Renovarse o no hacer reír

reir

Renovarse o morir. Una de esas expresiones que siempre vienen bien como muletilla. O para salir del paso en un silencio incómodo de esos que de vez en cuando encierran las conversaciones. Con “renovarse o morir” uno no corre riesgos innecesarios y siempre queda bien ante el interlocutor de turno. Y es que hay frases que encierran mucha sabiduría en poco más de cuatro palabras… Ya me lo decían en la Universidad los mismos profes que desde el primer momento me aseguraron que si quería vivir bien y tener dinero, me había equivocado de carrera: “Lo bueno, si es breve y conciso, dos veces buenos”. Y tenían razón. En ambas cosas.  Aunque en mi fuero interno y con 18 años aún soñase con ser periodista. Y vivir bien. Pobre ignorante…

Lo cierto, y retomando el tema antes de perderme por los cerros de Úbeda, es que la expresión que pone título a este post adquiere una nueva dimensión cuando te conviertes en papá en prácticas de una bebé. Ya no se trata de renovarse o morir. Ahora es cuestión de renovarse para hacer reír a tu pequeña saltamontes. Porque sacarle una sonrisa es fácil. Pero hacerla reír a carcajadas ya requiere una dedicación diaria. Un tiempo de observación y un estudio de las reacciones. Una reinvención continua. Una renovación diaria del repertorio de ruidos y gags con los que sorprender y captar la atención de la bebé.

Qué exagerado, diréis. Y yo os contestaré que tenéis razón. Me gusta ponerle drama a la vida. Ya lo sabéis. Pero esto es así. Tal y como lo cuento. Ayer hacías silbidos en modo pájaro atrofiado y tu hija se tronchaba de la risa. A carcajada limpia. Y hoy vuelves con lo mismo y la peque responde con indiferencia. Mirándote con cara de “¿Quién es este señor y qué demonios hace con la boca?”. Y a uno no le queda más que reinventarse y probar con otros sonidos hasta que con alguno de ellos la bebé te devuelve una sonrisa picarona y sabes que has dado en el grano. Que es por ese flanco por donde hoy tienes que atacar para conseguir esa carcajada que te insufla la dosis de energía diaria.

Como consejo de papá en prácticas os diré que nunca rechacéis un sonido o unas pedorretas de rigor porque en el primer, el segundo o el tercer intento, vuestro bebé no muestre el más mínimo interés por vosotros. Recicladlo (ahora que está tan de moda reciclar) para días siguientes. Nunca se sabe cuando ese sonido puede provocar carcajadas a vuestro bebé. Ya sabéis, renovarse o no hacer reír. Y vale mucho la pena renovarse. Cada día. La carcajada limpia de un bebé es una de esas pocas cosas en la vida a las que es imposible poner precio.

15 respuestas

  1. Avatar
    3 marzo 2014 at 2:05 pm

    Cuando pasen unos meses ya verás como si que ríe si le gusta y pasa de ti en caso contrario (mi hija ya está en esa fase).
    Pero siempre, siempre he podido recurrir a las cosquillas, el bichito tiene un montón… Así puedo verla reír a carcajadas siempre que quiero.

    Saludos!

    • Avatar
      3 marzo 2014 at 3:40 pm

      Imagino que cuantos más meses tengan más fácil será. Ahora que es tan peque hay que ir descubriendo poco a poco sus gustos. Y son tan cambiantes. Eso sí, su mamá y su papá hacen el tonto todo lo posible y más para que no haya días sin carcajadas!

  2. Avatar
    3 marzo 2014 at 2:34 pm

    jajaja, eso nos pasaba al principio…según pasan los meses van dejando más claros sus gustos. Ahora Coquito se ríe mucho con su papa, antes sólo conmigo. Ahora él es su preferido par alos juegos y ya lo espera con una sonrisa sabiendo que va a jugar al pilla pilla, cucu-trastras….
    Me acuerdo cuando tenía 4 meses que se reía cuando le comía los pies… qué tiempos!!

    • Avatar
      3 marzo 2014 at 3:41 pm

      La pequeña saltamontes se ríe igualmente con los dos. Aunque uno, que no es tonto, se da cuenta de que chochea más con su mami. Y no me extraña! :-))

  3. Avatar
    3 marzo 2014 at 3:10 pm

    Debimos tener los mismos profesores en la facultad de periodismo porque recuerdo a uno que el primer día de clase se quedó en silencio, haciendo como que contaba a los alumnos por grupos y cuando alguien le preguntó qué hacía dijo “Intento averiguar cuántos de los aquí presentes acabaréis trabajando como cajeras o reponedores en Mercadona”. Y este también tenía razón. Así es que mejor nos quedamos con la difícil tarea de hacer reír a carcajadas a nuestros bichillos.

  4. Avatar
    3 marzo 2014 at 3:29 pm

    A mí hay una cosa que nunca me falla: acercarme a él haciendo como le voy a hacer cosquillas, pero con elevadas dosis de histrionismo, claro 😀 Meses ya utilizando esta técnica y ahí sigue, cargada de triunfos en forma de carcajada.

    • Avatar
      3 marzo 2014 at 3:43 pm

      Usted ya tiene más que dominada la situación, compañero! 🙂 En nuestro caso tenemos que superarnos en nuestras tonterías día a día. A sus cinco meses, la renacuaja es muy exigente en lo que a humor se refiere 😛

  5. Avatar
    3 marzo 2014 at 6:30 pm

    Buenos consejos para hacer reir a los peques! A la mia le gustan las pedorretas en la tripa, que me acerce a ella y me aleje… y es verdad q lo q le hace gracia un dia ya otro no y hay que renovarse para lograr carcajadas!

  6. Avatar
    4 marzo 2014 at 8:42 am

    ¡Ay! ¡Qué ganas de disfrutar de mi peque y robarle carcajadas! ¡Con lo mucho que aún me queda!

    • Avatar
      4 marzo 2014 at 8:46 am

      ¡Ya verás como se pasa volando y ya mismo tienes ahí a tu peque para robarle sonrisas! ¡Un abrazo!

  7. Avatar
    4 marzo 2014 at 4:10 pm

    jaja, toda la razón!!! lo que hace un mes les partía de risa ahora ya nada… hay que innovar continuamente, pero oye… para eso estamos no? otra tarea de los papás y mamás.

    • Avatar
      4 marzo 2014 at 4:20 pm

      En el fondo está bien que sea así, que si no nos acomodamos y no buscamos nuevas formas de hacer reír a nuestros peques 🙂 ¡Gracias por el comentario-1

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info