Derechos que perdemos al convertirnos en padres

Llevo una semana malo y pasando muy malas noches. Fruto del costipado y del último virus que Maramoto ha importado a casa desde la escuela infantil, ese entrañable mercado de abastos de costipados, gripes, microbios y gérmenes que luego maduran y se hacen fuertes en nuestras casas y en nuestros organismos y nos tienen durante un mes (o más) maldiciéndolos. El virus ‘boca, mano, pie’, como lo llamó la pediatra cuando ayer fuimos a consulta, lleva tres noches dejándose sentir. Tres noches entorpeciendo el sueño de la pequeña saltamontes y, por ende, el nuestro, que nos pasamos más tiempo intentando calmarla que descansando, en una duermevela permanente que nunca tiene tiempo de caer en el sueño profundo. Así que a falta de sueño, la pasada madrugada, en uno de esos despertares, me dio por pensar en clave de humor negro en todas esas cosas que se escapan de nuestro alcance al convertirnos en padres, en todos esos “derechos” que quedan abolidos de la noche a la mañana cuando nace nuestro primer hijo. Así a bote pronto, antes de caer rendido de tanto pensar a horas tan intempestivas, se me ocurrieron cuatro:

  1. Derecho al descanso: Muy evidente por las noches, que se convierten en una montaña rusa de despertares. Pero también por el día, donde perdemos el derecho a la siesta. Los viernes siempre escucho a mis compañeros de trabajo decir que por la tarde se van a pegar una siesta de no se cuántas horas. Cabrones. No recuerdo lo que es una siesta de viernes tarde. Alguna ha caído el finde. Tres o cuatro en dos años y medio. El resto de día pasan dos cosas: o Mara se duerme y nosotros aprovechamos para hacer todo aquello que no habíamos podido hacer con ella deambulando por casa (comida, limpieza, edredoning (¿edrequé?)…), o si nosotros estamos cansandos y deseando pegar una cabezadita, la pequeña saltamontes decide que ese día no se duerme. Y punto. A cambio hemos ganado el derecho a tener unas ojeras deslumbrantes y un agotamiento que pone en juego la resistencia de nuestro cuello en cuanto tocamos un sillón. O una pared. Que cualquier punto de apoyo es bueno para recuperar unos minutos de sueño.
  2. Derecho a la tranquilidad: Que sí, que es muy bonito el concepto de slow life, pero también un poco irreal. Igual es cosa mía, pero siempre tengo la sensación de ir corriendo y llegar tarde. Que sí, que puede que tengas tus 30 segundos de slow life, por supuesto. Incluso que tengas esos 30 segundos y que te dé tiempo a subir la foto a Instagram (Importante que sea con el hashtag #slowlife, para que te envidie más gente). Pero el resto del tiempo estás más tenso que spiderman en un descampado. Hasta en los espacios bucólicos se acaba la tranquilidad, porque mientras estás poniéndole filtros al paisaje y escribiendo el hashtag, tu pequeña saltamontes está bebiendo de una botella de agua que se ha encontrado en el suelo o se está sonando los mocos con un pañuelo que vete a saber de dónde ha sacado. No habrá tranquilidad para los padres.
  3. Derecho a la intimidad: Y no sólo a la intimidad más íntima y el edredoning, que se convierten en una carrera nerviosa no vaya a despertarse la niña y nos deje a medias. Es que llega un punto en que uno ya ni puede cagar tranquilo. Que mira que cagar debe ser un acto íntimo desde tiempos inmemoriales, algo que va en nuestra genética, porque muchos de nuestros hijos en cuanto controlan un poco se esconden para hacerlo y tener su espacio. Pero ahora ha llegado un punto que en cuanto me ausento Maramoto lo detecta y me va buscando. Y ahí la tienes, tocando a la puerta y llorando hasta que le abro, dispuesta a compartir conmigo mi momento. Las mamás, pobres, sabéis bien de lo que os hablo. La mamá jefa estuvo hace unas semanas con un virus estomacal y Mara no la dejaba sola ni para vomitar. Hasta ese decadente momento tenemos que compartirlo.
  4. Derecho a estar malo: Acostumbro a ponerme muy pocas veces malo, pero en esta última semana que he estado con todo el kit del costipado (fiebre, tos, dolor de huesos y mocos) he admirado mucho a mis padres y de forma especial a mi madre. Nunca la recuerdo mala. Ahora he caído en la cuenta de que no es que nunca haya estado mala, no. Lo ha estado muchas veces, seguro, pero no tenía derecho a estarlo. Es un derecho que perdemos los padres. Porque llega tú de trabajar a las 6 de la tarde con 38,5º de fiebre y dile a tu hija de dos años y medio que te deje descansar, que estás malo. Que igual te deja. Se acabaron aquellos lejanos días en que te metías en el sofá, te tapabas con la manta y ponías la tele para anestesiar al cerebro mientras el paracetamol o el antibiótico de turno hacían su trabajo. Ahora toca hacer la compra, bañar a la peque, hacer la cena y saciar las ganas de juego de una niña inagotable. Después, una vez dormida, ya puedes sentarte en el sofá y poner la tele. Aunque con 38,5º de fiebre dudo que tu cuello aguante durante mucho tiempo la verticalidad.

¿Qué más derechos se os ocurren que queden abolidos al convertirnos en padres/madres?

13 respuestas

  1. 13 abril 2016 at 11:18 am

    En esto estaba pensando yo el otro día. Pues mira, añado que no tenemos derecho a hablar por teléfono. Me dice mi hijo mayor que es de mala educación hablar con alguien que está lejos teniéndoles a ellos al lado para charlar… ¡manda huevos! Tampoco puedes comer según que cosas porque si te pillan te las quitan para comérselas ellos. ¿Quién no ha comido algo a escondidas en la cocina? Tampoco podemos ver en la tele lo que queremos. Ellos se adueñan del mando a distancia y ponen a Bob Esponja en un bucle infinito. Y no sé que más pero está claro: los padres tenemos menos derechos que el resto de los mortales…

    • Un papá en prácticas
      13 abril 2016 at 11:21 am

      ¡Cuánta razón! Me he visto escondiéndome para comer cosas que Mara me quitaría de las manos! xD Y lo de hablar por teléfono igual, aunque en nuestro caso es porque ella se adueña y ya no deja hablar a nadie más 😀 ¡Gracias por las aportaciones!

      • 13 abril 2016 at 12:52 pm

        Como en casa no tenemos tele, lo que ha caído en sus manos es mi ordenador U_U No sabe escribir, claro, pero es el rey de youtube!

        He acabado comprándome un portátil para trabajar en el sofá…

  2. 13 abril 2016 at 12:49 pm

    El derecho a la cultura. De cualquier tipo, salvo la infantil. Yo era de teatro, de cine y de novela gorda. Ahora soy de Pocoyo, de Caillou y de libros de cuentos con muchos muchos dibujos. Que no están mal (y que tampoco hay tiempo para más), pero saben a poco…

    • 13 abril 2016 at 3:16 pm

      ¡Jajaja! Justo ayer escribí en mi blog sobre la madre inculta que me ha aflorado con la maternidad. Iba a responder algo así en el comentario, así es que me siento plenamente identificada con lo que dices. Eso sí, lo peor con diferencia es ponerse mala y no saber por dónde escapar.

  3. 13 abril 2016 at 2:31 pm

    Derecho a mirar el móvil… Porque o te miran mal o se escogorcia el niño justo en ese momento. Ja,ja,ja. Yo, el que peor llevo es el del descanso. Las nosiestas son como morir lentamente. Lo del cagar lo paso. Lo haría en mitad de la plaza más céntrica de cualquier gran ciudad si con eso volviera a dormir del tirón y hasta las 7. No pido tanto. Ja,ja,ja.

  4. Carlos
    Responder
    13 abril 2016 at 5:08 pm

    Derecho a la atención a uno mismo.
    Ya sea desarrollando un hobbie, sentarse en el sofá, ducharse…
    Todo lo que no esté dirigido a estar cerca del niño y prestándole atención.

  5. 14 abril 2016 at 1:52 pm

    Creo que doy vueltas sobre el eje de los que ya has mencionado tú pero…

    – Derecho a ser irresponsables, a hacer una locura un día y pasar el día siguiente entero lamentándolo, a dejarlo todo de repente y salir corriendo… Porque ya no somos solo irresponsables sobre nuestra vida, sino también sobre la suya.
    – Derecho a estar solos, ya no para cagar, sino para estar solos, sin más, porque nos apetezca. Y a estar solos y no hacer nada, ni ver la tele siquiera. Porque siempre hay algo que hacer y no es justo desaparecer.
    – Derecho a improvisar, a enviar un Whatsapp para quedar, ducharte en 5 minutos y salir por la puerta con las llaves, la cartera y el móvil sin saber a qué hora vas a volver. Porque intenta tú salir de casa sobre la marcha con un niño en menos de un cuarto de hora.
    – Derecho a explotar y cagarte, pero no en el baño, sino en los muertos de alguien. Porque si están delante no son cosas que nos guste que vean y escuchen.

    Ánimo, que ya sabes que todo eso inmuniza, ¿no? 😉

    • Vane
      Responder
      14 abril 2016 at 11:33 pm

      Ay q me meo!!! muy cierto todo lo q dices!

  6. Vane
    Responder
    14 abril 2016 at 11:32 pm

    Ja,ja,ja…. hasta el infinito. Cuánta razón tienes compañero! A veces ni a comer tranquilo! o pararte a charlar un momento con el vecino…. Mamá!! vamos!! jajajaja me dice la cabrona!

  7. 20 abril 2016 at 1:18 am

    Como la vida misma!!! Yo añadiría que tenemos menos derechos y muchas más obligaciones!!
    Lo de vaguear en el sofá un domingo es completamente imposible!!!

  8. 20 abril 2016 at 3:21 pm

    totalmente de acuerdo con esos derechos que se pierden. Yo el que llevo peor es cuando me pilla un virus o algo. Encontrarse mal y seguir el ritmo de dos pequeñas terremoto me supera…es como triple virus.

  9. 19 mayo 2016 at 12:05 pm

    ¡¡QUÉ POST MÁS BUENO…!!! Jajajajajaja… Y me gusta mucho cómo lo has escrito, sacando tu lado más gamberro; ese que tienes tan escondido por aquí… ¡Sí señor!

    Seguramente haya unos cuantos más por ahí que perdemos también, pero estos que pones son clarísimos y fundamentales. ¡Chapeau!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info