Momentos de inadvertida felicidad

Decía Javier Marías en ‘Mañana en la batalla piensa en mí’ que “todo viaja hacia su difuminación y se pierde y pocas cosas dejan huella, sobre todo si no se repiten, si acontecen una sola vez y ya no vuelven, lo mismo que las que se instalan demasiado cómodamente y vuelven a diario y se yuxtaponen, tampoco esas dejan huella”. Y de cosas que aparentemente no dejan huella sabemos de sobra los padres, sobre todo cuando nos sumergimos en la aDOSlescencia y entre rabietas y noches sin dormir nos olvidamos de disfrutar de los pequeños momentos, de los gestos que duran un segundo, de las palabras que sorprenden, de las miradas y las sonrisas fugaces que desaparecen a la misma velocidad que llegan. Son los momentos de inadvertida felicidad, como los bautizó el escritor y guionista italiano Francesco Piccolo en un libro publicado en España por la editorial Anagrama. Es curioso, porque estresados como andamos, nunca nos paramos a pensarlo, pero si os detenéis un poco, cerráis los ojos y os dais unos segundos para meditar, veréis como vuestros días están llenos de pequeños momentos de inadvertida felicidad. Los míos también.

Cuando la pequeña saltamontes tiene un despertar a mitad de la noche y al mirar el despertador ves que son las dos de la madrugada y que aún te quedan cinco horas más por dormir.

Cuando Mara se despierta a primera hora de la mañana, ve que la luz ya se cuela por las ventanas, y nos dice aquello de “papá, mamá, ya está dormido”, como dejando entrever que todo lo que tenía que hacer en la cama, ya lo ha hecho.

Cuando la pequeña saltamontes se mueve inquieta durante la noche y acaba abrazada a mí, hecha un ovillo, y noto su respiración y su olor de bebé a un centímetro de mi cara.

Cuando alguna noche puntual Maramoto se queda dormida extrañamente pronto y la mamá jefa y un servidor nos ponemos una peli, una comedia sin pretensiones, y la acabamos de ver del tirón, abrazados en el sofá, sin quedarnos traspuestos a las primeras de cambio.

La semana pasada estábamos recogiendo la cocina tras cenar. Yo recogía los trastos mientras Diana estaba barriendo. En un momento dado, me dijo: “Ten cuidado con no pisar lo que he barrido, que voy a coger el recogedor”. Diez segundos después apareció Mara, con la sonrisa y la voz más maléficas que es capaz de improvisar, diciendo: “Voy a pisar un poquito…”. Esa sonrisa. Esa voz. Ese momento.

Cuando un día todo sale maravillosamente rodado y a las nueve de la noche estamos cenados y con la cocina recogida, listos para tener un buen rato para nosotros.

Cuando en la cama, Diana y yo entrelazamos nuestras piernas y nuestras manos, haciendo invisible la barrera que desde hace dos años y medio Mara ha construido con su cuerpo entre nosotros.

Cuando alguna noche Mara y la mamá jefa se quedan fritas y de repente me quedo sólo en el sofá, disfrutando del silencio, y me concedo media hora para leer en verdadera calma, saboreando cada una de las páginas.

Cuando después de leer, ya vencido por el cansancio, me voy a la cama y antes de acostarme me quedo mirando la relajada belleza que transmiten Maramoto y Diana mientras duermen.

Cuando vamos al parque, o a cualquier otro lugar con muchos niños, y al acercarse a ellos, antes de tener ningún tipo de interacción,  Mara se gira hacia mí y me sonríe y me mira con timidez.

Esa misma sonrisa y esa misma mirada cuando se despide de mí, cogida de la mano de una de sus profesoras, cada mañana en la escuela infantil.

Cuando Mara quiere algo, le digo que no puede ser, y hace un simpático gesto con la mano mientras dice con una voz dulcísima aquello de “¿Un poquito, porfi?”.

Cuando me escondo para comer algo, un capricho de media mañana, y Mara viene por detrás, siempre atenta, y me pregunta, “papá, ¿qué ase? ¿qué comes?”

Cuando le digo que vamos a quedar con alguien que a ella le cae muy bien y tiene esa reacción loca de ilusión, apretando fuerte los puños y emitiendo un gemido que sólo reproduce en esos momentos.

Cuando levanta la camisa de su mamá y acaricia y besa su barriga con toda la ternura y la delicadeza del mundo.

Cuando a esa misma barriga le ofrece una patata frita o un pistacho y al ver que no sale ninguna mano de ahí a cogerlo dice sorprendida “uy, el bebé no quiere”.

Cuando la llevo por la calle cogida en brazos y me da un beso totalmente espontáneo. Y luego le tira los brazos a su madre para darle otro. Y luego junta nuestras cabezas para que nos besemos todos a la vez.

Cuando le cambio intencionadamente las letras de las canciones y le pongo a ella de protagonista y me mira sonriendo, con cara de pilla, y me suelta “no, papá, así no es”.

Cuando entramos en trance con las canciones de Quique González y nos inventamos unas guitarras y unos micrófonos invisibles y lo damos todo sobre el escenario imaginario de nuestro salón.

Los dos últimos viernes, antes de recoger a Mara del cole, los astros se han aliado y la mamá jefa y servidor hemos tenido la suerte de poder irnos a comer por ahí.  Así, entre el no parar del día a día y el agotamiento, hemos encontrado una tregua que nos ha concedido tiempo para conversar tranquilamente, demostrando que Soledad Villamil tenía razón y que las conversaciones sin importancia en lugares sin importancia pueden ser los momentos más importantes de nuestras vidas.

Esas conversaciones que dan sentido a todo y te hacen más sensible a los momentos de inadvertida felicidad.

18 respuestas

  1. 19 mayo 2016 at 11:25 am

    ¡Hago tiempo de donde no debería, para ponerme firme con el repaso retrasado a tu blog, Adri…! (Pero empezaré de hoy hacia atrás…)

    ¡Momentazos, chico…! No sé qué es lo que más me ha llegado al alma: si el momento mano/beso sobre barriga de mamá Jefa… ¡o el momento “tener la cocina ya recogida a las 9 de la noche! ¡¡Dios, lloro con ambas escenas!!

    Hay que aprender a disfrutar de esas cosas, ¿verdad? Al fin y al cabo, en el día a día, muchas veces es casi lo único a lo que te puedes aferrar, con el trajín cotidiano. La vida en familia… es eso.

    • Un papá en prácticas
      19 mayo 2016 at 4:13 pm

      Qúe genial tú último párrafo, Sem. Si, muchas veces (la mayoría), ésas cosas son las únicas a las que nos podemos aferrar. Un abrazo, compañero!

  2. chapulin
    Responder
    19 mayo 2016 at 2:00 pm

    Me he topado sin querer con esta maravilla, y no sólo me ha entrado algo en el ojo, sino que me he visto totalmente reconocido con multitud de cosas, aunque hay algo que añadiriía a esos momentos, cuando recuerdas cada una de esas cosas pasado tiempo, y, es entonces, cuando te das cuenta que eran mucho mas importantes de lo que parecían en el momento.

    • Un papá en prácticas
      19 mayo 2016 at 4:12 pm

      Como decía Pedro Juan Gutiérrez, quiero recordar que en ‘Trilogia sucia de La Habana’, “uno sólo percibe la felicidad cuando se acaba”. Me ha encantado tu reflexión, compañero.

  3. 19 mayo 2016 at 8:33 pm

    Puede que no dejen huella, y se nos olvidarán, seguro que sí, pero merecerá la pena porque lo que sí recordaremos es que éramos felices, incluso mi torpe memoria y yo. Y llegará el día, ojalá, en que intercambiemos los papeles, y serán ellas las que, a pesar de nuestras broncas, de que sientan que les decimos constantemente que hagan esto y dejen de hacer aquello, a pesar de todo, sientan que a nuestro lado fueron felices. Y otra vez todo merecerá la pena.
    Sois una familia preciosa 🙂

  4. Vane
    Responder
    19 mayo 2016 at 11:36 pm

    Precioso.

  5. 22 mayo 2016 at 1:40 pm

    Hola Adrián;
    Aterrizo en tu blog ahora mismo y ya me haces llorar… Ya te vale!! 😉

    Estos pequeños momentos que tu nombras son los que, por desgracia, se nos pasan por alto y realmente son los más importantes. Siempre pensamos en que quisiéramos irnos de viaje a un lugar que nos apetece un montón, que nos gustaría vivir en la mejor zona de nuestra ciudad, o en la del otro lado del mundo, da igual… y todo para vivir momentos agradables, sentirnos felices, etc, etc, etc ¿Y qué pasa? que cuando nos convertimos en madres/padres estamos viviendo la mayor aventura que se nos raciona en pequeños-grandes momentos diarios y, la verdad, si no te encuentras con un post como éste, puede que pasen desapercibidos. Siempre hay quien se centra más en las travesuras, las malas noches… Me ha encantado leerte!
    Enhorabuena!!

    • Un papá en prácticas
      26 mayo 2016 at 4:08 pm

      Espero que fuese lágrimas bonitas, Cati 😉 Es inevitable regodearse en las noches sin dormir y las rabietas, pero por suerte la vida es mucho más que eso. Y además en pequeñas dosis que hay que estar atento para capturar 😉

  6. 23 mayo 2016 at 7:58 am

    Ay hijo mío, cómo me gustan tus post y lo bien que escribes joío! Un besote!

  7. 24 mayo 2016 at 9:15 am

    Me ha encantado tu entrada…parece poesía 🙂

  8. 27 mayo 2016 at 9:22 pm

    Últimamente, llevo un ritmo frenético, pero ahora mismo estoy leyéndote a oscuras en el sofá en absoluto silencio (el aitá acaba de reducir a la fierecilla)…sin duda un momento claro de inadvertida felicidad.;o))))

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info