Cosas que dejan huella

“Todo viaja hacia su difuminación y se pierde y pocas cosas dejan huella, sobre todo si no se repiten, si acontecen una sola vez y ya no vuelven, lo mismo que las que se instalan demasiado cómodamente y vuelven a diario y se yuxtaponen, tampoco esas dejan huella”

Javier Marías, Mañana en la batalla piensa en mi

diadelpadre.jpgEl otro día, dando un repaso a los últimos posts que he compartido, me di cuenta de que quizás estaba hablando mucho de muchas cosas pero poco de aquellas otras que verdaderamente me marcan en mi día a día. Acontecimientos cotidianos que quizás por esa cotidianidad, por esa repetición diaria, pierden relevancia y prioridad a la hora de ser protagonistas principales en alguno de estos artículos que pueblan cada vez de forma más numerosa y consecutiva las calles de este pequeño rincón de la galaxia internet.

Así que hoy, aprovechando que es el Día del Padre (¡Mi primer Día del Padre!), quiero dedicar este artículo a hablar de esas cosas que marcan mi vida y cuya huella quiero que se plasme más allá de mi mente (que ya sabemos que es muy olvidadiza). Esas escasas pero valiosas cosas que aunque pasen sólo una vez o se repitan cada día siempre acaban dejando una huella en el interior del que tiene la suerte de vivirlas. Para que el día de mañana, cuando lo recuerde vagamente y se lo quiera contar a mi pequeña saltamontes, tenga un documento que respalde mis historias de abuelo cebolleta. Para que el día de mañana sean ellas las que prevalezcan y no todas esas quejas y maldiciones con las que regamos nuestros días.

Y mi pequeña bebé llena mis días de quejas y señales inequívocas de agotamiento físico y mental, pero también de momentos únicos que me recuerdan lo maravillosa que es la vida de un papá en prácticas. Momentos que empiezan con el despertar de cada nuevo día, cuando me desvela el despertador y al abrir los ojos me encuentro a Mara dormida a mi lado, con un brazo tocándome a mí y otro buscando el calor de su mamá. Como si quisiera estar segura de que nos tiene a los dos al alcance. Tan cerca como para poder estar completamente segura y dormir a pierna suelta. En un sueño profundo cuyo silencio se ve interrumpido de vez en cuando por un suspiro. Esos suspiros con los que la mamá jefa y un servidor morimos de amor y ternura cada día desde que nació nuestra bebé. Bendito colecho.

Momentos como los que me regala con cada sonrisa, con la boca bien abierta, cada vez que le digo cualquier tontería o busco su atención con cualquier ruido. Sonrisas cuya huella queda marcada especialmente cuando me las dedica mientras toma el pecho de su madre. En esos pequeños fragmentos de tiempo en los que escucha mi voz, deja lo que se trae entre manos por un momento, gira su cabeza buscando el lugar del que procede mi voz y me sonríe con una mirada que el papá en prácticas ve (o quiere ver) cargada de amor.

Instantes como los que vivo muchas noches, antes de acostarme, cuando la peque se duerme en mis brazos o la mamá jefa me la cede ya dormida. Y la miro. Y la vuelvo a mirar. Y me fijo en cada una de las facciones de su cara. En cada uno de los movimientos inconscientes que hace con su boca. Con detalle. Para retenerlos y recordarlos cuando ya no pueda dormirla en brazos. O ella no quiera, que será lo más probable.  Para poder contarle algún día que aunque a veces me vi superado por sus lloros y sus gritos, las únicas huellas que sobrevivieron inalterables al paso del tiempo fueron las que ella me marcó en esos momentos únicos que me regalaba cada día. Fuese o no el Día del Padre.

21 respuestas

  1. merak luna
    Responder
    19 marzo 2014 at 9:03 am

    Precioso!!! No dejes que esa complicidad se diluya nunca!
    Bicos

  2. 19 marzo 2014 at 9:37 am

    Claro que esas miradas están cargadas de amor, del mejor que puede existir!!!
    Felicidades papá en prácticas! 😉

  3. 19 marzo 2014 at 10:00 am

    Muchísimas felicisades!!!

  4. 19 marzo 2014 at 11:05 am

    Si es que tener un hijo es lo más bonito del mundo! Nosotros también celebramos nuestro primer día del padre! Con lloros y carcajadas la vida es más interesante!

    • 19 marzo 2014 at 11:12 am

      ¡Felicidades entonces también a ese papá que se estrena en estas festividades! ¡Gracias por tu comentario!

  5. 19 marzo 2014 at 12:16 pm

    Muchas felicidades por tu primer día del padre!
    Qué post tan tierno has escrito, casi me asoma la lagrimita 🙂

  6. 19 marzo 2014 at 2:06 pm

    Feliz día del padre! Que texto tan bonito! Nosotros también lo celebramos hoy por primera vez que nunca se acaben esas sonrisas que nos enamoran cada día más

    • 19 marzo 2014 at 3:42 pm

      ¡Muchas gracias! ¡Y que disfrutéis mucho de esta primera experiencia en el día del papi! 🙂 ¡Un abrazo!

  7. 19 marzo 2014 at 2:09 pm

    Precioso testimonio. Estoy segura de que la bebé tiene un padrazooo. Feliz día! Espera a q hable y te diga “papá” o te dedique una canción… Babas…. Jajaja disfruta de tu peque

    • 19 marzo 2014 at 3:43 pm

      ¡Muchas gracias, compañera! Creo que cuando llegue ese momento voy a tener que ponerme yo babero :-)) ¡Un besazo!

  8. 19 marzo 2014 at 6:59 pm

    ¡Feliz día del padre como primerizo! Aquí el papá de la bichilla se sentiría súper identificado con tu post (si el trabajo le dejase tiempo para leer estas cosas). Es verdad que a veces dejamos de lado el hablar de estas cosas cotidianas ¡que son tan grandes para nosotros!

    • 19 marzo 2014 at 7:01 pm

      Las más grandes de todas 🙂 ¡Muchas gracias y felicidades también al papá de la bichilla! 😉

  9. 19 marzo 2014 at 7:29 pm

    No dejes de mirarla, si pestañeas se hace mayor.. Qué bonito y que suerte de Mara tenerte como padre y que suerte la tuya de tenerla como hija. Disfrutaros mutuamente.

    Feliz día del padre!!!

  10. 31 marzo 2014 at 7:28 am

    ¿Cómo es posible que se me haya pasado esta MARAVILLA de post? Me encantan estas publicaciones, sentimientos a flor de piel, amor en estado puro y felicidad codificada en bytes. Tanto tú como Mara (y como MamáEnPrácticas) tenéis una gran suerte de teneros los unos a los otros 🙂

    Aunque atrasadas, ¡felicidades por tu primer día del padre!

    • 31 marzo 2014 at 7:40 am

      🙂 ¡Muchas gracias, compañero! Un placer como siempre que te haya gustado este striptease sentimentaloide 😉 ¡Un abrazo!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info