Jugar para que nuestros hijos sueñen con ser todo lo que quieran ser

La semana pasada, para un reportaje que publiqué en Madresfera sobre la literatura infantil que lucha contra el machismo y los estereotipos, hablaba con Raquel Díaz Reguera, autora del genial álbum ilustrado ‘¿Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa?’. Me decía la escritora e ilustradora sevillana que, según datos de un estudio, a los 9 años si un profesor en un aula pide que los alumnos inventen un cuento y no da sexo al personaje principal, al decir que éste es inteligente, brillante y audaz, todos, niños y níñas, escriben directamente sobre un personaje en masculino. Este dato coincide con los obtenidos por una investigación de las universidades estadounidenses de Princeton, Nueva York e Illinois y del que se ha hecho eco la campaña #papisBarbie. Según los resultados del mismo, a una edad sorprendentemente temprana “las niñas empiezan a pensar que son menos brillantes que los niños”, algo que en palabras de los investigadores “puede condicionar” la vida de estas pequeñas, alejándolas de sus carreras científicas y técnicas.

Por eso, para evitar que sea arrastrada por esos estereotipos, en casa intentamos siempre fortalecer en Mara un mensaje: que ella puede hacer todo lo que se planteé. Que traducido a largo plazo es un “vas a poder ser lo que quieras ser”. Y lo mismo, cuando llegue el momento, haremos con Leo, por supuesto, porque citando de nuevo a la buena de Raquel Díaz Reguera, “al final ser niño o niña es lo menos trascendente que existe”. O, por lo menos, así debería serlo.

#papisBarbie03

Así que con Mara, como imagino que hacemos la gran mayoría de padres hoy en día, pertenecientes ya a una generación mucho más concienciada con la igualdad de género, jugamos indistintamente a muñecas, a fútbol, a hacer puzles, a cazar insectos con nuestras herramientas de científicos o a ser médicos, bomberos o policías. Incluso (creo) hemos superado también como sociedad que las muñecas solo sean princesas o personajes dulces y frágiles y hoy en día, cuando jugamos, son también bomberas, futbolistas o doctoras. Porque como padre, pienso que no hay mejor herramienta que el juego para que nuestras hijas (y también nuestros hijos) vayan interiorizando el concepto de igualdad, un ideal que no les coarta la libertad a causa de su sexo o de estereotipos vinculados a él, un mensaje que les va a permitir luchar por sus sueños, por aquello que quieran ser, independientemente de si son mujeres o hombres. Solo así podrán romper los techos de cristal que lamentablemente aún existen en nuestra sociedad pero que están ahí precisamente para eso, para que una nueva generación de chicas venga a romper aquellos que todavía no consiguieron derrumbar sus bisabuelas, abuelas y madres.

“No hay mejor herramienta que el juego para que nuestras hijas (y también nuestros hijos) vayan interiorizando el concepto de igualdad, un ideal que no les coarta la libertad a causa de su sexo o de estereotipos vinculados a él”

La campaña #papisBarbie

Recuerdo que cuando éramos pequeños mi hermana tenía un sinfín de Barbies y de accesorios de la mítica muñeca de Mattel. Yo en cambio les hacía poco caso, porque era un obseso del fútbol. No es que no jugase a las muñecas, es que tampoco jugaba con ningún otro tipo de muñeco porque mi única obsesión era el fútbol, ya fuese practicándolo en la vida real (a mi madre la tenía loca con el balón), en formato chapas, viéndolo en la televisión o jugando en un videojuego, donde también solo me gustaban los de fútbol. Era así de monotemático.  Tampoco es que de mayor tuviese un especial aprecio por las Barbies (quizás por ese glamour y ese físico inalcanzable que a veces, como era mi caso, genera cierto rechazo), pero tengo que reconocer que mi percepción ha cambiado desde que he conocido más detalles, como que su creadora, Ruth Handler, la concibió hace casi 60 años como un vehículo para mostrar la capacidad de elección de las mujeres. Sirvan como ejemplo las más de 180 profesiones que ha desarrollado la muñeca durante su historia: desde astronauta a doctora pasando por medallista olímpica.

Ahora Barbie está queriendo volver a potenciar el mensaje inicial de su creadora, porque a través de esta muñeca y de otros juguetes, a través del juego libre, podemos demostrarles a nuestras hijas que no hay nada imposible, que pueden llegar hasta donde quieran, ser lo que quieran ser. Por eso me gusta especialmente uno de los mensajes de la campaña: “El tiempo pasado con nuestros hijos en su mundo imaginario es una inversión en su mundo real”. Conscientes de eso los padres hemos superado también las barreras invisibles y absurdas que nos impedían jugar a muñecas e invertimos nuestro tiempo tirados en el suelo con nuestras hijas, imaginando mundos imaginarios con ellas. Mundos que, algún día, puede que se hagan realidad. Nos han bautizado como los #papisBarbie. Y el vídeo no puede ser más molón:

En Barbie han tenido que ver que yo juego con mi hija todo lo que puedo y más, así que han considerado que también entro en la categoría de #papisbarbie. Por eso os animo a participar en un sorteo que han lanzado en Instagram y en el que yo voy a elegir cinco ganadores que se llevarán dos camisetas a juego (una para papá y otra para la peque) y un set de productos Barbie. ¿Qué tenéis que hacer para participar? Es muy sencillo. Solo tenéis que subir una foto a Instagram mostrando a papá jugando con los peques a las Barbies, utilizar el hashtag #papisBarbie al compartirla y etiquetarme a mí en la foto (soy @acordellatm en Instagram). Barbie sorteará 50 packs entre todos los que participen con el hashtag, pero yo tendré la suerte de poder elegir a cinco entre quienes me etiquetéis en vuestras fotos, así que en Instagram os espero 🙂

3 respuestas

  1. Avatar
    Jorge
    Responder
    21 marzo 2017 at 12:38 pm

    Mmm… La verdad conociendo el universo Barbie (y Kent) por la publicidad no me acabo de creer que ésa fuera la intención de su creadora. Venga voy a ser más confiado. Quizá si lo fuera. Pero en todo caso dentro de los límites de lo correcto en los pacatos EEUU de los 50-60. El cuerpo de la muñeca y su glamour dejan claro el modelo de mujer que proclaman. Y el de Kent va a juego. Alguna Barbie minera o mecánica? Y si las hay lucirán siempre perfectamente perfectas y maquilladas. Es la revolución que hemos comprado. Ella puede trabajar por supuesto! Luciendo perfecta, eso sí. Y al volver a su perfecta casa seguir luciendo perfecta para Kent mientras hace la cena, saca el perro a pasear y acuesta a sus perfectos niños.
    Francamente me parece un modelo tóxico para las niñas. Lo demuestran los estudios en los coles que dicen que además de sentirse menos capaces las niñas prefieren no afrontar desafíos para no arriesgar la perfección que se les exige tácitamente. La princesa rosa. Vivan los padres y niños y niñas que juegan con muñecas y muñecos. Pero Barbie se merece que la hoguera consuma su cuerpo hipocalórico y su melena oxigenada.

  2. Avatar
    Papá DivertidOOs
    Responder
    22 marzo 2017 at 12:12 pm

    Hermoso mensaje, “puedes ser lo que quieras ser y llegar a donde quieras llegar”

    En el sorteo, por el momento no participo, aunque a ratos jugamos con muñecas, todavía la barbie no ha llegado a casa, ni por sospecha.

    Que bonito e importante es jugar, meternos en el juego y desde luego, las muñecas también son bomberas, vaqueras, mecánicas y futbolistas.

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info