Una mirada, una sonrisa, un beso al aire

Ser padre me ha convertido en una persona nueva, con una nueva escala de valores y más apegada al presente, más capaz de percibir detalles cotidianos que antes me pasaban desapercibidos, como el que ocurre cada mañana en la puerta del colegio.