La fiesta del pijama

fiestapijama

Cada noche, ya cenados y preparados para ir a la cama, en la casa de la familia fofucha empieza la tradicional fiesta del pijama. Una fiesta en la que siempre se lo pasa bien Mara, mientras que sus padres en prácticas empiezan animados y acaban derrotados. Pero hay que pasar por ello antes de conciliar el sueño. Para Maramoto es obligatorio. Por momentos hasta parece su momento predilecto del día. Y es que, ¿Dónde están esos bebés que se duermen a las 21:00-22:00 horas de la noche y dejan a sus padres una horita de relax y desconexión? Que alguien me diga dónde están, porque empiezo a creer que todo es un mito…

Es curioso, pero conforme se acerca la noche, una niña ya muy movida como Mara, se activa aún más hasta ponerse como una moto. No hay forma de dormirla. Sólo esperar a que la venza el cansancio. Que a veces es pronto, pero que en la mayoría de las ocasiones es muy tarde. Digamos que a veces conseguimos estar a las 22:00 ya cenados y preparados para irnos a dormir. Primero hacemos un paso por el sofá con la esperanza de ver algo en la tele (aunque sólo sea la luz de la pantalla) e intentamos dormirla. Pero ella tiene ganas de escalar, de gatear, de jugar… Tiene tanto flow en el cuerpo que si la mamá jefa se la pone al pecho, ella acompaña el proceso de alimentación con un sinfín de patadas y movimientos de pelvis. Así que por regla general media hora más tarde desistimos de ver la tele y nos vamos a la cama con la esperanza de descansar. Pero sólo con la esperanza.

Ya en la cama y con más espacio, la pequeña saltamontes saca a relucir todo su repertorio. Gateo hacia un lado, vuelvo hacia el otro, ahora doy una vuelta de campana, ahora me subo encima de mamá jefa, ahora voy a por papá en prácticas y le araño y después le sonrío con malicia, ahora intento tirarme de la cama (menos mal que están mis padres…), ahora escalo por el cabecero de la cama y una vez erguida cojo el despertador y me pongo a saltar como si estuviese en una atracción de feria, ahora me siento y cojo un poco de aire, ahora seguimos con la marcha. ¡Hasta el infinito…y más allá!

Hay veces, incluso, en que parece que está a punto de dormirse. La mamá jefa y yo nos miramos y sin decirnos nada pensamos, “¡Por fin!”. Pero de repente Maramoto nos tiene preparada su última función. Se levanta como si hubiese dormido tres horas y se vuelve a poner a juguetear. Ahora buscando la teta de su mamá en las posiciones más inverosímiles. Parece una saltadora de trampolín sólo que en vez de en el agua cae sobre el pecho de la mamá. Doble tirabuzón y… ¡Casi! Mortal hacia delante y… ¡Premio!

Y así se nos pasan las horas. Y nos dieron las nueve, las diez y las once. Las doce, la una, las dos y las tres… Por regla general sobre las 12:30 conseguimos domarla, pero la semana pasada detectó nuestro cansancio y debió pensar, “ahora os vais a enterar”. Y a la 1:30 de la madrugada aún estaba de fiesta. En su gran fiesta del pijama.

45 respuestas

  1. 17 junio 2014 at 7:57 am

    Asi exactamente son toooodas nuestras noches, con la diferencia de q le tienes q sumar una horita mas de fiesta, por eso de q es mas mayor y esas cosas.
    Yo quiero un niño mantaaaaa!!!

    • 17 junio 2014 at 8:15 am

      Después de tu comentario de ayer, me imaginé que te ibas a sentir muy identificada… jajajajaja Un nenuco decimos nosotros que queremos 😛 ¡Un abrazo!

  2. 17 junio 2014 at 9:23 am

    Vaya aguante tiene!!! En fin!! A ver si el verano, la piscina etc la agotan y cae antes…
    La nuestra cae rendida, K.O total, entre las 20:00 y las 20:30 y toco madera para que no cambie.
    Ánimo familia!

    • 17 junio 2014 at 9:43 am

      ¡Yo quiero una de esas! jajajaja Vamos a ver si en algún momento cambia la renacuaja. Aunque sólo sea en la hora de conciliar el sueño 🙂

  3. 17 junio 2014 at 9:39 am

    ¡¡¡Ufffff…!!! Chico… ¡¡vaya tela!! Nuestra lechoncilla creo que es término medio… Es decir, no es de las que se acuestan a las 20:00 o 20:30… pero sí que la acostamos sobre las 22:00, muy aprox… Normalmente danza y lloriquea un ratillo, pero no es tanta guerra, y ya cae toda la noche. Muchas noches sí que está con más ganas de marcha, y nos pueden dar fácil las 23:00 o 23:30 y sigue sin caer… y pienso: -“…pero… ¿y este mico, con lo enana que es… qué hace despierta a estas horas? Si viviéramos en los USA o por ahí fuera en algún país civilizado, debería llevar durmiendo ya seis horas!!”- Aunque luego te leo, y sé que eso pasa muy a menudo… y que todavía puedo considerarme un privilegiado.

    Anoche, por ejemplo… sí que la acostamos sobre las 21:30, y no dio apenas guerra… y no es por darte envidia, ¡¡pero sí que realmente nos pareció una eternidad hasta que nos fuimos a la cama!! Aunque ya te digo que fue una bonita excepción… (Realmente hay semanas que creo que está más cansada… ¡¡pero no tengo ni idea de por qué!!)

    Sinceramente, esto de generalizar sobre horarios, conductas y demás… seguro que fue una patraña ideada y perpetrada por algún pérfido publicista de alguna marca de… potitos, o de colchones, o de bañeras, o de pijamas… ¡yo qué sé!

    • 17 junio 2014 at 9:45 am

      jajajajaja Desde luego que cada niño es un mundo. Y la nuestra parece que nos ha salido parrandera. Le va más la fiesta… :-)) Nosotros si un día se duerme a las 23:00 horas lloramos al cielo por el regalo que nos ha hecho 😛

  4. 17 junio 2014 at 12:04 pm

    Madre mía!! Y me quejo yo que le suelen dar las 22:30-23:00 y necesita media hora de juegos en la cama ( eso si, relajadillos). Tal vez cuando sienta más demanda física de la que requiere, como ir al cole, playa/piscina etc caiga rendida antes. Ánimo!

    • 17 junio 2014 at 2:45 pm

      Nosotros si un día se duerme a las 22:30 nos tomamos un chupito para celebrarlo…jajajaja Espero que pronto cambie. O acabará con nosotros 🙂 ¡Gracias!

  5. 17 junio 2014 at 12:14 pm

    Jajaja. Madre mia la que os ha caído. Los niños que se duermen a las 21-22 existen, doy fe 😉 Para darte un poco de envidia te contaré que un par de veces se ha dormido con los besitos en la cara de su padre… La teta sigue siendo más rápida, pero ahí lo llevamos. Besotes!

    • 17 junio 2014 at 2:46 pm

      Yo también logré dormirla alguna vez con besitos de gnomo. Pero era más tarde… 🙁 Por regla general se duerme siempre en la teta, pero antes hay que pasar por toda la parafernalia previa… ay, señor! 😉 ¡Besos!

  6. 17 junio 2014 at 1:16 pm

    Para gente como ustedes fue que escribí esto:
    http://madreseaprende.wordpress.com/2014/05/23/mis-mas-sentidos-respetos/
    Honestamente, no se como hacen. Solo comento para dejarles ánimo. Yo no sé como haría si no tuviera una de las que se duermen sobre las 20:30.
    Y sépanlo, los otros padres, los que tenemos niños que duermen (y se levantan) muy temprano, los admiramos.
    Aunque no esté igualmente valorado que yo no pego un ojo desde las 6:45 am (hasta que la niña se duerme, también tan temprano).
    ¡Éxitos! Que todo pasa… 🙂

    • 17 junio 2014 at 2:50 pm

      ¡Gracias, seguro que todo pasa! Mara se duerme sobre las 12:30 y se despierta (definitivamente, porque por la noche se despierta mucho), sobre las nueve. Pero claro, si te tienes que levantar a las 7 para trabajar… A ver si pronto conseguimos que se estabilice, aunque viendo el ejemplo de otras mamis, no parece fácil. ¡Un abrazo! 🙂

      • 17 junio 2014 at 3:03 pm

        Facil, nada. Hay que disfrutarlo como viene 🙂
        ¡Abrazo!

  7. 17 junio 2014 at 1:18 pm

    Como en muchos otros casos con la crianza, es cuestión de paciencia… aún es pequeñita, pero creo que lo ideal es que comencéis a establecer unos rituales que, aunque al principio no sirvan para nada, luego igual ayuda a que se vaya calmando.
    No sé, se me ocurren cosas como un masajito, música tranquila, leerle un cuento, todo a la vez… 😛
    También os aconsejaría que la acostarais antes; igual tarda una hora en dormirse, pero no es lo mismo una hora desde las 21.00 que desde las 22.30…
    No es fácil, lo sé porque hemos vivido cosas parecidas, pero ahora nosotros estamos en el punto en que únicamente tienes que estar con ella en su habitación (a oscuras), mientras ella hace su propio ritual: cantar, hablar, ahora me muevo, ahora me destapo, ahora me limpio los mocos… y a los 20 minutos normalmente se duerme solita… como todo, a veces cae antes y otras veces tarda más, pero cae.
    Hay una frase que me dijeron no hace mucho y que se me ha quedado grabada para siempre: Para obtener resultados diferentes, haz cosas diferentes.
    Un saludo!

    • 17 junio 2014 at 2:53 pm

      La verdad es que es difícil, porque no es que la niña se haya desajustado en sus horarios. Es que siempre ha sido así. Nos hemos llegado a acostar a las 21:00. ¡Y no ha habido manera! Ella se activa por la noche, no sé por qué. De masajes ni hablar. Ella no quiere cosas que le hagan bajar el ritmo. No sabes los lloros con los masajes después del baño… Es superior a ella. No puede estar quieta. Hemos probado mil y una cosas. E imagino que probaremos mil y una más. A ver si alguna funciona… Os contaré! 🙂 ¡Un abrazo!

  8. 17 junio 2014 at 2:40 pm

    NO te voy a decir eso de “mal de muchos…”. Sólo te puedo entender y acompañar en tus ojeras. Las mías comezaron en el hospital.
    Parece que me has leído la mente hoy….estoy realmente cansada!! llevo una semana sin dormir más de una hora seguida y hoy me podía el desánimo …y los párpados!!
    ADemás duermo peor porque con el gateo, escalamiento y demás si me despisto, Coquito es capaz de bajarse o caerse de la cama, irse de paseo y vete tu a saber qué más.
    Ay! y dicen que algún día cambiará….
    En fin, que dormir está sobrevalorado no??

    • 17 junio 2014 at 2:55 pm

      Ay, compañera. Tú estás como la mamá jefa. Yo al principio conseguí abstraerme y dormir más, pero ya no puedo. Llevamos un mes… entre los mocos, que se despierta a todas horas, que como la tuya, se despierta y se pone a gatear (con el peligro que tiene), que no duerme siestas… Muchas veces nos reímos por no llorar. Y pensamos eso, que igual algún día cambia… Igual :-S ¡Un abrazo y muchos ánimos!

      • 18 junio 2014 at 3:01 pm

        El monstruo acabó cayendo mil veces de la cama (y del sofá, y…). Con eso conseguimos curtirnos nosotros, pero sobre todo que aprendiera a andarse con cuidado. Hoy ya anda, y escala, y ves a la gente sufrir, y a las abuelas cubrir los bordes de los muebles con la mano, para que no se golpee, y piensas: “señora, si supiera usted de que altura se cayó el renacuajo cuando era tantísimo más pequeño!”. Pero a la hora de la verdad lo cierto es que tiene un sentido del equilibrio (y de la prudencia) portentoso para su edad.
        Y es que, como suele decirse, a la fuerza ahorcan.

      • 18 junio 2014 at 3:10 pm

        Eso estamos haciendo ahora con Mara que empieza a gatear. Dejarle a su antojo. Algún tortazo se pega, pero con ocho meses ya sabe aguantarse genial y parar los golpes. Y lo feliz que es ella correteando de aquí para allá… 🙂

  9. 17 junio 2014 at 2:42 pm

    Ay, ¡ánimo! Mi peque hace lo mismo cuando lo intento meter a la cama conmigo a ver si se duerme. La última es sentarse al lado mía, mientras me hago la dormida. Empieza acariciándome la cara, el pelo y se va animando, cada vez con más fuerza hasta terminar arrancándome los pelos. ¡Lo mato! De normal se duerme a las 22,00 o 22,30 tras un rato de brazos. Pero hubo una noche que cayó rendido a las 9, ni nos lo creíamos.
    A ver si este verano Mara se cansa más de la cuenta, os merecéis esa hora de descanso. ¡Besos!

    • 17 junio 2014 at 3:00 pm

      jajajajaja Menudo bandido ese renacuajo! Cuanto más dormidos nos hacemos, más disfrutan ellos 🙂 Hace unas semanas, ahora que cuentas ese caso excepcional, Mara se durmió un día sobre las 21:30 y nos tendrías que haber visto. ¡Se nos saltaban las lágrimas de la alegría! Vamos a ver qué da de sí el verano… ¡Gracias y un besote!

  10. 17 junio 2014 at 3:23 pm

    Nosotros ya hemos desistido de dormir a Redondo antes de su hora. Su hora son las 23.30 aproximadamente, media hora arriba o abajo (normalmente arriba), si lo intentamos dormir antes me dice que duerma yo si quiero, se monta una fiesta del pijama como la de maramoto. Eso sí, normalmente a su hora cae como una mosca… luego por la mañana cuesta un huevo despertarle a las 8, pero no hay tu tía… tiene que ser a su hora, sí o sí.

  11. 17 junio 2014 at 3:49 pm

    Muchas fuerzas!!!! Yo a las diez lo dejo en la cuna me acuesto a su lado y en diez minutos sopa hasta la mañana siguiente…. Así que por suerte di existen esos bebés… Un abrazo

    • 17 junio 2014 at 3:55 pm

      Ya veo que no es un mito, ya… 🙂 ¡Aprovechad esa suerte que tenéis! Nosotros si un día da la casualidad que pasa, nos ponemos locos de la emoción 😛 ¡Un abrazo!

  12. 17 junio 2014 at 6:54 pm

    Ufff Madre mía! No puedo imaginarme estar así mucho tiempo. Te puedo asegurar que los peques que se duermen a las 20:30 o 21:00 existen, y por duplicado, que reconozco que ya es complicado, y en eso nos sentimos unos privilegiados. Ademas son de aguantar después toda la noche hasta las 8:00 o las 9:00 del tirón. La rutina ayuda, pero imagino que ya habreis provado de todo y hasta os molestará que nadie os dé consejos…
    El problema es con Leia, en el caso de que duerma siesta. Si descansa una horita después de comer, la convierte en energía para aguantar hasta las 23:00 o más… Y eso ya nos termina de agotar y se nos hace una montaña, después de lidiar todo el día con los dos. Con Luke no hay problema, se suele dormir siempre a una hora más o menos prudente, haya o no dormido siesta. Ni imaginarme quiero vuestra lucha diaria…
    En fin, a ver si Mara pasa a una fase mas o menos controlable y podéis gestionar sus energías. No os queda otra que cuidados vosotros también, para aguantar este ritmo!

    • 17 junio 2014 at 11:57 pm

      -probado-

    • 18 junio 2014 at 7:25 am

      La nuestra se duerme entre las 11:30 y la 01:30, depende de cómo le pegue. Y se levanta a la misma hora que tus hijos. Así que imagínate lo largos que se nos hacen los días… La verdad es que hemos probado muchas cosas. Y otras muchas que tendremos que probar con el tiempo. A ver si con alguna de ellas damos en la tecla y conseguimos que se duerma a una hora decente. Aunque por aquí hay alguna mami con niños como Mara y los antecedentes que me cuentan no son para tirar cohetes… :-S Ya os iré contando! ¡Un abrazo, compañero!

  13. 17 junio 2014 at 7:11 pm

    El bichito ha dormido siempre como cuentas, pero como es mayor que Mara la cosa ha ido cambiando (ojo, no necesariamente mejorando, es muy variable). Me has dado una idea para un post (ultimamente eres una inspiración, jeje). A ver si saco un hueco y te cuento algunas cosas que hemos probado nosotros, porque recetas mágicas no hay amigo…

    Un abrazo y mucho ánimo!!!

    • 18 junio 2014 at 7:27 am

      Espero desde ya con ansia ese post! Ilumínanos BuggyMama! Estamos abiertos a experimentar con Maramoto si con ello conseguimos dar con la tecla que la duerma antes :-)) ¡Un abrazote grande!

  14. 17 junio 2014 at 9:08 pm

    Os entiendo!!! Yo también digo eso de donde están esos niños que se acuestan a las 21:00 y dejan a sus padres estar un ratito relajados?

    Leo antes de las 23:00 no cae (le acabo de acostar ahora mismo) y luego a las 7:00 ya esta llamando…

    • 18 junio 2014 at 7:28 am

      Eso es lo peor, que no porque se duerman más tarde se levantan más tarde… Y luego los días se hacen taaaaaan largos! Mucho ánimo, compañera. Está bien sentirse comprendido 😉

  15. Una mama en el mundo.
    Responder
    18 junio 2014 at 11:55 am

    Con la princesa ahora mismo nos pasa igual, antes era una niña que salia de la guardería y a las ocho u ocho y media ya estaba cenada, bañada y metida en su camita hasta el día siguiente, pero ahora…aaaiinnnss ahora. Creo que es peor que Mara, aun levantándose temprano (a eso de las 9 de la mañana ya que no va a la guarde ya) y sin dormir siesta, es capaz de estar hasta las 12:30 de la noche brincando, hablando, cantando y todas esas cosas. Hasta cuando nos vamos a la cama esta cantando durante un buen rato y diciéndome que me quiere y que sueñe con los angelitos.
    En fin…es lo que nos toca con nenas tan movidas y de culo inquieto como dice mi madre.

    • 18 junio 2014 at 2:52 pm

      jajajajaja ¡Madre mía! ¡No quiero pensar en el día que Mara hable y cante! Entonces sí que la habremos hecho buena 😛 ¡Ánimo!

  16. Mamá por bulerías
    Responder
    18 junio 2014 at 12:12 pm

    La mía era igual y con la rutina de la guarde mano de Santo jajajaja
    Ánimo!

    • 18 junio 2014 at 2:53 pm

      Hay que buscar soluciones antes de que llegue la guarde, porque no sé cuándo será eso. Y si tenemos que esperar hasta el cole, nos da algo antes… jajaja

  17. 18 junio 2014 at 12:48 pm

    Sin ánimo de malmeter, aquí una servidora mamá primeriza de uno de esos bebés que se duermen a las 19:00 – 20:00 (nada de a las 21:00 que eso es trasnochar) y aguantan así hasta las 6-7 de la mañana. Existimos, pero estamos muy mal vistos y muy mal acostumbrados a la buena vida, por eso hace unos días que la bichilla nos dio una de esas noches normales para otros padres, con despertares cada 2 horas ¡quisimos morirnos o matarnos el uno a otro para dejar de sufrir! Menos mal que ya hemos vuelto a la normalidad.

    • 18 junio 2014 at 2:55 pm

      Menuda bendita de hija tienes! Eso sí, lo malo es que como no estás acostumbrada, cuando viene una noche con curvas quieres morir. Nuestro cuerpo ya está adaptado, aunque hay días en que parecemos muertos en vida 😛

  18. Raquel, Eldiariodetumami
    Responder
    18 junio 2014 at 1:45 pm

    jajajaja madremia compañero, esta va a ser fiestera, fiestera….(pobre de ti…), yo gracias que incluí una rutina en el vikingo, a las 9 aproximadamente baño y después a la cama los dos, aveces monta un poco de fiesta pero normalmente cae, eso sí estoy desde las 9y30 mas o menos hasta las 23:00 luego cuando ya esta súper dormido le dejo ahí rodeado de cojines y salgo a cenar y ver la tele, leer, ordenador…en fin, a descansar con el papa del vikingo un rato, aun que solo sea una hora….
    Besotes

    • 18 junio 2014 at 2:57 pm

      Eso digo yo, compañera! Que esta niña va a cerrar más discotecas que su padre en pleno apogeo! Ya me lo decía ayer un amigo, a alguien le ha salido…jajajaja A ver si conseguimos centrarla un poco, porque la tía está desatada, especialmente por las noches! Un besote!

  19. 22 junio 2014 at 8:27 pm

    uufff que paciencia tenéis!!! normal que os queráis plantar con uno como he leido en otro post… La nuestra algun dia ha caido a las 9, 9,30… y hemos cenado solos tan contentos como si nos hubieramos ido de cenita romantica solos jeje. pero de normal cae a las 10 que empieza a rascarse los ojillos y me la llevo a la habitación a darle teta en el portabebé, cantarle, bailarle..hasta que se duerme 15 o 30minutos despues… Estoy segura de que si no fuera por el portabebé seguiría dando guerra hasta las 12 como más de una vez que no se domía ni a la de tres!!! Pero bueno algún día empezarán el colegio y se dormirán prontito… (eso espero) 🙂

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      23 junio 2014 at 7:16 am

      Hemos intentado de todo y ahora parece que hemos dado con la tecla para que a eso de las 11 se duerma. Aunque no quiero cantar victoria porque sólo han sido tres noches de éxito y Maramoto siempre está dispuesta para cambiar las normas, jejejeje

  20. Carmen
    Responder
    11 julio 2014 at 3:52 pm

    Madre mía, me suena mucho…el mío tiene 3 meses pero estoy pasando por algo parecido porque llevamos un tiempo con la crisis de los 3 meses. Temo la hora de “la toma de antes de acostarse” más que a un nublao’ porque empezamos a las nueve de la noche y podemos acabar….ufff yo qué sé. Y encima con lloros, lloros y más lloros. Así que ni corta ni perezosa me bajo a la piscina de la urbanización ( sí, sí, a la piscina) y ahí a veces se relaja con el sonido del agua y acabo engañándole y finalmente coge el pecho y se duerme…Ya ves cómo estoy yo….cualquier día de estos aparece una circular vecinal pegada en el ascensor alertando de la presencia de una loca que asalta la piscina a altas horas de la noche con un bebe en brazos y armada con una teta 😛

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      11 julio 2014 at 5:00 pm

      jajajajaja Yo si fuese vecino ya estaría con la mosca detrás de la oreja 😛 Si está con la crisis de los tres meses, tranquila que todo pasa. Seguro que luego recupera sus horas de sueño habituales y te vuelve a ser más fácil dormirlo. En esa etapa están muy irascibles y todo cuesta más. ¡Mucho ánimo, compañera! Y espero que todo se arregle pronto y no llegue a aparecer esa circular vecinal 😉

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info