Miss Cebolleta Mojada

cebolleta

Me estoy dando cuenta de que, con la tontería, he rebautizado ya a Mara (y eso que no la hemos bautizado) con un sinfín de nombres: Nuestra pequeña saltamontes (uno) ha sido ya Lady Caca (dos), Pequeña Rock & Roll (tres), Mara la exploradora (cuatro) y, por supuesto, nuestra entrañable y adorable Maramoto (cinco). Hoy le llega un nuevo título nobiliario que sumar a su ya extensa lista de propiedades nominales. Y sí, puede que su papá en prácticas tenga mucha imaginación y enseguida ponga sus neuronas a funcionar en la búsqueda de conexiones que le sirvan como excusa para publicar un post, pero no es menos cierto que nuestra pequeña saltamontes nos lo pone  fácil. A los hechos me remito.

Como bien sabéis los papis y mamis que seguís este blog, en casa decidimos apostar por el Baby Led Weaning como método de introducción de la alimentación complementaria. Y como bien sabréis también los que hayáis optado por la misma alternativa que nosotros, con el BLW los peques tienen mucha libertad para decidir qué quieren comer y qué no, así que no es difícil ver como nuestros bebes empiezan a mostrar desde bien pronto (aunque esto suele ir por rachas, al menos en nuestro caso) predilección por unos alimentos en detrimento de otros. También en nuestro caso personal, se da repetidamente la situación de que Mara puede pasarse días enteros comiendo únicamente uno o dos alimentos, los que en ese momento tiene en más estima, mientras que hace como si no viese todos los demás que le ponemos en el plato. Para ella son como las bolas que atraviesan los desérticos paisajes de las películas del oeste. Puro decorado.

Pues bien, de un tiempo a esta parte, a Maramoto le ha dado por comer cebolleta a espuertas. Así, cruda y a palo seco. Sin dolor. Si ve una cebolleta por la cocina, ya nos podemos olvidar de que coma nada más. Sólo tiene ojos y apetito para ellas. Su vicio es tal que en las últimas semanas he empezado a temer que nuestra pequeña saltamontes pierda su maravilloso aroma de bebé en beneficio de un incalificable olor a cebolleta. Porque no veáis como le canta luego el pozo a la niña. Por bulerías. Aunque estamos tan prendados de ella que ni eso nos importa. Con ella nos pasa como a esos enamorados tan cegados que ni siquiera reparan en el aliento de sus adoradas parejas. No hay dolor (ni olor) cuando triunfa el amor. Toma pareado.

A su irracional devoción por la cebolleta, además, Mara ha añadido otra afición. Como os comenté reciéntemente en un post, nuestra pequeña saltamontes domina ya el noble arte del beber a las mil maravillas. Cuando se le cruzan los cables en la mesa, eso sí, es capaz de liar unas que ni las crecidas del Ebro. Kalise, digo, agua, para todos, que diría Iniesta. Así que muchas de nuestras comidas y cenas en familia acaban así, con nuestra bebé chorreando y desprendiendo ambientador de cebolleta por toda la casa. Como podéis observar, todo muy bucólico.

En este punto entra en juego mi imaginación. Mara ya puede presumir de sexto nombre. Os presento a Miss Cebolleta Mojada 🙂

26 respuestas

  1. Mamá metalera
    Responder
    3 marzo 2015 at 11:16 am

    Jajajajja este post ha sido lo primero que he leído esta mañana y me ha hecho esbozar una gran sonrisa porque me recuerda a muchas situaciones cotidianas nuestras. Cuando nuestra hija come lo deja todo hecho una auténtica porquería pero tengo que admitir que no sé quien disfruta más, si ella poniéndolo todo perdido o yo viéndola pasarlo tan bien xD Me encanta el BLW

    • Un papá en prácticas
      3 marzo 2015 at 1:51 pm

      A veces, cuando estás muy cansado, es frustrante, pero la verdad es que el BLW nos regala momentos para el recuerdo. Y para no parar de reír xD

  2. 3 marzo 2015 at 1:05 pm

    Jajajaa, al final no va a saber ni como se llama la pobre…por lo menos si en el colegio le ponen un mote, ya estará curtida y lo llevará con orgullo. Personalmente, el que más me gusta es el de Maramoto 🙂
    M ultimamente está en una época de tomar cereales, en cualquiera de sus formatos (arroz, pan, pasta, etc) y no lo saque de ahí. Por lo menos el aliento no le huele

    • Un papá en prácticas
      3 marzo 2015 at 1:52 pm

      Su papá en prácticas la está curtiendo pero bien, jajajaja Maramoto es el mejor, sin duda 🙂 La verdad es que cuando les da por una cosa, es increíble. Aunque si le da por la cebolleta, pues alucina. A ver si le empieza a dar por alimentos menos fuertes 😛

  3. 3 marzo 2015 at 3:01 pm

    Jajaja, ¡es muy buen nombre! No puede quejarse Mara de motes 🙂 Es curioso cómo les gustan las cosas más extrañas. Al mío le ha dado por la remolacha a bocaos, a lo loco. Lo mismo le da para desayunar que para merendar. Me la busca en el frigo y todo. Están locos estos enanos… 😀

  4. 3 marzo 2015 at 3:19 pm

    Mejor las cebolletas que las patatas fritas. Mi bichilla ha descubierto hace poco esta cosa insana que tanto nos gusta y tenemos que comerlas a escondidas, porque en cuanto ve aparecer e paquete (o escucha el sonido de la bolsa) se niega a comer otra cosa.

    • Un papá en prácticas
      3 marzo 2015 at 3:34 pm

      No me hables de patatas fritas, que hemos tenido que dejar de comprar. Ya no nos valía ni comerlas a escondidas, Mara sabía dónde estaban y podía pasarse una hora entera delante del armario, señalando y gritando para que le diésemos las patatas. Qué te voy a contar… 😉

      • 3 marzo 2015 at 8:20 pm

        Jaja, a nosotros nos pasa eso con las galletas.. Y hemos tenido que empezar a hablar en clave, así que ahora las galletas son esféricos marrones de marbú (muy cocina de autor)

      • Un papá en prácticas
        4 marzo 2015 at 10:50 am

        jajajajaja ¡Muy grande! Ni Ferrán Adrià!

  5. 3 marzo 2015 at 4:13 pm

    ¡¡Cebolleta cruda a bocajarro…!! ¡¡Ostras!! No me lo habría imaginado ni en un millón de años… ¡Qué bueno! ¡Qué crack!

    Oye… pues yo eso con la niña no lo he probado. ¡Ya haré el experimento, ya…!

  6. 3 marzo 2015 at 7:01 pm

    Con este post te has lucido jaja! Miss Cebolleta Mojada! Anda que con la de comida que hay, comer cebolletas crudas, tela marinera…

  7. 3 marzo 2015 at 8:18 pm

    Al Monstruo le van tanto los plátanos que no sabemos ya si no será esa su manera de salir del armario. Como en casa no escondemos la fruta en la nevera (la tenemos en el frutero, encima de la mesa del comedor todo el día), puede llegar a comerse 3 plátanos en un día. Ya sabe pelarlos él, para lo único que nos necesita es para cogerle las pelas (las va sacando delicadamente de una en una y nos las da suavemente).

    Eso y el chorizo (“shuísu”, que dice él). Ese sí que lo guardamos un poco (con dejarlo en el mármol de la cocina, pegadito a la pared, basta), porque al usarlo para cocinar, cuando lo encuentras mordisqueado (o peor aún, no lo encuentras) se te llevan los demonios.

    Para mí que buscan suplir carencias dietéticas (cada uno las suyas). Los plátanos llevan potasio. El chorizo, grasas y proteínas. Qué deben llevar las cebolletas o la remolacha?

  8. 3 marzo 2015 at 8:21 pm

    Jaja, me parto con Mara y sus gustos culinarios… Bueno, desde luego sanote es. Besito

  9. 3 marzo 2015 at 11:42 pm

    Jajaajajaj. Me he dado cuenta que tengo la mente muuuy sucia. Cuando he visto el título mejor no te digo en qué he pensado. Besos

    • Un papá en prácticas
      4 marzo 2015 at 10:50 am

      jajajajaja La verdad es que al escribirlo me di cuenta de que el título podía llevar a engaño 😀

  10. Aneta
    Responder
    4 marzo 2015 at 10:39 pm

    Jajaja me parto! A la tia le van los sabores fuertes….Aitana se vuelve loca con las aceitunas y cualquier tipo de encurtidos…tenrmos unas chicas muy “heavies” Adrian!

    Besos

  11. 9 marzo 2015 at 11:43 am

    La mía ADORA la remolacha. Durante una semana entera solo comió remolacha y biberón… Que creo que le van a gustar los dulces a mi princesa. Me pregunto a quién habrá salido…

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info