No es lo que habíamos hablado

Recuerdo nuestras primeras vacaciones juntos, paseando por las playas de Cádiz, fantaseando con las rutinas que estableceríamos cuando viviésemos juntos. Incluso cuando tuviésemos hijos. A la hora de la verdad nada es como habíamos hablado, pero aún así, me quedaría.

Un orden y un código mayores

Desde que soy padre pienso mucho en mis padres. En qué pensarían y harían ellos cuando nos tenían a mi hermana y a mí con edades parecidas a las de Mara y Leo. He empezado a ver muchas similitudes entre nosotros, un orden y un código mayores.

Adrián a través del espejo

Con Leo me pasa una cosa: a veces lo miro, cuando sonríe, y de repente soy él. Quiero decir, que él soy yo hace 33 años. Su sonrisa es un agujero negro que me traslada de 2018 a 1985, como si yo fuese un personaje de ‘Dark’ intentado encontrar una explicación a lo inexplicable.

Papá, ¿verdad que todos nos vamos a morir?

No hay día en que Mara no pregunte si algo o alguien está muerto o se va a morir; o si tal persona está enterrada en un ataúd. La muerte genera tanto tabú como fascinación, quizás porque no hay nada más difícil de explicar y más incomprensible que la muerte.