Baby Led Weaning y el valor de la paciencia

blwpacienciaHace poco más de un mes escribí un post en este blog con nuestros cinco imprescindibles para el Baby Led Weaning. Seis semanas después retomo aquel artículo, pero ese listado inicial de cinco imprescindibles se va a quedar en uno sólo. Porque sí, la trona de plástico fácil de limpiar me parece básica, puedes prescindir si quieres del babero chubasquero y del mantel de debajo de la trona, y puedes tener toda la confianza del mundo en tu bebé. Pero cuando tienes todo ello te das cuenta de que sólo hay una cosa que es realmente imprescindible con el BLW. Y esa cosa es la paciencia. Los motivos son varios:

1. Cada bebé avanza a su ritmo: E igual que los hay que a los seis meses ya comen de todo y muy bien, también los hay, como es el caso de Maramoto, los que a los ocho meses siguen sin mostrar demasiado interés por la comida. La mamá jefa se esfuerza por hacerle mil y una cosas y la pequeña saltamontes se lo agradece tirando gran parte desde la trona y parándose a ver cómo cae. Creo que del total de alimentos que le podemos poner en una comida, apenas el 40% pasa por su boca. Y de ese 40% sólo un 20% acaba en su estómago. Porque nuestra bebé ha decidido que quiere jugar con la comida en la boca, pero que no quiere tragársela, así que lo que acaba cayendo al estómago no dejan de ser errores en el proceso de cribado de nuestra pequeña sibarita.

2. La comida como juego: Mara la Exploradora sigue viendo la comida como un juego, así que actúa con los trozos de lomo y con los plátanos como haría con cualquier otro juguete. A veces se los mete en la boca (pone cara de asco con todo) y a veces los tira o les pega golpes hasta dejarlos irreconocibles. De momento no se le ha despertado el apetito, así que es normal que afloren las primeras dudas. Por suerte para nosotros hay mucha información hoy en día y así hemos podido conocer el caso de niños que hasta los 9 e incluso hasta los 15 meses no muestran el más mínimo interés y se dedican únicamente a jugar con los alimentos. Y oye, toman pecho y están tan sanotes. Así que eso nos tranquiliza cuando no vemos avances en las comidas más allá de la precisión que ha adquirido para coger trozos minúsculos.

3. BLW y Alta Demanda: A todo ello hay que unir que, como ya os he comentado otras veces, Maramoto es una bebé de alta demanda así que por regla general no tolera mucho aquello de estar sentada. Así que las comidas son una especie de ruleta rusa. Si antes ha tomado pecho, suele empezar bien, pero llega un momento en que se cansa y la cocina se llena de gritos y trozos de comida espachurrados por el suelo. Le puede su gran actividad.

4. Alta Suciedad: Creemos que lo hace totalmente a propósito, porque por más mantel o periódicos que le pongamos debajo de la trona, la pequeña saltamontes siempre se encarga de encontrar la forma de tirar la comida fuera de esos límites. Así que si es un trozo de pan no pasa nada, pero cuando son fresas o trozos de sandía masacrados… De forma que después de cada comida (aunque ya no puedas con tu vida) la mamá jefa y el papá en prácticas tenemos que sacar el equipo de limpieza.

5. No, tampoco funcionan las papillas: Seguro que más de uno está diciendo, ¿y por qué no le dan papillas? Tampoco funcionan. Lo hemos intentado cuando hemos hecho purés para nosotros, pero Maramoto los expulsa hacia fuera igual que hace con los trozos de fresa o de pollo. Eso cuando no quiere coger ella la cuchara y esparce el puré por toda la cocina. Al parecer todavía no ha llegado su momento, así que no nos queda otra que confiar en ella (por supuesto), creer firmemente en lo que estamos haciendo y, cómo no, tener paciencia.

¿Cómo han sido o fueron vuestros inicios con el BLW? ¿También tuvisteis que tirar mucho de paciencia?

51 respuestas

  1. 9 junio 2014 at 9:27 am

    Nuestro monstruo empezó con el invierno. Ya te conté que acabábamos con gajos de naranja y mandarina semisorbidos por todas partes. El suelo, completamente pegajoso. Lo cambiábamos de ropa un par de veces al día.

    Pero también esto pasará. Hoy, con 14,5 meses, solo despachurra comida cuando está demasiado cansado (anoche, un albaricoque).

    Os diría que mucha paciencia y que intentéis rebajar vuestros estándares de higiene por unos meses hasta los mínimos de salubridad. No podréis invitar a los amigos ni familiares a casa por una temporada: haceros la idea de que vivís en un piso de estudiantes.

    • 9 junio 2014 at 2:28 pm

      Me ha gustado eso de “piso de estudiantes”, jajajaja Y sí, tienes razón, tenemos que bajar nuestros estándares de higiene, porque de lo contrario… Os iremos contando los avances! ¡Un abrazo!

  2. 9 junio 2014 at 10:47 am

    Jajajaja, son dos imprescindibles: paciencia y un perro q recoja todo, jajajaj
    Ánimo q lo estais haciendo genial!!

    • 9 junio 2014 at 2:28 pm

      El perro es el gran beneficiado. Aunque también hay que “lavarlo” después de cada comida, siempre lleno de tropezones…jajajaja ¡Un abrazo!

  3. 9 junio 2014 at 11:24 am

    Efectivamente, compadre… ¡paciencia! Te cuento cómo lo llevamos nosotros…

    En nuestro caso, veo una especie de “línea divisoria”, antes y después de la escuela infantil. Al llevar a la niña ya a la escuela, con 5 meses, allí comienza rápido con la alimentación adicional: papillas, purés, etc… y bueno, creo que fue una fase algo caótica (a nuestra lechona no le triunfó mucho el biberón, y había que introducir los alimentos poco a poco en casa), por lo que realmente era una especie de “quiero y no puedo” el seguir los fundamentos del BLW, con un calendario estricto en la mano. Además, como extra, nosotros en casa pretendíamos que en el caso de los alimentos con cuchara (purés, papilla, etc), que serían los principales para los siguientes meses, fuera la niña la que llevara el “ritmo” y el manejo de la cuchara (con nuestra ayuda, claro). Y antes de llevarla, lo hacía francamente bien, para lo pequeña que era…

    Eso se truncó nada más empezar la escuela, ya que allí le daban ellos la “cucharada”, directamente, y cuando antes tenía perfectamente desarrollado el instinto de agarrar la cuchara y llevársela a la boca… enseguida lo perdió. Y eso hemos perdido por el camino. ¡”Nunca mais” ha querido cogerla! Ahora está en modo “boca buzón”.

    Respecto a lo demás… hemos ido alternando la comida con cuchara, con la introducción de sólidos y alimentos complementarios (nuestras cenas, a veces… o las comidas de los findes…), y la niña está respondiendo muy bien a algunas de ellas. A día de hoy, ya coge con la mano y come ella sola, poniéndole en la bandeja de la trona, una buena cantidad de alimentos diferentes: jamón, pan, pan untado, trozos de fruta, verdura… En eso, estamos muy contentos, porque creo que lo lleva muy bien… ¡y la suciedad tampoco es nada escandalosa! Aunque algo de ropa sí hemos tenido que jubilar por manchazas prematuras, pese a los baberos. Y tampoco hemos sufrido de ningún episodio de atragantamiento, por ejemplo.

    Ahora bien… sigue probando cosas: el plátano y demás fruta blanda, prefiere aplastarlo con los puños, y luego se olvida, por ejemplo. También vemos que va pillando preferencias: puede empezar más o menos a comer bien algo, que si ve otra cosa que tengamos preparada (yogur) que le guste más, ya no quiere lo primero y te demanda lo segundo de inmediato. ¡El postre, hay que esconderlo! También hay veces que escupe las cosa “sin ton ni son”… pero he descubierto que es eso… algo más o menos aleatorio: una cucharada demasiado grande, o que está “apretando” en ese momento… Si luego insistes un poco más, normalmente sigue comiendo. Cuando retira la cabeza reiteradamente, ya sabes que ahí acaba la cosa.

    Por cierto, nuestra lechoncilla ya solamente hace una toma del pecho al día… a mitad de la noche. El resto del día es ya alimentación “preparada”. Y tampoco nos estamos obsesionando demasiado con el tema comida, porque somos un poco desastre, a veces, y depende mucho de las circunstancias del día a día. En ocasiones come muy poco (¿dolor de dientes? ¿No le mola lo que hay? ¿Tiene sueño? ¿Está malita…? ¡¡Vete a saber!!), o ha repetido alimento por la mañana y por la noche porque no hay otra cosa preparada.. esas cosas. Hay días que merienda fruta en trozos… y otros, le damos papilla de fruta. No somos constantes al 100%.

    ¡Tomadlo con calma! Que es difícil, llevando una vida más o menos normal, el llevar a rajatabla todo el fundamento BLW y que salga todo bien al 100%. En mi modesta opinión.

    • 9 junio 2014 at 2:33 pm

      Es muuuuy complicado. Nosotros estamos los dos en casa, y aún así cuesta muchas veces. De momento sólo le damos comida en trozos (y purés cuando comemos nosotros), pero muestra poco interés. Es más de juguetear. Aunque bueno, eso es el objetivo último del BLW. Juego y aprendizaje. Ya tendrán tiempo de comer. Eso sí, de momento muestra mucha preferencia por determinadas frutas, como la sandía o la fresa. Y el plátano, sin embargo, lo rechaza. La carne también le llama, aunque sólo la chupa. Y el pan le vuelve loca. Pero comer lo que es comer, poco. Así que paciencia y más paciencia. Ella marca el ritmo. ¡Un abrazo, compañero!

      • Vanesa
        21 junio 2018 at 12:33 pm

        Estás describiendo el caso de nuestro pequeño.. La semana que viene hace 8 meses y 0 interés por la comida.. ánimo y seguiremos estrenando la paciencia!

  4. 9 junio 2014 at 11:54 am

    Tremenda la foto, ¡me encanta! Pobre gato. Paciencia, paciencia y paciencia, y es lo más difícil. Me desquicia ver cómo guarrea con los trozos, tira la comida de la trona, machaca los gajos de naranja por el placer de exprimir… Nuestro suelo ha quedado marcado para siempre, ya ni me esfuerzo en disimularlo, jajaj.

    • 9 junio 2014 at 2:34 pm

      jajajajaj Nosotros estamos de alquiler, así que el próximo que pase por el piso se puede encontrar el suelo hecho unos zorros… 🙂 El perro es un pájaro. En cuanto empezamos a comer, se pone debajo de la trona. Como tonto… 🙂

      • 9 junio 2014 at 2:36 pm

        Ups, ¡pero si me había parecido un gato! Jaja. Ya veo que está sobrealimentado. Qué listo. Igual es que Mara solo quiere darle de comer, y no jugar con su comida.

      • 9 junio 2014 at 2:41 pm

        Es un perro, pero tiene comportamientos de gato (verídico), así que creo que te perdonará el desliz 😛

  5. 9 junio 2014 at 1:36 pm

    Yo no te puedo ayudar mucho, la verdad. A Redondo le encanta la comida y desde que empezó a comer a trozos creo que para él fue como si se le abrieran las puertas del cielo.
    Pero sí te digo, que para mí la clave de todo lo que rodea el mundo de los niños es la paciencia, mucha paciencia.
    Ánimo con la escoba y la fregona!!

    • 9 junio 2014 at 2:35 pm

      ¡Qué suerte! Maramoto es todo lo contrario a Redondo entonces. No hay manera. Pero bueno, supongo que sólo será cuestión de tiempo. Y de paciencia 🙂 ¡Un abrazo!

  6. 9 junio 2014 at 2:36 pm

    ¡¡qué complicado ehh!! jeje pues la verdad que yo en este sentido he tenido cierta suerte… Vera siempre mostró mucho interés por la comida…es para lo único que para un poco.
    Los dos primeros meses probamos con papillas pero enseguida le empezamos a dar trozos y con ocho meses cogía ellas las cosas para comerlas. Ahora sólo trozos y puré cuando comemos todos lo mismo.
    Es una guarrería…. sí. Encima coge ella la cuchara y cae más fuera de la boca que dentro pero intento ayudarla a ratos..
    Debo decir que el tomar papillas al principio ayudó mucho porque los trozos al principio no le molaban nada!!! y ahora engulle patatas, croquetas, filetes….que da gusto!!
    Suerte y muuucha paciencia

    • 9 junio 2014 at 2:43 pm

      ¡Pero qué gusto! ¡Nosotros esperamos que en los próximos meses se empiecen a ver los resultados! Muchas veces nos puede la impaciencia, la verdad. Pero no desistimos. Seguro que pronto Maramoto lo consigue 🙂 ¡Gracias y un abrazote!

  7. 9 junio 2014 at 3:05 pm

    jajajajajajaj menuda la maramoto!! Por suerte la piccola esto del comer le gusta y mucho, asi que esta batalla la tenemos bastante ganada!! Al principio hacia mucha guarreria y lo dejaba todo echo un cuadro para comer 2 bocados… pro ya verás que cuando le coja el gusto comerá super bien y será todo un espectaculo verla comer! Se os caerá, literalmente, la baba! Nosotros incluso llevamos a Chloe a restaurantes!!! Lia la de san quintin, pero con un poco de toallitas logramos dejar el lugar más o menos como lo encontramos! Eso si, después de comer siempre quiere un poco de pecho…es lo que tiene ella, su postre no se lo salta ni a la de 3!
    Asi que paciencia, mucha paciencia… que ya veréis que aprenden más rápido de lo que pensamos!!! En nada se come incluso tu plato!! La piccola ha aumentado montón con las cantidades 🙂

  8. 9 junio 2014 at 5:18 pm

    Yo al final creo que en la república independiente de mi casa he instaurado un sistema mixto de BLW y triturados. la cuestión es que la bichilla es zampona y tanto los trozos como los purés se los lleva a la boca, pero a la vez es muy ansiosa, de forma que si la pones a jugar con los trocitos, un rato se entretiene (un rato largo, más de una hora), pero llega un momento en el que se frustra porque apenas sabe coger nada. Si en ese momento te cargas de un tazón enorme de puré de lo que sea ¡se lo zampa entero y aún se queda esperando más! Así es que ahora le pongo unos cuantos trozos y a la vez lo mismo triturado y parece que cada vez va comiendo mejor los pedazos grandes aunque siempre espera con ansias el puré.

    • 9 junio 2014 at 5:23 pm

      Ay, todos los niños son zampones menos la mía…ay, ay, ay! Se nos está quedando en el chasis la bandida entre tanto ajetreo y tan poco comer 🙂

  9. 9 junio 2014 at 5:40 pm

    La foto es genial!!! estoy segura de que el perro es el que más está disfrutando con el BLW en esa casa, no me digas que no…
    Estamos muy acostumbrados a guiarnos por fechas más o menos arbitrarias en la alimentación de los bebés. Todos los adultos no somos iguales, ni ellos tampoco, cada uno a su ritmo, acabará interesándose por la comida antes o después 🙂

    • 9 junio 2014 at 5:50 pm

      El perro se está poniendo las botas, el muy bandido 🙂

      La verdad es que lees a otras madres, y por momentos y si no estás muy informados, te preocupas. Pero como siempre decimos en estos casos, lo importante es informarse bien. Entonces desaparecen las preocupaciones 😉

  10. 9 junio 2014 at 7:52 pm

    La verdad es que el bichito no comió prácticamente nada hasta los 12 meses más o menos y coincidiendo con que me incorporé a trabajar. Yo no me agobie mucho porque de natural no me agobia el tema se si la niña come poco o mucho. También influye que el bichito estaba estupenda y siempre ha sido rolliza.
    Paciencia! Y os digo una cosa: ahora le tengo que esconder ciertas cosas para que no coma más!!!

    Un beso!!

    • 10 junio 2014 at 7:30 am

      No nos queda otra, compañera. Paciencia y mentir a los pediatras, jajajaja Me conformo con que siga los pasos del bichito 😉 ¡Un besote!

  11. Raquel
    Responder
    9 junio 2014 at 9:02 pm

    Aiiis compañero, te compadezco, os compadezco mejor dicho. Ya veremos como empieza el vikingo, de momento me mira comer pero aun ni siquiera coordina para coger las cosas aunque de aquí a los 6 meses puede progresar mucho pero él normalmente va un poco retrasado en todo eso. Ya nos vas contando!!
    Besotes y lo estáis haciendo genial genial.

    • 10 junio 2014 at 7:30 am

      Vas a ver como en súper poco tiempo progreso un montón a la hora de coger las cosas. Luego que coma más o menos ya dependerá de su interés 🙂 ¡Un besazo!

  12. 10 junio 2014 at 6:58 am

    Cómo me ha gustado leerte! Que sepas que no estás sólo en absoluto… Mi chiquitín tiene 10 meses, llevamos 3 meses liados, y no veo gran avance… No quiere purés ni en pintura, con los enteros mucho mejor, feliz, pero a penas come nada… Además, tras mi vuelta al trabajo la LM cayó en picado, y hace casi un mes que ya sólo toma bibi, así que es complicado…
    Hace una semana me cayó ya bronca del pediatra por darle sólo enteros y leche, pero es que realmente no tengo más opción… Le da igual que haya bibi detrás o no, él tiene muy claro lo que no quiere, y no le voy a meter la comida a la fuerza en la boca, eso lo tengo más que claro.
    Es curioso, pero éste es mi segundo bebé, y en esto, como en otras muchas cosas, siento que mi experiencia con el primero no me sirve prácticamente de nada. Tengo un peque de 3 años enganchado a los purés, mal comedor y muy selectivo, y otro de 10 meses que no quiere purés y que tampoco avanza gran cosa con el BLW… El caso es ponerlo difícil!
    Me desanima enormemente leer sobre esos peques que en un mes de BLW comen de todo como unos campeones, y es que a veces nos hacen olvidar que cada peque es un mundo y que el BLW tampoco tiene por qué ser la panacea.
    Un abrazo, mucho ánimo, y me quedo por aquí para compartir los avances 😉

    • 10 junio 2014 at 7:33 am

      La teoría dice eso, que los bebés que comen purés luego tiene más tendencia a ser malos comedores. Y que los del BLW, coman antes o después, acaban aceptando mejor las comidas. Así que en esas estamos 🙂 La nuestra sigue con la teta, que es lo que la mantiene. Porque si no no entiendo que no pare quieta ni un segundo del día… 😛 Eso sí, últimamente ha estado malita, ha comido menos y eso se ha notado en su peso. Pero la verdad es que eso no nos preocupa. Ni tampoco que no coma todavía. Es más la impaciencia. Y, como bien dices tú, la impotencia de ver que otros niños enseguida se tiran a por la comida…pero cada uno tiene sus ritmos. Y eso hay que aceptarlo. ¡Gracias por pasarte y un besazo!

  13. 10 junio 2014 at 8:34 am

    Bueno, un poco lo de siempre, no todos los bebes son iguales, menos mal, si no menudo rollo! Y cada uno avanza a su ritmo. Esto no es una competición, así que como dices paciencia es la mejor aliada, aunque a veces sea duro.
    Ya sabes que nosotros acabamos de empezar con monstruito, y lo único que tengo claro es que da un poco de miedito! Ainssssss .
    Un abrazo.

    • 10 junio 2014 at 8:35 am

      jajajajaja La verdad es que a veces da miedito. Pero con el tiempo se va perdiendo y uno ya no se asusta tanto. ¡Monstruito ya mismo está zampando como si no hubiese mañana! ¡Un abrazo, familia!

  14. 10 junio 2014 at 4:07 pm

    Lo de que cada bebé avanza a su ritmo es algo que nos tenemos que repetir los padres a nosotros mismos con más frecuencia para no volvernos locos. Yo después de estar viendo vídeos de bebés alemanes estupendos que con cinco meses ya se manejaban con una soltura increíble en esto de la alimentación guarrindonga, esperaba que el mío fuera el más espabilado de la granja y me lo pintaba en mi cabeza manejando la comida con sumo gracejo, pero para nada, es capaz de llevarse a la boca cualquier cosa menos un plátano. Lo único con lo que hemos tenido éxito (y además rotundo) es con las galletas (en eso se parece a su madre). Un abrazo!

    • 10 junio 2014 at 4:23 pm

      jajajajaja Igualita que Maramoto! De momento sólo le fascinan la sandía y las fresas. El resto ni fu ni fa 🙂 Paciencia, compañera. No nos queda otra 🙂

      Por cierto, no sé si te lo he comentado: Me encanta el nombre de tu blog. Te añado a Feedly 😉 ¡Un abrazo!

      • 10 junio 2014 at 5:53 pm

        Gracias! 🙂

  15. 10 junio 2014 at 9:44 pm

    Con una chiquitilla de casi 11 meses (la semana que viene) alta demanda y con BLW queria contarte como lo hacemos nosotros por si puede ayudarte en algo…

    Lo de empezar a impacientarse cuando lleva un ratito sentada, mientras ponemos la mesa o calentamos la comida, lo hemos solucionado entreteniendola con comida! Tenemos tortitas de arroz y avena que la chiflan y le damos un trocito para que vaya mordisqueando (o no)

    Tambien hemos comprobado que come mucho mejor si la comida de todos los platos es igual o muy muy parecida (al menos a la vista) a la nuestra le añadimos las especias y condimentos.

    Las comidas son todos juntos, hemos tenido que adelantar un poco nuestro horario de comida y cena para acoplarnos a su ritmo.

    Al principio, creo que mas o menos hasta los nueve meses, tambien tiraba mas que comia (Por desgracia no tenemos perro y los dos gatos no estan por la labor de limpieza) hemos bajado el standar (mucho)

    Las comidas duran ahora unos cinco minutos mas de cuando ha termiando el ultimo adulto y en cuanto los solicita (exige mas bien) se la retira de la trona. Al principio “comia” mas rapido y teniamos que acelerar los adultos o dejar la comida a medias para salir pitando de la trona.

    Creo que mas que paciencia es intentar disfrutar con el proceso de exploración y sus caras. Su favorita es la de “Pero esto que mier** es? o No pretenderas que me coma esto, verdad?”

    Siento el tochopost, pero me emociono y no paro…. Ah y muchas felicidades por tu blog, es uno de mis favoritos. Gracias.

    • 11 junio 2014 at 7:36 am

      ¡Hola! ¡Y nada de disculpas! ¡Me encanta que la gente me cuente sus experiencias! Nosotros también llevamos a cabo los primeros pasos que mencionas. Lo que pasa por regla general es que Mara empieza tirándolo todo y luego en una segunda fase come. Por eso le racionalizamos la comida que ponemos en la bandeja, para que le dure más. Pero la muy bandida enseguida se da cuenta de que hay un plato con más comida y ya sólo tiene ojos para eso. Aunque luego se la des y la tire al suelo… En nuestro caso tenemos que comer muy rápido, porque lo normal es que ella (como lo tira casi todo) acabe mucho más pronto y se impaciente, así que ahora nosotros no disfrutamos mucho de la comida, pero sí lo hacemos con sus caras. Son para grabarlas :-))

      Me alegro de que hayáis encontrado soluciones al problema. Y os mando un abrazo grande, familia!

  16. 10 junio 2014 at 10:21 pm

    Hola! Acabo de descubrirte!
    Yo te diría que sigas cultivando la paciencia… y que confíes en la teta. Mis dos hijos han sido así. El primero rechazaba los purés (yo quería hacer BLW pero también queria darle triturados de vez en cuando). A día de hoy, con 3 años y medio, no se ha comido ni dos cucharadas de puré. Rechazaba todo lo que estuviera triturado. Y lo entero… TAMBIÉN! Qué paciencia… Me ayudó mucho el libro de “Mi niño no me come” y saber que con la teta estaba bien alimentado. Él no iba a guarde así que desayunaba, comía, merendaba y cenaba con nosotros. Poco a poco fue aceptando cosas… Pero vamos, hasta prácticamente el año estuvo con lactancia materna exclusiva, quitando algún mordisco de fruta o algo de pan…
    Hoy en día come bien lo que le gusta, jajaja, que son 4 cosas, y cuando hay algo que no… pues no come. Se aguanta hasta la merienda. En fin… Le vamos insistiendo y eso pero sin obligarle. Come muuucha fruta y siempre hay algún plato de carne que le mola, alguno de verdura, algún guiso, la pasta, el arroz… Desayuna genial, un kiwi y tostadas (entre 2 y 4).
    Está sanísimo.
    Su hermana va por el mismo camino… Pero qué he hecho yo para merecer esto???? 😉
    Mis reglas eran (y son) no forzar (aunque insisto un poquito a veces con la peque y con el mayor más), no hacer tampoco fiestas en plan de “una por mamáaaaaa” ni chantajearles ni nada de eso) y no hacer menús alternativos. Si no come de lo que hay, no hay nada más. Si no come del primero, le ofrezco el segundo (si hay), y si no, el postre. Cuando son peques, el primero y el segundo a la vez y que pille lo que quiera. Ahora con el mayor sí soy a veces más estricta, en plan de que al menos pruebe un par de cucharaditas (el cabrito empieza a pedir pan para inflarse y no le dejo que coma pan si no come un poco de lo que tiene en el plato).
    Para mí, que mi hija de 16 meses coma 6 cucharaditas de postre llenas a la mitad de guiso de arroz es comer bien.
    Saludos!!!

    • 11 junio 2014 at 7:41 am

      jajajajajaa ¿Pero qué hemos hecho nosotros para merecer esto? La mamá jefa y yo nos hacemos esa pregunta mucho :-)) La verdad es que como dices, es más por la impaciencia que porque no esté alimentada. Por suerte hoy en día, con el libro que mencionas y con otros, estamos bien informados y sabemos que con la teta es más que suficiente.
      Mara tampoco va a la guarde, así que hace todas las comidas con nosotros y tiene barra libre de teta siempre que quiere. Y con eso vamos tirando, porque comer lo que es comer, cero patatero 😉
      Mucho ánimo con esos dos renacuajos, compañera! ¡Un abrazo!

  17. 10 junio 2014 at 10:31 pm

    Eso es! Paciencia en cantidades industriales! Yo hice un BLW mixto, al no darle ya el pecho quería asegurarme de que estaba alimentado, así que le dejaba experimentar, manipular, jugar y engullir y si no había ingerido lo suficiente lo compensaba con unas cuantas cucharadas de puré. Pero para esto también hay que mentalizarse de que los avances son pequeños, aunque poco a poco, se ven cada día más autónomos.

    • 11 junio 2014 at 7:42 am

      Paciencia, paciencia y paciencia. Es la receta. Cada niño lleva su ritmo y eso hay que respetarlo siempre. Pero sí, como dices, día a día se le van viendo avances. Aunque sólo sean a nivel de psicomotricidad 🙂 ¡Un abrazo!

  18. PatriAcosta
    Responder
    11 junio 2014 at 11:28 am

    Te cuento cómo nos lo hemos montado nosotros, cuando empezamos con la alimentación complementaria, nos regalaron un robot de cocina para hacer comida de bebés y habia que sacarle provecho!! Asi que al principio le hacíamos purés, pero pronto le interesó más lo que comíamos nosotros, entonces,comenzamos a aplicar el BLW a nuestra manera: ofreciendo en la boca, cual pajarillo, porque si le dejábamos la comida en la bandeja, lo esparcía todo por el suelo,la ropa,etc, y no probaba bocado. Así que, aplicamos el metodo de la manera que nos funciona y que no supone una batalla en el día a día. No sé si lo hacemos bien o mal, pero con un año recién cumplido, come de todo, el plátano, por ejemplo, a bocados como lo hacemos los adultos! A ido aprendiendo a gestionar la comida en la boca, ofreciéndole cada vez trozos mas grandes y ahora ya empieza a coger por si mismo los trocitos y llevárselos a la boca, pienso que si estamos llevando a cabo un método para el aprendizaje, sea lo que sea, no hay que ser férreo y hay que adaptarlo a cada uno, que como se dice en mi tierra, cada uno somos de nuestro padre y nuestra madre!!!

    • 11 junio 2014 at 2:35 pm

      Pues me parece genial, Patri. Nosotros también somos partidarios de adaptar las cosas en función de cada niño. Lo malo con Maramoto es que ella no se deja meter nada en su boca (contadas ocasiones hemos logrado meterle una cuchara), así que no nos queda más que rendirnos a su inspiración y esperar que algún día empiece a mostrar interés por la comida :-)) ¡Gracias por tu comentario y un abrazote!

  19. Jessica
    Responder
    28 enero 2016 at 10:41 am

    Hola, ya hace tiempo del post, pero… nos sentimos tan idenficados! la peque de la casa con 8 meses esta casi igual, aunque reduzco al 10% lo que se llega a comer… pero está sanota y muy vivaz. Cómo está Mara? ya come? “Sufristeis mucho más”? Un abrazo

    • Un papá en prácticas
      28 enero 2016 at 2:09 pm

      Hola, Jessica! Pues Mara sigue comiendo muy poco. Va a días, pero por regla general como muy poco. O a nosotros nos parece que come poco, porque la tía tiene una energía que ya la quisiese yo. Nosotros hemos optado por no preocuparnos y por confiar en ella ciegamente, porque de lo contrario no viviríamos! ¡Ánimo, que esto sólo acaba de empezar! ¡Un beso!

      • Jessica
        28 enero 2016 at 2:38 pm

        Muchas gracias por los ánimos!! confiaremos, no nos queda otra ;P

  20. Sandra
    Responder
    20 enero 2017 at 8:54 pm

    Hola! He sentido la necesidad de escribirte porque yo estoy con mi peque igual! Empecé a los 6 meses y medio a darle algo de fruta y algo aceptaba! Pero la verdura imposible… Ahora tiene 7 m y medio y estoy intentado hacer BLW mixto porque me da más calma: le dejo exwprimentar y después su puré con carne por el tema del hierro (le doy LM pero lo único que no le aporta la teta es ese mineral en las cantidades que necesita). Pero esa es mi idea! El enano se niega a probar purés de verdura y carne! De hecho es ver el cuenco y darle escalofríos y guiños jajaja (que jodio!). Eso sí, la fruta se la come entera y en puré…
    Esto es un poco desesperante la verdad, hay días que siento que algo estoy haciendo mal! Cuando muchas manos que han seguido el método “tradicional” ya tienen a sus hijos cebados de carne y verduras… En fin! Solo queda esperar a que de con alguna combinación de puré que le guste y así estaré tranquila y podré seguir con el BLW!
    Un abrazo y animo!

  21. Mary
    Responder
    3 abril 2017 at 1:22 pm

    Hola, yo he comenzando con el BLW, al principio estaba interesado, luego poco a poco cogía los alimentos y los metía a la boca comía algo jugaba y miraba la comida, pero hace unos dias que lo siento en la trona coge al principio la comida pero no come yo le tengo q dar el alimento pero no quiere empieza a gritar y querer salir de la trona, mi niño tienes 6 y medio. Creo que lo voy a dejar por unos dias ….

    • Jessica
      Responder
      4 abril 2017 at 7:52 am

      Hola! Disculpa que te conteste, a mi hija le pasaba con toda la comida en general… Y es que hay que armarse de paciencia porque comerán cuando lo necesite y le llame la atención, mi hija ahora tiene 22 meses y te puedo decir que hasta los 18 meses no comía normal… Hasta entonces tenía teta y leche entera y siempre ha estado muy sanita. A estas alturas a veces no quiere comer por lo que sea, cansancio, mocos… Pero aprendes a no preocuparte siempre que se le vea activo y feliz y sano.

  22. Leti
    Responder
    2 agosto 2017 at 3:39 pm

    Mi niño con 9 meses aún come poquísimo y lo que peor llevo es que coja el alimento y lo tire desde la trona… ¡Lo hace queriendo!
    Ahora le danos trozos más pequeños y los coge genial, si le gusta y le apetece come un poquito pero enseguida se cansa y vuelve a tirar la comida…
    Paciencia y más paciencia, si…
    ¿Qué edad tiene Maramoto? ¿Come bien ya?

  23. Monica reyna
    Responder
    23 septiembre 2017 at 3:58 pm

    Pensé que era la única que pasaba por esto. Mi bebé tiene 8 meses, empezamos con BLW a los 7. En estos días parece que hemos retrocedido lo poquito que habíamos avanzado. Le ofrecí mandarina y guineo hoy en la mañana, (ya los ha probado antes) ni siquiera se los llevaba a la boca, y ya hacía cara de asco (también le hace cara de asco a todo). Cuando come, come muy poquito, y es muy inquieto, así que tampoco le gusta estar sentado mucho tiempo porque se empieza a fastidiar.

  24. Jaime
    Responder
    31 diciembre 2017 at 11:54 am

    Pues más o menos así nos encontramos, a punto de cumplir nueve meses, y tras un mes de BLW sin nada de pures, solo conseguimos que coma un par de bocados de tomate (de dos gajos saca eso, dos bocaditos) algo de pan, y algún trozo(minúsculo) de galleta de gofio de maiz con plátano o pera que le hace su madre. Eso o poco más, en tres comidas que está con nosotros, la carne la “rechupetea” algo, en pescado lo destroza… Bueno, lo de destrozar, ya sabéis como va. Que le guste y se lleve algo… Naranja, mandarina, pan, más pan, un poco de pan (😂😂😂) algo de pepino y tomate. El problema es que su peso está en un percentil entre el 10 y 20 (según si es OMS o…) y era del 25. Además su pediatra es una “vieja pro cebamiento”y te hace dudar.
    Menos mal que el bueno de Carlos González nos ayuda siempre a respirar un poco… Por cierto, mil gracias por compartir esta experiencia, no somos bichos raros, solo hay que ver los comentarios
    Un abrazo a esa terremoto y a sus buenos padres 😉

  25. Laura Ramirex
    Responder
    28 mayo 2018 at 10:38 pm

    Mi bebé tiene 6 meses iniciamos el blw super bien pero llevo ya varios días en que sólo juega con la comida y le encanta ver el reguero que hace 🙈 como diría yo que un 5% de lo que le preparo … Saludos y bueno paciencia ven a miii ♡
    Colombia, Bogotá.

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info