Pequeños lectores: ‘Abuelos’, de Chema Heras y Rosa Osuna

Quiero dedicar la segunda entrada de esta sección de literatura infantil a un cuento de abuelos para niños (de 0 a 100 años), a un libro que, pese a que Kalandraka, la editorial, lo recomienda a partir de los cinco años, entusiasmó a Maramoto desde el momento en el que lo vio en la librería, antes incluso de cumplir los dos años. El flechazo tuvo lugar este verano, en una preciosa y encantadora librería situada al lado de la Plaza Mayor de Trujillo. No se me ocurre mejor lugar para enamorarse de un libro. Ni para enamorarse en general. No recuerdo ahora el nombre, pero merece la pena visitarla. De verdad. De allí nos volvimos con dos libros nuevos en la maleta. Uno de ellos, ‘Abuelos’ (Premio Llibreter 2003), escrito por Chema Heras e ilustrado por Rosa Osuna.

Mara siente pasión por los abuelos y las personas mayores en general. Tanto es así que ‘abuelo’ y ‘abuela’ fueron unas de las primeras palabras mínimamente intelegibles que salieron de su boca. Imagino que por ello, pese a que los cinco años aún le quedan lejos , Mara se enamoró del libro. Le encantaba pasar páginas y ver a los abuelos dibujados. Tras comprarlo, se pasó días y días en los que no quería otro libro que el de ‘Abuelos’. Si intentabas leerle otro, ella te sacaba su favorito de la estantería. Y lo miraba y lo remiraba mientras reía señalando a la pareja de abuelos protagonistas. En el anterior post de la sección, alguien me preguntó que si le dejábamos estos libros a Mara, si no teníamos miedo (en cierto modo) a que los destrozase. La respuesta es que sí. Que se los dejamos. Que ya hemos perdido alguno por el camino (Pobre ‘Adiós, Martínez’, de Almudena Grandes). Y que el que hoy nos traemos entre manos está rayado con mil y un colores. Daños colaterales. Los asumimos como tales. Para amar a alguien hay que tocarlo y sentirlo. Quiero pensar que con los libros pasa lo mismo.

abuelos kalandraka 01

‘Abuelos’ es la encantadora historia de Manuel y Manuela, dos viejecitos entrañables. Mientras trabaja en el campo, Manuel escucha por la megafonía que esa misma noche hay baile en el pueblo. Raudo y veloz, se dirige a casa para informar a Manuela y convencerla de salir a bailar juntos. A lo largo de las páginas, Manuel irá desmontando los complejos de su mujer asociados a la vejez, todos ellos derivados de su todavía vital coquetería, hasta que consigue convencerla para ir a bailar. Ésta, ya bailando en la plaza del pueblo, acaba viendo con ternura que en los ojos de su marido también se aprecian los signos del inexorable paso del tiempo. Entonces se agacha a por una margarita, la prende en el chaleco de Manuel y se acurruca en su pecho. Como cuando eran dos jóvenes con toda la vida por delante. Como si para ellos no hubiese pasado el tiempo.

Las cálidas y dulces ilustraciones de Rosa Osuna son unas perfectas compañeras de viaje para la historia de Chema Heras, un texto que es un canto poético al inevitable trasncurrir de la vida, una exaltación de aquellos que aceptan con naturalidad las huellas que deja en nuestro físico el paso del tiempo,  una reivindicación de las canas, las arrugas y la vejez, una preciosa muestra de cómo la vitalidad y el cariño son el mejor remedio cuando los cuerpos pierden el vigor de la jueventud y empiezan a marchitarse.

abuelos kalandraka 02

 abuelos amazon

6 respuestas

  1. 6 noviembre 2015 at 11:13 am

    Precioso el libro de hoy, y cada vez estoy más convencida que para los libros, como en el amor, no importa la edad.
    Nosotros también les dejamos los libros a M. En realidad, no se los dejamos, es que son suyos y los cojee cuando quiera (alguna vez ya lo hemos pillado “leyendo” solo, jijiji). Alguno ha roto y lo hemos “arreglado” con celo. No queda igual y él ha aprendido a ser más cuidadoso.

  2. 6 noviembre 2015 at 2:23 pm

    Las ilustraciones que has puesto son, simplemente, hermosas. Transmiten tanta paz y ternura… Lo apuntaré, que tengo sobrinos de la edad recomendada 🙂

    Un abrazo 🙂

    • Un papá en prácticas
      8 noviembre 2015 at 10:33 pm

      ¡Os lo recomiendo muy mucho! Las ilustraciones son tan tiernas como bonitas 🙂 ¡Un abrazo!

  3. 7 noviembre 2015 at 4:16 pm

    Ohhh! Me encanta!! Mopito es bastante cuidadoso con los libros en general y no tenemos miedo en dejárselos. Pero lo del destrozo de “Adiós Martínez” me ha llegado. Creo que voy a dejarle nuestro ejemplar a Mara a ver si repite la azaña porque te prometo que pagaría por hacer desaparecer el cuento de Almudena Grandes de nuestra estantería y no tener que leerlo más. ¡Es terrible!

    • Un papá en prácticas
      8 noviembre 2015 at 10:36 pm

      jajajajaja La verdad es que tenemos (teníamos) dos libros de esa colección porque nos llegaron de la editorial. El otro que tenemos es el de Vila-Matas. Vi que vosotros también teniais en casa algunos. Algún día tendré que conseguir el de Pérez Reverte 😉

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info