Un Cazacaramelos para la cabalgata de Reyes

Una de las cosas más maravillosas de tener una bebé-niña en tu vida es que te hace volver a ver las cosas con ojos de niño y a ilusionarte y entusiasmarte con situaciones y momentos que parecían haber quedado relegados ya a una infancia cada vez más lejana. Nos ha pasado estos días en el Parque Gulliver de Valencia, donde junto a Mara subimos y bajamos toboganes sin parar, como hacía un servidor hace 20 años. Y sé que me volverá a pasar, como ya sucediera el año pasado, en la Cabalgata de Reyes del día 5 de enero. A mí, que nunca he sido de cabalgatas y siempre me tiró más el rojo de Papá Noel que todo el oro de los Reyes Magos. Las vueltas que da la vida cuando se vuelve a ver a través de la mirada de nuestros hijos…

En la cabalgata del año pasado, la primera que veía nuestra pequeña saltamontes subida sobre mis hombros, nos volvimos a casa sin caramelos. Unos cuantos nos golpearon por el cuerpo, pero nos faltaron manos para cazarlos ante la rapidez y la avidez con la que se mueven algunos niños (y otros tantos padres). Hasta ellos, sin embargo, con toda su agilidad para coger caramelos al vuelo, se acaban dejando cada año en las calles montones de caramelos abandonados al paso de sus majestades los Reyes Magos.

Dicen que para ayudar a los niños a que cacen los escurridizos caramelos, aunque yo quiero pensar que también lo hacen en parte por solidaridad con esos caramelos que quedan abandonados a la intemperie tras cada cabalgata, el Banco Sabadell ha creado esta Navidad el Cazacaramelos, un monstruito que, en forma de cono, tiene un increíble súperpoder para atraer hacia sí los caramelos lanzados desde las carrozas de la cabalgata de Reyes.

Este año, con Mara nuevamente sobre mis hombros, voy a acabar por fin con ese trauma de la infancia derivado de mi escasa habilidad innata para pillar caramelos al vuelo (¿Era eso o que en la cabalgata de mi pueblo eran muy rácanos? Siempre me quedará esa duda) y de paso, tras una primera experiencia en modo reconocimiento del lugar y del evento, empezaré a adentrar a nuestra pequeña saltamontes en el noble arte de la caza del caramelo. Este 5 de enero, ni los niños y los padres más rápidos del oeste van a evitar que volvamos a casa con nuestro Cazacaramelos repleto. Con él jugamos con ventaja.

Anuncio-los-Cazacaramelos-del-Banco-Sabadell

Consigue tú también tu Cazacaramelos en cualquier oficina del Banco Sabadell (aquí puedes localizar la más cercana). Hazlo por tus peques, pero también por los caramelos que quedan abandonados a su suerte tras cada cabalgata. Esta Navidad, apadrina caramelos.

Podéis conocer la verdadera historia del Cazacaramelos (lejos de leyendas inventadas) en este vídeo 😉

8 respuestas

  1. Avatar
    28 diciembre 2015 at 11:25 am

    Interesante propuesta aunque nada comparado que el nivel de los abuelos de mi ciudad que van con el paraguas del revés.
    Un saludo!!

  2. Avatar
    28 diciembre 2015 at 11:19 pm

    Yo también practicaba la técnica (siempre infalible) del paraguas al revés, aún pudiendo mojarme (los pueblos del norte y la lluvia ya se sabe que son íntimos), pero desde que pasamos Reyes en Madrid no he conseguido animarte a enfrentarme a la marabunta y no sé si reuniré valor suficiente para hacerlo cuando la fierecilla sea más consciente de las costumbres navideñas, es decir, al año que viene.Así que por lo que pueda pasar, me dispodré a disfrutar del 5 de enero evitando aglomeraciones por si éste es el último.

    • Un papá en prácticas
      3 enero 2016 at 1:45 am

      Nosotros vamos a la de Sanse, que es más tranquila. Ni se me ocurre acercarme a la de Madrid, que debe ser una locura. Este año iremos con el cazacaramelos, a ver si pillamos algo (más que una pulmonía) 😉 Un beso, Aran!

      • Avatar
        5 enero 2016 at 2:03 am

        Me apunto el dato de que la cabalgata de Sanse es màs tranquila, que tampoco es cuestión de dejar a la gran protagonista encerrada en casa año tras año.;oP ¡Gracias!

      • Un papá en prácticas
        5 enero 2016 at 4:33 pm

        Sí, hay que buscar alternativas con menos bullicio para que los peques disfruten. En la de Madrid hay tanta gente que no se puede ver nada!

  3. Avatar
    29 diciembre 2015 at 4:35 pm

    Donde esté un paraguas al revés… jajaja.
    Yo más que cazarlos los esquivo, que me da miedo que me saquen un ojo y como el enano por ahora no come caramelos…
    Pasadlo bien y que os de para poner un puesto.
    Je,je,ej.

    • Un papá en prácticas
      3 enero 2016 at 1:46 am

      Me apunto lo de poner un puesto, que dadas las estrecheces económicas, puede ser una buena salida laboral 😉

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info