal entonces con la mayor, y nos sentimos muy culpables. Tiraremos por vía mixta: purés y sólidos, en function del alimento, del momento…

    Pienso que hay niños para todo, y tenemos que escucharlos un poco a ellos también y a su estado físico. Hay niños a los que les va genial con pecho y BLW, pero no fue el caso de mi hija, y la pobre no sabía hablar para decírnoslo. Pero me habría encantado que hubiese funcionado en nuestra familia con nuestra hija!

    Un beso, me quedo por aquí

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info