Quiero escribir una canción: A la mamá jefa

IV0A0235

No está atravesando una buena racha la mamá jefa en este final de año. Lo dejó por escrito hace hoy justo una semana en un post tan duro como necesario, tan estremecedor como realista. Había muchas tripas en aquel artículo que era el desahogo emocional y el grito desgarrador de quien se siente incomprendida, juzgada, minusvalorada, sola. No está siendo su maternidad (nuestra maternidad) un camino fácil. Imagino que como ninguna. No ayuda el entorno (una familia y unos amigos -algunos, porque hay ángeles de la guarda con nombre propio (Pi, Paula, Ana, Gen)- ausentes). “La soledad duele más cuando es acompañada”; Tampoco las circunstancias (otra parte de la familia lejos, la falta de sueño, la ausencia de tiempo). Y tampoco ayudo yo a veces, que me hundo con ella cuando la veo venirse abajo, que me siento superado por esta realidad de estrés y agotamiento que nos toca vivir. Será que no asimilo ver a una mujer sonriente e indestructible como Diana así. Será que me parece tremendamente injusta la falta de empatía que muestra su entorno con ella. Será que me enfurece pensar que ésta no es sino otra muestra más de machismo, de una exigencia para con las mujeres que no existe con los hombres. Será.

Ha sido un mes difícil este diciembre. Lo está siendo. 2015 se nos ha hecho demasiado largo, como si nos faltasen las fuerzas para coronar la cima, esa pancarta con el día 31 que ya vemos entre la bruma pero que parece que jamás vayamos a cruzar, como en una de aquellas pesadillas en que quieres correr para escapar de un peligro pero las piernas no obedecen, no responden. Y corres angustiado, exhausto, vaya si corres, pero no te mueves un ápice. Así está siendo el diciembre de Diana. Nuestro diciembre.

No parece que vayan a mejorar las cosas en 2016. Ni el entorno, ni las circunstancias. En estos últimos días, sin embargo, después de un diciembre inusualmente cálido que nosotros hemos sentido terriblemente frío, parece que al menos en casa ha prendido una lumbre que nos está haciendo entrar en calor, recuperar pulsaciones, sentirnos vivos. Ayer, mientras estábamos sentados en el ordenador, codo con codo, sonó en Spotify un tema del poeta y cantautor canario Diego Ojeda. Se me erizo el bello al escuchar la letra. Pedí a Diana que la volviese a poner. Una vez. Dos veces. Tres veces. Y mientras la escuchaba, mientras miraba a los ojos de Diana, caí en la cuenta de que nos tenemos a nosotros, algo tan obvio que a menudo pasamos por alto, y que tenemos que cuidarnos porque jamás vamos a tener nada tan grande ni tan bello; que dormir abrazados es maravillosamente sanador; que habíamos dejado de saborear los besos (aquellos con los que “llenamos de besos eternos los bares mas tristes que hay en Madrid”)  las caricias, los instantes. Que también esto pasará. Con un final u otro, pero pasará. Y que entonces, sea cual sea el final, entre el entorno y las circunstancias aún estaremos nosotros. Los tres. Vivos. Juntos. Donde sea y como sea, pero que sea juntos.

Y en ese instante de repentina lucidez, como Diego Ojeda, quise escribir una canción, nuestra canción, para decirle a Diana que la quiero. Que estoy y siempre estaré a su lado para ser su almohada, su pañuelo, su gas de la risa. Que es una mujer y una madre maravillosa, un ejemplo de superación ante las adversidades. Que me siento el hombre más afortunado del mundo por estar a su lado. Que “hace de mí la mejor versión de un tipo que sólo quería ser feliz y ahora lo es”. Que nuestra canción seguira sonando toda la noche, “quizás la vida entera”.

Te escribo esto mientras duermes a mi lado, 
y hasta oírte respirar suena a milagro. 
Ya te estoy extrañando y es extraño, 
porque los tópicos en ocasiones son certeros. 
Te llevo bailando en la punta de los dedos, 
te llevo conmigo en los abrazos
que siento como una segunda piel que mejora la primera. 
Te llevo y me llevas por París, 
polizón en tus venas.
Extrañarte, entonces, es otra forma de tenerte, 
saber que te pienso y que me piensas, 
que somos mas verdad que la lluvia o las mareas,
 que por tu causa llevo meses cazando atardeceres que mostrarte, 
pero siempre son mas bellos los que tú me cuentas.

Que haces de mí la mejor versión de un tipo
que solo quería ser feliz y ahora lo es, 
en los encuentros y en las esperas. 
Que pasaré días y días acariciando
las marcas de tus uñas en mis brazos, 
sonriendo con la misma curva que tus caderas. 
Que nunca he podido estar tan cerca
y quiero acercarme más
para besarte desde dentro. 
Besarte toda. 
Besarte entera.
Que te quiero
y eso hace que las distancias se acorten
y los tiempos corran para poder decirnos cuanto antes lo que ya sabemos, 
que la fiesta sigue, 
y nuestra canción sonara toda la noche, 
quizás la vida entera.

34 respuestas

  1. 22 diciembre 2015 at 10:18 am

    Qué decirte… Te prequiero, te quiero, te requiero. Maktub.

  2. 22 diciembre 2015 at 11:19 am

    Qué post tan bonito Adrián. Es pura poesía… Me ha llegado al corazón y me ha hecho sentirme más cerca vuestro a pesar de la distancia. Tienes una mujer maravillosa y yo también me siento muy afortunada por tenerla (géneros) en mi vida. La maternidad es muy dura y nuestras conversaciones han ayudado (ayudan) enormemente. Un beso enorme, sois lo mejor que me ha pasado gracias a este mundo 2.0

  3. 22 diciembre 2015 at 11:49 am

    Pasándome al otro extremo poético, el de barrio profundo fiestero, ya lo decían los Bongo Botrako: -“…¡Y es que todos los días sale el sol, chipirón…!”-

    Con esta chorrada quiero decir un poco lo obvio, y es que es cierto, que aunque las cosas se tuerzan, hay que intentar buscar ese rayito de sol hasta debajo de las piedras, si hace falta. Porque el sol está, aunque lo tapen las nubes. Hay que tratar de ser felices como sea. Todos vivimos en un vaivén perpetuo, con rachas buenas y malas. Y la cuesta es dura, claro que lo es. Pero hasta en las cuestas, entre resuello y resuello, puede silbar uno una bonita tonada de vez en cuando para tratar de colar una sonrisa y elevar el ánimo.

    Deberías escribirle una canción de verdad, amigo. Ahí tienes otra tarea… (Yo le compuse una nana a la niña, y es algo que mola mucho…) 😉 (Si quieres canciones o poemas con letras hermosas y bien curradas, te recomiendo a Marwan, a propósito de esto y si me permites una recomendación musical/lectora…)

    Por cierto, un aplauso a ese cambio visual del blog en los últimos tiempos, en el que has decidido sacar del armario vuestra imagen sin distorsionar, y os mostráis valientemente al mundo tal y como sois.

    • Un papá en prácticas
      3 enero 2016 at 1:33 am

      Todos los días sale el sol, compañero. Eso es así. Y por cierto, descubrí a Marwan escuchando a Diego Ojeda. Qué decirte: me tiene prendado. Tanto que Diana me ha regalado su último libro de poemas 🙂 Un abrazo y feliz año!

  4. 22 diciembre 2015 at 11:52 am

    Qué bonicos sois :_) Las malas rachas llegan, es inevitable, pero también pasan. Y lo importante es que habéis tenido la inmensa suerte de encontraros para atravesarlas juntos. Tener algo así es lo mejor que le puede pasar a uno en la vida, mejor que el Gordo que sortean hoy y mejor incluso que la salud que se queda la mayoría como consuelo. Así que aunque esté siendo una época dura, ¡enhorabuena por vosotros y por lo que construis cada día entre los dos!

  5. sandra silva
    Responder
    22 diciembre 2015 at 12:20 pm

    En primer lugar decirte que tanto a tu esposa cómo a ti os sigo y me encanta lo que escribís; y lo segundo darte las gracias porqué aunque este post esta dirigido a tu esposa, me lo he tomado como si fuera para mí, con dos niñas, el trabajo y ayuda de mis padres la

    • Un papá en prácticas
      3 enero 2016 at 1:35 am

      Este post era para Diana, pero de alguna forma lo era también para todas y cada una de las madres que pasáis por circunstancias parecidas. Un abrazo, Sandra.

  6. Mamá metalera
    Responder
    22 diciembre 2015 at 1:52 pm

    Como siempre, preciosas las palabras que le dedicas a la mamá jefa. Os envío todo mi ánimo, especialmente a Diana porque sé lo duro que es y lo mal que se pasa. Ojalá pase todo lo más pronto posible y podamos ver un poquito de claridad entre tanta oscuridad, que ya va tocando leñe!!!
    Un besazo enorme familia

  7. 22 diciembre 2015 at 2:11 pm

    Aissssss me vais a hacer lloraaaar!!
    Es precioso cómo os tenéis el uno al otro, no lo perdáis nunca!!

    Ya no digo más que lo estropeo, jeje, un abrazoooo y ánimo, que el 2016 va a ser EL MEJOR 2016, ya veréis!!

  8. Berta
    Responder
    22 diciembre 2015 at 3:15 pm

    Adrián, Diana, Querida Maramoto… Sois una F A M I L I A maravillosa. Soy fan vuestro. Quizás ahora, en estos momentos que estoy atravesando, valoro más todo esto. Vuestro AMOR es incondicional. Todo un ejemplo. Me dais envidia (envidia muy sana, ojalá yo tuviera esto que vosotros 3 tenéis pues mi deseo siempre fue soñar esto y quién sabe si podré conseguirlo. Os deseo todo lo mejor. Felices fiestas! 🙂

    • Un papá en prácticas
      3 enero 2016 at 1:37 am

      Seguro que lo puedes conseguir, Berta. Seguro. Quien sabe si en ese 2016 🙂 Un besazo enorme, mil gracias por tus palabras y feliz año nuevo!

  9. 22 diciembre 2015 at 6:08 pm

    Guau, qué bonito.
    Pues nada, que les den a los que no apoyan. No permitáis que si no hacen bien hagan mal. No podemos controlar lo que hacen los demás pero sí lo que hacemos nosotros, en este caso, obviar/olvidar a esas personas.
    Criar es muy duro y cansado. Mi situación es mejor y aún así estoy desbordada. No sé, rebajad exigencias, no se puede estar a todo 100%, sed condescendientes con vosotros mismos que la vida son rachas y, en este caso por suerte, pasará cuando menos os deis cuenta. A cada día, su propio afán. O igual es momento de dar un cambio… En fin, que paciencia.

    Un abrazo fuerte, que sabéis que os sigo y, creedme que, aunque parezca un poco locura, os tengo presentes y me acuerdo de vosotros. Por ejemplo, en las mierdanoches, por ejemplo con el pelo recién lavado sofriendo puerro; lo bien que me hubiera venido ese gorro de Diana. Ja,ja,ja.
    ¡Ánimo y arribaaaaaaa!

  10. 22 diciembre 2015 at 11:00 pm

    ¡Qué bonito! Solo puedo desearos lo mejor. Y mandarle un fuerte abrazo a la mamá jefa y decirle que la comprendo porque también me sentí así. Todo pasa y esto también.

  11. Una abuela principiante
    Responder
    22 diciembre 2015 at 11:14 pm

    Animo chicos ya vereis como todo se arregla y vendran tiempos mejores lo importante es como dice el papa principiante es estar (juntos)
    Un besazo muy grande para los tres

  12. Marta
    Responder
    22 diciembre 2015 at 11:34 pm

    Llevo leyendo vuestros posts desde hace meses ya..solo ultimamente estoy comentando..pero porqué me siento un poco unida a vosotros si me lo permitís…me encantan vuestra forma de escribir y lo que decís, y esta vez también casi me hacen llorar tus palabras que transmiten el más profundo amor.
    Tu lo has dicho Adrián..los tres juntos es lo más importante que podéis tener…os deseo lo mejor chicos!
    Un abrazo

    • Un papá en prácticas
      3 enero 2016 at 1:39 am

      Mil gracias, Marte. Por tus palabras y por animarte a comentar. Te mando un besazo enorme. Y los mejores deseos para el año que arranca.

  13. 23 diciembre 2015 at 9:13 am

    ¡Ay! Os tenéis el uno al otro y eso ya lo es todo. Y además sois los dos amor así que os saldrán amigos constantemente de debajo de las piedras. De hecho, ya está pasando. Personalmente, tengo que decir que me siento muy agradecida y afortunada de que hayáis llegado a nuestras vidas. Muchos besitos a ambos.

    • Un papá en prácticas
      3 enero 2016 at 1:41 am

      El sentimiento de fortuna es mutuo, Paula 🙂 Qué bueno que llegasteis a nuestras vidas. Un besazo, familia.

  14. Vane
    Responder
    23 diciembre 2015 at 10:27 am

    Muerta me dejas, yo quiero un marido como tú! jajajajaja, pero que romántico!!!
    Jo, Diana tiene mucha suerte, sois una familia muy bella.
    Felices fiestas, tranquilas y llenas de risas espero, para vosotros y todos los que te leemos. Besos.

    • Un papá en prácticas
      3 enero 2016 at 1:41 am

      Me juego el pelo (que le tengo mucho aprecio) a que tu marido me da mil vueltas 😉 ¡Mil gracias por tus palabras, Vane! Un besazo enorme y feliz 2016!

  15. 23 diciembre 2015 at 12:06 pm

    Diciembre también está siendo duro para mi familia, pero claramente te ayuda a ver quien tienes al lado, y valorarlo. El 2016 va a ser impresionante Adrián, lo sé, lo presiento. Y gracias tenemos que dar por tener trabajo, aunque a veces pueda ser estresante no te digo que no. Mucha fuerza, ánimo y cariño desde Realkidddys!!

    • Un papá en prácticas
      3 enero 2016 at 1:42 am

      Me subo al carro de tu presentimiento, Alba. Vamos con todo a por 2016. Un besazo y feliz año, familia!

  16. 23 diciembre 2015 at 3:14 pm

    Perdóname porque lo primero que he hecho al empezar a leer tu post ha sido irme corriendo al de Diana para leer cómo estaba y dejarle un mensaje de ánimo. Imagino cómo debes sentirte tu también aunque me identifico mucho más con ella , jejejeje, pero recuerdo que nosotros también tuvimos un año que se nos hizo especialmente largo y parecía que el 31 de Diciembre no iba a llegar nunca…fue el año 2012, y aunque al siguiente año también le habría sobrado algún mes,fue un poquito mejor que el anterior. Mucho ánimo y seguro que el 2016 trae aire fresco de ese que te llena de oxígeno para continuar la travesía.
    Un abrazo fuerte y felices fiestas.

    • Un papá en prácticas
      3 enero 2016 at 1:43 am

      De perdonarte nada, has hecho lo correcto 😀 ¡Gracias por tus palabras, Nuria! ¡Un besazo y feliz 2016!

  17. Juan Pablo
    Responder
    3 enero 2016 at 1:50 am

    Precioso artículo Adrián. Apenas os conozco, pero viéndoos en la foto, leyendo tus palabras, y sabiendo el amor que tenéis a Mara, lo que os ocurra no es sino oportunidades para salir fortalecidos y tener en un futuro una vida mucho más feliz.
    Os mando un abrazo,y como dicen “todo pasa”…

    • Un papá en prácticas
      3 enero 2016 at 3:58 am

      Mil gracias por tus palabras, Juan Carlos. Seguro que es así, y que como las pequeñas discusiones, sólo son otra forma de buscar nuevos caminos para quererse. Un abrazo enorme. Y feliz 2016.

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info