Frases de manual (#10): “Esa niña os está toreando”

Hoy traigo conmigo una frase que admite diferentes versiones y que hasta la fecha, y aunque pueda resultar extraño, hemos escuchado principalmente de dos enfermeras. Y digo lo de extraño porque uno da por hecho que las enfermeras están mejor formadas y no tienden a decir estas tonterías (discúlpenme las enfermeras buenas de este mundo, que las hay y son la gran mayoría). Pero siempre hay excepciones y en todos los sectores cuecen habas. En el mío, el periodístico, más aún. Quizás por eso estoy curado de espanto.

En las dos últimas vacunas de Maramoto, a los cuatro y a los seis meses respectivamente, la peque opuso alguna resistencia (muy pequeña) a tomarse esa inyección que es bebida. Digamos que más allá de oponer resistencia lo que hizo la pequeña saltamontes fue lo que hace con cualquier otra cosa que le metes en la boca (ya sea sólido o líquido). Es decir, tirarla para fuera. Así que ni cortas ni perezosas las enfermeras (cambiamos después de la primera experiencia y fuimos de Guatemala a Guatepeor), no sólo no se conformaron con forzarla de muy malas maneras, si no que se permitieron el lujo de escupir por sus bocas, con muy mala sangre, la dichosa frase de manual.

A mi no me vas a torear como toreas a tus padres.

Ojipláticos nos quedamos. Y la mamá jefa y el papá en prácticas nos limitamos a mirarnos y a acordarnos por lo bajini de todo el gremio familiar de las enfermeras. Porque tampoco era cuestión de decirles cuatro cosas cuando aún tenía que pinchar a nuestra bebé…. Lo cierto, sin embargo, es que esta teoría de que los bebés torean a sus padres tiene muchos adeptos. Hace poco nos paramos con una chica en la calle (no quiero dar pistas por si alguna vez descubre este blog), y Mara la exploradora se puso ansiosa por coger sus llaves. Y como no lo consiguió, se puso a berrear. Eso le sirvió a esta chica (llamémosla X), para hacernos una disección de la maldad de los bebés. Los pobres nacen siendo malos. Nos vino a decir algo así como que estaba muy contenta de llevar a su hijo a la guarde, porque allí aprenden disciplina. Según X, Maramoto ya conoce nuestros puntos débiles y juega con nosotros. ¡Nos torea! Somos cero taurinos, pero va a ser cuestión de plantearse de comprarle a la pequeña saltamontes un capote. Igual apunta maneras…

Y vosotros, ¿pensáis que los bebés nos torean?

41 respuestas

  1. 26 junio 2014 at 10:06 am

    Está clarísimo: los bebés son malvados demonios manipuladores y nosotros sus pobres víctimas. Lo peor es que somos tan imbéciles que somos nosotros los que decidimos tener a esas criaturas infernales…
    Lo que hay que oír.

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      26 junio 2014 at 12:14 pm

      Cuando te llegue el día lo vivirás en tus carnes, compañera. La gente dice muchas tonterías cuando hay un bebé de por medio… ¡Un abrazo!

  2. 26 junio 2014 at 11:28 am

    Bueno, bueno, bueno, la de veces que he oído esa frasecita. Es que mira que somos ignorantes, los bebés son malos por naturaleza y buscan jodernos a base de bien. Menos mal que son pequeños y no llegan, sino abrirían el cajón de la cocina por la noche y vendrían a apuñalarnos con el cuchillo jamonero, seguro vamos. Son pequeños Chuckys, Jasons en potencia, vamos…
    Lo que hay que oír a veces por no estar sordo…

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      26 junio 2014 at 12:15 pm

      No sé quién se sacó esa teoría de los bebés malos por naturaleza. Cuánto daño ha hecho Hobbes… Tapones vamos a comprarnos, compañera, tapones! Un abrazo!

  3. 26 junio 2014 at 12:02 pm

    Madre mía! Que fuerte! Y a la enfermera no se le ocurrió que simplemente la niña no quería tomarse un líquido asqueroso y mucho menos a la fuerza? Qué tal si le abrimos la boca a ella y le intentamos meter algo en la boca que no tenga ni idea de lo que es y encima que tenga un saber bastante desagradable?
    El tema de las enfermeras me pone de los nervios, tuve una experiencia bastante “mala” con la de mi ambulatorio, que decía que mi peque lloraba mucho, comía mal y dormía peor por que yo estaba “agobiada” de estar en casa sin trabajar y me comía demasiado la cabeza. Resulto que lo que tenía mi hijo era alergia a unos cuantos alimentos. Cuando fui a restregarle el informe y las pruebas (de un médico privado) por la cara solo supo decirme….”¡oh, vaya!, bueno, ahora que ya lo sabemos te derivo al hospital, y te ahorras la visita”. De esto tengo que escribir un día en el blog porque las alergias dan muchos problemas y lo hacen pasar muy mal al peque y pueden pasar “desapercibidas” por no presentar signos claros externos.
    En fin, que no todas las enfermeras son así pero algunas se lucen, la verdad.
    Un abrazo!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      26 junio 2014 at 12:18 pm

      Lo de las alergias he fastidiado. Y como dices, como no presentan signos aparentes, pasan muy desapercibidas y suelen asociarse a lo malos educadores que somos. Si el niño llora y tu no descansas es que no lo haces bien. Y ya está. Nosotros ya hemos pasado por dos enfermeras. A cada cual peor. Estamos pensando incluso en cambiarnos de centro de salud. No te digo más… :-S ¡Un abrazo!

  4. 26 junio 2014 at 12:21 pm

    Nosotros también tuvimos un problema con una enfermera que, encima, era madre de gemelos! A la semana de tener a la pequeña no paraba de llorar, no descansaba, no subía de peso…

    La propuesta de la enfermera fue: Ni se os ocurra darle de comer antes de 3 horas, que si no están todo el día enganchados. Nosotros nos quedamos alucinando… a los pocos días, y gracias al contacto de un familiar, nos fuimos a ver a Luis Ruiz, pediatra experto en lactancia y colega de Carlos González (dan consulta en el mismo consultorio de Gavà); el problema de nuestra pequeña era que no se enganchaba bien y estaba muerta de hambre.

    Es lamentable que se produzcan esas situaciones en la sanidad pública; lamentablemente esto también pasa muchísimo en los pediatras…

    En fin, no nos queda ‘ná’.

    • 26 junio 2014 at 12:21 pm

      Por cierto, no sé yo si me habría podido aguantar de contestarle eh? jaja

      • Un papá en prácticas
        Un papá en prácticas
        26 junio 2014 at 12:37 pm

        Estaba en juego el culete de nuestra pequeña. Y aún así la tía entró a matar… ¡Maldita!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      26 junio 2014 at 12:37 pm

      Lamentable porque se pierden muchas lactancias así, por la existencia de pediatras y enfermeras con cero formación e información sobre el tema. Y se hacen muchas cosas “mal” por seguir consejos trasnochados y carentes de lógica. Ánimo porque nos queda mucho que aguantar, compañero 😉

  5. 26 junio 2014 at 1:35 pm

    ¡Madre mía qué enfermeras! Para matarlas, qué empatía. Me da la sensación de que la gente cree que los bebés tienen que hacer las cosas y comportarse como dicen los adultos porque sí, sin tener en cuenta que si a nosotros nos vinieran con una inyección bebible, así por así, tampoco lo haríamos. ¿O esas listas de enfermeras se iban a dejar? Qué falta de respeto decir algo así. Y lo de la chica de las llaves, más de lo mismo. Todo el mundo sabe que los bebés son pequeños demonios, claro, sólo vienen al mundo a joder la manta. En fin, desgraciadamente es una frase manida y desde luego se ha ganado un hueco en tu manual. Ay que ver las veces que se dice. A mí, que también soy antitaurina, no me gusta nada de nada 🙁

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      26 junio 2014 at 4:34 pm

      La verdad es que desconozco el porqué esa concepción del bebé como hijo del mal… Y lo que es más importante, desconozco por qué esa concepción tiene tantos adeptos. Con lo inocentes y bonitos que son nuestros niños… Y oye, que si me torean es porque quiero. Y ya está 🙂 ¡Un abrazo!

  6. 26 junio 2014 at 1:44 pm

    Esta frase se escucha por doquier… Creo que fundamentalmente todo aquel niño que no hace todo lo que le dicen es que torea a sus padres… Faltaría más!!

    Supongo que muchos adultos, como no son capaces de imponer su postura frente a otros adultos se aprovechan de los niños… En fin, habrá que ponerse “zen” como dices…

    Un abrazo!!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      26 junio 2014 at 4:37 pm

      Es así, compañera. Si el bebé no hace lo que le dices (aunque tenga seis meses y no te entienda), es que te está toreando. Y no hay más que hablar… Muchas veces me tengo que cortar para no contestar… Paz y amor 😛 ¡Muak!

  7. 26 junio 2014 at 4:05 pm

    Por desgracia, se oye demasiado… En exceso!
    Yo creo que si la gente cree que los bebés son nuestros enemigos… Para qué tienen hijos?
    A mí que Coquito sólo quiere estar conmigo soy la diana de todas las críticas por cogerla o dejarle algo que quiere…
    Ánimo. Me encanta la sección
    Besos

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      26 junio 2014 at 4:39 pm

      Nuestro caso es como el tuyo. Como siempre la tenemos encima, le dejamos coger todo lo que quiere (siempre que no sea peligroso para ella) y la dejamos ir a su ritmo, la gente inmediatamente asocia eso con que el bebé es malo y hace lo que quiere. En fin… ¡Un besote!

    • 27 junio 2014 at 11:51 pm

      Es que os dejáis. Mi marido y yo ya teníamos fama de morder antes incluso de casarnos (a mi me llaman “sargento” desde que tengo uso de razón, y mi marido tenía fama de agotar a la familia argumento tras argumento… y certeros!). Así, aunque alguno hizo algún tímido comentario al nacer el monstruo, con una mirada bastó.

      Hoy en día los problemas son solo con la gente de fuera de casa: hoy se ha acercado a mi marido en el mercado una desconocida a reirse de que finalmente le hubiera puesto zapatos al niño. “Pues no será porque ya camina, señora?” ha sido lo más suave que le ha podido soltar, porque lo cierto es que todas las abuelas del mercado (para sorpresa de las dependientas, que semana a semana alucinaban de lo pesada que es la gente) se han pasado el invierno cortándole el paso para recriminarle que el niño, de 8-12 meses, no llevara zapatitos.

      Es que la gente es meticona: pues sí, soy aficionada a la las revistas del corazón y quiero que mi hijo sea la próxima Paris Hilton, consentido y ególatra. Hay que j***!

  8. Paula
    Responder
    26 junio 2014 at 6:13 pm

    Yo he escuchado muchas tonterías pero afortunadamente esa aún no

    • 26 junio 2014 at 6:27 pm

      Telita las enfermeras por cierto,no sé cómo os contuvisteis

      • Un papá en prácticas
        Un papá en prácticas
        27 junio 2014 at 10:13 am

        Una de ellas se nos puso a cantar el Cara al sol. No te digo más… :-S

      • 27 junio 2014 at 11:13 pm

        Mande??? Pero a qué centros médicos vais vosotros?! Conozco a gente que, antes de cambiarse de casa, mira a qué escuela quiere llevar a los nenes, para comprarla cerca y tener más puntos. Os habéis planteado hacer lo mismo con el médico?

        Y para enfermeras… la nuestra pesó al monstruo con su mano encima. Estaba encantada de lo que había engordado! XDD Falta decir que estamos en proceso de cambiar de enfermera.

      • Un papá en prácticas
        Un papá en prácticas
        30 junio 2014 at 9:52 am

        Yo qué sé, Roser. Yo qué sé… 😛 Vamos al que tenemos al lado de casa, pero aquí las enfermeras parecen todas cortadas por el mismo patrón. No nos queda nada… más que aguantar. Y respirar hondo. O buscar otro centro de salud :-))

      • 3 julio 2014 at 1:45 pm

        What??? Pero en qué barrio vivís?? En el de la familia Alcántara???

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      27 junio 2014 at 10:12 am

      Considérate una afortunada entonces :-))

  9. 26 junio 2014 at 7:07 pm

    Que rabia me dan esas frasecitas!!! Pobrede solo son niños están aprendiendo y probando sus capacidades… Buf yo no se si hubiera aguantado sin decirle nada…. Que quieren bebés quietecitos y que no hagan nada?! Así son los bebés… Un abrazo

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      27 junio 2014 at 10:13 am

      Eso parece. O igual es que no han sido madres en la vida. Con menudas enfermeras hemos topado… 🙁

  10. 27 junio 2014 at 12:39 am

    Madre mía las enfermeras!! no se como os pudísteis contener!!?? aunque no se de que me asombro cuando tengo una pediatra que suelta por su boca telita…

    Esta frase estoy harta de escucharla y lo peor en círculos muy cercanos…que no se como se atreven, porque siempre salto.

    Besossssss

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      27 junio 2014 at 10:14 am

      Que no le hubiese puesto todavía las inyecciones nos contuvo. Aunque creo que a la próxima le salto al cuello. Sin intercambiar palabra 😛 ¡Un besote!

  11. sonia (la mamá de Álvaro(
    Responder
    27 junio 2014 at 12:43 am

    Por si t sirve de consuelo, Álvaro tb me torea a mi, según los demás. Según yo mi hijo está aprendiendo, poco a poco, qué se puede hacer y qué no. Por supuesto conmigo y su padre “se pasa màs”, es normal. Si tienes un día malo normalmente t desahogas y aprovechas de los que tienes cerca. No vas a ir a torear al vecino, no?
    En fin, q la gente habla mucho y en la mayoría de los casos de niños saben muy poco.

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      27 junio 2014 at 10:15 am

      Esa última frase es el resumen perfecto de la situación. La mayoría de la gente habla sin saber nada. Y ahí es cuando empiezan los problemas… ¡Paciencia!

  12. 27 junio 2014 at 11:17 am

    Sí, sí eso de que los bebés son muy listo (para lo que queremos, porque para otras cosas bien que decimos que como son pequeños no se enteran de nada) y que nos torean y se ríen de nosotros es de lo más común. Lo que veo más raro es que te lo diga el personal médico (aunque de todo hay en la viña del señor)porque se supone que al menos ellos deberían estar alejados de este tipo de creencias, falsos mitos, etc. Creo que este tipo de sabiduría popular la tenemos tan arraigada que es difícil deshacerse de ella.

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      27 junio 2014 at 7:56 pm

      Muy difícil que desaparezca. Eso lo tengo claro. Pero uno pensaba que el personal médico estaba en otro nivel. Desde que soy padre veo que para enfermedades, sí. Pero para cuidar a un bebé, no.

    • 27 junio 2014 at 11:39 pm

      Los bebés no se ríen de nosotros, se ríen CON nosotros. A veces, con respuestas como estas he dejado patidifuso a más de uno. Yo no sé, con la poca gracia que tengo normalmente, como tengo estas ocurrencias en lo que al monstruo se refiere. ¿Será instinto maternal?

  13. Raquel, Eldiariodetumami
    Responder
    27 junio 2014 at 6:33 pm

    Jajajajajajaja sí esta es muy parecida a la que me han dicho a mi; los bebés son muy listos y saben mucho. Eeeeing? Claro parimos tontos no te jode. De verdad que aveces no lo entiendo eh, no se que espera la gente….y muy mal por parte de esas enfermeras, a mi me ponen negra!!
    Besotes

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      27 junio 2014 at 7:57 pm

      Si es que parís hijos del demonio. Eso no son bebés, son el mal hecho niño! :-)) Lo que hay que escuchar, compañera… ¡Un besazo!

  14. marilia
    Responder
    27 junio 2014 at 8:53 pm

    Se me borró el comentario… Upss..mola mucho el blog y ahora con los cambios mucho más!!.esta mañana un “buen señor mayor” me aborda en plena calle para decirme que “mi niño iría mejor en el cochecito”porque lo llevaba al brazo (más de 9 kg) y empujaba el cochecito con la otra mano a duras penas..y le digo(no se ni porque le dirigi la palabra)que no quiere ir que prefiere brazos..y me suelta que “si dejo que el niño me manipule con 7 meses” alucinando me he quedado y porque era un abuelo pero me he quedado con ganas de mandarlo por ahi…en fin…que concepto de los bebés y que atrevimiento de criticar la crianza de los demás!!!! Me ha pasado parecido con las otras frases de manual que describes y lo del personal sanitario…clama al cielo…

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 9:50 am

      España está lleno de padres y madres. Hay más que seleccionadores de fútbol. Todo el mundo se cree capacitado para opinar sobre la crianza de nuestros bebés… Paciencia, compañera. ¡Y mil gracias por tu comentario! ¡Un abrazo!

  15. 27 junio 2014 at 11:35 pm

    Uf! Fue uno de los primeros temas con papá. El nene aprendió a toser y le dio miedo que nos manipulara.

    Tuve que explicarle que manipular lo hacías cuando tenías una intención oculta: si te pido una cerveza no te estoy manipulando, pero si te comento el mal día que he pasado y el calor que tengo y que lo que me apetece es una cerveza pero no puedo con mi alma… pues eso ya puede ser manipulación. Y que, para que el nene no tuviera que andar manipulándonos para conseguir nuestra atención lo mejor era dársela antes de que la pidiera.

    Mano de santo! A 15 meses, nadie nos dice ya esta frase, porque no se ha visto sobre la faz de la tierra bebé más independiente (cuando no ha pasado mala noche, cuando no está a punto de caer rendido de cansancio, cuando… Mara también llegará a eso) y autocrático. Cuando no quiere algo (teta incluída; avisa a mamá jefa que llegará un día en que Mara dirá: “no, ahora no quiero más teta, ahora quiero Z”) dice “no”, y listo. Y, a base de respetarle los nos, cuando somos nosotros los que decimos “no”, obedece (otra vez: cuando no ha pasado mala noche, cuando no está a punto de caer rendido de cansancio, cuando…).

    La gracia ha sido (y eso desarma a los partidarios de la maldad infantil) enseñarle a decir también que sí (cuando le das algo que le apetece, antes de cogerlo dice “si”, y alarga la manita ^_^). En el fondo, decir que un niño es malo cuando tiene una edad tan escasa es como decir que el Gúguenjeim es feo cuando aún estaban levantando las paredes y las vallas estaban llenas de pintadas y graffitis: espera que hayamos acabado de educarle y me dirás si es bueno o malo. Antes, simplemente, es instintivo como un animalito: si respetas a un perro te respetará, si mimas a un gato, puede llegar a adoptarte, si amas a un bebé puedes llegar a hacer de él un Gandhi o un MLK; si maltratas a un perro te morderá, si descuidas a un gato te abandonará, si no atiendes a un niño no te dejará dormir. (Incluso así prefiero un niño a cualquier otro animal ^_^)

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 9:53 am

      Creo que te voy a abrir una sección en el blog porque tus comentarios siempre son una extensión de mi pensamiento. Qué grande eres, Roser!

  16. 2 julio 2014 at 3:17 pm

    Alucino con las enfermeras esas!! Deberían hacer test psicológicos de vez en cuando al personal sanitario porque hay algunx al que habría que encerrarle!!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      2 julio 2014 at 4:48 pm

      Nosotros parece que tenemos imán para atraerlas. Qué barbaridad. Dos de dos! Y seguimos para bingo 😉

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info