Sobre cacas de bebé y aromas varios

pañalLas cacas de los bebés son un tema recurrente. Y no es que seamos escatológicos y nos encante abordar con frecuencia el maravilloso mundo de las mierdas. Que también. Lo que sucede es que las cacas de los bebés dan mucho juego por su constante evolución y sus continuos cambios. Y más todavía por los desastres naturales que son capaces de desatar en casa cuando el pañal que las debe contener cede o no está puesto en el momento de la deposición. Sucesos estos últimos que tienen lugar con bastante frecuencia. Ya he abordado el tema en un par de ocasiones. Primero por un problemilla con el color y los rastros de sangre en los pañales de Mara y luego presentando en sociedad a la nueva reina de Madrid, nuestra querida Lady Caca. Hay por ahí alguna otra mami que también se ha sumado al tema, como Y, además, mamá con sus legendarias Historias de Cacas o Pasuco a Pasuco con sus Historias de no cacas y el Estreñimiento de su pequeño. Y es que, como podréis observar, el tema da para mucho…

Lo cierto es que siempre, antes de ser papá, había pensado que jamás sería capaz de cambiar el pañal de un bebé. La explicación a esta creencia es muy sencilla: Tengo muchos primos pequeños y recuerdo que cuando eran bebés, cuando mis tías les iban a cambiar una caca, a mí me entraban arcadas solo de olerlas. Es más, hace ya muchos años, cuando los vídeos virales se pasaban por email y no por las redes sociales, me llegó uno que me hizo reír mucho y que he sido incapaz de volver a encontrar. Era de un padre que iba a cambiar a su bebé y tenía que acabar poniéndose una bolsa en la cabeza porque no podía soportar el olor. Y yo me descojonaba al verlo. Quizás porque me veía muy reflejado en él. Aunque por aquel entonces, allá por los inicios del siglo, ni siquiera pensase todavía en convertirme en padre. Y es que los humanos somos así. Los olores de las cacas ajenas los llevamos muy mal (los de las nuestras mal que bien los toleramos). Y si encima son de un bebé, apaga y vámonos…

En fin, que luego me hice mayor, llegaron las redes sociales y un poco más tarde me enteré de que iba a convertirme en padre de Maramoto. Y desde el embarazo ya iba yo con el miedo de no ser capaz de soportar el olor de las defecaciones de mi bebé. Pero oye, luego nació, cagó y la cosa no fue tan dramática. Sus heces apenas desprendían olor, así que ya creía yo que había logrado con mis genes la perfección en lo que a deposiciones se refiere. Medio mundo se haría eco de la noticia. “¡Extra, extra! ¡La niña que caga sin olores!”. Pero no. Sólo fueron unos meses de espejismo. Justo los que tardamos en añadir a la dieta de la pequeña saltamontes la alimentación complementaria. Y nosotros que creíamos que no estaba comiendo nada… Creo que no hay mejor prueba para saber si el Baby Led Weaning está funcionando que abrir un pañal de tu bebé después de que haya hecho caca. Bueno, la verdad es que no hace falta ni desenvolver el regalo… Más allá de los tropezones hay una cosa que deja una profunda huella: el aroma a mierda.

Así que en las últimas semanas ya me he tenido que retirar disimuladamente en más de una ocasión mientras la mamá jefa cambia el pañal para evitar unas arcadas que ya me subían a ritmo vertiginoso a la altura del esófago. Sí, ha llegado el momento que tanto temía. Pero señoras y señores, ver vídeos de youtube tiene sus ventajas porque preparan a uno para futuros acontecimientos. Ya tengo mi bolsa de plástico preparada. Como buen profesional. No sé cómo reaccionará Mara al verme con ella. Pero hija, que sepas que la culpa es tuya. Con lo bien que estábamos antes con tus cacas inodoras… ¡La que has liado, pollito!

PD: ¡Hoy he entrado por primera vez en el TOP 100 del ranking de Madresfera! ¡Qué subidón! ¡Gracias a tod@s por seguir nuestras andanzas!

36 respuestas

  1. 30 junio 2014 at 10:03 am

    Hombre, yo miraría de cambiar la bolsa de plástico por una de papel. Digo, por esa mala costumbre de respirar (aunque a lo mejor, por no oler, no respiras). En cualquier caso, con el papel irías a la última.

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 10:10 am

      En las de plástico siempre queda algún orificio por el que buscar aire, aunque me apunto lo de las bolsas de papel para marcar tendencia 😛

  2. 30 junio 2014 at 10:31 am

    Jaja que razón… Cuando empiezan a comer comida normal agárrate! Que lo huele hasta el vecino!! cachorro ahora le ha dado por hacerlo en la trona mientras come o cena imagínate!! Jaja un beso

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 1:08 pm

      Ummmmmmm…esas comidas y cenas tienen que ser de lo más sabrosonas… 😛 ¡Un abrazo!

  3. 30 junio 2014 at 11:06 am

    No te vas a creer lo que me acaba de ocurrir mientras te leía??!! ni te lo voy a contar claro porque me da para un post jajajajaj

    Te decía que al menos tú lo reconoces, UPMF anda haciéndose el chulillo y a veces veo como se le cambia hasta el color de la cara…pero a él?! a él jamás le dará asco las cacas de su hijo…

    Por cierto, si quieres seguir documentándote te invito a leer http://www.mamarrie.com/para-el-nino-mucha-caca/

    Besossssssss

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 1:09 pm

      jajajajaja Ay, que estoy imaginando situaciones de lo más dantescas mientras leías el post… 😛

      Me paso por el post que cuentas para pegarme unas risas! ¡Un abrazo!

  4. 30 junio 2014 at 11:20 am

    ¡¡¡Buaaaahhhh… machoooo!!! -“¡¡¡Con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho…!!!”- que dijo aquel loco genial.

    Esta semana pasada fui a limpiarle el trasero a nuestra lechoncilla, y ¡¡¡OhhhhhhMaiiiGoooooodddd…!!! ¡¡Te juro que aluciné en FullHD!! ¡¡Qué olooooorrr!! No recuerdo muy bien qué comió ese día, o el anterior, pero sí que me quedó clarinete, que de nuevo habíamos subido otro peldaño en el escalafón biológico intestinal de la criatura… Igual en el parque se comió un bazo de zombi putrefacto al pil pil sin que lo viéramos, o algo… o una pezuña de orco frito, -Padre Frikerizo dixit…-, pero si la mierdaca de la nena ya olía mal desde que empezó a comer como una persona de verdad… ¡¡lo del otro día fue de órdago radiactivo a la grande!!

    ¡¡La que nos espera, man…!! ¡¡Solamente te diré que yo cada día quiero muchísimo más a mis padres!!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 1:11 pm

      jajajajja No me extraña! Viendo lo que tuvieron que aguantar los pobres :-))) Yo vivo con miedo a que haga caca. Lo reconozco. Por suerte últimamente ha frenado el ritmo y es una cada dos o tres días. Hemos leído que no es preocupante. Así que entonces perfecto. Cacas a la carta 😛

  5. 30 junio 2014 at 12:03 pm

    No me digas eso!! Mi pekeño aún toma sólo leche y me muero… ya van por dos veces que abandono al pobre papá sólo ante el peligro porque las arcadas se adueñan de mi cuerpo… Me quieres decir que cuando coma COMA el olor va a ser OLOR??

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 1:11 pm

      OLOR en mayúsculas, Cristina. Pero de momento disfruta de tu inofensivo bebé. Y coge fuerzas y estómago para cuando empiece a comer 😛

  6. 30 junio 2014 at 12:06 pm

    Ay qué bueno! No sabes cuánto me gusta el tema, la verdad, jeje. Mil gracias por la mención 😀
    Pues mira, yo creo que con las cacas pasa como con los pedos, que a uno mismo le parece que el olor no es tan insoportable y lo de unos mismo, se aguanta bien. Y creo que con los hijos también nos pasa, jajaja.
    Pero con los hombres es otra cosa… En mi casa, hay mañanas en las que el regalito me toca siempre a mí porque al padre, flojo perdido, le dan arcadas si está recién levantado. Como a ti, en fin… Las mujeres somos de otra pasata, jajaj ;-P

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 1:12 pm

      jajajajajaj Si es que estos hombres de hoy en día… ¡Son unos flojos! Aunque te tengo que decir que ese olor a primera hora de la mañana, con el estómago vacío, es la muerte en vida xD

  7. 30 junio 2014 at 1:41 pm

    Me vais hacer escribir de cacas al final… Y eso que intento evitarlo! Pero si te sube al top 100… Jejeje. Te lo mereces!
    Pues no te cuento cómo se escaquearse el papá de Coquito si hay caca en los pañales de tela…. Eso sí que da para post! Jajaj
    Un abrazo

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 4:50 pm

      jajajajaja Es que con los pañales de tela ya debe ser el acabose… Entiendo a ese papá 😛 ¡Gracias, compañera! ¡Un abrazo!

  8. 30 junio 2014 at 2:09 pm

    Amigo, las cacas de los bebés es un auténtico mundo. Siempre piensas como de ese cuerpo tan pequeño puede salir semejantes “cosas”.

    Aquí te dejo unas líneas sobre el mismo tema.

    http://losangelesdepapi.blogspot.com.es/2013/12/navidad-dia-dos.html

    Por cierto, enhorabuena por estar en el TOP 100.

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 4:50 pm

      Voy a leer ese post y a pegarme unas risas 🙂 ¡Mil gracias, compañero!

  9. 30 junio 2014 at 2:32 pm

    Enhorabuena!!! Yo no miro el ránking para no deprimirme!! jajajaja

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 4:51 pm

      Vamos que esto es cuestión de tiempo. Yo no sé ni que hago ahí, pero bueno, una semana que estoy habrá que disfrutarlo 😛 ¡Gracias!

  10. 30 junio 2014 at 4:01 pm

    jajajaja, eso es tomarse el momento pañal con humor! Jajaja. Pues sí que es verdad el cambio que dan en cuanto empiezan a comer, si, ¡ y lo que te queda! ( no quiero asustarte pero cuando empiece con las muelas……..yo de ti me prepararía también una pinza para la nariz y un bote de colonia al lado del cambiador, que aunque no te parezca una buena mezcla a priori, lo tendrás que hacer en muchas ocasiones y realmente paliará un poquito el aroma del regalito.
    Felicidades por lo del ranking!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 4:51 pm

      No me asustes, Nuria. No me asustes… jajajaja ¡Muchas gracias!

  11. 30 junio 2014 at 4:26 pm

    Jajajajaja expedicion pañal!
    Me encanta tu blog te vere mas a menudo.
    http://www.lahistoriadeunaprimeriza.blogspot.com

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      30 junio 2014 at 4:52 pm

      ¡Muchas gracias, Andrea! ¡Y bienvenida! ¡Un abrazo!

  12. 30 junio 2014 at 10:34 pm

    Pero si es que es lo más normal del mundo! A ver, si cuando nosotros vamos a escribir una carta, plantar un pino, a descomer, o llámalo como quieras luego hay que clausurar el cuarto de baño, cuando a los pequeñajos les añades alimentación complementaria (o cuando comen papillas)… qué esperamos? Si es lo mismo que comemos nosotros, pero en versión mini!

    Ya te puedes armar de paciencia porque te quedan mínimo año y pico así y luego, cuando quites el pañal… a hacer compañía mientras están ahí liberando los rehenes, y luego eliminar las pistas… 😛

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      1 julio 2014 at 12:26 pm

      Voy a tener que desarrollar mi estómago a pasos agigantados, jajajaja No me queda nada… 🙂

  13. 1 julio 2014 at 10:20 am

    Pues tengo una mala noticia, esto acaba de empezar… Al bichito le pasaba igual, la caquita del lactante no huele a penas, incluso no me daba cuenta de que había hecho caca y se quedaba un rato con ella la pobre…
    Ahora es inconfundible…

    Ánimo y aguanta la respiración, jejejeje

    Un abrazo!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      1 julio 2014 at 12:26 pm

      Más malas noticias no, por favor! 😛 ¡Aguantaremos lo que nos echen! jajaja ¡Un abrazo!

  14. 1 julio 2014 at 1:15 pm

    Pues como diría mi madre: ya os podéis dar con un canto en los dientes por haber podido disfrutar unos meses de cacas sin olores. porque la bichilla, desde que eliminó el meconio, ha apestado por los 4 costados. Tanto, que cuando en el grupo de crianza nos decían que las cacas de los bebés que se alimentan exclusivamente de pecho apenas huelen, yo no daba crédito a que lo de esta niña pudiera empeorar. Es que ha sido siempre mareante. Eso sí, cuando empezó con la alimentación complementaria, ya estábamos curados de espanto y la verdad es que no he notado que el olor haya empeorado nada (incluso diría que como ahora la caca es más consistente y manejable ¡hasta las veo mejor!).

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      1 julio 2014 at 5:07 pm

      Tengo una niña que no duerme y que no para quieta, pero al menos me ha dado ocho meses de tregua con la peste de sus cacas! ¡Gracias, señor! xD

  15. 1 julio 2014 at 9:58 pm

    Jajajajaajaja ya sabré qué decirles a las mamás cuando me pregunten cómo saber si el BLW está funcionando… “señora, huele a mierda? entonces felicidades” XD

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      2 julio 2014 at 9:09 am

      Infalible. Te lo digo yo que esto me ha costado un gran trabajo científico 😛

  16. 2 julio 2014 at 3:14 pm

    Jajaja, muy bueno!! Es verdad que al principio las cacas no huelen, para mí que es un truquillo de la naturaleza para que cojamos confianza y maña sin que nos de asquete, y luego ya….¡zas! pinza a la nariz porque hay días que ¡madre mía!!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      2 julio 2014 at 4:48 pm

      Vivo con miedo a que cague. No te digo más! :-))

  17. Raquel, Eldiariodetumami
    Responder
    2 julio 2014 at 8:04 pm

    jajajajajaja me parto!!! Mira que no soporta la caca de tu hija…., ¡si las cacas de los bebes no huelen!. Pues para empezar nosotros con solo leche para mi ya son olorosas eh, así que ya vorem después….y no te quiero ni mencionar que usamos pañales de tela!!!
    Besotes

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      2 julio 2014 at 8:08 pm

      Que el ser superior os pille confesados, compañera, jajajaja ¡Un besote!

  18. Gema
    Responder
    14 octubre 2017 at 4:42 pm

    ¿y sabes entonces por qué a las madres no les huelen las cacas de sus bebés? Mi madre me dijo que las cacas mías y de mi hermana olían mal, espero que no sea porque no tiene instinto materno

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info