Puericultura: 5 imprescindibles vs 5 prescindibles

Hace ya tiempo (y eso que Mara apenas se acerca ahora a los cuatro meses) que venía rondando por mi cabeza la idea de hacer una serie de entradas en las que hablar de productos de puericultura que nos han resultado muy útiles durante estos primeros meses de vida de la pequeña saltamontes. Y, sobretodo, para rajar de los que no nos han servido de nada. Y es que, como ya escribí en el post que sirvió de apertura a este blog, los padres primerizos nos convertimos repentinamente en niños de 30 años y las tiendas de puericultura parecen transformarse a su vez en las tiendas de merchandising de DisneyLand París. Todo nos gusta y todo nos parece útil. Y de eso se aprovechan, como no podía ser de otra forma, las dependientas. Que si te pillan en un día con la mano suelta, te venden hasta la decoración del escaparate.

Ahora, aprovechando que en el blog Mamis y Bebés han lanzado una propuesta para que nos animemos a contar nuestros prescindibles e imprescindibles con el fin de ayudar (o liar más si cabe) a los futuros papis, me he decidido a crear este primer listado que seguro que se ampliará con el tiempo. Vaya por delante que cada familia es un mundo. Y que lo que me vale a mi no necesariamente te tiene que valer a ti. Basta con que os deis una vuelta por el resto de blogs participantes para daros cuenta de ello. Y vaya por delante también que considero que lo único realmente imprescindible para criar a un bebé es mucho amor y mucha paciencia. Aunque hay cosas que ayudan y hacen más fácil el día a día…

Nuestros Cinco Imprescindibles (Me ha costado llegar a cinco)

imprescindibles

1. Mochila ergonómica, fular, bandolera…: Cualquier utensilio que te permita llevar a tu bebé colgado, sentirlo bien cerca y tener las manos disponibles para hacer cosas. Su uso puede ser un poco complicado si se tiene mi alto nivel de torpeza, pero pocas cosas funcionan mejor con nuestra bebé. Es un relajante sin comparación para una niña inquieta como ella.

2. Cubeta de plástico + patas: Es decir, una bañera. Aunque desmontable. Teniendo en cuenta que vivimos en un piso de 75 metros, hay que economizar espacio. No nos costó más de 50€. Y resulta muy cómoda, porque puedes apoyar al bebé en el respaldo sin temer por tener que rescatarlo en plan vigilante de la playa. Vuestra espalda siempre os agradecerá que hayáis comprado una bañera.

3. Hamaca: Un desahogo para dejar a la bebé mientras haces cosas que no podrías hacer con ella en brazos. Teníamos dudas si comprarla o no, pero al final nos está siendo útil. Viendo lo que nos ha pasado con otras cosas, ya la doy por amortizada.

4. Luz de noche: La compramos en IKEA y no creo que nos costase más de 3€. Viene muy bien, en caso de colecho, para que la mamá somnolienta atine al meter la teta en la boca de la peque y no haya riesgos de que le salte el ojo.

5. Calefactor: Esto poco tiene que ver con la puericultura, pero como Mara ha llegado al mundo con el frío, nos está viniendo de perlas para calentar un poco la habitación antes del baño.

Nuestros cinco Prescindibles (Lo malo de los prescindibles es que no sabes que lo son hasta que los intentas usar)

prescindibles

1. Minicuna balancín: La tenemos en venta desde la cuarta semana de vida de la bebé (Por si alguien esta interesado pongo en enlace al anuncio. Si cuela, cuela, oiga). Con eso lo digo todo. No ha habido manera de acostarla en ella y al final acabamos rendidos a los beneficios del colecho. La peque duerme y la mamá descansa.

2. Cojín de lactancia: Uno de los caprichos de la mamá jefa tras nuestro paso por el curso de preparación al parto. Le iba la vida en comprarlo. Ahora está en el trastero.

3. Sacaleches eléctrico: Esto es un no pero un sí. Vamos a ver si me explico. La mamá fofucha me hizo salir a comprarlo un domingo a correprisa y esa primer día lo utilizó. Luego la verdad es que apenas le hemos sacado partido, aunque entiendo que puede ser un instrumento muy útil para otras madres, especialmente cuando llega el momento de reincorporarse al trabajo.

4. Intercomunicadores: A esto supimos decir que no a tiempo. Y estamos orgullosos de ello. Nuestra peque se pasa el día con nosotros y además, como he comentado antes, vivimos en un piso de 75 metros. La escuchamos aunque no queramos.

5. Chupetes, biberones y sucedáneos: No sé cuántos hemos llegado a acumular. Dudo que utilicemos un biberón. Y en cuanto al chupete, hemos optado por prescindir de él. Así entre nosotros, ahora que estamos en la intimidad, os diré que una noche en la que no había forma de que Mara dejase de llorar, intentamos ponérselo. Pero la peque no lo quiso.

32 respuestas

  1. Avatar
    4 febrero 2014 at 10:12 am

    Coincido en la bañera ay ay ay pero claro mi lactancia fue artificial así que los biberones rockearon pero de chupetes nada 😛 un besote desmadroso

    • Avatar
      4 febrero 2014 at 10:17 am

      La bañera es el gran clásico. Creo que el utensilio más beneficioso de todos para los padres. O al menos para sus espaldas 😉 Veremos si aguantamos nosotros con nuestra política ‘sin chupete’! ¡Besos y gracias por el comentario!

      • Avatar
        2 marzo 2014 at 1:06 pm

        Nosotros con la bañera tiramos de una Shantala… mientras el niño cupo (es que me paso lo que me pasa con los pasteles: puse demasiado y salió enorme; y como una vez fuera ya no encogen…). No solo era fantástica para nuestras espaldas, sino que no sufríamos por si el nene se ahogaba: estaba ahí dentro como en mi propio vientre!
        Eso sí, a la que el niño fue lo bastante grande y llegó el verano y quiso jugar con el agua y nosotros vimos que se apoyaba en el borde de su bañera y… ahora lo bañamos en una bañera como la vuestra, pero sin patas, que si se escapa no se pegue el gran morrazo. Y nosotros? Pues lo bañamos sentados en el suelo y listos!

      • Avatar
        3 marzo 2014 at 8:31 am

        En nuestro caso la bañera de la peque ya la metemos dentro de nuestra bañera para el momento del baño. Básicamente porque ahora le ha pegado por chapotear y nos ponía la habitación hecha un cristo 😛

  2. Avatar
    4 febrero 2014 at 10:25 am

    Podríamos hacer un mercadillo de cosas que acumulamos…yo muchas las tengo por dos!! Lo bueno es que casi todo era prestado o regalado así que no tuve que gastar dinero en esas cosas. Todo lo relacionado con biberones te lo puedes ahorrar (escurrebibes, calientabibes,esterilizador, tetinas…), Yo como tuve los primeros meses lactancia mixta no me los pude ahorrar, a parte de tener que sacarme leche muchas veces, pero eso va en cada caso. Ya te dije lo que hice con los chupetes, un gran adorno para el árbol de navidad jajaja.
    Sí dimos usos a la hamaca, bañera… pero la cuna, moises y parque están para verlos o para dejar cosas cuando vienes con prisas jajaja

    • Avatar
      4 febrero 2014 at 10:30 am

      jajajajaja Ayer bajé por fin al trastero la minicuna. La teníamos para dejar los cojines de la cama por la noche xD Es una acumulación de trastos sin fin. Y lo malo es que, aunque sean regalados, duele que se malgaste el dinero. Y más en los días que corren…

  3. Avatar
    4 febrero 2014 at 2:23 pm

    Una idea para aprovechar el
    Cojín de lactancia: venden fundas y se convierte en una especie de hamaca, yo tengo a Alma casi todo el día en el cojín en el sofá! Valen como unos 20 euros. Y por lo demás, una vez más de acuerdo contigo compañero!

    • Avatar
      4 febrero 2014 at 3:30 pm

      ¡Wow! Lo desconocía por completo. ¿Puedes pasarme algún enlace?
      Sorprendente que estemos de acuerdo, con las diferencias que suele haber a este respecto 🙂 ¡Un besote!

      • Avatar
        2 marzo 2014 at 1:09 pm

        Nosotros tenemos un cojín como el de tu foto, y Aram lo usó a partir de los 3-4 meses para aprender a sentarse: llega una edad que se hartan rápido de estar tumbados (pero claro, vosotros tenéis la hamaquita) y en el cojín aprenden a sostener la cabeza (y puesto debajo de los colgantes pueden jugar a manosearlos y patearlos).
        Yo tampoco lo usé mucho para lactar, pero tampoco puedo decir que sea inútil.

      • Avatar
        3 marzo 2014 at 8:32 am

        En nuestro caso sí que podemos decir que hasta la fecha nos ha resultado inútil. Un gasto tonto. Pero como digo en el post, cada familia es un mundo. Y lo que no me sirve a mí, puede ser imprescindible para ti. Esa es la magia de la maternidad/paternidad 😉 ¡Mil gracias por todos tus comentarios!

      • Avatar
        3 marzo 2014 at 12:59 pm

        ^_^ Un placer!

  4. Avatar
    4 febrero 2014 at 2:53 pm

    Pues el calefactor no es ninguna tontería la verdad! Nosotros también lo usamos mucho en los baños, es verdad…
    El cojín de lactancia, a mí es que me gustaba el tipo churrito. Ay mi amante!!!
    Casi me meo con el anuncio de la cuna jajajaja. La nuestra quedó sin estrenar también, menos mal que con la primera le dimos tute porque con la pequeña no hubo manera….

    • Avatar
      4 febrero 2014 at 3:32 pm

      El anuncio había que colarlo de alguna manera… jajaja La verdad es que es una pena, porque está nueva, pero son cosas que no entiendes hasta que no llega el momento de usarlas… Si pudiera volver atrás… 😉

  5. Avatar
    4 febrero 2014 at 2:54 pm

    Cada bebé es un mundo! Hay cosas que algunos usan mucho y otras que ni las tocan. A mi la hamaca también me ha venido muy bien, y eso que ni me habia pla teado comprarla y me la regalaron! La bañera con patas y reclinación es un imprescindible…desde luego!

    • Avatar
      4 febrero 2014 at 3:33 pm

      Correcto! Nuestro caso con la hamaca fue igual. En principio no entraba en los planes, pero luego nos dieron un dinerillo y fuimos a probar. Y la verdad es que muy contentos 🙂

  6. Avatar
    4 febrero 2014 at 3:56 pm

    Como he dicho en tw, con Bruno prescindimos de bañera. La de Marcela no nos gustó y la dmos y cuando nació Bruno aun no teníamos claro qué hacer. El prner aprox. le bañams en nuestro lavabo, q es grande. Luego en una hamaca de baño dentro de la bañera grande y a los 5-6 meses lo pusimos en el aro de baño y tan contentos.

    • Avatar
      4 febrero 2014 at 4:04 pm

      No me había planteado esas alternativas por no agacharme (agacharnos). Pero es una opción tan válida como cualquier otra! Eso es lo que mola de la crianza! 😉

      • Avatar
        4 febrero 2014 at 9:48 pm

        Pero has entendido algo de lo que he escrito? porque acabo de leerlo y telita, juas juas. Es lo q tiene escribir con el miniteclado del móvil, con prisa y en el bus

      • Avatar
        5 febrero 2014 at 9:22 am

        Son muchos años de experiencia en el mundo de los sms…y había que ahorrar palabras de alguna forma xD

  7. Avatar
    4 febrero 2014 at 7:11 pm

    Coincido en muchos de ellos, otros ni los tuvimos ni los íbamos a tener, pero algunos como la mochila son imprescindibilísimos. jejeje Suerte con la cuna.

    • Avatar
      4 febrero 2014 at 7:54 pm

      La mochila es un básico! Y veremos la cuna…voy a tener que bajar el precio (aunque sólo sea por quitarme el muerto del trastero). ¡Un abrazo!

  8. Avatar
    4 febrero 2014 at 7:25 pm

    Según la RAE. “Trastero: lugar en el que se almacenan los objetos calificados por las madres como importantísimos, urgentísimos y vitales”.

    • Avatar
      4 febrero 2014 at 7:55 pm

      jajajaja En favor de Diana diré que también hay algún trasto mío que me pareció en su día más que necesario. Por suerte Diana es poco trastera 😉 ¡Un abrazo!

      • Avatar
        4 febrero 2014 at 8:24 pm

        Eso es cierto, también hay mancuernas, bancos de abdominales y todo tipo de instrumentos para ponernos cachas 😀

  9. Avatar
    5 febrero 2014 at 12:06 am

    Me encanta tu lista. Casi, casi podría haberla suscrito (hasta el arrebato del sacaleches).
    El único pero es la luz de ikea que compré pero iluminaba demasiado para mi gusto imagina…
    Lo del cojín de lactancia no lo probé pero pensaba comprarlo si vuelvo a quedarme embarazada. Después de leerte creo que mejor se lo pido prestado a una amiga para probar antes.

  10. Avatar
    8 febrero 2014 at 2:45 pm

    Me encanta tu blog! Pásate por el mío q hay algo para ti http://yo-tampoco-sabia.blogspot.com.es Saludos! Feliz día!

  11. Avatar
    9 febrero 2014 at 11:47 am

    Hola acabo de descubrir tu blog por el articulo de padres reivindicando la ternura en madresfera y la verdad es que me parece muy util tu lista de prescindibles vs imprescindibles, cuando tengamos que ponernos a comprar cosas para el peque le hechare otro ojo

    • Avatar
      10 febrero 2014 at 8:17 am

      ¡Muchas gracias! La verdad es que, como pongo en el post, cada familia es un mundo, pero sí que te recomendaría que te lo pensases mucho antes de gastarte el dinero, porque luego te das cuenta de que muchas cosas no son útiles. A nosotros, por ejemplo, nos pasó también con el carro. Hice a mis padres gastarse más de 1000€ en el Quinny, porque era muy molón. Y hemos sido incapaces de dejar a la peque en él. Llora, se pone nerviosa… Al final siempre vamos con mochilas, fulares y bandoleras 😉 ¡Un abrazo, familia!

  12. Avatar
    16 septiembre 2016 at 8:33 pm

    Especialmente de acuerdo con las lista de los prescindibles, esas adquisiciones que no usas como esperas y nadie te dice que no lo compres.

    Aunque el cojin de lactancia es cómodo para descansar los pies ¿ya lo ensayaste?

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info