Frases de manual (#9): “Déjala que llore que así ensancha los pulmones”

Ante la gran acogida la semana pasada del retorno de los greatest hits de las frases del gran manual de la crianza, no he tenido más remedio que continuar con esta sección que, por otra parte, es una de mis favoritas. Es decir, que hubiese continuado igual, pero que siempre viene bien ver que la gente se enciende y debate apasionadamente sobre algo que has escrito en un blog que cuando creaste pensabas que no leería ni tu madre. Llámalo subidón de autoestima o llámalo x, pero la cosa es que se agradece y mucho, compañeros de batallas domésticas.

Así que sin más dilación nos metemos de lleno con la novena frase del gran manual de la crianza. Y de paso, nos metemos de lleno en la escena. La localización puede ser cualquiera, pero es imprescindible que en la primera escena el bebé esté sentado o tumbado, ya sea en el cochecito, en la trona, en la cuna o en la hamaca de rigor. Y también que a parte del propio bebé y sus padres, allá algún protagonista secundario. Cuantos más mejor. Y si pueden ser de cincuenta años para arriba mejor, aunque también valen jóvenes que hayan mamado desde pequeños el guión del prototipo de personaje antes mencionado.

Plano general en el que se ve a la bebé, en este caso Maramoto, sentada en su parque de bolas. Aparentemente está tranquila jugando con las bolas y dos mordedores mientras su papá en prácticas, su mamá jefa y los otros actores secundarios la observan y hablan sobre la evolución del euribor y su influencia en el sistema hipotecario español (por ejemplo). Plano medio de la pequeña saltamontes acompañado de música de suspense de fondo que, mediante un zoom, se va acercando a su cara hasta que ésta ocupa toda la pantalla en un gran primer plano en el que vemos cómo cambia el gesto de nuestra bebé, que tras unos pucheros de rigor se pone a llorar y a gritar desconsoladamente.

La cámara enfoca ahora en un plano americano a los papás de Mara la exploradora, que ya se levantan sin prisa pero sin pausa a coger a su renacuaja antes de que siga llorando. Vemos como la mamá jefa gana la carrera y en un igualado sprint final alcanza a la bebé antes que el papá en prácticas, que paga caro haberse hecho el remolón para levantarse. Entonces la imagen se centra de repente en uno de los personajes secundarios, que por la expresión de su cara parece no entender las prisas de los padres de Maramoto por cogerla antes de que llore más. Plano de detalle de la boca, de la que emerge un sonido gutural y molesto:

Déjala que llore que así ensancha los pulmones.

La verdad es que no sé cuántas veces hemos visto ya este corto. Y aún así, y aunque no nos guste, tenemos que seguir viéndolo. Cada dos por tres. ¡¿Déjala que llore que ensancha los pulmones?! ¿Hay algún estudio científico que demuestre eso? ¿Y qué pasa si no le dejas llorar y, por tanto, no ensancha los pulmones? ¿Tendrá problemas de crecimiento? ¿Será una niña con problemas respiratorios?

Además de ser una de las grandes frases de manual de la crianza, éste es uno de los grandes falsos mitos que rodean a los bebés en sus primeros meses de vida. Porque no, llorar no ensancha los pulmones, pero por el contrario si que puede tener otras consecuencias de orden psíquico, ya que el bebé se siente solo y desprotegido y no es capaz de entender por qué motivo nadie va a auxiliarle cuando lo necesita.

Y vosotros, ¿habéis sido protagonistas principales de este corto en alguna ocasión?

36 respuestas

  1. Avatar
    28 mayo 2014 at 9:16 am

    Pues efectivamente eso de que ensancha los pulmones es una soberana estupidez¡¡¡¡¡. Yo sinceramente creo que dejar llorar a un niño es simplemente cruel. Cuando decidi tener hijos tenía claríiiiisimo que ni les iba a dejar llorar ni les iba a dejar de coger, y tantas chorradas mas….
    En fin, siempre he cogido a mis hijos todo lo que he querido y mas y no les he dejado llorar nunca y oye parece que tienen los pulmones en perfectas condiciones.

    • Avatar
      28 mayo 2014 at 9:20 am

      Me dejas más tranquilo. Estuvimos a punto de llevarla al especialista para ver si estábamos haciendo algo mal con sus pulmones… 🙂 Esta gente…

  2. Avatar
    28 mayo 2014 at 10:15 am

    Esta es de las más chungas que hay… hay alguna que hace gracia pero es que esta no veas la gente que cuajo tiene…

  3. Avatar
    28 mayo 2014 at 10:42 am

    No sabes lo que odio esta frase. Me pone los pelos de punta! ¿Como podemos ser tan crueles?
    La primera vez me la dijo la pediatra en la revisión de los 15 días!!! ¿Cómo t puede decir eso un profesional?
    La ultima vez me la han dicho este fin de semana. Cuando fui a cogerlo vino la siguiente frase de manual: lo estás malcriando!!!
    En fin… Q pena de algunos niños, pq les dejarán llorar, y de algunos adultos, q ni se plantean que los niños tienen sentimientos

    • Avatar
      28 mayo 2014 at 10:45 am

      “Lo estás malcriando”. Total. Es otra frase de manual, jajajaja Yo también pienso en esos niños que llorarán sin obtener respuesta de nadie. Pobrecitos… Y, como dices, muchos profesionales son los peores. La última vez la enfermera, cuando le iba a dar a Mara una de esas vacunas bebidas, le suelta: “Ven aquí, que a mí no me vas a torear como a tus padres”. ¡A una niña de por entonces seis meses! ¡Tremendo!

  4. Avatar
    28 mayo 2014 at 11:05 am

    Esta frase es la que menos he escuchado! Quizás debido a mi profesión la gente no se atreve mucho a decirme cosas que harán que me ría en su cara! Jajajaja que mala soy! Pero me ha encantado la escena del corto, aunque a veces da para una película entera e incluso una saga! Lo que esta claro es que cuando un bebe llora todo el mundo opina, como dice “A” todo el mundo lleva un entrenador de fútbol y una madre dentro! SONREÍR Y OLVIDAR! Un abrazo.

    • Avatar
      28 mayo 2014 at 11:12 am

      Eso mismo que dice “A” digo yo. Total. Es increíble como estas frases pasan de generación en generación, aunque no tengan ningún sentido ni base científica. ¡Un abrazote!

  5. Avatar
    28 mayo 2014 at 11:58 am

    Jajajaja! Me he imaginado la escena con todo detalle. Esta es la segunda frase que más he escuchado desde que nació mi primer hijo. La tercera frase es la de “que se acostumbrará a….. (todo)”. Y la primera, que es muy curiosas pero a mi me tenía hasta las narices es “Por la teta le va”. Que el niño no se acaba la fruta: ¡Pa mi! Que sobra comida después de una reunión familiar: ¡Pa mi! Me tenían frita con la obsesión de que comiendo mucho de todo, sobretodo lo que más grasa y azúcar tuviera, iba a tener más y mejor leche. Que no digo que lo que una come no pasa a la leche, sino que no hace falta ser la “basurillas” de la família para dar el pecho a tu bebé. OH!! Que hartura!! Y me han venido todos estos recuerdos a demás de leer tu artículo porque justo ayer le dijo eso mismo la panadera a una chica que estaba comprando su pan tranquilamente “¡Cometelo tú que por la teta le va!”.

    • Avatar
      28 mayo 2014 at 2:47 pm

      jajajaja Nunca había escuchado eso de “Por la teta le va”. Madre mía, te tenían de contenedor de reciclaje alimenticio! Pobrecilla! jejejeje

      • Avatar
        28 mayo 2014 at 6:51 pm

        No??? pues mi suegra la tenía casi cada día en la boca, y en el pueblo ya ni te cuento. No sé si viene de Andalucía o es de aquí, pero ya te digo, que ayer mismo en la panadería la volví a escuchar. La verdad es que es graciosa la frase….

  6. Avatar
    28 mayo 2014 at 12:12 pm

    A ella no se le ensanchan los pulmones de llorar, a tí se te colapsan los oídos de escuchar tonterías!! XD

  7. Avatar
    28 mayo 2014 at 1:08 pm

    Yo he comenzado a seguir a una chica que tiene un blog justo con ese nombre. A mí me lo dicen de vez en cuando, y mira que oír llorar a la bichilla es raro (bueno sí, con las tías maternas de su papá coge cada berrinche. pero con la gente normal no hace eso), pues aún así ya empiezan los análisis pediátricos sesudos y profundos acerca de la capacidad pulmonar que adquirirá la niña si la dejamos llorando a grito “pelao”. Pues está decidido ¡la bichilla no será soprano y punto! Tendrá que buscarse las habichuelas de otra forma (por lo visto los padres de la Caballé tuvieron que aplicar el método Estivill antes de que este lo patentase ¡y mira que prodigio de voz sacó la niña!).

    • Avatar
      28 mayo 2014 at 2:50 pm

      A la nuestra no vamos a forzarla, que sus lloros y chillidos son más bien estridentes. Si cantase como la Caballé, igual hasta la dejábamos un rato 😛

  8. Avatar
    28 mayo 2014 at 1:21 pm

    Hay que oír tantas tonterías en esta vida… yo intento hacer oídos sordos y ante estos comentarios directamente no digo nada y hago lo que me da la gana o pongo una sonrisa educada y sigo haciendo lo que me da la gana.
    A mi también me encantan tus frases de manual 🙂

  9. Avatar
    Naragm
    Responder
    28 mayo 2014 at 1:44 pm

    Esta, junto con tu frase de manual #6, no las soporto! Que cada uno se meta en su vida y críe a sus churumbeles como le salga del arco del triunfo. Cuanto “profesional” de la crianza y la educación hay sueltos por el mundo.
    P.D: Añado una que le gusta mucho a mi suegra refiriéndose a la teta: ¿Pero otra vez le toca comer? No, no es que le “toque” es q quiere y punto!
    Y no sigo q me enervo! :)))

    • Avatar
      28 mayo 2014 at 2:52 pm

      He tenido que buscar la 6, que no me acordaba de ella. Y no me extraña que no las soportes. ¡Son un clásico! La de “Pero otra vez le toca comer?” es muy del rollo de “Te está utilizando como chupete”. Dejad a los niños que aprovechen ahora, anda! Ay, vamos a tomárnolo con filosofía, compañera! Un abrazo!

  10. Avatar
    28 mayo 2014 at 1:51 pm

    Que pesadez de gente. Que se metan sus opiniones donde les quepan ¡che (coll**s)! A ver si se les ensancha a ellos el cerebro y dejan de decir tonterías y se ilustran un poco más.

    • Avatar
      28 mayo 2014 at 2:53 pm

      jajajajaja Sería lo suyo. A cerebros más anchos menos frases de manual. Aunque oye, me quitas el negocio, jejeje ¡Un abrazo!

  11. Avatar
    Raquel
    Responder
    28 mayo 2014 at 8:29 pm

    Jajajajajajja pedazo plano!!! Que tela, a nosotros no nos han dicho esta frase, aun…
    No se a cual peor la verdad, me encanta esta sección, ya te lo he dicho verdad? Jajajaj
    Besotes

  12. Avatar
    28 mayo 2014 at 9:20 pm

    La verdad es que a mi esa frase no me la han llegado a decir, pero vamos, me parece una estupidez, hay que oír cada tontería…

  13. Avatar
    28 mayo 2014 at 9:20 pm

    Tengo que reconocer que es la única frase de manual que no me han dicho nunca! Menos mal que de esa me he librado!

    Un abrazo!

  14. Avatar
    29 mayo 2014 at 12:42 pm

    Me identifico, sí, esta también la he vivido. Y volvemos a lo mismo de siempre, si en vez de acudir a cogerla en brazos, hubieriais hecho oidos sordos del llanto de Mara seguro que algún secundario presente iría a cogerla o soltaría un “vaya padres, ven a la niña llorar y no se inmutan”. Da igual lo que hagas que siempre sera´criticado. A los secundarios jóvenes aleccionados que lo dicen, habrá que recordárselo cuando sean padres, que seguro que cuando hablan con tanta libertad es porque aún no tienen descendencia. Y te dire, que al Miniser nunca le hemos dejado llorar sin consolarle y tiene unos pulmones sanísimos!

    • Avatar
      30 mayo 2014 at 7:37 am

      De lo que se trata es de entrometerse. En España todos tenemos alma de seleccionadores de fútbol. Y de padres… ay, señor

  15. Avatar
    minamenen
    Responder
    29 mayo 2014 at 1:44 pm

    Cuantas veces habre oido eso!!, y yo me pregunto… porque no ponen el llanto como tratamiento para enfermedades pulmonares varias? Como ensancha tanto los pulmones…
    En fin como suempre ni caso, y a seguir cogiendo a la peque al menor ay!

    • Avatar
      30 mayo 2014 at 7:39 am

      Oye, que igual es un tratamiento pulmonar el lloro y no nos hemos enterado… 😀 Ay, compañera, cuánto nos queda por aguantar…

  16. Avatar
    Sandra
    Responder
    30 mayo 2014 at 8:33 am

    Por dios, me parto con las frases de manual!! Esta también se lleva la palma, porque digo yo, quién fue el arrapado jo-puta que dejó llorar a su bebé por primera vez y soltó tal frase para no sentirse culpable!? Pero lo fuerte es que la gente se lo crea y lo siga diciendo… Menos mal son cosas de abuelas (que yo he descuierto una señora rottenmeyer dentro de lo que era mi dulce suegra!)
    Lo peor es que te suelten estas tonterias donde no toca, y gente desconocida… Niña, si coges a la cria se te va acostumbrar (otra frase que ya has hecho, sin desperdicio..). Pero señora, cuando quiera consejos crueles de gente que no conozco ya la vendré a buscar… Además, seguro que esta misma señora si la hubiese conocido un poco, lo segundo que habria soltado seria: ay que mona, ¿me la dejas coger? PERO NO SE ACOSTUMBRABA???? De mala leche, me pongo de mala leche…
    Otra frase que me suelen decir mucho muchísimo es si AUN la sigo dando pecho (3 meses…) porque, porque, ellas no “llevaban”… Ahí está el eslabon perdido del porqué no nos hemos extinguido, la proliferación de abuelas sin suficiente leche,… En fín, cada vez que lo oigo sólo pienso en el crack que vendió tan y tan bien la leche de fórmula y en lo mucho que se debe estar riendo

    • Avatar
      30 mayo 2014 at 8:38 am

      jajajajajaj ¡Total! Eso último lo hablamos mucho la mamá jefa y yo. ¡Las mujeres sin leche! Anda que no tiene poder la industria para cambiarlo todo a su antojo. Por suerte cada vez hay más gente informada, pero antes te decían estas frases y te ponías a temblar de lo mal padre que (en teoría) eras. ¡Ánimo, compañera! ¡Y un abrazote!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info