La siesta

siesta bebé

Escribía la escritora francesa Annie Ernaux en ‘La mujer helada’ (‘La femme gelée’, que en francés suena más bonito): “Durante dos años. en la flor de la edad, toda la libertad de mi vida se ha resumido en el suspense de una siesta de niño cada tarde”. Y desde la distancia temporal (el libro fue escrito en 1981, antes incluso de que yo naciese) y geográfica que me separa de la autora, me parece la reflexión más brillante que he leído nunca sobre la siesta, esa costumbre tan típica española que adquiere un nuevo significado cuando uno se convierte en padre y la que la duerme es una bebé que durante un tiempo indeterminado (nunca se sabe cuánto, de ahí el suspense) te da un  respiro, casi una bombona de oxígeno, que a los padres nos da la vida. Aunque durante ese tiempo no paremos y sigamos haciendo cosas, tapando los agujeros de unos días que hacen aguas, intentando poner orden en el caos en el que se han convertido nuestras vidas.

Porque hablando con otros padres con bebés/niños de edades similares a la de Maramoto, uno se da cuenta de que la siesta es el astro sobre el que orbitan los días de la mayoría de nosotros, la costumbre sobre la que depositamos toda nuestra fe cuando estamos a punto de perder la cabeza, el hábito rutinario que nos trastoca la jornada cuando no se produce. O cuando se produce demasiado tarde y pone en entredicho el poco descanso nocturno con el que vamos tirando; porque nuestros hijos recargan pilas, pero nosotros las tenemos ya agotadas y se nos hace un poco inviable aguantar despiertos hasta altas horas de la madrugada, con ellos on fire y sin dar síntomas de cansancio. Pienso en esos días y una gota de sudor frío hace puenting desde mi frente.

La siesta. Aún recuerdo cuando Mara era una bebé. Creo que durante su primer año y medio de vida nunca se pegó una siesta de más de 20 minutos. Escuchábamos de otros bebés que podían dormir más de una hora y eso nos generaba cierta frustración, porque en su siesta teníamos depositadas nuestras esperanzas de hacer todo lo que teníamos pendiente. Y nunca nos dio tiempo a nada. Con 20 minutos cuando uno quiere empezar a hacer algo ya ha sonado la campana. Y toca volver a empezar. El pasado sábado, un gran amigo mío de la infancia, me decía que sus mellizos, de apenas un año, se dormían la siesta con facilidad en el coche, pero que una vez dormidos no podía parar o se despertaban. Así que uno, papá o mamá, subía a hacer las tareas del hogar pendientes mientras el otro daba vueltas con el coche por el pueblo. Y por los pueblos vecinos. Sin parar. Para alargar ese momento único que para los padres es tocar la gloria, casi como subir al escalón más alto del podio en los Juegos Olímpicos. O más.

Mara duerme ahora siestas de dos horas. Tres si no la despertamos. Así que durante nuestras ya agotadas vacaciones y ahora que trabajo sólo por las mañanas, mientras llega el inicio del curso, de su aterrizaje en el “cole de mayores”, nuestros días se organizan en torno a su siesta, ese momento en el que intentamos sacar adelante gran parte del trabajo que se nos acumula entre Tacatá, los blogs y la casa. Así que ya nos levantamos por la mañana y decimos aquello de “cuando se duerma la siesta…”. Luego, como esto de la siesta es puro suspense, hay días en los que la pequeña saltamontes decide que quiere prescindir de ella. Y entonces, como hoy (por ayer), me veo a las 23:30 horas de la noche escribiendo este post, recuperando “toda la libertad de mi vida” que Maramoto me negó al no querer echarse la siesta.

8 respuestas

  1. Avatar
    9 agosto 2016 at 7:40 am

    Brillante! Completamente brillante!

    • Avatar
      SUSANA FLORES Raya
      Responder
      9 agosto 2016 at 10:49 am

      Me parto, jeje, yo creo que pensamos todos igual. Benditas siestas, aunque el mio con 3 años se las hecho solo los findes y yo aprovecho para ver una peli

  2. Avatar
    Antonio Diaz
    Responder
    9 agosto 2016 at 10:45 am

    Tal cual, compi!!

  3. Avatar
    laura
    Responder
    9 agosto 2016 at 11:56 am

    Esta misma mañana antes de salir de casa hemos tenido “lío” por la siesta… Resulta que mi hijo, con cuatro años y medio, hace casi un año que dejó la siesta… en casa. Porque si salimos con el coche por la tarde, es casi seguro que se va a dormir. Pero claro, eso luego nos pasa factura, y es que aunque sólo le deje media hora o tres cuartos de hora luego son las diez y media y no se ha dormido, y hay que meterse con él a la cama, y se acabó la vida parejil, y hacer algo como planchar… En fin, que te comprendo taaaaan bien.

  4. Avatar
    9 agosto 2016 at 12:50 pm

    Tal cual. Justo durante nuestra semana de vacaciones hablábamos precisamente de eso Vanesa y yo. Por mucho que intentáramos planear cosas, todos los días dependíamos completamente de cuándo quisiera Lara echarse la siesta. Al final, entre la logística de levantarnos, asearnos, desayunar y ponernos en marcha, prácticamente no pudimos hacer nada ningún día hasta después de comer.

    Ahora que estoy de excedencia me río cuando me dicen que podré hacer un montón de cosas y que qué envidia les da tener todo el día para uno. ¡Ja! Tengo al menos la suerte de que nuestras siestas sí duren más de una hora habitualmente, pero es el tiempo que aprovecho para recoger la casa un poco y preparar la comida para poder tener la tarde para los tres.

    Con lo que yo he sido, y este año no he visto ni una etapa del Tour. Y esos Juegos Olímpicos que me veía yo a tres pantallas tumbado en el sofá otros años… Con eso de que mis dos horas de libertad son de 12:00 a 14:00, se acabaron las sesiones de «sillonbol».

    ¡Qué cierto todo lo que dices!

  5. Avatar
    9 agosto 2016 at 5:52 pm

    Cangrejito no ha hecho siesta desde bebé, no hay manera. Ahora yo sí, los fines de semana no perdono una jajajaja

  6. Avatar
    9 agosto 2016 at 7:18 pm

    Más razón que un santo!! Cuando yo llego a casa de trabajar, la peque o está todavía de siesta o anda recién despertada… En esas siestas mi mujer aprovecha para descansar un poco también, y yo pues depende de cómo me la encuentre…

    Pero vamos, me ha encantado lo de dar vueltas con el coche por el pueblo!!! XD

  7. Avatar
    Gonzalo García
    Responder
    11 enero 2018 at 3:41 pm

    He podido leer esta entrada durante la siesta de mi hija… Qué cosas!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info