Mara la andadora: Sus tres condiciones

maraandadoraHace poco más de 15 días, recién cumplidos los 11 meses, Maramoto decidió que era el momento de empezar a andar. Dado el dominio absoluto que tiene del gateo, sus papás en prácticas pensaban que tardaría en dar el paso, pero nada más lejos de la realidad. Como con todo en este primer año de vida, la pequeña saltamontes se ha destapado como una kamikaze sin miedo a nada y con muchas ganas de comerse el mundo.

Y la verdad es que, si somos sinceros, no ha sido nada que nos pillase de nuevas. Sobre los nueve meses, nuestra pequeña nos empezó a dar las primeras señales de que tenía ganas de empezar a caminar. Así que, agarrada a los más diferentes muebles de la casa, iba dando sus primeros pasos y sus primeras vueltas a la mesa de centro del salón. Un mes más tarde, con 10, Maramoto empezó a aguantarse de pie solita por unos segundos. Y con 11, como os he comentado al inicio del post, ha empezado a dar sus primeros pasos sin sujetarse a ningún sitio y no quiere otra cosa que caminar cogida de nuestras manos.

Ahora, vayamos donde vayamos, Mara quiere ir andando. Y si por alguna de aquellas no se acuerda y nos da por bajarla para hacer la gracia, se acabó. Ya no hay manera de devolverla a la mochila. Andar se ha convertido en una obsesión para ella. Y también, por qué no decirlo, en otro medio para demostrarnos que es una bebé con mucho carácter. Las cosas se hacen como ella quiere. Y si no, pues no se hacen. Y me va a servir el andar como ejemplo. La pequeña saltamontes nos ha puesto, sin decir esta boca es mía, tres condiciones inamovibles para sus primeros días como andadora. Y ojo con llevarle la contraria.

  1. Ella anda con nosotros, pero sólo cogida de una mano. ¿Qué es eso de que sus papás la lleven cada uno de una mano? ¡Ni hablar! Que se vayan turnando si quieren, pero ella necesita una mano libre para poder investigar sin impedimentos cualquier cosa que se encuentre en su camino.
  2. El que la lleve, la tiene que llevar cogida de su mano izquierda. Y si por alguna de aquellas te equivocas y vas a su derecha, no te preocupes que ella se encarga de recordártelo amablemente. La derecha es para investigar. Y eso es así. Innegociable.
  3. Es ella la que te coge a ti. Y no hay más que hablar. Y si te da por llevarle la contraria, a los tres o cuatro metros se para, te suelta la mano y es ella la que se coge a tu dedo para reiniciar la marcha.

Y estas tres condiciones no son fruto de la casualidad de un día. Llevamos ya unos 15 desde que Maramoto decidió que era el momento de empezar a andar y desde entonces sus condiciones han sido inamovibles. Una bebé con carácter 🙂

¿Tienen o tuvieron vuestros hijos al empezar a andar alguna manía del estilo de las de nuestra pequeña saltamontes?

46 respuestas

  1. Avatar
    Sonia (la mamá de Álvaro)
    Responder
    29 septiembre 2014 at 9:13 am

    Álvaro no quería, ni quier,e que le diésemos la mano. El empezó a andar a los 13 meses pero suelto, antes daba pasos agarrado a los muebles o a la cama, pero de la mano nanai! El día que se soltó a andar solo ya no andaba… Corría.
    Un besazo familia

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      29 septiembre 2014 at 9:51 am

      Miedo me da cuando Maramoto empiece a correr. De momento de la mano ya nos lleva hacia donde ella quiere. Así que cuando empiece a ir sola completamente nos va a llevar locos corriendo detrás de ella :-)) ¡Un abrazote!

  2. Avatar
    29 septiembre 2014 at 10:26 am

    Jajajaja! Verás que gracia cuando domine un poco y entonces no quiera ir de la mano… Ay amigo! Busca un buen fisioterapeuta porque tu pobre espalda va a sufrir a partir de ahora…
    Eso sí, es un paso importantísimo, la Mara bebé comienza a crecer.

    Un abrazo!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:19 pm

      Ay, ay, ay…¡No me digas eso! :-)) Tendremos que empezar a calentar los músculos en breve! ¡Un abrazo!

  3. Avatar
    29 septiembre 2014 at 11:27 am

    El monstruo siempre hace lo mismo. Lo hizo cuando aprendió a bajar de la cama, cuando aprendió a bajar las escaleras, y a subirlas, cuando empezó a andar, para subir y bajar de la trona…

    Primero aprende a hacerlo solo, y te demuestra hasta la saciedad que no necesita tu ayuda, ni la de nadie (aunque vaya a darte un patatús). Y luego, cuando está bien establecida su independencia (tras meses o semanas haciendo lo que sea él solito), pasa a alargarte la manita para que le ayudes. Como un lord. Y pobre de ti que no le tiendas la mano, porque te llamará imperioso (como un lord)!

    Y solo tiene 18 meses! Si a los 2 años empiezan con aquello de “no, yo”, no sé qué va a ser de nosotros…

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:20 pm

      ¡Menudo tío más independiente el bandido! ¡Y luego se convierte en un señorito! jajajaja ¡Qué gracioso!

  4. Avatar
    29 septiembre 2014 at 12:21 pm

    A Luke y Leia les gusta ir de la mano aún. De hecho, es raro que se vayan solos de nuestro lado, siempre prefieren ir de la mano por la calle, en eso hemos tenido mucha suerte, porque así evitamos que se nos ‘despisten’.
    Son tremendos, la energía que les da la curiosidad por verlo todo y llegar a todos sitios. Cuando empiece a correr sí que vais a flipar. Vete preparando la espalda, que ya verás, ya…
    Saludos!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:21 pm

      Desde luego es una tranquilidad que prefieran ir de la mano. Sobre todo a estas edades. Espero que Mara no se nos suelte y se vaya corriendo en cuanto tenga un poco de práctica 😛 ¡Un abrazo!

  5. Avatar
    29 septiembre 2014 at 1:44 pm

    Jajaja que graciosa Maramoto, estas tres condiciones me recuerdan mucho a sus tres filtros con la alimentación! Jejejejej. Morlita todavía está en prácticas previas al gateo, asi que poco puedo opinar, pero a mi sobrino, si le soltabas la mano se paraba, sin embargo, si substituias tu mano por un cuscurro de pan continuaba! el cuscurro se ve que le aportaba tranquilidad! Jejejeje

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:21 pm

      Qué grande lo del cuscurro de pan! El peque con tal de llevar algo en la mano como que cogía seguridad a la hora de caminar! ¡Un abrazo!

  6. Avatar
    29 septiembre 2014 at 1:58 pm

    la bichilla anda en esa fase de que gatea a la velocidad de la luz pero en cuanto encuentra donde apoyarse se pone de pie, hace sus filigranas y acaba cayendo de culo al suelo para seguir avanzando.No sé si en este periodo pasaremos muchas o pocas semanas. no tengo yo prisas porque corra y se escape de mi supervisión aún más de lo que lo suele hacer al gatear. Mi sobrina con la edad de Maramoto, ya iba así de suelta caminando y hasta hoy, ni un tropiezo grave ni una caída demasiado aparatosa. A ver si mi bichilla copia de esos primeros andares poco arriesgados de su prima y pasamos esta fase tranquilos.

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:22 pm

      Es que parecen muy kamikazes, pero a la vez lo hacen todo con mucha seguridad. Mara apenas se cae nunca. Siempre digamos que se deja caer ella. Todo muy controlado para no hacerse daño. ¡Y que siga así! :-))

  7. Avatar
    29 septiembre 2014 at 2:24 pm

    Qué carácter tiene la chiquitaja, jaja. Prepara los riñones para sus paseos, uf. Pero como sea como el mío, después se suelta y ya nunca más querrá vuestra mano, ni para cruzar la carretera, ¡ains! Lo de daros directamente la mano izquierda es una muestra clarísima de que es diestra, ¿eh? Yo aún no lo tengo claro porque las usa indistintamente 😉

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:23 pm

      Sí, eso hablé con la mamá jefa. Que parece una diestra de manual :-)) Espero que no se nos suelte de la mano. ¡Otro sufrimiento más! ¡Nooooo! :-)) ¡Un besote!

  8. Avatar
    Susana Flores
    Responder
    29 septiembre 2014 at 2:44 pm

    Mi pequeñín, que ahora tiene 15 meses, lleva desde los 12 meses andando pero primero empezó agarrado de las dos manos, luego (y bueno hasta ahora) es solo de la mano izquierda, y lo mismo que la tuya, te coge del dedo (a veces siento verdadero dolor) y a donde el quiera, parece que a veces no se acuerda que sabe gatear. Ahora dar un paseo es arriesgarse a no llegar nunca a ningún lado, mochila no quiere (la uso solo cuando saco a pasear a la perrilla), y hemos comprado una sillita de paseo que parece que aguanta bastante, hasta que tenemos la idea de pararnos en algún parque que ya no hay forma de que vuelva a sentarse en ella, entonces vamos hasta casa el empujando la sillita con una mano, con la otra coge mi dedo, y yo empujando la sillita por otro. Menos mal, que no trabajo y nunca tengo prisa, jeje!!
    Pero miedo me da, cuando se suelte…

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:25 pm

      Me ha hecho mucha gracia lo del parque. Ya sabes que Maramoto con el carro cero. Y con la mochila, mientras no la bajemos bien. Pero como toque suelo… ¡Adiós! Pero es que ahora, además, como ya va andando, cuando vamos al parque no hay forma de volver a casa. ¡No se quiere ir! Y no veas para volver, ella tirando hacia un lado y nosotros intentándola convencer de que es hacia el otro 😛

  9. Avatar
    Muxu_Neko
    Responder
    29 septiembre 2014 at 3:04 pm

    El tema de “aquí se hacen las cosas a mi manera” me suena mucho. Jajaja!! El peque empezó a andar a los 12 meses y nanai de darte la mano. Solito! Y con una mano en alto para equilibrarse. Parecía un pequeño dictador U_U’
    Ahora, con 29 meses, sigue con la manía de que sólo una persona puede darle la mano…

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:26 pm

      Si es que estos niños nacen ya con un carácter que da miedo! Por cierto, me encanta ver los métodos tan dispares que utilizan los peques para equilibrarse en sus primeros pasos. ¡Son muy graciosos! :-)))

  10. Avatar
    29 septiembre 2014 at 4:09 pm

    jajaja, sí que tiene Mara las cosas claras jeje. El nuestro hace prácticamente lo mismo, sólo que él ya no quiere ir de la mano, quiere ir completamente suelto para tener completa capacidad de maniobra jejeje
    Un saludo familia!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:26 pm

      Temo el momento en que llegue ese momento 🙂 De momento nos tenemos que pelear los papis por llevarla de la mano, pero algo es algo! ¡Un abrazote!

  11. Avatar
    29 septiembre 2014 at 4:32 pm

    M. Tiene 10 meses y desde el mismo día que empezó a caminar, quiso también empezar a ponerse de pie. Ahora gatea como un rayo y siempre que puede, se agarra a algo para ponerse de pie. Yo no tengo prisa en que camine pero nos resultaría muy útil que lo hiciese antes de que empezase “la temporada de lluvias” porque llevarlo al parque y que se ponga a gatear con todo el suelo mojado, no es plan.

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:28 pm

      La verdad es que Mara, cuando quiere algo que está un poco lejos, va gateando que va más rápido. Pero si no, te coge de la mano y te tiene todo el día dando vueltas por la casa, de habitación en habitación. ¡Seguro que M. está ya mismo caminando!

  12. Avatar
    Raquel, Eldiariodetumami
    Responder
    29 septiembre 2014 at 4:43 pm

    Bueno compañero…adiós, adiós a la mochila! Y llegaron los mejores momentos con un bebé jajajaja, ¿quién decía que eran los días inagotables? pues lo siento mucho pero ahora vais a flipaar!!!! jajajajajaja. Mucha suerte compi que yo ya llegaré xD.
    Besotes!!!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:28 pm

      No lo sabes bien, compañera. Si antes era cansando, prepárate ahora! Los días se hacen taaaaan largos… Por suerte ahora se duerme antes. Este post lo tengo pendiente 😛 ¡Un besote!

  13. Avatar
    Vanesa
    Responder
    29 septiembre 2014 at 10:01 pm

    Mientras te leo no puedo evitar pensar… Madre mía la que me espera!! Mi hija va a la zaga con la vuestra, en unos días cumple los diez meses y camina agarrada a lo que pilla, en cuanto puede pide suelo, así que en cuanto se sienta lo suficientemente segura para caminar echará a correr como Maramoto!! jajajaja
    Menos mal que tiene el carácter ligeramente mas dócil que la vuestra… si no…me da un chungo! jajajaja como siempre te digo gracias por el blog.

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:30 pm

      jajajajaja Pues ve cogiendo fuerzas que ya mismo la tienes andando :-)) Y mejor si no tiene carácter por ahora. Con Mara hay días en que se hace súper difícil cuando se empeña con algo. Tiene rabietas cada dos por tres… ¡Con once meses! Chungo el que nos va a dar a nosotros 😛 ¡Gracias a ti por pasarte y comentar!

  14. Avatar
    30 septiembre 2014 at 8:45 am

    Te he dejado un premio en mi blog! Espero que te guste 😉

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:32 pm

      ¡Vooooy para allá! ¡Gracias!

  15. Avatar
    30 septiembre 2014 at 8:51 am

    A Daniela le pasa igual, pero lleva así 2 meses, una mano agarrada y la otra libre! Ahora sí que estoy deseando que se suelte, que ya son 13 meses!!!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 septiembre 2014 at 12:31 pm

      Pues ya mismo la tienes andando ella solita. ¡Ya verás! Luego nos quejaremos porque no habrá quien las coja! 😛

  16. Avatar
    30 septiembre 2014 at 9:43 pm

    Bueno, a ver si así conseguís agotarla para esas noches locas que os solía dar. Mopito está empezando a dar pasitos, pero él va a su ritmo y de momento sigue sin gatear nada 🙁

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      2 octubre 2014 at 7:58 am

      Pensaba que habíamos conseguido que se durmiese antes, pero creo que fue solo un espejismo de los primeros días 😛 Ya gateará, ya. No tengas prisa por dejarte los riñones!

  17. Avatar
    1 octubre 2014 at 1:22 am

    Jajaja me parto, siento deciros que ahora viene “lo bueno”. Maramoto y Vikingo van a la par, si algún día se cruzan en esta vida ¡que tiemble el mundo! Lo próximo será no querer esa mano que ahora coge, en unas semanitas verás que quiere ir sola por la calle. Nosotros estamos en la etapa, yo voy solo, donde me da la gana y si me coges la mano monto un circo en medio de la calle. El carro obsoleto y la mochila de porteo casi casi. Un abrazo y a disfrutar de esta nueva etapa.

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      2 octubre 2014 at 7:59 am

      Ay, los circos en la calle… jajajaja De momento los monta cuando no quiere llevar a un sitio y nosotros intentamos engañarla y llevarla para otro. Cuando ande sola va a ser imposible… 😛 ¡Un abrazote!

  18. Avatar
    Aneta
    Responder
    1 octubre 2014 at 8:14 am

    Me parto, que bonica! Aitana también fue una kamicace. Eso del colecho da mucha seguridad a los nanos yo creo….
    Animo con las lumbares y mas si sois altos!

    Bss de una valenciana en Toledo

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      2 octubre 2014 at 8:02 am

      Menudas kamikaces están hechas estas renacuajas…jajajaja Y ya empezamos a notar las lumbares más cansadas de lo habitual, te lo aseguro. Somos altos y estar todo el día agachados tiene sus consecuencias 😛 ¡Un besote!

  19. Avatar
    1 octubre 2014 at 3:07 pm

    jajajajajj veo que Maramoto sigue tan exigente como siempre!
    La piccola también ha empezado sus primeros pasos justo antes de cumplir el año y ahora ya es casi una profesional! Pero al igual que MAra tiene sus condiciones… lo que ella es cambiante! Sera segun como sople el viento? ajajajja
    un saludo compañero!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      2 octubre 2014 at 8:03 am

      Vaya niñas con carácter tenemos, compañera! No nos queda nada con ellas! xD Yo temo el momento en que sea una profesional del andar. En ese momento no habrá quien la pare, jajaja ¡Un abrazo!

  20. Avatar
    1 octubre 2014 at 7:24 pm

    Y por Gran vía nada menos… nada de calles tranquilitas! jejeje
    Me han encantado sus condiciones 🙂

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      2 octubre 2014 at 8:03 am

      ¡Na! Esta niña todo a lo grande! Y encima exigiendo! 😛

  21. Avatar
    3 octubre 2014 at 4:54 pm

    La verdad que no me paré a pensar en si tenía manías cuando el Miniser comenzó a andar, bastante tenía con ir detrás a la carrera! Pero ahora que lo dices.. sí que prefiere ir más cogido de la mano derecha (creo que es zurdo y por eso explora más con la izquierda).

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      6 octubre 2014 at 7:31 am

      jajajajaja Es que con ir detrás ya tenemos más que bastante! Eso sí, de vez en cuando te vas dando cuenta de detalles (como el de la mano), que te pueden empezar a dar pistas sobre las preferencias de estos pequeños saltamontes 😛

  22. Avatar
    Lul
    Responder
    4 octubre 2014 at 9:45 am

    Juas, estás describiendo a la Pequeña Goblin 😀
    Por cierto, aprovecho para contar nuestra experiencia viajera: el viaje de hora y media en tren más o menos bien, pero aguantó únicamene 15 minutos sentada, lo que tardó en darse cuenta que eso era un tren que se movía y en tetear un poco, el resto estuvo paseando arriba y abajo y enamorando a todos los pasajeros con sus sonrisas pícaras. La explicación de que la habitación del hotel iba a ser nuestra casa la convenció bastante, incluso le llevamos sus peluches de dormir para que no tuvieramos problemas. Mientras estuvimos visitando cosas perfecto, turnos de porteo entre papá y yo, ella feliz de poder perseguir a todas las palomas, perros y nenes del lugar. Las noches… ¡ay las noches! Un infierno. NO era su cama, se despertaba cada hora y miraba a su alrededor extrañada, daba igual que estuviera su mantita y todos sus peluches. El sábado se nos puso malita y fue la cuesta abajo del viaje, conseguimos ver la catedral por la mañana, pero ya está, comida rápida, durmió 3 horas en el hotel, paseamos un rato intentando ver algunas cosas más pero estaba entre espiditada y cansada, así que pronto a dormir cenando de fast-food (ella ya a teta exclusiva). Baño con mamá para bajarla la fiebre, noche de locura y el domingo tuvimos que adelantar el viaje de vuelta a por la mañana. El viaje de vuelta otra locura, no la entretenía nada, estaba tan malita que se tambaleaba caminando pero ella quería caminar… terrible. Pero bueno, estaba malita, creemos que habría ido mejor si no hubiera pillado ese “bicho”.
    Ánimo con Maramoto, cuando empiezan a caminar sólo quieren caminar, pero luego se calman un poco y van a por otro reto (ahora estamos con el lenguaje ya que hemos conquistado la bipedestación).

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      6 octubre 2014 at 7:36 am

      Lo del tren me suena y mucho :-)) Cuando vamos a Valencia en AVE, de 1h’50minutos del trayecto nos pasamos hora y media de pie correteando por el tren o jugando en los espacios entre vagón y vagón tirados por el suelo. He tenido viajes más placenteros, pero se lleva xD Y la verdad es que fue una pena que se os pusiese malita, porque de lo contrario seguro que hubieseis podido disfrutar de un buen viaje. Seguro que Maramoto el año que viene ya lo lleva mejor 🙂 Seguimos con el reto de caminar. Ahora la tía ya se recorre la casa de arriba a abajo caminando sola. ¡Una crack! Un abrazo y gracias por el comentario!

  23. Avatar
    virginia mamá y su coquito
    Responder
    4 octubre 2014 at 12:05 pm

    Jaja mi coquito empezó igual pero con la diferencia de que da igual la mano, es ambidiestra.
    Con el tiempo ya no deja que le des la mano y se obsesionado con bordillos y escalones, portales…. lo que te hace 50 metros como 500.
    Ya habéis desatado a la fiera…..

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      6 octubre 2014 at 7:37 am

      jajajajaja Mara está ahora obsesionada con los bordillos y escalones! Y con escalar! Ayer nos la encontramos encima de una caja de cartón que teníamos en el salón. ¡Nos quedamos flipados! :-))

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info