Kamikazes enamorados

kamikazes enamorados

Aunque ahora estemos agotados, estresados y superados, muchas veces con pocas o ningunas ganas de hablar, nunca se me olvida el cúmulo de coincidencias y cruces de caminos que es mi relación con la mamá jefa, algo de lo que ya hablé en un post titulado Maktub. Con el tiempo, y aunque parecía imposible, esas coincidencias se han ido incrementando para nuestra sorpresa. Así, hace apenas unas semanas, nos dimos cuenta de que el día en que nos conocimos coincidió sin que fuese nada premeditado con el día en que nos casamos (22 de junio). ¿Cuántas posibilidades había de que eso sucediese? 1 entre 365. Y pasó. Reciéntemente también, en la Feria del Libro, mientras Jesús Carrasco nos dedicaba “La tierra que pisamos”, el escritor nos dijo: “¿Os habéis dado cuenta de que vuestros nombres tienen las mismas letras? Sólo le falta al de ella una erre”. Para el recuerdo nos dejó una de las dedicatorias más bonitas que alguien podría recibir: “Para Adrián y Diana, con la esperanza de que Diana encuentre una erre”.

El sábado, 9 de julio, cumplíamos cinco años como pareja. Y el sábado, 9 de julio, Quique González, nuestro cantante favorito, el que puede explicar todo este tiempo con las letras de sus canciones, daba un concierto. En Madrid. ¿Cuántas posibilidades había de que eso sucediese? Muy pocas. Mínimas. Y pasó. Así que hicimos venir a los abuelos de Valencia (gracias por todo, papás) y por primera vez en tres años nos fuimos los dos solos a cenar (no sin antes pasar por el kilómetro cero, donde empezó todo). Y a escuchar en directo a Quique González. No podíamos dejar escapar esa coincidencia del destino. Fue un momento de paz y diversión dentro de estos días de locos que nos toca vivir. Un momento que se nos hizo corto y que necesitábamos como agua de mayo, aunque la realidad nos hiciese olvidarlo pronto. Quizás Demasiado.

Estando en el concierto, dejándonos la voz y las palmas en cada canción, caí en la cuenta de que las letras de las canciones de Quique González pueden explicar por sí solas nuestra historia. Desde el comienzo, cuando ambos necesitábamos entrar en los sueños de alguien y nuestras Rayban no dejaban ver las lágrimas, cansados como estábamos de perder. Y como entonces, como kamikazes enamorados, como pistoleros de sangre caliente, nos la jugamos un poco. Fuimos valientes. Y pedimos más madera porque queríamos vivir sin tener que contar las estrellas. Y recuerdo cuando nuestros cuerpos entraron en contacto, que temblamos como si fuese la primera vez, como si fuésemos a largarnos después y no quisiéramos.

Me bastaron esos destellos para darme cuenta de que hay que creer en ciertos seres humanos en estos días que pasan. Y en Diana valía la pena creer. Se notaba desde la distancia. Tanto, que tuve la sensación de que el mundo había estado girando en un sentido absurdo mientras yo la esperaba, porque no había otra explicación a que no me hubiese dado cuenta hasta entonces de que cada día puede ser un gran día, pero que hay días más grandes todavía. Como los de aquellas primeras vacaciones en Cádiz. Aquel verano de doble ración de carretera y manta para los dos, cuando nos fuimos conduciendo hacia el Puerto de Santa María, con sus piernas ardiendo en el salpicadero. Allí, entre daiquiris blues en la noche del sábado, fantaseamos con nuestra vida juntos, con el futuro que nos esperaba. E inventamos mareas, tripulamos barcos, y encendimos con besos el mar de nuestros labios.

Y aquel sueño en vida que fue Cádiz acabó. Como acaban todos los sueños. Y durante unos meses tuvimos que vivir separados. Yo en Valencia. Ella en Madrid. ¿Cuándo vas a venir otra vez a Madrid? ¿Cuándo vas a venir otra vez por aqui?, me preguntaba Diana. Y yo le decía que cuando girara el poniente en su pelo, porque para entonces ya me había dado cuenta de que incluso nuestras diferencias congeniaban como dos gotas de agua y que lo que ella me había dejado ya había echado raíces que el viento no iba a arrancar. Por eso, estando en Valencia, a 350 kilómetros de distancia, empecé a sentir que me sobraban motivos, pero que me faltaba ella sobre la cama, que necesitaba su madrugada.

Así que me fui a buscarla por las calles de Madrid, consciente de que incluso en los días malos es mejor unos labios tristes que cien aviones despegando y que era mucho mejor mi vida si ella estaba dentro. Porque sé que en ella, en Diana, cuando las cartas vienen mal dadas, tengo una estrella de reserva en la estación de sus caderas. Desde entonces pasa la vida entre nosotros dos, pasa la vida para verla sonreír.  Y sé que si esa sonrisa no se apaga, nadie podrá con nosotros. Esa sonrisa que brillaba la noche del sábado, cuando volvíamos a casa juntos, llevándonos la luna debajo del brazo.

PD1: No está pasando la mamá jefa sus mejores días. Espero que este post le robe una sonrisa (o una lágrima de alegría) y que le recuerde lo maravillosa que es, aunque ella no siempre sea consciente de eso.

PD2: La playlist de Kamikazes enamorados. Por si os queréis re-enamorar.

7 respuestas

  1. laura
    Responder
    13 julio 2016 at 8:29 am

    ¡Qué post más bonito, emociona leerte a estas horas…! Seguro que a ella le ha arrancado más de una sonrisa, tiene mucha suerte de tenerte a su lado. Yo también soy de las que creen en las casualidades…

  2. Pilar
    Responder
    13 julio 2016 at 8:48 am

    Qué bonito!! Felicidades a los dos por desvivir juntos….Qué bonita es la vida cuando se pone bonita…
    Gracias por las canciones….
    Mucho ánimo Diana….
    Otra que cree en las casualidades de la vida
    …entre mi marido y yo también compartimos unas cuantas

  3. Mama encantada
    Responder
    13 julio 2016 at 12:51 pm

    Guau!Que bonito, cuanto amor,cuanta complicidad. Yo pienso que en este mundo loco hay una persona que es la nuestra, la de cada uno. Lo importante es darte cuenta cuando la encuentras y no dejar que las dificultades de cada día afecten la relación. Enhorabuena por esa historia de AMOR y por esa familia que pronto crecerá y que os hará crecer a vosotros .

  4. 13 julio 2016 at 1:31 pm

    No se si os habeis dado cuenta, pero Diana ya ha encontrado su R … su R está en MaRa. Mira tu por donde q el dia de nuestro aniversario, el próximo 19 de agosto viene Bunbury ha Mallorca, después de una eternidad pisar la isla, y alli que nos vamos a ir. Nosotros nos hemos casado el 18 de junio y al recoger en el registro civil nuestras partidas de nacimiento nos enteramos de que nos sacó la misma comadrona jejejejeje. Besos familia preciosa y mucho ánimo y fuerza para Diana!

  5. Vane
    Responder
    13 julio 2016 at 3:24 pm

    Precioso el amor que os tenéis. Os quiero sin conoceros.

  6. 15 julio 2016 at 4:48 pm

    Sin duda, ciertas cosas are meant to be y vuestra familia es bonita a rabiar!!!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info