Un día abrí un blog de paternidad

Un día abrí un blog de paternidad y lo hice sin pretensiones, con la certeza de que más pronto que tarde acabaría abandonado en la cuneta de cualquiera de las autopistas de la red, como me ha pasado con tantos y tantos otros blogs que he abierto a lo largo de mi vida. Nunca he sido muy constante, para qué nos vamos a engañar, sino más bien de inspiraciones espontáneas. Y los blogs necesitan constancia. 

Un día, quiero recordar que de junio de 2013, abrí un blog de paternidad y encontré la constancia que nunca había tenido. Me di cuenta de que hasta entonces lo que me habían faltado eran historias que contar. Sin embargo, cuando un hijo entra en tu vida, el mundo, o al menos tu mundo, se llena de historias que narrar, de momentos que quieres compartir, de situaciones y circunstancias que quieres gritar.

Un día abrí un blog de paternidad con mis padres y mis amigos como únicos lectores. Hoy, tres años después, se ha creado en torno a él una preciosa comunidad que cuenta con más de 11.000 personas en Facebook. ¡11.000 personas! De esa comunidad de padres y madres (que también han sido hijos y en algunos casos ya son abuelos) he recibido siempre palabras bonitas, cariño y empatía. En esa comunidad me he sentido comprendido. Y acompañado. Y de esa comunidad han salido algunos de los que hoy son nuestros mejores amigos, familias con las que quedamos a menudo para comer, pasear, tomar un café y compartir besos y abrazos, recargas de energía para afrontar una vida que por momentos a todos se nos complica. Es algo maravilloso, casi mágico, pensar que esas personas han llegado a nuestras vidas porque un día abrí un blog de paternidad.

bty

Un día abrí un blog de paternidad y lo hice, también en parte, para dar rienda suelta a una de las cosas que más me gusta hacer en la vida: escribir. Y para hacerlo sin los corsés que siempre implican los medios de comunicación. Como decía al principio, lo hice sin pretensiones. Tres años y medio después puedo decir que el blog fue la primera semilla de la agencia periodística que hoy comparto con la mamá jefa y a través de la cual he podido colaborar, haciendo lo que me gusta, con medios como Ser Padres o El País. Eso no estaba en los planes, ni en los sueños (como tampoco lo estaba el escribir un cuento infantil, el participar en ponencias o el perder el miedo a hablar en público) el día que abrí un blog de paternidad.

Un día, después de abrir un blog de paternidad, quedé con Mónica de la Fuente, la fundadora de Madresfera, para entrevistarla para una revista para la que entonces trabajaba. Hoy es una amiga, alguien de esa familia que cada uno de nosotros va formando a lo largo de su vida, una luchadora de sonrisa permanente que nos ha implicado en su proyecto, haciéndonos parte de un equipo de grandes profesionales y mejores personas, dándonos libertad para hacer lo que más nos gusta: periodismo.

He tenido también muchos momentos de bajón desde que un día abrí un blog de paternidad. Días de querer dejarlo todo, días de no tener ganas de escribir, días de verme superado, días de pensar qué estoy haciendo con mi vida. Porque un blog, quien lo tiene lo sabe, da mucho trabajo, sobre todo si te comprometes con él, sobre todo si sientes que debes actualizarlo a menudo, que tienes un compromiso con todas esas personas que un día decidieron seguir tus andanzas. Creo que todos los que tenemos un blog hemos pasado por esos momentos, por esa idea de querer cerrarlo, pero luego nunca lo hacemos, porque tener un blog atrapa.

bloggers day

Y atrapa en parte porque un día abres un blog de paternidad y a partir de él empiezas a conocer a otros papás blogueros y mamás blogueras. A gente que vive en Sevilla, en Barcelona o en Ourense (tal vez en Argentina o Puerto Rico) y a la que quedas irremediablemente unido por esta experiencia vital y por unos blogs que conectan saltando de enlace a enlace, salvando las distancias geográficas. Siempre nos centramos en las cosas malas de internet. Y es una lástima, porque la red es también magia, oportunidades, personas que se esconden tras un blog, tras una pantalla y un teclado de ordenador, esperando ser encontradas.

Un día abrí un blog de paternidad y ni en mis mejores sueños me vi participando en un evento como el que tuve la oportunidad de vivir el pasado sábado. En el Blogger’s Day de Madresfera nos reunimos 300 blogueros llegados de toda España. ¡300! Fue un día de emociones a flor de piel, de reencuentros, de desvirtualizaciones, de felicidad desbordada. La mamá jefa y yo llegamos un poco bajoneros, porque estamos pasando unas semanas complicadas. 12 horas después volvíamos para casa con las pilas cargadas, llenos de energía positiva y de optimismo, felices por los achuchones, los besos y los abrazos, con un montón de ideas para implementar en nuestros blogs y, sobre todo, con una certeza: que un día abrí un blog de paternidad y ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en la vida.

12 respuestas

  1. Avatar
    La sonrisa despeinada
    Responder
    22 febrero 2017 at 11:02 am

    Precioso. Que nunca llegue a leer “el día que decidí cerrar el blog”porque necesitamos gente como tú por la blogosfera. Un abrazo

  2. Avatar
    Y, además, mamá
    Responder
    22 febrero 2017 at 11:15 am

    Enhorabuena, Adrián 🙂 Me alegro de que volvierais con las pilas cargadas.
    Yo estoy en esa etapa de querer cerrarlo y no encontrarle ya el sentido. Lo tengo ahí dormido, a ver qué pasa.
    ¡Besos a los cuatro!

    • Avatar
      yyoconestasbarbas
      Responder
      22 febrero 2017 at 12:29 pm

      ¡¡Idoiaaaa…!! Todos tenemos nuestros ritmos y nuestras metas, está claro. Pero si te sirve, como te dije alguna vez en su vida, tu blog es… luz, mujer. Es una ventana abierta a sensaciones, vivencias e información, como no he encontrado en apenas ninguna otra parte. Si lo cierras, o si lo dejas en perpetuo letargo, ahí me tendrás siempre detrás como Presidente de la Plataforma “Idoia Regresa We Need You”, y buscaremos incansablemente a su príncipe azul que le traiga el beso que necesita para despertar de nuevo…

  3. Avatar
    Carlos
    Responder
    22 febrero 2017 at 11:20 am

    Brutal amigo, brutal! Te quiero tío!

  4. Avatar
    Planeando ser padres
    Responder
    22 febrero 2017 at 12:07 pm

    ¡Qué bien que te sientas tan orgulloso de tu espacio! Sinceramente, pienso que todos los que hemos empezado sin pretensiones somos quienes más disfrutamos de todo lo que se va creando en torno a nuestros espacios. ¡Y que el entusiasmo nos dure muchos años más! Oye, y he leído tu post tan hasta la última palabra, que me he dado cuenta de que en la firma aún te sigues presentando sólo como papá de Mara ¡hay que incluir al peque ya!

  5. Avatar
    Cristina Madre y Autónoma
    Responder
    22 febrero 2017 at 12:13 pm

    Una pena no haber estado este año, a ver si para el próximo 😉

  6. Avatar
    yyoconestasbarbas
    Responder
    22 febrero 2017 at 12:17 pm

    -“Un día empecé a escribir un blog de paternidad, y a partir de él empecé a conocer a otros papás y a otras mamás blogueras…”- Yo, desde luego, por todo lo que aporta, implica y explica esa frase, me quedo, por encima de lo demás, con eso. Porque esa frase, lo explica, si no todo, casi casi todo… Es el sentimiento de referencia en que me veo reflejado. Bueno, en todos… Bueno, ya me entiendes…

  7. Avatar
    La maternidad de Krika en Suiza
    Responder
    22 febrero 2017 at 1:07 pm

    Muy bonito Adrián, me encanta como escribes, y me alegro mucho de que un día decidieras abrir un blog de paternidad. Un abrazo!

  8. Avatar
    Susana Flores
    Responder
    22 febrero 2017 at 1:20 pm

    Precioso!! Siempre logras emocionarme. Un beso enorme

  9. Avatar
    José Piccolo
    Responder
    22 febrero 2017 at 9:35 pm

    Adrián fue un placer conocerte en persona y poderte darte un abrazo. Se siente bien conocer a las personas que se comunican a través de email o redes sociales. Somos personas reales contando nuestras vidas y experiencias en la web. Es un gusto saber q existe otros papás y mamás blogueros en el mundo. Éxito siempre y nos mantenemos en comunicación. La comunidad se convierte en familia. Bendiciones a todos. :0)

  10. Avatar
    Lai - Asi piensa una mamá
    Responder
    24 febrero 2017 at 1:38 pm

    Y que suerte tenemos los que estamos detrás de la pantalla leyéndote, que un día abrieras un blog de paternidad! Que tu blog siga muchos años, y en alguno espero que se crucen nuestros caminos para desvirtualizar un poquillo, que tengo muchas ganas de saludaros a ti y a Diana!

  11. Avatar
    Roser
    Responder
    24 febrero 2017 at 9:04 pm

    Yo no cerraré el blog hasta que sienta que ha perdido sentido. Y va a costar, porque mi blog son las memorias de mi maternidad, algo que voy a regalar a mis hijos el día que den un paso importante en su vida (casarse, ser padres o lo que se les ocurra).
    Lo que sí he hecho últimamente ha sido ocultarlo. Tuve un susto con alguien que me conectó a través de él y lo escondí. Pero sigue vivo.

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info