Tierra, trágame

Cuando nuestros hijos empiezan a dominar el lenguaje los padres entramos de lleno en una fase tan divertida (ya comenté en un post reciente, por ejemplo,  las simpáticas conjugaciones que hacen de los verbos irregulares) como tensa, porque a la vez que ellos hablan por los codos, lo hacen sin filtro alguno, disparando a discreción sin atender a las consecuencias. Por regla general, éstas consecuencias se traducen en una padre ruborizado (sin saber a dónde mirar o diciendo “este niño no es mío, no lo conozco de nada”) que, por lo bajini, es incapaz de reprimir una sonrisa que se convierte en carcajada en cuanto se diluye la tensión del momento. Supongo que los que tengáis niños entre los 2 y los 4 años sabéis de lo que os hablo. Maramoto ha cogido en las últimas semanas carrerilla y está poniendo a prueba nuestra tolerancia a la vergüenza. A la vez, eso sí, está consiguiendo que nos riamos a carcajada limpia cada dos por tres.

La semana pasada, sin ir más lejos, estábamos comiendo en Bambubox, un restaurante tailandés en el centro de Madrid que por cierto aprovecho para recomendaros encarecidamente. Sentados ya en la mesa, a Mara le entraron ganas de hacer pipí. Y allí que me fui yo con ella al váter de las chicas (porque ella sólo hace pis en el váter de las chicas). Una vez en él, la pequeña saltamontes hizo pis pero también un poco de caca (¡Oh, sorpresa, que ella solo hace caca en el pañal!). Y bueno, eso de hacer popó en el váter le fascinó por completo. Tanto que salió de los baños y sin esperar a llegar a nuestra mesa, compartió lo sucedido a voz en grito con la mamá jefa: “¡Mamá, he hecho caca en el baño!”. Creo que lo repitió dos o tres veces. Cada vez más fuerte. La gente, que en aquel momento comía, la miraba entre divertida e incrédula mientras nosotros, que no sabíamos dónde meternos, intentábamos frenar su ímpetu no fuese a ser que a alguien le sentase mal el Pad Thai…

Unos días antes, por su parte, de vuelta a casa desde el parque, tuvo lugar el hecho que puso en marcha esta serie de frases sin filtro. En nuestro barrio vive un enano, pero como siempre está sentado en el bar con una cocacola o una cerveza en la mano, la pequeña saltamontes nunca ha reparado en su presencia. Aquel día, sin embargo, el señor caminaba por la acera de enfrente (que al ser una calle peatonal solo está separada por un pequeño jardín de la nuestra) cuando Maramoto se quedó mirándolo con extrañeza. Creo que estuvo reflexionando unos instantes, asimilando lo que estaba viendo, antes de decirme (chillando, por supuesto): “¡Mira papá, un abuelo pequeño!”. “Que me aspen”, pensé. Y el señor, que además no es abuelo porque ni siquiera tiene edad para ello, tuvo a bien hacerse el despistado mientras yo intentaba dar alguna explicación a Mara y lloraba de risa para mis adentros. Qué momento, por favor. Subí a casa y no podía ni contárselo a la mamá jefa. La risa me ahogaba las palabras.

Porque claro, aún me estaba recuperando del MOMENTO, así en mayúsculas, cuando unos pasos más hacia delante nos topamos con un perro que hacía caca apaciblemente en el jardín. Para poneros en antecedentes, os diré que el barrio suele estar plagado de heces de perros que la gente no recoge, así que la mamá jefa suele decir aquello de “qué gente más cerda”. Yo no sé qué mezcla hizo Maramoto en su cabeza, pero cuando pasábamos por detrás de la dueña soltó a bocajarro: “¡Mira papá, un perro cerdo, está haciendo caca!”. Y claro, yo que venía ya con la risa floja, me derrumbé por completo mientras entre carcajada y carcajada intentaba explicarle que los perros no son cerdos, que cerdas son las personas que no recogen sus cacas. Luego me arrepentí de ello. Ahora temo que la próxima vez que vea a un perrito cagando diga sin filtro alguno que el dueño o la dueña son unos cerdos. Y entonces, a ver qué hago…

 

 

10 respuestas

  1. 27 septiembre 2016 at 9:58 am

    En ese caso sera una buena lección para esa gente que no recoge las cacas de sus perros y deberían ser los que se sintieran avergonzados. Simplemente habrá que aprovechar la situación.
    Un saludo!!

  2. laura
    Responder
    27 septiembre 2016 at 10:16 am

    “mamá!! A ese señor le falta el pelo” ( minmi hija Carla con 2 años y medio a voz en grito señalando a un señor calvo.
    -“mamá! Esa señora se ha tirado un pedo” mi hija Carla, refiriéndose a una señora que iba delante nuestro en el autobús.
    -“ese señor va en gallumbos!!” Mi hija, señalando a un señor que venía de hacer running y llevaba unos shorts…

  3. 27 septiembre 2016 at 2:13 pm

    Me uno a la opinión del Papá Cavernícola, a ver si al oírlo en boca de Mata los vecinos pillan la directa.;oP

    Una entrada desternillante!Gracias por alegrarme la comida, aunque no tanto por aromatizármela,¡jejeje!

  4. 27 septiembre 2016 at 5:24 pm

    ¡Ay las cacas de perro! Mi bichilla, cuando las ve en la calle porque como decís en tu casa la gente es muy,muy cerda a veces, dice que son cacas de ella, cacas de Laura. Y claro, espero que nadie le haga mucho caso a la afirmación.

  5. María
    Responder
    28 septiembre 2016 at 7:48 am

    Jajajaja, mi bichito tiene casi tres años, y esto nos pasa a diario. De todas formas, nosotros la tenemos aleccionada para decir “Mira mamá, qué señor más guarro, no ha recogido la caca del perro” y también “No se cruza en rojo, NO SE CRUZA EN ROJO SEÑORAAAAAA”
    A ver si la gente pilla la “indirecta”, porque vamos, vaya ejemplo que dan a los niños…

    Ahora mismo cada día es una aventura 😉

  6. Vane
    Responder
    29 septiembre 2016 at 8:42 am

    Me meo!!!!

  7. 3 octubre 2016 at 2:54 pm

    Jajajaja, a esa edad son verdaderos cracks! Y una cosa te digo, si la próxima vez suelta a bocajarro lo de qué gente más cerda, pues razón llevará, que no cuesta tanto recoger una caquita oye! 😉

    • Adrián Cordellat
      1 noviembre 2016 at 9:29 am

      Sí, sí! Razón que llevará, pero el momento que pasamos los padres no tiene desperdicio 😀

  8. Lai - Asi piensa una mamá
    Responder
    24 octubre 2016 at 6:20 pm

    jajajja, es genial esa época, las mías aun lo hacen. La mayor nos corrige cuanod no contamos bien las historias, pero es que la pequeña es de aquellas que puede comentar de qué color es tu ropa interior, o enseñar en la mesa el tamaño de la caca que acaba de hacer (cuando no lo grita desde el baño) pero es que son tan divertidas….un abrazo!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info