Tres libros que son un canto a la imaginación de los niños

libros imaginacion 01

Si hay algo que caracteriza a los niños eso es su imaginación inabarcable, esa capacidad de crear y de soñar que lamentablemente la mayoría de nosotros vamos perdiendo con la edad. No todos. Porque como escribía Marie Darrieussecq en ‘El bebé’ “explorar el polo Sur, el fondo de los mares, la Amazonía o Marte significa sin duda sentir la nostalgia de la alfombra en la que jugábamos”, dar rienda suelta a la imaginación, perseguir sueños que propician un reencuentro con nuestro “yo” niño. Supongo que por eso, porque no hay nada más propio de los niños que la imaginación (y porque a veces siento que en este mundo sedentario y de pantallas la estamos perdiendo), muchos libros infantiles ponen su foco en ella. Hoy os traigo tres que son, precisamente, un canto a esa imaginación.

‘La increíblemente alucinante historia de Marcial, el niño normal’, de José Fragoso

marcial el niño normal 01

El joven ilustrador español José Fragoso viene avalado por Benjamin Schwartz, ilustrador de la revista The New Yorker. Y eso ya son palabras mayores. Su primer álbum ilustrado, publicado por Narval, se centra en un niño llamado Marcial, al que le gustan los espaguetis con tomate, pero no las acelgas. Normal. Un niño que a veces se aburre en clase y que prefiere jugar en el patio, como es normal. Un niño de lo más normal, vaya. Sin embargo, un día, de repente, lo que antes le parecía aburrido o no le gustaba empezó a tomar vida, a adquirir nuevas formas. Y así, lo que antes era normal, empezó a ser alucinante, ¡Increíble! Y todo gracias a la imaginación de Marcial.

marcial el niño normal 02

Elegido por ‘El Asombrario’ como uno de los 10 mejores libros infantiles en la última Feria del Libro de Madrid, ‘La increíblemente alucinante historia de Marcial, el niño normal’, es un álbum que se caracteriza por la sencillez de su texto y de sus ilustraciones, pero sobre todo por ser un canto a esa imaginación infantil que es capaz de convertir en apetecible un plato que detestamos; o en divertida una aburrida clase de aquellas de lección magistral que todos hemos sufrido en nuestras carnes. Y es que cuando la imaginación toma las riendas de nuestras vidas, todo deja de ser normal.

marcial el niño normal 03

‘Telmo quiere ir a la Luna’, de Carlo Frabetti y Patricia Metola

telmo quiere ir a la luna 01

Este fue el primer libro infantil que tuvo firmado Mara. La firma ilustrada es de Patricia Metola, que pone imágenes a esta historia de Carlo Frabetti publicada también por Narval. Es un libro de lectura sencilla al que la pequeña saltamontes quiere volver puntualmente. Y me acordé de él recientemente mientras entrevistaba a la docente María Acaso, que presenta su libro ‘Art Thinking’. Le pregunté a María que cómo podíamos aplicar la metodología del Art Thinking en casa. Me puso un ejemplo: “Si cuando llegas del supermercado quieres que tu hijo colabore a la hora de colocar las cosas, puedes ordenarlas por colores en vez de a través del orden que seguirías habitualmente. Así estás convirtiendo la experiencia latosa de ordenar la nevera en una experiencia artística. Eso es Art Thinking“.

telmo quiere ir a la luna 02

Y caí en la cuenta de que lo que hace el protagonista de ‘Telmo quiere ir a la Luna’ también lo es, a su manera. Porque Telmo quiere ir a la luna, pero para lograrlo tiene que despejar la pista de despegue. Una pista llena de juguetes que conviven en la selva y que se tienen que esconder para huir de las garras de un dragón-león que está al acecho. Y así, a través del juego y de la imaginación, Telmo logra recoger los muchos juguetes que tiene desparramados por la casa (Su madre, como todas las madres, piensa que tal vez demasiados). Bendita sean la imaginación y el art thinking cuando se trata de recoger.

telmo quiere ir a la luna 03

‘No es una caja’, de Antoinette Portis

no es una caja 01

En abril hablé por primera vez de la ilustradora estadounidense Antoinette Portis a propósito de ‘Espera’, un álbum ilustrado que me dio mucho que pensar, porque refleja la vida de prisas y estrés que llevamos muchos padres a diario. Hoy, gracias a Kalandraka, vuelvo a ella a propósito de ‘No es una caja’, el que fue su primer libro infantil allá por el año 2006 y con el que se alzó, entre otros muchos, con el Premio Theodor Seuss Geisel y con el Premio de ‘The New York Times’ al mejor álbum ilustrado infantil del año.

no es una caja 02

Kalandraka lo publicó por primera vez en castellano en 2008. Y este año lo ha vuelto a reeditar para su catálogo, porque es uno de esos libros que nunca deberían desaparecer. Por varias razones que sintentizaré en dos. Por un lado por su presentación, por esas cubiertas que en su color y en su tacto recuerdan a una caja de cartón de verdad y que te meten, con solo rozarlas, en la historia. Y por otro, precisamente, por su historia, en la que lo que aparentemente es solo una caja de cartón, se convierte en cada página, gracias a la imaginación, en un objeto diferente: un coche de carreras, la cima de una montaña, un edificio en llamas…

no es una caja 03

Acostumbramos a decir que nuestros hijos, cuando les hacen un regalo, se entretienen más con las caja y el envoltorio que con el regalo en sí. Nosotros no nos damos cuenta, pero para ellos “no es una caja”.

Deja un comentario

* Rellena todos los campos