Desarrollar la psicomotricidad fina con objetos domésticos

psicomotricidadfina.jpgComo bien sabéis los que seguís con asiduidad este blog, Maramoto es una bebé que nunca ha mostrado demasiado interés por los juguetes (por no decir ningún interés). De vez en cuando los coge, los tira al suelo o te los ofrece para que los acumules en tus manos. A veces, incluso, ha estado diez minutos seguidos prestándoles atención. Aunque esto último es algo excepcional. Visto el éxito, tenemos pocos juguetes en casa, pero aún así estoy seguro de que hay alguno que ni siquiera ha pasado todavía por sus manos. Si se trata de jugar, ella prefiere hacerlo con otros objetos de casa. Utensilios de uso cotidiano que le llaman la atención porque ve que sus papás en prácticas los usan de forma habitual. ¿Para qué va a jugar con juguetes (que los tiene al alcance de forma tan sencilla) si puede investigar y buscar la forma de conseguir otros que aparentemente están fuera de su alcance? A la pequeña saltamontes le van los retos.

Aprovechando esto, y ya que como os comento muestra cero interés por los juguetes que tenemos destinados a tal fin, estamos utilizando objetos de casa que le llaman la atención para que ella desarrolle aún más su psicomotricidad fina. Ahora mismo, Mara está en una fase en la que disfruta abriendo, encajando y cerrando cosas, así que ponemos a su disposición utensilios con los que pueda llevar a cabo esta pasión repentina. Así a grandes rasgos podríamos diferenciar cuatro tipos de objetos que hacen las delicias de nuestra peque y que la tienen entretenida descubriendo todas las posibilidades que le ofrece el control de sus manos.

1. En este sentido, lo primero que le llamó la atención fueron estas pequeñas cajas de Ikea. Al principio se ponía nerviosa porque no podía abrirlas si las encajábamos a conciencia, así que nos reclamaba para su apertura y luego ella se entretenía buscando la forma de encajar caja y tapa para cerrarlas. Ahora ya hace todo el proceso ella sola, sin necesidad de ayuda alguna por nuestra parte.

2.  Otro utensilio que también le chifla a Mara son estas pinzas de colores para cerrar bolsas (sí, en casa el 90% de las cosas que tenemos son de Ikea). Dado su amor incondicional por las patatas fritas, era inevitable que tarde o temprano diese con ellas. Nuestra pequeña saltamontes se puede pasar un buen rato (y eso es todo un éxito en su caso) centrando toda su atención en abrir y cerrar repetidamente el mecanismo de las pinzas.

3. El salto cualitativo lo dio con los desodorantes de roll-on. Maramoto descifró cómo funciona un mecanismo de rosca y desde entonces disfruta abriendo la tapa, sacándola y volviéndola a cerrar. Puede repetir la acción un montón de veces sin cansarse, concentrada como está en que todo encaje a la perfección. Al principio, como pasaba con las cajas de Ikea, nos reclamaba para abrirle el bote. Ahora ya lo hace ella sola.

4. Y, por último, y una vez descubierto el santo grial de los tapones de rosca, Mara lleva ya bastante tiempo depurando su técnica con diferentes botes de cremas corporales y faciales de la mamá jefa. Desde hace como un par de meses ya es capaz de abrir los botes con relativa facilidad. Claro está que en este caso tenemos que andarnos con mucho más cuidado para que no se ponga perdida de crema, así que por el momento, y hasta que se vacíe alguno de los recipientes, nos conformamos con que los abra. Una vez conseguido, somos nosotros los que se lo cerramos para que vuelva a empezar.

Y a falta de interés por los juguetes, así es como Maramoto ha decidido perfeccionar su psicomotricidad fina. ¿Cómo lo hicieron o lo hacen vuestros peques?

39 respuestas

  1. Avatar
    1 diciembre 2014 at 8:54 am

    jaja, que peligro!!
    Espera a que sea una experta a ver las que te lia 🙂

    • Un papá en prácticas
      2 diciembre 2014 at 7:48 am

      Ya la lía, ya! Hay que andarse con mil ojos para que no se coma la tinta de los rotuladores fosforescentes o empiece a morder el desodorante… 😀

  2. Avatar
    1 diciembre 2014 at 9:43 am

    A Daniela le encantan los botes y las bolsas, coge un rollo de bolsas de basuras y te hace maravillas, laberintos sin salida!! jejeje Bricks de leche vacíos, todo vale! Y sí, son los mejores juguetes 😉

    • Un papá en prácticas
      2 diciembre 2014 at 7:49 am

      ¡Las bolsas! ¿Qué tendrán las bolsas? Mara es ver una y olvidarse de todo lo demás al instante!

  3. Avatar
    1 diciembre 2014 at 11:20 am

    Desde luego muchas veces son más pedagógicos y captan más la atención los objetos cotidianos que los juguetes, para “desgracia” de los padres que se empeñan en llenar las habitaciones de sus niños de juguetes y más juguetes.
    Qué chulo ir viendo cómo va desarrollando todas sus capacidades 🙂

    • Un papá en prácticas
      2 diciembre 2014 at 7:50 am

      Por eso nosotros tenemos juguetes los justos. Y con los que no juega, los vamos dando. Al final ellos nos ven a nosotros interactuar con objetos. Y claro, ellos también quieren hacer lo mismo 🙂

  4. Avatar
    1 diciembre 2014 at 11:55 am

    Hay una cosa que se llama ‘Cofre del tesoro’ que para niños y niñas como la tuya son geniales; consiste en hacer una especie de baúl, cesta o lo que se te ocurra en el que se incluyen cosas de diferentes materiales (madera, hierro, cristal irrompible, plástico, tela…), con formas diversas y algunos de ellos rellenos de cosas para que hagan ruidos (legumbres, …)

    Incluso en la guardería de la enana los usaban y favorecen mucho su desarrollo y sus inquietudes!

    Por la web puedes incluir multitud de propuestas referente a esto.

    Un saludo!

    • Un papá en prácticas
      2 diciembre 2014 at 7:51 am

      ¡Lo tenemos hecho! Bueno, miento. Lo hicimos. Y fue un éxito. Pero al final, como de todo lo demás, se acabó cansando. Tenemos que volver a hacerlo con nuevos objetos que capten su interés 🙂 ¡Un abrazo!

  5. Avatar
    Mama metalera
    Responder
    1 diciembre 2014 at 12:36 pm

    Jajajaja ay que ver lo que se parecen nuestras niñas y que bonito es ir viendo como hacen progresos. A Alma los juguetes le van poco pero las cucharas de cocina, el mortero le encanta, los bricks de leche y cualquier cosa que tengamos por casa hacen sus delicias.
    En cuanto a juguetes se refiere, estas niñas nos van a salir muy económicas jajajaja

    • Un papá en prácticas
      2 diciembre 2014 at 7:52 am

      ¡Totales nuestras dos renacuajas! ¡Tal para cual! Oye, y mucho mejor, ¿eh? Así no se nos llenan las casas de juguetes, jajajaja

  6. Avatar
    1 diciembre 2014 at 1:34 pm

    Mi bichilla ahora comienza a espabilarse para andar pero las manos las tiene de un desarrollado… más de una vez me ha abierto botes de crema (que yo creía impenetrables) de los que le he dado para entretenerla en el cambiador. Y lo que más miedo me da es que debido a su afición insana por los enchufes, no tarda en coger cualquier clavija y ¡ay como se nos haya olvidado poner el protector! Me asombra que la maneje con tanta precisión y que conecte y desconecte aparatos con esa soltura cuando yo a veces me vuelvo loca para dar con los 2 agujeritos a la vez. O yo tengo la psicomotricidad muy gruesa a mi edad, o esta la tiene demasiado fina para la suya.

    • Un papá en prácticas
      2 diciembre 2014 at 7:53 am

      Ya he visto las fotos en Instagram, ya. Mara también ha mostrado un gran interés por cables y enchufes. Y al final, viendo que no desistía, hemos puesto un protector que no hace falta quitarlo para usar los enchufes. Así no se nos olvida ponerlo. Y así también parece que a Mara ya le hacen menos gracia 😉

  7. Avatar
    1 diciembre 2014 at 2:07 pm

    Pues bastante parecido a Mara! El Miniser si que presta atención a los juguetes, pero un ratito y luego se aburre a no ser que estés jugando con él. Así que en cuanto estamos ocupados se lanza a investigar la casa y como tu pequeña saltamontes, los botes de cremas han sufrido sus travesuras, las cajas que encuentra por cualquier lado que abre, mete cosas que saca de por ahí, las pinzas de las bolsas y de la ropa, cualquier cajón que este o no a su altura… En fin, que cualquier elemento se convierte en un arriesgado desafío que superar! Y lo que nos queda compañero!!

    • Un papá en prácticas
      2 diciembre 2014 at 7:54 am

      Si es que los juguetes están demasiado a su alcance. Ellos quieren investigar, coger cosas que están lejos de su alcance. ¡Y si no pueden cogerlas porque son peligrosas, mejor todavía! ¡Más les atraen! 😀 No nos queda nada…!

  8. Avatar
    Sonia (la mamá de Álvaro)
    Responder
    1 diciembre 2014 at 2:33 pm

    Álvaro tampoco es un niño de juguetes. Creo q la mayoría no lo son o que tienen mas de los q necesitan. Los desodorantes tienen un peligro en mi casa… Los desenrosca y se los echa por la cara, la ropa, el pelo… Las pinzas de ikea tb le chiflan y encajar taper unos en otros antes era el no va más…
    Besitos compañero 😉

    • Un papá en prácticas
      2 diciembre 2014 at 7:55 am

      Ay, los desodorante. Ahora a Mara le ha dado por comérselos. ¡Se come todo menos la comida! Y tenemos que ir con mil ojos. Vamos a tener que cambiar de objeto de juego al final… 😉 ¡Un besazo!

  9. Avatar
    Raquel, Eldiariodetumami
    Responder
    1 diciembre 2014 at 4:51 pm

    Toma ya!!! jajajaja pues mientras este entretenida que más da con lo que sea ¿verdad? Yo siendo muy #malamadre para que me deje tranquila un rato le doy lo que me pida jajajajajaj. Muy buen desarrollo va tener Mara!

    • Un papá en prácticas
      2 diciembre 2014 at 7:56 am

      jajajajaja Todos somos un poco #malasmadres y #malospadres a veces. Aunque sólo sea por un minuto de paz, jajajaja

  10. Avatar
    1 diciembre 2014 at 6:58 pm

    A Mopito sí que le gustan los juguetes, sobre todo los de encajar, meter y sacar cosas, etc. Aunque por supuesto no hace ascos a un buen bote de crema, aunque afortunadamente aún no ha aprendido a desenroscarlos (pero le falta el canto de un duro).

  11. Avatar
    Aneta
    Responder
    1 diciembre 2014 at 10:36 pm

    Jejejeje, Aitana igual, que se pone a tiro una crema, pues la pilla mas rapida que el viento y si puede la cata….mi hija tiene la psicomotricidad muy fina pero la fase bucal parece que está siendo eterna….
    Besotes

    • Un papá en prácticas
      2 diciembre 2014 at 7:57 am

      Lo de la fase bucal, igualito que Maramoto. Me pregunto cuando dejará de morder e intentar comerse todo. ¡Todo menos la comida! ¡Eso no lo quiere! Ay, mare… 😛 ¡Un besazo!

  12. Avatar
    2 diciembre 2014 at 3:49 am

    Yo creo que te he contado ya que mi monstruo se distrae (aún le gusta hacerlo, y ya tiene 20 meses) vaciándome la cartera de targetas (la de crédito, el DNI, la de autobús, la del gimnasio, la de la biblioteca, la de la seguridad social… todas y de una en una!) Si le da tiempo, me las vuelve a poner dentro (y luego búscalas, mamá, mientras le cuentas a la dependienta que tu hijo te trastea las cosas y luego no las encuentras), pero si no me las deja un poco por toda la casa, para que me distraiga. Un amor!

    • Un papá en prácticas
      2 diciembre 2014 at 7:58 am

      Sí, me lo comentaste. Madre mía. Sólo de pensarlo me pongo nervioso, porque con lo que yo soy, seguro que iría perdiendo tarjetas por cada sitio que fuese con él 😉

  13. Avatar
    Belén
    Responder
    2 diciembre 2014 at 8:24 am

    Pues ahora que lo dices…yo ya ha había notado esa rareza en mi peque. A la mayor le gustaban los juguetes, jugaba con ellos, pero fiera no muestra tal interés. Si le das a elegir entre un muñeco de vivos colore y un bolsita de cereales de esas que te mandan a modo de publicidad, no te quepa duda que a ella va directa…ese sonido al arrugarla, ese tacto inigualable…en fin, es lo que hay. No obstante, ya que entretenerla es todo un triunfo, voy a innovar y le voy a ofrecer los botes de desodorante, ya te diré el resultado. Besitos

    • Un papá en prácticas
      4 diciembre 2014 at 8:09 am

      jajajaja ¡No te creas que se va a tirar una hora con el bote de desodorante! Eso sí, igual la tienes 20-30 minutos calmada. Que teniendo en cuenta su nivel de actividad, es un respiro considerable :-)) ¡Besos!

  14. Avatar
    2 diciembre 2014 at 9:02 am

    En nuestro caso… pues la verdad es que es un poco de todo: esta niña ya está pasando también por todas estas fases que dices, y como ya tiene buenos dientes arriba y abajo, sigue a la vez con la boca, mordisqueando y royendo cosas, como un castorcillo.

    También ha salido una niña muy marchosa y con gran entusiasmo por el ritmo: lo primero que hace con cualquier cosa que cae en su mano, primero, es agitarlo, para ver si se menea cual sonajero, y luego, aporrearlo cual baqueta de batería jevimetalero… Y luego, ya, si eso, explora otras opciones.

    • Un papá en prácticas
      4 diciembre 2014 at 8:10 am

      Podríamos montar un grupo de rock con ellas, compañero! Iban a triunfar sobre los escenarios! :-))

  15. Avatar
    2 diciembre 2014 at 10:07 am

    jajaja, uno de mis primeros posts habla sobre este tema también…¿quién quiere juguetes si puede jugar con el móvil de su padre?
    Me apunto lo de las pinzas del Ikea, que las normales ya las tiene muy vistas.
    Te paso el link de mi post por si quieres echarle un vistazo: http://dudandoyandando.blogspot.com.es/2014/09/10-juguetes-caseros.html

    • Un papá en prácticas
      4 diciembre 2014 at 8:11 am

      Al final es eso, les atraen las cosas que no son suyas y ven que manejamos sus padres. E imagino que es lo normal cuando están en plena fase de descubrimiento 🙂 ¡Voy a leer tu post!

  16. Avatar
    2 diciembre 2014 at 11:00 am

    jajajaj lo digo siempre pero es que me recuerda tanto a Coquito…. OYe que podemos estar ratos largos intentando echar pasta de dientes al cepillo en lo que pone y quita el capuchón y consigue echarlo…. Las pinzas tanto de las bolsas como de la ropa son su perdición y ni qué decir de poner el tapón a cada cosa!!
    Lo importante es que así valorará más lo objetos cotidianos y no será como una urraca buscando sólo lo que brilla!! EStará más preparada para el día a día
    besos

    • Un papá en prácticas
      4 diciembre 2014 at 8:12 am

      jejejeje ¡Grande esa última reflexión! Nosotros aún no hemos llegado a esa fase del cepillo de dientes. Pero danos tiempo 😛 ¡Un beso!

  17. Avatar
    2 diciembre 2014 at 7:25 pm

    jajaja, a Redondo también le encantaban las pinzas del ikea 😀 😀

  18. Avatar
    3 diciembre 2014 at 9:08 pm

    Pues es una manera genial y barata de que aprenda a hacer esas cosas que mi peque aún no domina. A Maramoto le habría encantado el cesto de los tesoros, supongo que ya sabrás lo que es. Con esa afición por los objetos cotidianos, la habrías tenido entretenida durante horas.
    En la escuela infantil de mi peque hacen un taller que se llama juego heurístico y consiste más o menos en lo que hace Maramoto: meter objetos dentro de otros, aprender formas, a contar y a desenroscar, abrir, cerrar… Básicamente exploración y motricidad fina. Maramoto les iba a dar para el pelo a todos 😉

    • Un papá en prácticas
      4 diciembre 2014 at 8:14 am

      ¡Ha tenido ese cesto de los tesoros! Pero se cansó de los utensilios que había dentro y la verdad es que no se lo hemos renovado. Tenemos que ponernos con ello 🙂 Seguro que disfrutaría mucho la peque con ese juego que mencionas de la guarde. Aunque cuando nos ponemos a encajar piezas, si son de juguete, se cansa a la segunda. A esta niña le van más los objetos del día a día. Nos ha salido económica en ese sentido 😉 ¡Besos!

  19. Avatar
    Raquel USA
    Responder
    26 enero 2016 at 6:47 am

    Mucho tiempo sin dejar un comentario! Hoy no he podido evitarlo! A Bruna le encantan los champús que van con dosificador… Aprieta y aprieta y no veas cómo se puso cuando descifró el mecanismo… Yo pensando… Va si no tiene fuerza… Y cuando me quise dar cuenta tenía champú hasta dentro de las mangas!! Muy limpia mi niña!!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info