La increíble atracción de los bebés por la tecnología

movil niñosIgual es cosa mía, pero tengo la sensación de que los peques de hoy en día, en vez de con un pan, nacen con un móvil bajo el brazo. Está claro que nuestros pequeños saltamontes ya pertenecen a una generación de nativos digitales, pero hasta que no tienes a un renacuajo en casa no te das cuenta de hasta qué extremo llega esa atracción por la tecnología. Es fascinante. En nuestro caso, como ya os he comentado por aquí en algún que otro post, Maramoto empezó a mostrar los primeros síntomas de su perdición por los pequeños aparatos electrónicos a través del mando de la tele y del teléfono de casa. Y ojo, que no le valen cualquier mando o cualquier teléfono de pega. Eso lo tenemos más que probado. Ella quieres los auténticos o de lo contrario no hay trato. Y no hay más que hablar.

Primero lo comprobamos con el mando. Viendo su fascinación y ante el miedo a que nos rompiese el mando de la tele, optamos por comprarle uno de juguete. Nai nai de la China. Ahí está el pobre. En el cajón desastre. De vez en cuando nos acordamos de él porque al depositar otro juguete encima, suena. Como queriendo llamar la atención de Mara. Y la nuestra. A veces me pongo surrealista y pienso en la tristeza infinita que debe sentir ese mando abandonado en una caja enorme. Un juguete no querido desde el principio. Se me parte el alma. Voy a ver si Pixar le dedica una película. Merece la fama por su persistencia, por seguir queriendo hacer ruido cuando sabe que nadie le va a hacer caso. Se me saltan hasta las lágrimas…

El segundo damnificado, y este por partida doble, fue el teléfono inalámbrico de casa. Maramoto entendió que funcionaba poniéndoselo en la oreja, así que allí estaba ella dale que te pego. Cogiéndolo de su base de carga, llevándoselo a la oreja como buenamente podía y llamando a diestro y siniestro no sabemos bien cómo. También pegándole golpes. Tantos que la pantalla dejó de funcionar y tuvimos que comprar otro. “¡Ya está!”, pensamos ignorantemente. “Le damos este a ella y nosotros compramos uno nuevo”. El resultado os lo podéis imaginar. Al teléfono roto le retiró de la noche a la mañana su cariño y el nuevo se convirtió en el objeto de todos sus deseos. Sobra decir que la pantalla también está rota ya…

Entretanto y repartiendo su pasión con los dos objetos anteriormente mencionados, nuestra pequeña saltamontes empezó a mostrar una pasión desaforada por los móviles. Ésta ha llegado a tal punto que ya no sólo desbloquea el móvil, sino que a la mínima te está cambiando de vídeo en YouTube o la ves en Twitter o Whatsapp escribiendo mensajes cifrados en un lenguaje que solo entiende ella. Y ojo, que la cosa no acaba ahí. Maramoto es muy observadora. Tanto que si cuando tiene el móvil le dices “vamos a hacernos una foto” (o un selfi, que también lo entiende), pone el móvil en posición para hacerse una foto ella misma. ¡Es total! De momento, por suerte, aún no sabe poner por ella misma la aplicación de la cámara. Tampoco Instagram. Pero dadle tiempo.

Internet y seguridad

ordenador niños

Como toca el móvil sin ton ni son, no es difícil verla navegando por internet. También sin ton ni son, por supuesto. Por suerte, hasta la fecha su destreza no le da para mucho más que para entrar en las últimas páginas que hemos visitado nosotros. Y con internet hemos topado. La red de redes es un espacio tan enorme que uno se puede encontrar en él de todo. Es decir, lo mismo que en la calle pero a un nivel bestial. La diferencia es que por la calle, nuestros peques suelen ir con nosotros, mientras que cuando navegan por internet muchas veces los perdemos de vista o nos descuidamos. No los vamos a perder en el salón de casa, pero está claro que ellos sí se pueden perder navegando entre web y web y llegar a contenidos no recomendables para peques de su edad.

Yo, teniendo en cuenta que Maramoto solo tiene 15 meses, quizás me estoy adelantando a los acontecimientos, pero precisamente porque veo como se mueve ya con un Smartphone o una Tablet, empiezo a pensar en el día en el que, además de con estos dispositivos, comience a reclamar su cuota de pantalla en el portátil. Tengo claro que la educación en ese sentido es primordial, tanto como el diálogo para explicar los peligros de la red. También poner unos límites al tiempo de conexión y vigilar en cierto modo el uso que hace del ordenador. Todo un poco de sentido común. A todas esas precauciones yo añadiría una más que he llevado a la práctica en mi última compra de antivirus: Adquirir uno con control parental para proteger a nuestros peques de contenidos cero recomendables como webs de pornografía, drogas, armas… Es la mejor forma de garantizar nuestra tranquilidad y una navegación segura de nuestros renacuajos. Y si ese antivirus, además del control parental, añade extensiones para el móvil (en nuestro caso Android), mejor que mejor, ya que esa misma sensación de control la tendrás en smartphones y tabletas.

Por cierto, la pantalla de mi móvil también está rota. Por si había alguna duda 😉

¿Muestran vuestros peques tanto entusiasmo por la tecnología?

 

43 respuestas

  1. 29 enero 2015 at 10:19 am

    Es increible y va en aumento!!! hay que andarse con mil ojos porque hay fuera hay un mundo desconocido para ellos y también para nosotros y puede ser muy peligroso.

    Tengo un post parecido para dentro de unos días…el tema me preocupa.

  2. 29 enero 2015 at 11:11 am

    ¡Hola, Adrián!

    Nos ha gustado mucho leer este artículo… Nuestras hijas también empiezan a sentir mucha atracción por la tecnología.

    No sé si conoces nuestro proyecto, eSpectacularKids. Es una videoteca online de artes escénicas para niños.
    ¡A ver si te gusta la idea!

    Un abrazo 🙂

    • Un papá en prácticas
      29 enero 2015 at 12:28 pm

      ¡Gracias por vuestras palabras! La verdad es que estos peques tienen una relación fascinante con la tecnología 🙂

      Acabo de visitar vuestra videoteca. Me parece una idea genial. Y más aún ahora con el auge de las Smart TV. ¡Mucha suerte con el proyecto!
      Un abrazote!

      • 29 enero 2015 at 1:15 pm

        ¡Muchas gracias!

        ¿Te apetece probarlo? Te podemos dar un abono mensual y así lo conoces mejor 🙂

        Abrazo,

        eSk

      • Un papá en prácticas
        29 enero 2015 at 1:41 pm

        Estaría encantado 🙂 No tengo Smart Tv, pero lo supliríamos con el portátil!

        ¡Gracias a vosotros!

  3. Mamá metalera
    Responder
    29 enero 2015 at 11:29 am

    Muy de acuerdo, sí señor porque nuestra pequeña terremoto está literalmente fascinada con los móviles, la tablet y el mando de la tele pero como bien dices, hay que hacer las cosas con sentido común. Yo recuerdo ver a mis primos con 6 o 7 años en las reuniones familiares sin despegarse un segundo del móvil ni siquiera para comer y no se relacionaban con nadie. A mi eso pues como que no me hace mucha gracia pero las cosas en su justa medida no tienen por qué hacer daño.

    • Un papá en prácticas
      29 enero 2015 at 12:28 pm

      Yo tampoco quiero eso para Mara. Que lo use sí, porque es parte de nuestro mundo, pero no que se enganche a ello. Ahí es donde tenemos que aplicar el sentido común 🙂 ¡Un abrazo!

  4. 29 enero 2015 at 12:25 pm

    Al Monstruo los móbiles también le llaman desde chiquitín. Por eso (y porque no me gusta vetarle el acceso a los objetos, porque creo que es bueno que aprendan a manejarlos) siempre le he dejado el mío, aunque he cambiado el modoo de bloqueo a un código numérico, que para él es algo indescifrable.

    Aún así ya ha llamado a mi madre dos veces. Al menos ahora, cuando oye voces al otro lado de la línea, empieza a responder! :-D:-D

  5. maria
    Responder
    29 enero 2015 at 3:17 pm

    La mia con once meses maneja el movil, laa tablet y el portail casi mejor que yo jeje, y el mando de juguete no sera uno que parece de verdad? Porque nosotros fue ese el que le compramos y ni caso, ella el de verdad, si es que son list@s…

    • Un papá en prácticas
      30 enero 2015 at 1:12 pm

      Se nota que es de juguete, el nuestro, pero debería dar el pego con estos renacuajos. Pero no, no hay manera 😛

  6. 29 enero 2015 at 7:10 pm

    ¿Atracción por la tecnología? Los primeros pasos que dio cangrejito fueron para ir al ordenador, y además lo enchufó, no por casualidad, fue directo al botón de encendido y apretó.

  7. 29 enero 2015 at 11:09 pm

    Me suena todo. M con el IPad hace cosas que yo no sé hacer, pone todas las apps que hemos usado a la vez en la pantalla, el otro día le pillé creando un grupo de Whatsaap con el móvil de su padre y los abuelos dijeron que les había llamado al dentista…creo que lo del control parental lo va a resolver mi yo futuro y mientras tanto voy a aprender como hace eso con el IPad

  8. 29 enero 2015 at 11:43 pm

    Sí, es terrible. Los mensajes cifrados que manda ya son conocidos en toda la familia. Yo el año pasado me estrené con un teléfono de estos inteligentes por primera vez en mi vida, después de arrastrar mi viejo móvil desde hacía cinco años. Pues ya lo he tenido que cambiar porque lo dejó inutilizable. Y con decirte que los ordenadores los dejamos en la habitación “prohibida” para que no los vea y se ponga como loco…

    • Un papá en prácticas
      30 enero 2015 at 1:55 pm

      Estos móviles de hoy en día no están preparados para aguantar el tute que le dan nuestros bebés 🙂

  9. 30 enero 2015 at 9:17 am

    Jajajajajaja. No me puedo sentir más identificada. Es impresionante. Lloré de la emoción el día que una tía de mi marido nos regaló un mando de juguete porque pensé que ahí iba a estar la solución pero me pasó como a ti. Ahí está el pobre sonando de vez en cuando. Las consecuencias directas son que: 1) los teléfonos inalámbricos tienen el teclado bloqueado por lo que pueda pasar 2) todos los mandos a distancia de casa tienen la tapita del hueco de las pilas bien asegurada con doble capa de cello.
    Con el móvil yo he tenido suerte. Como el mío se desbloquea con un botón lateral al que hay que apretar bastante, no le gusta nada. El de su padre mola mucho más 🙂

    • Un papá en prácticas
      30 enero 2015 at 1:55 pm

      Nada, nada, que a estos niños no se les engaña! 😛 Veo que has tomado medidas de las buenas. Nosotros nos hemos dejado llevar… 😛

  10. Carol
    Responder
    30 enero 2015 at 11:17 am

    ja ja ja si!! Mi peque es también una adicta a la tecnología y nos pasó exactamente igual, le compramos un mando de juguete y ahí está muerto de risa, un móvil de minnie mouse y nada de nada, a ella no la engañas fácilmente, quiere el de verdad. Y tiene un dominio que me deja pasmada, con la tablet de su abuelo sabe hasta recoger las fotos, sacarlas de las carpetas, guardarlas!!! También a raíz de esto me he hecho la reflexión de que nuestros hijos imitan lo que ven, y queramos o no, estamos todo le día con el ordenador, el móvil, pantallas… cómo no van a sentir ellos atracción por la tecnología si nosotros mismos la sentimos. En ese sentido yo estoy intentando reducir el uso especialmente de móvil, aunque también de ordenador y tele, sobretodo si está ella delante. Me parece bien que los peques manejen la tecnología, porque es el mundo en el que van a vivir, sería cerrar los ojos a la realidad, pero con respondabilidad, controlando los contenidos como comentas, y las horas de exposición. Por suerte, a nosotros no nos ha roto nada todavía 😀 desde el primer momento tengo teléfono, mandos y móviles fuera de su alcance, siempre en alto, salvo algún despiste que algún golpazo se han llevado pero deben ser resistentes ja ja

    • Un papá en prácticas
      30 enero 2015 at 1:57 pm

      Tienes toda la razón en eso que comentas, Carol. Al final aprenden de lo que ven, así que tenemos que controlarnos también nosotros. A ver si el control parental va a ser realmente para los padres… 😛 En nuestro caso, si que es verdad que a veces miramos un poco de más el móvil, pero la tele, por contra, apenas la encendemos. Tenemos que corregir lo primero. Lo tenemos en la lista de tareas pendientes, jejeje

  11. 30 enero 2015 at 12:02 pm

    A mi bichilla no hay quien la separe del ando a distancia. Si coge un móvil también trata de cambiar de canal con él. Y de momento no nos ha roto nada. Al ordenador no la dejo que se acerque ¡que soy mamá blogger y me hunde la carrera! Pero siempre que tiene oportunidad entra sus manazas para aporrear varias teclas juntas, y lego ya se va feliz con el logro que ha conseguido.

    • Un papá en prácticas
      30 enero 2015 at 1:59 pm

      El otro día nos pusimos en una videollamada por Skype con mis padres y tuve que reiniciarla como diez veces en veinte minutos. Se emocionaba, se liaba a pegar golpes en el teclado y colgaba. Y vuelta a empezar… Qué pasión por aporrear cosas!

  12. 30 enero 2015 at 1:00 pm

    Parece que estés hablando de Migordi, tal cual: lo del mando de pega también lo intentamos, y también fracasamos, estrepitósamente.

    En nuestro caso además se une el que, al tener a mis padres a 500 kms., en los primeros meses le tenía que hacer miles de fotos con el móvil al día para aplacar a los abuelos. Esto hizo que el gordo se acostumbrara a tener cerca un rectángulo negro con el que papá y mamá jugaban, y por tanto, que ahora lo desee más que nada en el mundo (daño colateral añadido: cada vez que alguien saca un móvil el tío mira y posa, sonriendo, es un modelo en pequeño).

    Total, que está claro que al ser nativos (y estar rodeados de) les atrae la cosa, pero yo creo que la clave es que ellos aprenden de lo que ven, y si nos ven “jugar” con los aparatitos mucho, pues ellos quieren. Es así. Por eso debemos ser conscientes de lo que hacemos delante de ellos. Por esta misma regla, en su vertiente positiva, lo mejor para que lean (y ya aprovecho para meter cuña) es que te vean leer a ti.
    PD: nosotros teníamos un mando de Xbox… que ya no… Ains.

    • Un papá en prácticas
      30 enero 2015 at 2:01 pm

      Mis padres viven en Valencia, así que imagino que también tenemos un poco de vuestra historia. Fotos y más fotos desde peque para que los abuelos la sintiesen cerca. Así que el móvil fue parte de su vida desde el minuto cero. Ahora la cosa está en corregirnos y, al menos delante de ellos, usar el móvil lo menos posible porque, como dices, al final aprenden de lo que ven. Y aprenden rápido 😛

  13. adiazreb
    Responder
    30 enero 2015 at 1:53 pm

    Yo también flipo con Nuria.

    El otro día le instalé una app de juntar colores y tardó 2 segundos en manejarla. Luego pilla los videos de youtube y sube y baja la lista….

    jeje, es genial!!

    Y lo del teléfono y el mando a distancia de la tele, lo mismo. No admite imitaciones. Al teléfono fijo de casa te digo yo que lo han diseñado a prueba de niños. Le da con todo y ahí sigue, funcionando jejejej

    Un abrazo

    • Un papá en prácticas
      30 enero 2015 at 2:02 pm

      Nuestro teléfono funcionaba, eso sí, la pantalla estaba muerta! Lo que yo te digo, compañero, estas peques nacieron con móvil bajo el brazo 😉

  14. 30 enero 2015 at 2:17 pm

    Mi hija mayor ya empezó a toquetear nuestros móviles de muy pequeña, y ahora ya nada con pantalla tiene secretos para ella. El pequeño va por el mismo camino. Yo creo que hay que dejarles pero controlando el tema, que Internet es un océano y a saber dónde se pueden meter 🙂

    • Un papá en prácticas
      30 enero 2015 at 2:25 pm

      Cuando empiece con el ordenador habrá que tomar medidas. Porque al ritmo que van, a saber dónde se meten estos renacuajos navegando por ese inmenso océano!

  15. 30 enero 2015 at 5:38 pm

    Bueno, yo al mío no suelo dejarle ni ver la tele, ni tablet ni ordenador, he leído que antes de los 2 años es perjudicial. Pero inevitablemente algo lo usa, de refilón, cuando nos ve, cuando coge el mando y enciende la tele, cuando llama desde el teléfono de casa sin que te des cuenta…. Si le llegamos a dejar o a enseñar ya programaría el video sólo. Son alucinantes!

    • Un papá en prácticas
      2 febrero 2015 at 2:21 pm

      Bien que haces! Nosotros es que lo hemos dado por perdido con Maramoto… Es demasiada su atracción por la tecnología 🙂

  16. 31 enero 2015 at 3:21 pm

    Qué bueno lo del antivirus de control parental, tengo que informarme sobre ello.
    Mi peque también está ahora como loco con los selfies. Nunca le ha interesado nuestros móviles, salvo para que le pusiera dibujos, pero ahora lo coge y hace como si me sacara una foto, o una a él mismo (tapa la cámara con la funda, así que nada)
    Sí es cierto que cada vez que saco una foto o oye que estoy viendo un vídeo, viene corriendo a ver qué hay. También le da por aporrear el teclado, pero sin más. Aún no es muy tecnológico, pero es curioso cómo les va lo de las fotos.

  17. 1 febrero 2015 at 10:34 pm

    Sí, eso no cambia, por lo que veo. A todos los niñ@s les encantan los aparatos electrónicos. Y lo manejan mejor que los abuelos, eso también te lo digo!!
    Mi hija tiene 7 y hace un año que tiene tablet… no nos pide ayuda, lo hace todo ella: youtube, se baja juegos, mira en “google” (al cual lo lee tal y como lo ve, sin acento inglés) y así con todo. Somos unos carcas, nosotros a su edad ni la mitad!! En fin, habrá que ir con pies de plomo con estos peques!
    Un saludo!

    • Un papá en prácticas
      2 febrero 2015 at 2:23 pm

      Nosotros a su edad íbamos en MS2. Internet iba a pedales, cuando iba. Qué te voy a contar. Estos niños nacen ya aprendidos. Es la evolución digital de la especie :-)) ¡Un abrazo!

  18. 23 febrero 2015 at 2:41 pm

    las mias se manejan como quieren…tanto que hasta adivinan la clave y se compran extensiones a los juegos educativos que les tengo bajados. Yo he visto lo rápido que crean adiccion en mi hija más pequeña, y ahora están muy restringidos en casa. Un ratito…a la semana. Asi, si me pongo blanda, igual tampoco los van a usar mucho. Me apunto ese antivirus, que mi telefono android tenia un kids zone pero este par sabia salirse! Mi telefono tambien esa lleno de golpes…pero en este caso he sido yo jeje

    • Un papá en prácticas
      24 febrero 2015 at 12:30 pm

      Miedo tengo a que Maramoto llegue a ese extremo. En casa la verdad es que no somos muy tecnológicos (más allá del Smartphone), así que espero que Mara coja ejemplo y no se vicie 😀

  19. Raquel
    Responder
    7 mayo 2015 at 6:01 pm

    Mi Bruna tiene 15 meses también pero desde hace dos sabe pasar las fotos con el dedo sin despeinarse, me fascinó el dia que se dio cuenta de que si tocaba la pantalla con otro dedo las fotos no se movían, entonces se recolocaba el móvil con los dedos ajustados a los lados y con su índice de la otra mano deslizaba sin problema. Que crack. La verdad es que nos copian en todo… En casa intentamos no abusar de móvil (ya sabéis, te conecta con los que están lejos y te aleja de los que están cerca) pero están en nuestras vidas y no podemos aislar a los críos. Flaco favor les haríamos! Un abrazo a todos!

    • Un papá en prácticas
      11 mayo 2015 at 3:40 pm

      Son unas esponjas. Viven rodeados de tecnología, al final es imposible que no tengan acceso a ella 🙂 ¡Un abrazo!

  20. Andrés
    Responder
    18 febrero 2017 at 6:49 pm

    He llegado a este artículo buscando la respuesta a una pregunta: ¿por qué?. ¿Por qué ese amor hacia el mando a distancia?, eso daría para tésis doctoral como mínimo.

    Muy buen artículo.

  21. Pepe Zepeda
    Responder
    21 febrero 2017 at 2:14 am

    Hola muy buen artículo… desarrollo una app para bebes como tesis y estoy buscando información testimonial como la que publiscaste muchas gracias, también recién desarrollo un sitio web para bebes…. ojalá algun día puedas checarlo… en fin.

    Hay personas en pro y en contra del uso de la tecnología por bebes y menores de 6 años, existe el tabú de que nacen con chip pero en sí utilizan los dispostivos por imitación y les llama la atención la pantalla táctil por el contenido multimedia, sin embargo como mencionas, los padres debemos estar al tanto del uso de los smartphone y tabletas, considero que debemos dejar de proporsionarselos como distractores, algunos y me incluyo dejamos a los peques esta tecnología para que nos dejen en paz…. hace poco tiempo ocurrio un incidente tecnologíco con mi bebe de 24 meses y ahora prefiero supervisarla en todo momento cuando utiliza el tablet…. chao… saludos.

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info