Esos días en que no te separabas de mí: Carta para el futuro

papamara

Querida Maramoto:

Cuando leas esto, tú ya no lo recordarás. O puede que sí, porque con suerte, estos días de los que te hablo habrán sido reemplazados por otros. Sea como sea, quiero dejártelo por escrito. Y dejármelo también a mí. Perdona por este arrebato de egoísmo de tu papá en prácticas. Te prometo que cuando acabes de leer estas líneas me entenderás mejor. Estoy seguro de que cuando te llegue el momento de leerlas ya habrás vivido lo suficiente como para saber que la vida te regala instantes que es recomendable guardar bajo llave y por escrito, que luego la memoria es traicionera.

Desde que empecé a trabajar fuera de casa me di cuenta de que para ti los fines de semana adquirían un nuevo significado. Tú, que hasta entonces habías visto como normal que tu papá estuviese siempre a tu alcance, veías de repente cómo desaparecía de casa durante unas horas. Dice la mamá que me llamabas constantemente, como si a base de repetir “papá” pudieses hacerme aparecer. Y sé yo, que lo viví en persona, que me recibías con un auténtica fiesta al regreso de la jornada y que los días en que te despertabas antes de tiempo, sabiendo como sabías por mis actos que me iba a ir, no te separabas de mí ni un instante y llorabas desconsolada cuando cerraba la puerta tras decirte adiós por décima vez y darte el décimo beso de despedida. No te imaginas la pesadumbre que me acompañaba en el ascensor mientras escuchaba tu llanto camino del garaje…

Los fines de semana eran otra cosa. Percibías que no me iba a ir y parecías pretender recuperar en 48 horas todo el tiempo perdido durante el resto de la semana. “Papá, papá, papá”, gritabas mientras me cogías de la mano para bajarme de la cama. “Papá, papá, papá”, decías para que me sentase contigo a desayunar en esa mesa infantil de Ikea que te compramos y que se convirtió en una especie de mesa de comedor en la que cenábamos todos a ras de suelo. “Papá, papá, papá”, me insistías para que te acompañase al salón a leer esos cuentos que ya me sabía de memoria. “Papá, papá, papá”, repetías una y otra vez para mantenerme siempre a tu lado, como si esa fuese la pócima mágica que impidiese que nos volviésemos a tener que separar cuando llegase el lunes.

Tengo que decirte que mi alma bailaba de felicidad y de orgullo por ese ansia tuya de no separarte de mí. Y tengo que decirte que pocas veces he alcanzado tal grado de plenitud como cuando, en uno de esos días en que no querías separarte de mí, fuimos a pasar la tarde a la piscina y, antes de salir a tostarnos al sol de julio, decidimos entrar a la piscina cubierta para que me enseñases todo lo que habías aprendido junto a la mamá jefa en las clases de matronatación.

Una vez allí no querías separarte de mí y repetías una y otra vez “papá, papá, papá”, como si quisieses enseñarme en primera persona todo lo que habías aprendido en los últimos meses, pero también querías tener a la mamá bien cerca, a la vista. Y querías que yo te llevase por el agua. Y me cogías de la mano para cambiar de piscina. Y nos abrazabas una y otra vez. Y nos besabas de una forma tan espontánea que nos derretíamos un poco más en ese agua a la temperatura del cocido madrileño. Y te veía tan radiante chapoteando en el agua, tan contenta, tan feliz. Y nos abrazábamos los tres (mamá, papá y tú), disfrutando y riéndonos a carcajadas. Me hubiese gustado tener un botón de pause para congelar el instante. Y otro botón para hacer saltar el flash y capturarlo en formato fotografía. Porque si la felicidad, ese concepto tan relativo, existe, debe de ser algo muy parecido a ese momento que vivimos los tres en una piscina atestada de gente en la que por unos minutos fuimos capaces de evadirnos y sentimos maravillosamente solos. Especiales. Únicos. Los tres.

Podría haber sido una de las fotografías de nuestra vida, pero nadie nos apuntó con la cámara en ese momento, así que espero que ahora entiendas por qué quería guardar ese instante bajo llave y por escrito. Este post será esa fotografía que nadie nos hizo. Gracias por regalarnos momentos así. Gracias por esos días en que no te separabas de mí.

21 respuestas

  1. Mamá metalera
    Responder
    22 julio 2015 at 10:39 am

    ay, qué bien te expresas compañero. os deseo mil momentos más como el que nos cuentas porque es que de verdad que son impagables.

  2. 22 julio 2015 at 12:25 pm

    Que post más bonito.
    Tantos instantes que atesorar… hay que disfrutarlos todos!
    Me ha encantado.
    Un saludo.

    • Un papá en prácticas
      22 julio 2015 at 3:36 pm

      ¡Muchas gracias! La verdad es que hay tanto que guardar con estos peques, tantos momentos bonitos para el recuerdo… ¡Ay!

  3. maria
    Responder
    22 julio 2015 at 1:48 pm

    PRECIOSO! Asi, en mayusculas , un abrazo

  4. 22 julio 2015 at 2:49 pm

    Qué bonito, seguro que se te caía la baba! Menudas bienvenidas!

    Siempre he pensado que cuando nos separamos de nuestros hijos aunque sea sólo unas horas, ellos no tienen ni idea de si volveremos en cinco minutos, por la noche, o no volveremos. Para ellos debe ser una incertidumbre horrible! Por suerte cuando van creciendo ya pueden entender que sí volveremos, y aprenden el concepto del tiempo.

    • Un papá en prácticas
      22 julio 2015 at 3:37 pm

      Toda la razón! Mara me hace recibimientos aunque sólo baje dos minutos a tirar la basura jajajaja

  5. Lucía del Ara
    Responder
    22 julio 2015 at 3:06 pm

    Precioso! No puedo decir nada más, todo el que es padre sabe de sobra lo que habéis sentido en vuestro momento piscina… Seguro que habrá muchos momentos más que a la vez siempre sabrán a poco, porque terminan.

    • Un papá en prácticas
      22 julio 2015 at 3:38 pm

      Como decía uno de los personajes de Benjamin Button: “Estaba pensando que nada es para siempre. Y lo triste que resulta”. Lo bueno de que terminen es que abren la puerta a otros nuevos. Nunca dejemos de saborearlos! 😉

  6. 22 julio 2015 at 3:32 pm

    Que bonita carta! Seguro que si Mara no recuerda esos momentos si recuerda otros, cuando sea un poco más mayor, en los que seréis igual de felices 😉

    • Un papá en prácticas
      22 julio 2015 at 3:39 pm

      Gracias, compi! Espero que tenga unos maravillosos recuerdos el día de mañana. Eso será buena señal 😉

  7. 23 julio 2015 at 8:33 am

    Precioso!!! No se que decir porque apenas puedo escribir (tengo los ojos encharcados), seguid así, y sigue escribiéndole cosas tan bonitas, le encantará fijo. Me has recordado que tengo abandonado el cuaderno de recuerdos para mis peques, creo que ya se lo que voy a hacer estos días. Un beso.

    • Un papá en prácticas
      24 julio 2015 at 9:39 am

      ¡Muchas gracias por tus palabras! Retoma ya ese cuaderno. Seguro que es un recuerdo maravilloso para el futuro 😉 ¡Un beso!

  8. 24 julio 2015 at 10:31 am

    Qué bonito, muy tierno.
    Comparto la idea de escribirles. Le encantara cuando sea mayor. Son pequeños detalles inmensos en emociones, que se pueden olvidar.
    Además lo has plasmado con una sensibilidad y credibilidad máximas.

  9. Ana
    Responder
    26 julio 2015 at 10:03 am

    Hola Adrián! Mi bichito también esta loco con su padre :). Me da un poco de rabia cuando se despierta después de toda una noche mamando y busca su cuerpo en vez del mío, jiji. Pienso, ” bandido! Si soy yo la que te atiende por las noches!”. Pero es normal, los papis sois fantásticos y adorables.

  10. 5 agosto 2015 at 12:25 pm

    Es una idea fantastica, sobre todo dado que con la llegada de la adolescencia se desapegan un poco, luego todos llegamos a darnos cuenta de que la family es lo mas importante.

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info