No es país para padres

nocountryforparents.jpgHoy, tras quince días de mi correspondiente permiso de paternidad y otros tantos que me había guardado de las vacaciones, he regresado a mi puesto de trabajo. Un puesto que, para mi suerte, está ubicado en el mismo salón de casa. No tengo compañeros que estén físicamente a mi lado, lo que hace más largas las jornadas de trabajo, pero a cambio no tengo que perder mi vida en un coche o en el transporte público y, sobre todo, puedo disfrutar del día a día de Mara. Esta mañana me he puesto en el lugar de esos padres que tras quince días tienen que volver al trabajo dejando en casa a sus bebés y se me ha partido el alma. Sobre todo porque España se caracteriza por unos horarios que hacen incompatible la vida laboral y familiar. Cosas tan sencillas como llevar y recoger a los niños del cole o llevarlos al parque por las tardes se convierten a veces en una utopía sólo viable los fines de semana.

Para mi vuelta a la rutina, Mara me ha regalado una noche de aúpa. “La primera en la frente”, me ha parecido leer en su mirada. Así que esta mañana, mientras me planteaba recurrir al doping para aguantar el ritmo de los próximos meses, me ha dado por pensar que quizás el permiso de paternidad se queda corto. Un mes, como mínimo, sería lo suyo. Y no soy sospechoso de escaqueo laboral. La sensación que tengo es que las madres, aunque sean súper mujeres, necesitan de nuestro apoyo y nuestras manos durante mucho más de quince días. O quizás es que Mara es un culo inquieto y no deja a Diana ni respirar. No hay quien la duerma. Todo el día con sus ojazos abiertos reclamando nuestra atención. Por la noche hasta me da miedo. Es una pequeña y encantadora Chucky dispuesta a hacernos pasar una noche de terror. Quizás sea eso…

Mención aparte merece la baja de maternidad. Clama al cielo que cuando la propia Organización Mundial de la Salud recomienda seis meses de lactancia exclusivamente materna, en España las mamás apenas cuenten con 16 semanas de baja. Me ha parecido escuchar que el Congreso, en un ataque de actividad pocas veces visto, ha aprobado una propuesta de cambio horario (como si lo importante fuera adoptar el horario británico y no cambiar las costumbres horarias de este país) que incluiría el aumento de la baja de maternidad a 32 semanas. Esto último cuando la situación económica mejore y sea viable implantarlo. Es decir, en un país inmovilista como España, una amable manera de decir nunca.

Y mientras, para garantizar una lactancia materna exclusiva, las madres tienen que hacer equilibrios horarios. Desde reducir sus jornadas de trabajo a renunciar a sus vacaciones para unirlas a la baja de maternidad. Es decir, tienen que pagar o perder dinero para ser madres. Una buena forma de incentivar la natalidad en un país con tasas de nacimientos cada vez más bajas. Todo muy propio de la tan manida Marca España. Definitivamente, éste no es país para padres.

5 respuestas

  1. Avatar
    22 abril 2014 at 7:59 am

    Lo de alargar la baja cuando la situación económica sea mejor es una mentira y una chorrada. Cualquier mejora en las facilidades para ser padres hará que a largo plazo el país vaya mejor. Nos estamos quedando sin niños y sin adultos del futuro pero las visiones cortoplacistas y egoístas de políticos y grandes empresarios nos van a llevar a la ruina total

    • Avatar
      22 abril 2014 at 8:09 am

      En otro país del mundo, esa promesa se haría realidad con el tiempo. Aquí aunque vayamos montados en el dólar nunca se llevará a cabo. Al tiempo. Y es una pena. No puedo estar más de acuerdo con tu opinión.

  2. Avatar
    2 julio 2015 at 6:08 pm

    La realidad es así, que para ser madres en este país tenemos que asumir ser más pobres. Encima algunos nos echan una mano, pero al cuello…

    Desde luego que necesitamos a los papás y una legión de ayuda también. Pero en esta sociedad tan individualista el lema es: sálvese quien pueda. O “tú te las apañas, que para eso el hijo es tuyo”. Y se confunde responsabilidad con explotación porque todo es visto a través del beneficio económico y no desde el valor humano.

    Conclusión: Estamos locos.

    Un abrazo!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info