“Mamitis” nocturna

mamitisnocturna2.jpg

Sé que este post va a gustar mucho a los incondicionales de “esa niña lo que está es enmadrada”, la frase de manual que analizamos hace algunas semanas. Lo sé y les voy a dar el gusto. Para que luego tengan algo sobre lo que cuchichear:

– ¿No ves? Si ya te lo dije yo. Todo el día con la madre. Esa niña al final va a estar enmadrada.

– Se veía venir. Pero bueno, ya se apañarán ellos. No será que no se lo estamos diciendo…

O algo parecido.

Desde hace unas semanas, cuando llega la noche, y en concreto cuando llega la hora de acostarnos, la pequeña saltamontes empieza a mostrar una dependencia mayor de la mamá jefa. Cosa que al papá en prácticas le parece absolutamente normal, ya que Maramoto cada vez es más consciente de la importancia que tiene su madre como fuente de alimento y ayuda en la conciliación del sueño. Durante el día, por el contrario, nuestra peque sigue mostrando una actitud de lo más normal. Nunca rechaza mis brazos (ni los de nadie), me la puedo llevar de aquí para allá sin necesidad de que esté viendo a su mami,  y siempre tiene una sonrisa guardada para derretir un poco más a su papá.

Cuando llega la hora de irse a la cama, sin embargo, la peque no puede separarse de su mamá. Si está ella en la cama, no hay problema. Mama un poquito, se gira con su sonrisa picarona esperando que su papá en prácticas le diga cualquier tontería, retorna a la teta, vuelve a buscarme con su mirada… Y así entramos en un bucle hasta que por fin se duerme. Pero como a Diana se le ocurra moverse, las sonrisas cambian de forma inmediata por unos pucheritos que me tengo que contener para no comérmela. Así que la mamá jefa no tiene más remedio que lavarse los dientes en la habitación, para que la peque no la pierda de vista. Y si es menester, nos vamos a acompañarla mientras se enjuaga y hace pipí. No habrá intimidad para las madres.

Antes de escribir este post, por mera curiosidad, he buscado por la red algún tipo de información al respecto. Y aunque la mayoría de resultados de la búsqueda son algo confusos, he encontrado un artículo en la web Dormir sin llorar que habla de una supuesta fórmula que ellos han bautizado como “Plan Padre”, en un juego de palabras que engloba a la figura paterna y a la acepción mejicana de padre como sinónimo de muy bueno. Allí dan unas pautas para que los bebés asuman con más normalidad la figura paterna durante la noche, ya que al parecer lo que le pasa a Mara, como ya me imaginaba yo, es algo bastante habitual entre niños lactantes y que practican colecho. Os resumo a continuación las cuatro claves de este “plan padre”, aunque podéis consultarlas con más detalle si queréis en la web que os mencionaba.

  1. Implicar al papá en las tareas propias del día a día como cambiar pañales, el baño, el juego o los mimos. En nuestro caso esta primera clave está superada.
  2. Llevar esa implicación al momento del sueño. Es decir, que una vez comido y con la barriga llena, sea el papá el que se encargue de dormir al bebé en sus brazos. Esto, en lo que a mi respecta, lo he conseguido en contadas ocasiones, ya que en la mayoría de los casos la peque prefiere la teta de su madre para encontrar el sueño.
  3. Intentar probar, poco a poco y cuando el bebé esté confiado en presencia de los dos, que la mamá abandone la habitación. Para ir viendo sus reacciones.
  4. Todas estas claves, por supuesto, hay que llevarlas a cabo respetando en todo momento los ritmos del bebé. Es decir, que si llora estando en brazos de su padre o pone pucheros al quedarse a solas con él, es importante que la madre intervenga de inmediato para tranquilizarlo.

 

Yo os las copio aquí porque me ha parecido curioso y creo que igual pueden servir a alguien, aunque en mi caso de momento no tengo prisa ni me preocupan estas reacciones de la pequeña saltamontes. Como os he comentado antes, me parecen de lo más normales. Bendita mamitis.

Y a vosotr@s, ¿os ha pasado lo mismo con vuestros bebés?

 

37 respuestas

  1. 23 abril 2014 at 8:30 am

    “Eso es vicio” estará pensando alguno… jajaja pero cómo un bebé no va a tener mamitis? si de ella depende su supervivencia! Me parece muy bien que el padre esté completamente involucrado en los cuidados del bebé y que fomente esa creación del vínculo emocional, pero tampoco lo veo como “sustitutivo” de la madre. Ni el padre puede sustituir a la madre ni viceversa. ¿No es más enriquecedor que cada uno tenga su papel y lo compartan?

    • 23 abril 2014 at 8:33 am

      Totalmente de acuerdo contigo, compañera. ¿Cómo vamos a sustituir nosotros el papel de la madre? Es lógico que los bebés os necesiten, especialmente por la noche. Y más especialmente todavía si de por medio hay una lactancia materna establecida 🙂

  2. 23 abril 2014 at 9:05 am

    ¡Qué bueno! Nuestro enano también hace cosas parecidas, sólo quería dormirse conmigo, en mis brazos, e incluso lloraba si su padre le bañaba el fin de semana (entre semana nunca llega a verlo despierto y está acostumbrado a estar conmigo todo el día) Pero poco a poco ha cambiado y algunas noches se ha podido dormir con él, aunque me sigue preferiendo a mí, jeje. Pero este cambio sólo se ha dado desde que ha dejado de tomar la teta. Si no… imposible competir contra el pecho.
    ¡Un beso, compañero!

    • 23 abril 2014 at 9:08 am

      Si es que con vosotras no puede ser. Con la teta sobornáis a los renacuajos… 😛 Supongo que como en el caso de vuestro enano, será cuestión de tiempo que vaya aceptando mi presencia sin la de su madre por las noches 🙂 ¡Un besote!

  3. 23 abril 2014 at 9:18 am

    Alguna noche hemos intentado hacer el Plan Padre que comentas, pero llegamos a la conclusión que hasta que no le salga “una teta con leche” a su padre no va a funcionar jeje. Ya llegará el día en que duerma del tirón sin querer la teta… 😉

    • 23 abril 2014 at 9:24 am

      Yo me he planteado hacerme implantes. No te digo más… jajajaja

      • 23 abril 2014 at 9:33 am

        igual en el futuro con alguna mutación genética os sale leche!! jajaja

  4. 23 abril 2014 at 10:16 am

    Yo creo que es de la edad. A nuestra peque le pasa más o menos lo mismo por las noches. Y antes (hace 3 meses, por ejemplo) no era así.

    ¿Habéis leido “Dormir sin lágrimas” de Rosa Jové? 🙂

    • 23 abril 2014 at 10:18 am

      Igual que a nosotros entonces 🙂 Cada vez son más conscientes de la dependencia que tienen de sus mamis para alimentarse!
      Ese libro lo tenemos pendiente. Ahora andamos con el de “El niño ya come solo”. Pero tarde o temprano caerá ese (o cualquier otro de Rosa Jové) 😉 ¡Un abrazo!

  5. 23 abril 2014 at 10:28 am

    Pues nosotros, a pesar de que Redondo es bastante mayor que Mara, le pasa casi lo mismo. Está genial con su papá pero para dormir tengo que ir yo con él. Sólo en contadas ocasiones se duerme solito con su papá.
    Lo que sí ha hecho alguna vez en las últimas semanas es querernos a los dos. Igual está con su papá y llora para que vaya yo y si luego su padre se va al baño o lo que sea vuelve a llorar para que venga de vuelta. Supongo que quiere que estemos los tres juntos 🙂

    • 23 abril 2014 at 11:17 am

      Pero qué bonito, redondo! Queriendo tener a sus dos papis en la cama junto a él 🙂 ¡Qué momento!

  6. 23 abril 2014 at 10:40 am

    Mi bichito con casi 20 meses sigue padeciendo mamitis nocturna profunda y, por que negarlo, también tiene algo de mamitis diurna. Por ahora, si estoy en casa, imposible que duerma con otra persona y si estoy fuera (cosa que nunca sucede por la noche porque no me atrevo) pues si se duerme, aunque con más esfuerzo que con la tetilla mágica…

    Un abrazo!!

    • 23 abril 2014 at 11:18 am

      jajajaja Si es que con la tetilla mágica los tenéis conquistados! Una vez que han visto lo bueno que tiene esa tetilla, cómo van a querer la de sus padres. Si no tienen nada que rascar! xDDD

  7. 23 abril 2014 at 10:54 am

    Que si me suena…el pan nuestro de cada día. Pues ya verás cuando se acerquen los 8 meses y la ausencia de separación…. la niña se ponía fatal si la soltaba un poco o me iba a la cocina… (Durante el día).
    Una vez superado esto, por la noche nos sigue pasando… me necesita mucho y ya te digo que de ninguna manera dejará que su padre la duerma…ASí que yo me acuesto yme levanto todos los días con elas.
    En fin…es lo que toca

    • 23 abril 2014 at 11:20 am

      Entonces estás en la misma situación que la mamá jefa 🙂 La peque por la mañana aguanta algo más conmigo, pero si se desvela buscando teta y no está, la hemos liado 🙂 ¡Ánimo!

  8. 23 abril 2014 at 11:21 am

    Nos pasa tal cual lo cuentas, igual, igual. Ayer por la noche me fui a pilates y cuando subía la oía llorar desde el ascensor, fue entrar, cogerla y tan feliz de la vida. Papáboom me dijo: pero si la he cogido y llevo un rato intentando calmarla, pero le dije que empezaba con mamitis, que era normal, el pobre a veces desearía tener pecho jajajaja

    • 23 abril 2014 at 11:24 am

      Yo creo que en los próximos años van a proliferar las operaciones de pecho masculinas… jajajajaa

  9. 23 abril 2014 at 11:23 am

    No conocía el Plan Padre, pero sin conocerlo es más o menos el que hemos usado nosotros este primer año, y a veces funciona, a veces no, por lo menos a nosotros. Como tú dices, a medida que el Miniser se ha hecho más consciente del vínculo entre nosotros y me demanda más a la hora de dormir (el resto de necesidades básicas le es indiferente quien se las satisfaga). Cada noche intentamos un poquito que sea el papá el que la ayude a dormir, pasando además así un rato de intimidad entre ellos, pero siempre respetando sus deseos. Si le apetece dormirse con papá bien, sino, pues acudo yo a ayudarle a conciliar el sueño y listo.

    • 23 abril 2014 at 11:25 am

      Pues hacéis genial, compañera! Hay que respetar los ritmos de los bebés. Seguro que cuando tengan unos meses/años más ya superan esa fase 😉 ¡Un abrazo!

  10. 23 abril 2014 at 11:44 am

    Algo parecido, monstruito si que empieza a extrañar, y sólo tiene sonrisas gigantes para papa y mama… Desde hace una semana su padre ya no puede dormirle en brazos… Después del baño y su cena sólo quiere estar cerca de mi para dormir… Sino gruñe… Mi chico gruñidor… Un abrazo.

    • 23 abril 2014 at 2:34 pm

      Creo que entre los gruñidos de Monstruito y los de la pequeña saltamontes podríamos montar un buen concierto… :-)) ¡Un abrazote!

  11. 23 abril 2014 at 11:46 am

    Por favor que disparate! Como se les ocurre a los niños reclamar a su madre? Ni que fueran su fuente principal de alimento,,,, jajajajajaja
    Ni caso a la gente… a mi me lo han dicho mil veces xD

    • 23 abril 2014 at 2:35 pm

      Estos niños de hoy en día… ya no son lo que eran 😛 Eso hacemos. A la nuestra y que digan lo que quieran 😉 ¡Un abrazo!

  12. 23 abril 2014 at 1:38 pm

    Ayyyy!!!! que en ese mismo momento estamos nosotros con la piccola Chloe!! La verdad que hace ya algun tiempo que al papi le es imposible dormirla, ella siempre ha querido a mama para conciliar el sueño y es que la piccola se duerme en el pecho. Respecto el plan padre, te puedo decir que sin saberlo es lo que hemos hecho hecho desde que nació… el papi esta siempre presente en su día a día, pero no nos ha funcionado ni si quiera a nosotros… 🙁
    Imagino que este periodo de mamitis es inevitable en todos los peques! 🙂 Besos compañero!

    • 23 abril 2014 at 2:36 pm

      Si, al final creo que lo del plan padre es de sentido común, pero que los peques, especialmente los lactantes, siempre pasan por esta fase. Y es que ellos saben muy bien dónde se está a gustito… 🙂 ¡Un beso!

  13. Una mama en el mundo.
    Responder
    23 abril 2014 at 3:09 pm

    Tengo que decirte que la princesa siempre ha querido dormir con papa, el es el que se acuesta con ella por las noches y las siestas cuando estamos en casa. Por el encantado claro esta, se le cae toda la baba cuando le abraza por las noches para dormirse ella, pero cuando llega la mañana es mama, a papa le ignora como nunca y eso al papa en el mundo no le hace mucha gracia claro esta. Para despertarse necesita los abrazos, arrumacos y los besos de mama y por las noches antes de ir a la cama tambien. Pero tambien te digo que va por rachas, unas veces es mas mama y otras mas papa ya lo iras viendo. Abrazos.

    P.D: Te he dejado un premio en mi blog, pasate.

    • 23 abril 2014 at 3:11 pm

      Qué curioso lo de papá. Creo que es el primer caso en todos los comentarios. Sobre todo por la noche 🙂 Tienes una campeona en casa! Voy a tu blog! 😉 ¡Un abrazo!

  14. Raquel
    Responder
    23 abril 2014 at 3:20 pm

    Jajajaja dicen que sobre los 7 meses empiezan a tener “mamitis” jijiji pero como todo se terminara pasando ;)) yo no puedo decirte mucho todavía en todo caso me lo tendrás que decir tu a mi jajajaja.
    Besotes!!

  15. 23 abril 2014 at 9:33 pm

    Hace poco que te empecé a seguir y me gusta que un papá escriba sobre vivencias de su crianza. Sobre todo que esté consciente de la crianza respetuosa.
    Y este post…ni qué decir…la etapa de la ansiedad por separación si que ha empezado y por su puesto que hay que cubrir sus necesidades en equipo. Me agrada que ya estés empleando el plan padre y de ese modo pueda tu hija ver en ti como su figura de apego.
    Por otro lado, te he nominado para el premio Liebster Award en mi blog El arte de la crianza pues considero que interesantes tus escritos e importantes sobre la paternidad. ¡Un saludo!

    • 24 abril 2014 at 7:52 am

      Buenas, compañera! Y primero que nada, mil gracias por animarte a comentar. Por suerte cada vez somos más los padres que damos nuestro punto de vista respecto a la crianza de nuestros hijos. Y que nos implicamos 100% en ella. Creo que es algo positivo para todos 🙂
      Y mil gracias también por ese premio! Me paso ahora mismo a recogerlo 😉 ¡Un abrazo!

  16. 24 abril 2014 at 11:21 am

    Bah! Es una etapa (frase típica también pero cierta, ¡lo prometo!) Está genial que intentéis que la peque se acostumbre a buscar a papi por la noche igual que lo hace durante el día 🙂

    • 24 abril 2014 at 11:23 am

      Lo intentamos, lo intentamos. Ahora lleva unos días que parece que vuelve a estar más receptiva, pero es que las madres a estas edades sois imprescindibles. Bueno, a estas edades y siempre 😉

      • 24 abril 2014 at 11:40 am

        Ai si, con la falta que me hace mi madre diariamente y a mi edad! Jejeje
        Nosotros simplemente dejamos pasar ese periodo con muchos mimos y papá ejercía de apoyo moral y me despertaba cuando me dormía de pie en la fila super y esas cosas.. 😛

  17. 25 abril 2014 at 9:01 am

    ¡A mí me pasa lo contrario! Vamos que casi estoy envidiando la mamitis de Mara. Mi bichilla parece que está más apegada a su padre que a mí. Mientras está en el trabajo las 2 andamos tan felices juntitas pero en cuanto entra por la puerta ¡de mí se olvida hasta que quiere comer! Yo es que dejo de existir por completo. Esto tiene la ventaja de que puedo salir a la calle sola, aunque sea al supermercado tranquilamente, y sé que no me va a echar de menos. también la dejé con mi madre el día de mi supuesta reincorporación laboral y en las 4 horas escasas que falté la niña no soltó ni una lágrima, comió durmió ¿es la única niña que no necesita a su madre para nada?
    He leído que si el apego está bien establecido los niños son más independientes y extrañan menos a sus madres, porque saben que en momentos de necesidad siempre están ahí. Sin embargo yo, que soy muy de desdramatizar, en esto me estoy dando a la tragedia, porque en lugar de pensar que lo he hecho muy bien y que ha tenido apego de sobras, pienso que la niña pasa de mí y que me trata como a cualquiera del entorno. ¡Yo quiero que le entre mamitis a la bichilla ya!

    • 25 abril 2014 at 9:10 am

      jajajajajaja Imagino que dependerá de la personalidad que vaya desarrollando cada bebé. Creo que la independencia la van ganando con el tiempo. Ahora, por lo que veo (con tu excepción), es normal que los bebés tengan esa dependencia de vosotras porque son conscientes de vuestra importancia para su vida. ¡Ya verás como dentro de nada le entra un ataque de mamitis! 😛

  18. Marta - Mamá d Gemelos
    Responder
    29 marzo 2017 at 12:55 pm

    Los peques en casa igual. Por la noche para dormirse, mamá. Mi marido se dio cuenta y empezó a hacer lo que tú cuentas y al menos uno pasa un ratito con él antes de dormir. Al final vienen conmigo.
    Si que es cierto que están cambiando algunas cosas y los sube él a la habitación y está un rato con ellos antes de dormir todos, y los pequeños cambios se notan un montón 🙂 El otro todavía está mamá 100% pero a mi no me importa, es más, me encanta!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info