Andar

Diría que el paso del gateo a andar, ver a mis hijos pasar de desplazarse a cuatro patas a hacerlo solo con las dos piernas, es una de las evoluciones más fascinantes que he tenido la suerte de vivir como padre.

Todas las mañanas, un abismo

Todas las mañanas, camino del cole en nuestro patín, Mara y yo nos cruzamos invariablemente con las mismas personas, las mismas caras, los mismos padres con sus hijos, las mismas prisas, los mismos uniformes.

La chispa adecuada

Tanto ama Diana a Bunbury que era inevitable que la primera canción que se aprendiese Mara fuese de Héroes del Silencio. Un día nos sorprendió cantando de carrerilla y a capela, con su lengua aún de trapo, ‘La chispa adecuada’.

A cualquier otra parte

En 2018, el año que acabamos de estrenar, solo tengo clara una cosa: que quiero que Diana, los peques y nuestro caos vengan conmigo, a cualquier otra parte.

Lo nuevo

Cuando uno es padre la vida se llena de cosas nuevas que con el paso de lo días se convierten en rutinas, en hechos que parecen haber estado siempre ahí.