El Primer Resfriado: Instrucciones de uso para drama papás

nasaklin-original-aspirador-nasal-infantil-13152-MLC20072074671_032014-F
Aviso para padres: Os puedo asegurar que con Maramoto la imagen no es tan bucólica…

Ocho meses cumple Mara el próximo domingo (¡Dos terceras partes de un año ya!) y hasta la fecha no se había resfriado. Nunca. Algún moquito por aquí, estornudos por allá, unas décimillas de fiebre con las últimas vacunas… Pero nada más. Hasta que la semana pasada se lío parda y nuestra pequeña saltamontes se nos puso pochita con 38 largos de fiebre y más mucosidad que la que se esconde bajo el caparazón de un caracol (La mucosidad sigue todavía su curso). El resultado fue que Maramoto siguió tan activa como siempre, solo que quejándose más. Y que se pasaba las noches despertándose. Pero aparentemente ella estaba bien. Otra cosa eran sus padres en prácticas, que tras dos noches sin apenas dormir tenían los ojos fagocitados por las ojeras y una pinta de zombies que ya quisieran para sí los maquilladores de The Walking Dead.

El foco de la infección lo encontramos en el curso de lengua de signos para bebés del que os hablé el otro día. Había un peque con muchísimos mocos al lado de Mara. Y claro, fue imposible evitar que compartieran juguetes y que les diese por chupar en los mismos sitios. Cosas de niños, vamos. Así que dos días después teníamos todos los mocos en casa, mucho runrún de cabeza por que era algo evitable y muchas dudas y miedos. Así que tras esta primera experiencia me ha dado por escribir unas cuantas instrucciones de uso para padres en prácticas para afrontar el pequeño problema sin montar un drama familiar. Vamos al lío:

1. Tarde o temprano tenía que pasar: Los niños se ponen malos. Por hache o por be acaba pasando. Así que no sirve de nada lamentarse con aquello de “lo podíamos haber evitado”. Cuando más tarden en resfriarse mejor, por supuesto, pero una vez cogido el catarro no queda más que afrontarlo y coger fuerzas para pasar unas cuantas noches sin pegar ojo.

2. Sólo es un constipado: Hay de todo, oye. Pero por regla general un constipado no suele pasar de eso. El bebé estará un par de días pochito y luego volverá a la normalidad. Como nos pasa a los adultos. Está claro que da más pena cuando le pasa a un niño, y más si es tu hijo, pero tranquilo que saldrá de ésta. En estos casos Rajoy diría algo del estilo: “Luis, sé fuerte”. Pues eso.

3. Material de primeros auxilios para constipados: Véase Apiretal para bajar la fiebre y reducir el dolor, termómetro y aspirador nasal (en el caso de existir mucosidad). Puede que el Apiretal acabe espurreado en su ropa y en las sábanas (algo, aunque sólo sea por equivocación, tragará) y que utilizar el aspirador nasal se convierta en una pequeña odisea (tampoco es bueno abusar de él). Pero oye, hay que hacerlo. El termómetro no es necesario usarlo cada 15 minutos. Los efectos tardan algo más en verse. Así que tampoco es necesario hacer un estudio exhaustivo de la temperatura durante las 24 horas del día. Lo digo por experiencia. Y no quiero mirar a nadie.

4. Pide cita con el pediatra: Si es un constipado común, seguramente te dirá que sigas tal y como lo estabas haciendo hasta ahora. Pero siempre es mejor quedarse tranquilo y descartar posibles complicaciones.

5. Por una enfermera en tu vida: Nosotros hemos tenido la suerte de conocer y desvirtualizar recientemente a una enfermera, genial madre y tía molona donde las haya (algún día os hablaré de ella y de sus chicos). Y la verdad es que en estos días que andábamos más perdidos que un gótico en una fiesta ibicenca, tenerla a ella al otro lado del whatsapp ha sido una suerte, porque nos ha recomendado qué comprar y cómo usarlo. Así que si no conoces a ninguna enfermera, ponte manos a la obra. Aunque sólo sea por interés. Es lo que hemos hecho nosotros (guiño, guiño).

6. Todo llega y todo pasa: Morirás de pena por ver a tu bebé malito y morirás en vida por agotamiento y falta de horas de sueño (porque tú no duermes, pero la vida sigue y no te puedes bajar de ella). Pero todo pasa y unos días después tu bebé ya estará de nuevo en plena forma. Tú nunca recuperarás esas horas de sueño, pero llegados a este punto eso ya es lo de menos. Cuando uno es padre se acostumbra al modo zombie. Y las ojeras siempre dan credibilidad. Nadie en su sano juicio creerá que eres padre si no las tienes bien marcadas. Es muy trendy.

¿Cómo fue el primer resfriado de vuestros hijos? ¿Escapasteis del modo drama papás?

 

33 respuestas

  1. 4 junio 2014 at 10:03 am

    Aún no ha llegado el día pero espero tomármelo como vosotros!!!! Es algo inevitable 😉

  2. 4 junio 2014 at 10:23 am

    Aquí seguimos con la bichilla con las defensas por las nubes y no hemos tenido que hacer uso de sacamocos ni nada. De momento, la única preocupación ha sido la fiebre que le sube cuando le ponen las vacunas, pero como siempre dicen que es una reacción normal y ella no se nota molesta, no incomoda y duerme y come como siempre, la verdad es que aún no hemos vivido una de estas escenas de pánico por enfermedad infantil.

    • 4 junio 2014 at 10:25 am

      Y que tarde en llegar! Nosotros estábamos tan contentos…pero fue ir al taller y empezar a incubar. Y ahí sigue con sus mocos. Pobrecica mi niña…

  3. sonia bs
    Responder
    4 junio 2014 at 10:37 am

    Álvaro era el niño que nunca se ponía malo, que sólo iba al pediatra a las revisiones… pero este año ya van tres veces las que ha tenido placas. La primera vez te asustas… después ya te vas acostumbrando, pero de todas formas se pasa fatal.
    Muchos besos para Mara y que se recupere pronto

    • 4 junio 2014 at 10:46 am

      Tal y como dices. El primer día lo pasamos fatal. Ahora sigue con mocos y pasando malas noches, pero ya lo tenemos más controlado y estamos más tranquilos. Esto de ser papás en prácticas tiene estas cosas… 🙂 ¡Gracias y un abrazo grande!

  4. Lucía
    Responder
    4 junio 2014 at 10:41 am

    jajajajaja…. la verdad es que tu relato se ajusta fielmente a la realidad. En mi caso, y soy mamá en prácticas, a mi muñeca le cogió su primera fiebre sin ningún síntoma más, ni motivo justificado por vacunas, a los 2 meses de nacer. Una noche de madrugada se despertó con 39,5 de fiebre, y yo ni corta ni perezosa, a las 3 de la mañana, a parte de darle su dosis de apiretal correspondiente, me dispuse a prepararla un baño con agua “templada” para bajarle la calentura. Todos a mi alrededor pusieron el grito en el cielo al día siguiente con lo que había hecho… “pero que has hecho, verás que resfriado se va a coger, como se te ocurre…”, lo de siempre. La realidad es que a la peque le bajó algo la temperatura y no le volvió a subir, dejándola algo mas tranquila hasta que le hizo efecto el apiretal.

    Después de eso, no se volvió a poner enferma hasta los 9 meses, que empezó la guardería, y a partir de ese momento, nuestra vida no volvió a ser la misma: A partir de ese momento nosotros nos sacamos un bono de 10 para comprar cebollas en el super: Según las habladurías, el mejor remedio para la tos nocturna de los bebés malitos. Y en mi caso, y hasta cierto punto, nos funcionó también con ella que la empezamos a aplicar en nuestros resfriados de adulto.

    El resfriado, hay que pasarlo, se mire por donde se miré, y en el proceso solo podemos intentar que ellos estén lo mas cómodos posibles: Después de probar de todo durante 2 años y medio, me he vuelto un animal de costumbres:

    Para los mocos: Si no es una fábrica de blandiblu constante, es decir, verdes y espesos: Rhynomer y aspirador nasal. Si entra en juego la fábrica de blandiblu, meto en juego el jarabe mucosán y también unas gotas de un aceite mentolado de farmacia para que le abra un poco las vías y respire mejor. El aspirador lo utilizo bastante para que esa mucosidad tan mala no le baje al pecho, que a la larga, es peor, entre un mal y otro, prefiero abusar del aspirador.

    Si entra la tos en juego (y tiene que tener mucha para darle un jarabe)… Descubrí un jarabe maravilloso al cabo del tiempo, después de acumular una cantidad ingente de botes en mi botiquín del baño. Se llama Sekisan. Oye, a la muñeca le va como un guante. La tos le mejora considerablemente. Y por supuesto, además, le pongo la correspondiente media cebolla por la noche en la almohada. Al día siguiente su cuarto se pasa abierto casi todo el día.

    Todo esto no sería lo mismo tampoco sin mis grandes aliados: Los libros de Ken Follet. Cuando por la noche no pueden respirar, ya sea por tos, mocos o ambos, pongo varios libros de miu amigo Ken debajo de su colchón para que duerma inclinada y pueda respirar.

    En fin, espero que mi mezcla de remedios caseros y medicamentos oficiales le sirva a alguien para algo. todo esto teniendo en cuenta que cada niño es un mundo y sus padres también…

    Feliz día a todos!!!

    • 4 junio 2014 at 10:50 am

      Ohhhhh! Me encanta Lucía! Voy a apuntar todos y cada uno de esos remedios caseros que me has contado, porque me parecen más que interesantes. Por lo pronto te diré que vamos a ir ahora comprar el Rhynomer para ayudar en la labor del aspirador. Así que un consejos que puedo tachar ya 🙂 ¡Se los voy a pasar a la mamá jefa! Muchas gracias por tomarte la molestia de comentar y aconsejarnos! ¡Un abrazo y feliz miércoles!

    • minamenen
      Responder
      4 junio 2014 at 1:26 pm

      Muy bueno lo de los libros de ken follet jaja lo tendre en cuenta cuando mi neni se resfrie 😉

  5. 4 junio 2014 at 10:42 am

    Ay amigo! Es algo por lo que pasamos todos… Afortunadamente el bichito se ha puesto muy pocas veces mala.
    En cualquier caso, veo que lo tenéis todo controlado. Ahh y otro truco, si tiene tos la cebolla partida en cuartos hace milagros, eso sí el olor a la mañana siguiente…
    Con lo del modo zombie, prefiero ni comentar. Estoy muy desanimada porque llevo tres noches prácticamente sin dormir. No sé si son los colmillos que le están saliendo, si empezamos con las pesadillas, pero estoy bastante quemada de no pillar 20 minutos seguidos. En fin, habrá que resistir…

    Besos familia y que se mejore Mara!
    PD Muchos besitos son la mejor medicina!

    • 4 junio 2014 at 10:52 am

      Entonces me da que estamos en el mismo Modo Zombie. Nosotros llevamos una semana durmiendo mal y a golpes. Y la mamá jefa está como tú. 20 minutos seguidos a lo sumo. Es normal que estés desanimada, pero hay que volver a subir esa moral. Y si hace falta nos desvirtualizamos para apoyarnos mutuamente, jejejeje

      Apunto lo de la cebolla, porque ya eres la segunda que me lo dice 🙂

      ¡Un besote familia!

  6. 4 junio 2014 at 10:56 am

    Os compadezco y mucho… en nuestro caso la primera vez que se enfermó Redondo ya tenía un año cumplido pero, igual que vosotros, lo pasamos fatal. Hemos tenido suerte porque creo que sólo han sido tres veces las que ha estado enfermito. De momento el saca mocos nunca lo hemos usado, nos apañamos con el suero pero ya me imaginaba que la estampa tan bucólica como en la foto no sería, no.
    Muchos ánimos!!

    • 4 junio 2014 at 11:07 am

      Esa foto sólo es para vender el producto, la realidad es otra 😛 Como buenos papis sufridores, lo pasamos mal. Pero todo pasa! Gracias, compañera!

  7. 4 junio 2014 at 11:11 am

    Espero que mara esté mejor. Además la teta ayuda mucho para mantener la hidratada. Vera sólo estuvo resfriada un día y poca cosa… Sin embargo si cogió una diarrea que se extendió por el pueblo. Ella siempre está bien de ánimo pero se les ve algo quejoso..
    Todo pasa. Pero es importante estar pendiente..
    Mucho ánimo. Un abrazo

    • 4 junio 2014 at 11:19 am

      En ello estamos, compañera. Ahora ya no tiene fiebre, pero sigue teniendo muchos mocos, lo que hace que pase malas noches. Ella y nosotros. Veremos a ver cómo evoluciona. ¡Un besazo y mil gracias!

  8. 4 junio 2014 at 11:48 am

    Oooooooo! Cuidado con las enfermeras y si tienen un bebe parecido al tuyo más aún! Inevitablemente se pondrán enfermos y nosotros nos cambiaríamos 1000 veces por ellos, es difícil no asustarse ni preocuparse al fin y al cabo es nuestro cachorro humano, y debemos protegerlos. Lo estáis haciendo fenomenal, y esperemos que pronto Mara tenga menos mocos y podáis dormir un poco mejor…
    Muchas gracias por las palabras bonitas, así una empieza el miércoles mejor! Un abrazo de otra mama drama.

    • 4 junio 2014 at 2:46 pm

      Voy con cuidado, voy con cuidado. Que no me fío yo de estas enfermeras que tienen un bebé parecido al mío… ejem, ejem 🙂 ¡Muchas gracias, Ana! Encima casi que se nos ponen malos a la par, jajajaja ¡Un besazo enorme!

  9. 4 junio 2014 at 12:21 pm

    ¡¡Ufffff…!! Nuestra lechoncilla viene fina en tema de mocos (y otras cosas) desde marzo, así queee… Y desde entonces, no ha parado.

    Pues te cuento algunas cosas de nuestro caso: el sacamocos está bien, y considero que hay que tener uno a mano… pero nos han contado otras opciones que está bien probar primero. Primero, -espero poder explicarlo bien y no soltar una chorrada- intentar mediante masajes pectorales (presionando ligeramente la caja torácica…) el favorecer el “movimiento” y expulsión de las flemas (moquetes en las vías altas respiratorias). Es una técnica sencilla y da resultado. Es muy posible que se las trague, en lugar de echarlas, pero mejor en el estómago que en los pulmones. Lo importante es que lo suelte como sea.

    Y respecto al Rhinomer y cosas de estas… la verdad es que a estas alturas ya hemos escuchado de todo, de distintas fuentes pediátricas o médicas, así que… escoged la opción que más os guste. Por lo que tenemos entendido, la congestión no la elimina el “chorrazo” gordo, sino simplemente el efecto del suero en sí… por lo que no es realmente necesario chorrear a saco el seno como si fuera un manguerazo; con un pelín de suero fisiológico de una de esas ampollitas que venden, y tumbándola para que entre bien, podría servir. Eso sí, truqui: calentarlo primero -en invierno se agradece-, con las manos, el canalillo -si lo hace mami…-, etc. Pero también nos han dicho que los lavados nasales se hacen con un chorro a cholón, así que… para gustos, colores. Eso sí, esas dos opciones las veo prioritarias antes que el sacamocos; éste, solamente en casos más excepcionales, si se ve que el bebé tiene serios problemas para lactar, beber o comer. Y desde luego, no abusar… el moco el un elemento defensivo del cuerpo, al fin y al cabo. Los bebés van a tener mocos, sí o sí, por norma general.

    Pero lo peligroso de los mocos, también, es que son el punto de partida de cosas más chungas: las otitis (la mucosidad que se acumula e infecta los conductos auditivos), etc.

    Hemos probado varios medicamentos recetados, y bueno… está claro que hay que pasarlo. Y que la guardería es un punto de inflexión, también. Al final te vas acostumbrando… ¡¡Cuando veas a tu bebé estornudando mientras se come una naranja, y ver que le ha salido un velón de grande como una morcilla, y que no puedas evitar descojonarte un segundo por tamaña estampa… sabrás, y verás, que la cosa ya la tienes dominada y asimilada!!

    ¡¡Que se recupere pronto, amigo!!

    • 4 junio 2014 at 2:50 pm

      jajajajaja Menuda escena esa que me dibujas en el último párrafo! Hasta ahora le estábamos poniendo suero antes de aspirar, pero ahora nos acabamos de hacer con el Rhinomer. De todas formas intentamos hacerlo lo menos posible. Dos veces al día como mucho. Una recién levantada y otra antes de acostarse, para que duerma mejor. Aunque con la posición tumbada otra vez se congestiona rápido. Y lo peor es que por culpa de eso no duerme (dormimos) nada y lleva unos días comiendo menos… En fin, será cuestión de tiempo. ¡Gracias, compañero!

  10. 4 junio 2014 at 12:28 pm

    Buenísimo este post. Yo acabo de poner algo sobre el tema. La nena se enfermó por primera vez y eso le cambió la cara por unos días.
    Fundamental el punto 6. TODO PASA. Es el mantra que hay que repetirse para no desesperar cuando los mocos no los dejan ni jugar en paz.
    Pero en realidad te escribo por empatía. Morí de risa cuando vi la foto de la señora usando el aspirador de mocos con un calmo y relajado bebé en brazos.
    Yo estoy ya segura de que mi hija ve al mismísimo demonio cuando le pongo delante el aparatito porque patalea y llora como si la vida se le fuera en ello. Todavía no asocia la facilidad para respirar y la alegría que le viene luego del uso, con el uso mismo.
    Espero que tu Mara se mejore pronto. Y que todos puedan volver a la vida sana y normal pronto 🙂
    Abrazo

    • 4 junio 2014 at 2:52 pm

      Maramoto sigue como si nada. Su ritmo no para. Sólo que ahora lleva el moquillo todo el día colgando 🙂 En vez de la foto que he puesto tendría que haber utilizado la imagen real. Mamá jefa poniendo la cara de lado de la bebé y metiéndole el aspirador. Y papá en prácticas aguantándole los brazos y aspirando. Toda una escena… Espero que tu bebé también se mejore pronto. Siempre tendremos estas anécdotas por contar! ¡Un abrazo!

  11. minamenen
    Responder
    4 junio 2014 at 1:22 pm

    Espero que ya este bien la peque, a mi nena todavia no la alcanzaron los virus/bacterias y demas bichejos (toco madera) pero se que lo llevare fatal… pobrecitos dan una penina cuando se ponen malucos…
    Un beso

    • 4 junio 2014 at 2:54 pm

      De momento sigue con mocos de competición, pero por lo menos ya no tenemos fiebre. Que no es poco. Pero por lo menos ya lo llevamos mejor que hace una semana… Que dure mucho tiempo así, sin ponerse malita! ¡Un beso!

  12. 4 junio 2014 at 2:03 pm

    El Miniser ha tenido mocos para regalar, cada diente que salía los traía de acompañamiento, así que aunque no le dio por tener fiebre, en el tema mucosidades somos unos expertos. Como dices, del aspirador nasal mejor no abusar, por experiencia te diré que si es manual (eres tú el que aspiras) más temprano que tarde acabas cogiendo los viruses, si es automático, no les mola nada, y además, cuanto más aspires, más moco generas. Lo mejor, lavados con suero antes de cada comida. Y como tú dices, nada de obsesionarse con el termómetro!!

    • 4 junio 2014 at 2:56 pm

      De momento llevamos una semana con Maramoto y la mamá jefa malas. Yo aguanto como puedo, jejeje A ver si en los próximos días levantamos cabeza y dormimos un poco más, que estamos muertecicos! ¡Un abrazo!

  13. 5 junio 2014 at 2:17 pm

    El primer resfriado del monstruo? Pues como los primeros dientes: da mucha penita que lo pase mal… hasta que mamando mamando te deja la teta llena de mocos. Que qué quieres que te diga, que se soporta, que no es culpa suya, que piensas que si tenía todo eso dentro claro que respiraba com Dath Vader, pero… qué asco, dios! No me estraña que esta parte no salga en “un regalo para toda la vida”, del Dr. González, porque más de una se replanteaba lo de amamantar!

    • 5 junio 2014 at 2:49 pm

      Uffff…nosotros estamos en una etapa complicada. Con los mocos la peque se ahoga en la teta y cuesta mil que se coja. Si a eso añadimos lo nerviosa que es y que se despista con cualquier pequeño ruido, llevamos una semana de miedo. A ver si el Dr. González hace referencia a esto en próximos libros… 🙂

  14. 5 junio 2014 at 5:11 pm

    Jajajajjajaja jajjajajajaja así es compañero. Cuanto más tarde mejor, pero siempre hay una primera vez.

    Que drama cuando se ponen malos. Jajajjajaja tengas uno! dos, trescientos da igual!!! Es un drama!!!

    Un besote a la mocosa! ! Jajajaja

    • 5 junio 2014 at 5:27 pm

      Ay, compañera. ¡Qué sinvivir! ¡Y qué sindormir! Estoy muertecico. No veo el momento de que llegue el sábado… 🙂 ¡Un besazo!

  15. Raquel
    Responder
    5 junio 2014 at 7:58 pm

    Jajajajaj ooh pobre mara compañero aunque supongo que ya estará mejor. El gordo también se puso malo hará un mes o así, se lo pego el papi que vino del trabajo muy malo y aunque él tuvo fiebre y muy malestar con mocos y tos, el gordo solo cogio un poquito de mocos y unas decimitas en dos días como nuevo. La leche materna es lo que tiene 😉 de todas formas no le deje que lo cogiera mucho muahahaha. Hay que pasarlo!! Muchos mimitos.
    Besotes

    • 6 junio 2014 at 7:46 am

      Qué va. Sigue malita la pobre. Menudos mocos tiene. Esta noche hasta ha vomitado en la cama… Ay, quin patiment! A ver si el finde nos ayuda a recuperarnos y recuperarla! Un besazo, amiga!

  16. Andrea
    Responder
    24 diciembre 2018 at 4:26 am

    Hola pues yo tengo un bebé de tres meses y hace cuatro días está con mocos y nada de fiebre gracias a Dios el tema esq llevo prácticamente cuatro días dándole apiretal por el malestar pero no sé si es bueno que se lo siga dando debería dejar q pasa ? Si se le quitan la mucosidad (la estoy ayudando a limpiar sus fosas nasales con suero fisiológico y el asoirador) . La cosa esq en cuanto vi el primer día q no podía respirar de los mocos q tenía cogí y la di el apiretal y empecé a aspirar le los mocos y cada seis horas se lo administraba creo que por eso no alcanzo a darle fiebre y no lo lleva tan mal, yo llevo fatal verla así con esos mocos y esq encima le están saliendo lagañitas sobretodo de un ojo así q no sé si llevarla a urgencias porque me dicen q no debería ya que hay más virus en las urgencias no sé qué hacer. Gracias

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info