¿Vivimos en una sociedad que no respeta a los bebés?

respeto bebés

Lanzo esta pregunta al aire para que me la contestéis vosotros. Yo tengo claro que mi respuesta es un SÍ como una catedral de grande. Ahora os expondré dos casos que he vivido en primera persona y en los que se basa mi contundente opinión. Está claro que hay personas, entre las que me gusta incluirme a mí y a todos los que os pasáis por este blog de forma habitual, que sí que respetan a los bebés: sus ritmos, sus necesidades, sus emociones incontrolables… Pero una gran parte de la sociedad actual ni piensa ni actúa así. Ven a los bebés como algo molesto, un estorbo ruidoso que actúa únicamente por capricho y para hacer la vida más difícil al resto de mortales. A los hechos me remito:

Hace aproximadamente un mes, al llegar del trabajo, me encontré en el buzón una nota de los vecinos que viven justo debajo nuestra. Podría ser una nota de amor, pero no. Era una queja. Nos pedían, por favor, hacer menos ruido de madrugada porque ellos se levantan pronto. Lo decían como si nosotros no amaneciésemos ningún día hasta las diez de la mañana. Pobres incomprendidos. Y lo escribían como si en nuestra casa, cada noche a partir de las 12:00, hubiese una fiesta que ríete tu de Ibiza. Mara se duerme por regla general tarde, sí, pero antes de medianoche en casa ya estamos todos en la cama y no se escucha nada más que el sonido de las páginas de los libros que intentamos leer. Nunca más de dos páginas por noche antes de dormirnos. Así es de dura y cansada la vida de los padres. A partir de ahí, y salvo por los despertares nocturnos de Maramoto, el silencio más absoluto hasta que mi despertador suena sobre las 7:15.

Como no comprendíamos absolutamente nada de la nota, la mamá jefa y un servidor, con la pequeña saltamontes a cuestas, bajamos para hablar con ellos. Les pedí perdón, porque quizás todas las noches entra un ladrón a casa y nosotros no nos enteramos. O peor aún, perdón porque igual soy sonámbulo y cada noche me montó en mis plataformas y me doy al transformismo. Les ofrecí estas dos opciones con ironía, para hacerles entender que su nota no tenía ninguna justificación. Entonces se soltaron la melena y dijeron lo que quizás no se habían atrevido a escribir en la nota: Que Maramoto chilla mucho y no les deja dormir. Y es verdad, Mara, desde que siente una impotencia enorme por no poder expresarse todavía con palabras, chilla mucho. Pero lo hace durante el día, justo cuando ellos están trabajando. Por la noche, también es cierto que a veces se despierta gritando y llorando, pero ¿Qué vamos a hacer nosotros? ¿Qué pretenden, que le pongamos esparadrapo en la boca? ¿Qué se la tapemos cuando chilla? ¿Y de verdad no pueden dormir porque la peque se despierte alguna noche llorando si podemos conciliar el sueño hasta nosotros, que nos llora y nos grita a un centímetro de los tímpanos? Intentamos hacerles ver que es un bebé y que los bebés lloran y gritan. Y, sobre todo, que eso es algo que hay que comprender y respetar. Nos dijeron que vale, pero no les vi muy convencidos. Ahora cada día, después de una mala noche, miro el buzón, no sea que tengamos otra carta.

Tenía muy reciente esta desagradable situación cuando la semana pasada me tocó vivir otra parecida en el metro. Volvía a casa del trabajo cuando en una de las estaciones una chica se subió al vagón con su bebé de apenas seis o siete meses. Al poco de subir, el peque empezó a llorar y estuvo un buen rato inquieto, quejándose, llorando y gritando. Realmente no paró hasta que se bajaron. La madre, que no era precisamente de las que deja llorar a su hijo para que se acostumbre y ensanche los pulmones, intentaba por todos los medios calmarle, pero no había manera. Desde que se subió hasta que se bajó, vi como la mayoría de ocupantes del vagón apartaban la mirada de sus smartphones, tablets y libros y la dirigían hacia ella como con reproche y fastidio. Estoy seguro de que la chica tuvo que cruzar su vista con más de una de esas miradas que le reprochaban que el niño molestara. Yo quise mirarla y sonreírle como gesto de compadreo, de “te entiendo así que no te preocupes”, pero no me atreví por si ella me interpretaba mal y pensaba que era otro de esos ciudadanos que no respetan a los bebés y sus necesidades.

Me bajé bastante fastidiado del metro, igual que unas semanas antes me había fastidiado leer la nota de mis vecinos. No comprendo la actitud de algunas personas. Más tarde, al bajar con Maramoto al parque, me crucé con los vecinos que viven enfrente. Nuestras habitaciones están pared con pared, así que imagino que cuando Mara se despierta llorando o chillando la deben escuchar como si compartiese cama con ellos. Enseguida sonrieron a la peque y le hicieron cuatro monerías. Ni una mala cara. Igual mi SÍ del principio ya no es como una catedral de grande. Igual hasta hay esperanza.

Me gustaría conocer vuestras opiniones y experiencias 😉

 

69 respuestas

  1. 30 marzo 2015 at 8:37 am

    Nosotros tenemos la suerte de vivir en un barrio muy kidsfriendly, donde la gente se para a sonreírle a M cuando vamos por la calle y casi siempre responden a sus “holas” hechos al azar así que de momento no hemos tenido que pasar por lo que tú nos cuentas (que por cierto, vaya vecinos que os gastáis).
    Sobre el metro, yo antes de ser madre y veía a un niño llorar, es verdad que miraba (disimuladamente) pero jamás lo hice con la intención de decirle a la madre (o al padre) que vaya fastidio, para mí era simple curiosidad, nada de reproches. Ahora pienso que a lo mejor mi mirada se pudo malinterpretar porque cuando estás con un niño que llorar siempre piensas que la gente te mira y te juzga

    • Un papá en prácticas
      30 marzo 2015 at 2:32 pm

      Nosotros por regla general tampoco es que tengamos muchas complicaciones, pero sí que es cierto que hay gente poco comprensiva. Y si encima viven justo debajo tuya, ni te cuento. Eso sí, ellos se pasan todo el fin de semana con la música para todo el vecindario. Al parece eso les parece de lo más normal…

    • Sandra
      Responder
      11 agosto 2016 at 5:04 pm

      Hola, tengo ese problema, hoy me dejaron una nota bastante intolerante en el buzón porque según mi vecino anónimo mi hija llora todo el día, tiene 2 años y es mentira que llora todo el día, si mas bien to vivo dandole casi todo lo que pide para que no haga bulla durante el día y es impresionante como logro controlarla. De noche, a las 9 ella se duerme y si, a veces llora como todo niño porque quiere seguir jugando. El asunto fue que en la nota me dicen que modifique mi manera de críar, que los vecinos no tienen porque aguantar un llanto constante, que la saque a pasear de noche porque a ellos les molesta.. La verdad me siento presionada, me siento oprimida y angustiada y no tengo a que vecino ir a explicarle como es tener un bebe porque la nota fue anónima. Que hago????

      • Un papá en prácticas
        12 agosto 2016 at 12:13 pm

        Uf, Sandra, la verdad es que no sé qué decirte. Sobre todo lo importante es que tú tengas claro que lo que estás haciendo es lo mejor para tu hija. Y los demás se tendrán que aguantar, porque los bebés han llorado de toda la vida. Piensa que la culpa no es tuya, sino de su intolerancia. No es fácil, pero cambiar de perspectiva te hacer verlo de una forma más positiva. Ánimo y un abrazo.

  2. 30 marzo 2015 at 9:34 am

    Nosotros nos mudamos hace medio año aproximadamente, pero en nuestro anterior piso tuvimos muchos problemas con la vecina de abajo. De hecho, leyendo la primera parte de tu post me ha hecho revivir aquellos días… Lo nuestro, sin embargo, no acabó tan bien. Todo acabó siendo una lucha en la que ella (mujer sudamericana con 2 hijas) nos llegó a decir que no atendíamos a nuestra hija, que la dejábamos llorar y que incluso sospechaba que la despertábamos a propósito o que le pusiéramos un trapo en la boca para que se callara… qué ingenua por su parte, más ganas que teníamos nosotros de evitar esos despertares… Alguna vez llegó a llamar a la policía (que evidentemente, no hizo nada).

    Lamentablemente, eso acabó en una lucha, y como no podía ‘hacer nada’, acababa haciendo fiestas hasta altísimas horas de la noche, gritando justo donde dormía la niña, etc etc… yo a todo esto respondía con una llamada a la policía, que más de una vez la pillaron con las manos en la masa y fue advertida de multa de forma muy seria.

    Toda esta situación se convirtió en un calvario para nuestra familia: cada vez que se despertaba la pequeña por la noche generaba un estado de tensión que no te lo puedes ni imaginar. Por suerte, se acabó mudando (desconozco si por ‘nuestra culpa’).

    Parece mentira que esa mujer tuviera hijas; de acuerdo que estemos hablando de que hablábamos de una B.A.D., pero de ahí a no ser comprensivo…

    Mira, me acabas de dar una idea para explicarlo en mi blog 😛

    • Un papá en prácticas
      30 marzo 2015 at 2:35 pm

      Anda, ya tienes un tema para el blog. Así de fácil 😉

      Estos tipos de abajo nuestra también se pasan todo el finde con la música a toda pastilla, para todo el vecindario. Y eso al parecer no les molesta. Más de una vez han despertado a Mara de la siesta, con lo que cuesta que se duerma… Nosotros también estamos mirando para mudarnos. Al final, puede que sea la mejor solución.

      Gracias por compartir tu experiencia! ¡Un abrazo!

      • 30 marzo 2015 at 3:09 pm

        Realmente es un tema chungo cuando te toca en casa algo así… pese a que no nos mudamos estrictamente por esa razón, el estado de nervios que pillaba la súpermami cuando la enana se ponía a dar sus ‘conciertos’ era heavy, cuando lloraba más de 10 minutos ya nos esperábamos la llamada de la policía. De todas formas, me parece totalmente fuera de lugar que alguien se tenga que plantear una mudanza porque unos vecinos poco comprensivos no entienden que un bebé llora y que, lo que menos quieren los padres precisamente es eso mismo, que llore…

        Y ya lo de llamar a la poli porque un bebé llora es para mear y no echar gota.

        Lo cierto es que de eso hace ya algo más de un año, pero revivirlo me pone de muy mala leche :S

      • Un papá en prácticas
        30 marzo 2015 at 3:42 pm

        Esta chica también nos dijo que un día estuvo apunto de llamar a la policía por cómo lloraba Mara, aunque eso lo he omitido en el post. ¡Ya es el colmo!

    • Ivan
      Responder
      10 noviembre 2016 at 4:59 pm

      Pues a mi tambien me pasa, pero al reves. Hace dos años vinieron unos brasileños a vivir encima mio, ella , la madre, gritaba mucho, pero el calvario empezo cuando tuvieron al niño. Hoy es el dia que el niño, que no tiene ninguna culpa , tiene dos años. Hace dos años que en mi casa no puede dormir nadie la siesta, pero sin siesta podemos pasar. Lo que no podemos pasar es sin dormir, la malloria de los dias esta el niño corriendo y tirando cosas hasta la 1 o 1:30 de la madrugada, cosa que se a convertido en un problema para toda la familia. En mi casa somos 4 y todos trabajamos, yo me levanto a las 5 de la madrugada, mi padre y mi hermano a las 7, y mi madre sobre las8:30. Desde luego estar escuchando carreras y golpes hasta la madrugada se a convertido en un infierno para toda la familia. Hemos intentado hablar con ellos , pero la madre nos contesta de malas formas y con muy poca educacion.yo creo que esas no son horas para que un niño ande molestando, el no tiene la culpa , pero los padres deberian meterle a la cama unas horas antes, las carreras y golpes son continuos, y se hace insoportable, si el niño llora , puede ser comprensible, pero ese exceso de ruido consentido por los padres nos demuestra la poca educacion y respeto que estos tienen.hemos tenido bastantes vecinos y nunca nos ha pasado esto. Para colmo la semana pasada vino el fontanero a mi casa a las 9:30 de la mañana, y a las 9:45 nos tocaron el timbre para que no meta ruido, que se despertaba el niño. Yo le conteste que ese niño deberia estar a las 22 en la cama en vez de molestar a los vecinos hasta la madrugada. Estamos desesperados, hemos intentado hablar con ellos y es imposible razonar. ¿Alguno propone una solucion pacifica y sin denuncias?

  3. laura
    Responder
    30 marzo 2015 at 9:54 am

    Mi respuesta también es un SI bien grande. En nuestro caso no hemos tenido problemas con los vecinos, al menos ninguno se nos ha quejado directamente, jejeje… pero para eso mi madre es terriblemente pudorosa y enseguida está con el “que no se oye a ninguno llorar en toda la comunidad”, y si a mi hijo no le ha dejado llorar más que por el hecho en sí de que no sufra quizá haya sido más por el “qué dirán”. En cuanto a los lloros de nuestros hijos en el transporte público, mi experiencia es que los niños que lloran lo hacen por falta de empatía de sus cuidadores, que suelen estar más al móvil o a otras cosas que a sus hijos, muchas veces necesitados de sus padres después de horas de guardería. Y te cuento algo que me pasó cuando mi hijo tenía algo más de dos años: esa tarde había mucha gente en el vagón, y le llevaba en su sillita, y se puso a pedir teta a todo grito. En el lugar habilitado para sillitas y gente con problemas de movilidad había una madre con dos hijos de unos ocho y diez años. Pues bien, no sólo no se levantaron, sino que cuando salieron del tren la madre me miró y me dijo: “Pues yo ahora no le cogería, mira la que te ha montado”. Llegué a casa llorando de pura frustración y rabia, y con la lección aprendida: la próxima vez que no haya sitio para poder cogerle y amamantarle (que era lo que me pedía mi instinto) me siento en el suelo con mi hijo, y que piensen lo que quieran (bendita teta…)

    • Un papá en prácticas
      30 marzo 2015 at 2:37 pm

      Y que no se te olvide nunca esa lección, Laura. Claro que sí. Mención aparte el comentario de la mujer. Cuánta empatía tiene la gente… Más de una vez nos hemos topado con situaciones similares. Nos quedamos mirando a la persona que nos dice algo del estilo con cara de shock. Menos mal que entre nosotros, los padres que pensamos más o menos igual en este sentido, nos entendemos 😉

  4. 30 marzo 2015 at 10:16 am

    Nosotros hemos tenido suerte. Los vecinos de abajo tienen uno o dos bebés y se les oye más que a nosotros. Cuando lloran por la noche me da mucha pena, pero a mí no me molesta en absoluto, bastante tenemos nosotros con nuestras noche. No se nos ha quejado ningún vecino nunca, principalmente porque en nuestro vecindario pasa de todo (la policía está cada dos por tres por unas vecinas prostitutas que han llegado a secuestrar a un hombre en su casa, no te digo más). Las historias de nuestro vecindario salen en los periódicos, así que el llanto de un bebé es pecata minuta. Si quieres te paso un resumen para que se lo enseñes a tus vecinos y vean que hay cosas mucho peores, jaja.
    A mí me molestan los vecinos con juergas hasta las tantas o los borrachos que gritan toda la noche. Lo resto es ley de vida. Cuando viajo con bebés en el autobús, voy encantada, no puedo entender lo contrario. No me ha tocado ver cosas de ese tipo, pero sí veo en restaurantes o bares que a las silletas se les mira con fastidio… En fin…

    • Un papá en prácticas
      30 marzo 2015 at 2:39 pm

      Madre mía, Idoia! Vivir en tu barrio tiene que ser toda una aventura, jajajaja Desde luego, aburrir no te aburrirás 🙂
      Tienes toda la razón del mundo, la gente que está de juerga en su casa hasta las tantas, los que ponen la música en casa para todo el pueblo… Esos sí que son una molestia, porque además son adultos y se supone que ya tienen dos dedos de frente… ¿Cuándo nos invitas a tu casa? 😉

  5. 30 marzo 2015 at 10:20 am

    Como nos cuesta ponernos en el lugar del otro. No creo que a ningún padre/madre le guste que sus hijos lloren. Pero son niños y en ocasiones es su única forma de comunicarse.
    Tenemos una capacidad para quejarnos muy desarrollada y no nos damos cuenta de que no vivimos solos.
    Yo casi no tengo vecinos. Además en mi bloque son todo matrimonios mayores. Y están todos encantados con que haya una bebé en el edificio. Y todos me dicen, es buenísima, porque no la hemos oido llorar nunca…si ellos supieran…
    En fin, que según mi experiencia la sociedad SI respeta a los bebés. Aunque haya excepciones, claro. Igual que hay gente que no respeta a las mujeres o a los animales o al resto de ciudadanos del mundo. Como decía aquel “Hay gente pa tó!”

    • Un papá en prácticas
      30 marzo 2015 at 2:40 pm

      No sé si tendrá que ver el que sean mayores con que no la escuchen 😛 Bromas aparte, creo que como bien dices, falta mucha empatía en esta sociedad. Ganas de ponerse en la piel del otro y comprender antes de criticar. Un abrazo y gracias mil por tu comentario.

  6. 30 marzo 2015 at 11:56 am

    Mis vecinos de abajo me hicieron cambiar las zapatillas de estar por casa porque según ellos eran demasiado ruidosas!
    Pero los búlgaros adoran a los niños y en general son bastante comprensivos, los vecinos de las zapatillas no se han quejado nunca de los alaridos que salen de mi casa a todas horas. Aunque siempre hay excepciones, siempre hay niñofóbicos. Yo misma era de esas antes de reproducirme, pero nunca me rebajé a decirlo en público como cierta señora tuitera..

    • 30 marzo 2015 at 12:46 pm

      ¿¿Lo de las zapatillas va en serio?? Me quedo muerta.

    • Un papá en prácticas
      30 marzo 2015 at 2:41 pm

      Loco me dejas con lo de las zapatillas de estar por casa! ¿Qué tenían, cascabeles? ¡Increíble!

  7. rosa
    Responder
    30 marzo 2015 at 12:00 pm

    Totalmente de acuerdo tengo un bebe muy intenso y con mucho carácter y llora con la misma intensidad y carácter. Y en casa alguna noche me han dado golpes en la pared por sus lloros.Y en el autobus en una situación en la que no podia cogerle en brazos unas señoras empezaron a decirme que no satendia a mi niño que menuda madre y que me bajara del bus que no tenían por que aguantar a un bebé llorando.En fin… Esas señoras a los adolescentes de las gorritas que ponen los pies en los asientos o nos obligan a escuchar su música a todo volumen no les dicen nada

    • Un papá en prácticas
      30 marzo 2015 at 2:42 pm

      Tremendo lo que cuentas del autobús, Rosa. Tremendo. Y que sepas que te entiendo mucho con lo de que los vecinos te peguen golpes en la pared. Nuestros famosos vecinos de abajo pegan golpes en su techo (nuestro suelo) si Mara hace ruido a las 10 de la noche. Son así de amables…

  8. 30 marzo 2015 at 12:06 pm

    Que fuerte lo de tus vecinos!!! Casi me da la risa por no llorar… A mi padre le paso lo mismo… Pero en su caso lo que molestaba a los vecinos era que roncaba cono un loco por la noche… Jua, jua…

    Lo del transporte público lo vivi yo este fin de semana. Entro una familia con 4 hijos… Una de las que iba en el carro… De unos dos años… Lloraba como una loca… La madre agobiaba… Y mira si tendrá experiencia con cuatro. Y el padre tranquilo… Menos mal. Pero nadie se quejó y hubo pocas malas miradas… Aunque alguna hubo. Una pena.

    Yo tengo al tercero y es muy llorón… Pero mucho. Y he aprendido que es su forma de comunicarse… Que le vamos a hacer… Pero cono nadie es perfecto, a veces pierdo la paciencia y digo: que bebé más pesado… Y automáticamente me siento fatal… Pobres bebes!!!!

    Enhorabuena por tu post!!

    • Un papá en prácticas
      30 marzo 2015 at 2:44 pm

      A mi me pasa lo mismo, Alejandra. Maramoto es gritona y llorona, es su forma de comunicarse, y aunque lo entendemos y lo aceptamos, a veces nos vemos totalmente desbordados. No queda otro que tirar de comprensión y paciencia. Ellos seguro que tampoco lo pasan bien llorando. ¡Gracias por tus palabras!

  9. 30 marzo 2015 at 1:17 pm

    Mi madre dice que si viviese alguien debajo de nosotros ya nos habría echado del edificio. Porque mi bichilla tampoco se acuesta temprano y le gusta porrear de noche con todos los instrumentos duros que encuentra a su alcance. Creo que nos libramos porque una vez que se duerme no vuelve a hacer un ruido hasta por la mañana. O eso,o es que de verdad hemos dado con vecinos tolerantes que entienden lo que es un churumbel.

    • Un papá en prácticas
      30 marzo 2015 at 2:45 pm

      Mara también es de aporrear el suelo. Por eso nuestros amables vecinos nos pegan golpes en el suelo (su techo) para que nos demos cuenta de que molesta. Lo peor es que igual lo hacen un sábado a las 12 de la mañana mientras tienen la música a toda pastilla. Son así de coherentes…

  10. Mamá metalera
    Responder
    30 marzo 2015 at 3:09 pm

    Nosotros vivimos en un barrio de gente joven y hay muchos bebes así que en ese aspecto no tenemos ningún problema. Pero lo que es el entorno familiar…eso es otra historia porque no respetan para nada a la niña y se pasan todo el rato intentando forzarla a hacer lo que ellos quieren y claro, al final la niña termina llorando a pleno pulmón y cuando voy a por ella me dicen que la estoy malcriando y que eso son lágrimas de cocodrilo. ¡Qué rabia!
    Ay al leer lo del metro me viene a la mente un día que iba con mi hija en el bus y se puso a berrear como una loca y no había manera de calmarla…pues la gente empezó a mirarme con una cara tan desagradable y a decirme que la niña me estaba tomando el pelo para que la sacase de la silla que me bajé en cuanto pude porque me empecé a sentir súper mal. Fue una sensación horrible.

    • Un papá en prácticas
      30 marzo 2015 at 3:40 pm

      Nosotros también vivimos en un barrio así, por eso me resulta más sorprendente aún… Qué pena lo que tuviste que pasar en el autobús. Qué pena, de verdad.

  11. Raquel, eldiariodetumami
    Responder
    30 marzo 2015 at 3:11 pm

    Es muy triste que haya gente así la verdad y sobre todo tenerlos de vecinos. Me parece sobre todo ruinoso mandar una carta, son unos cobardes por no decirles algo peor. A mi también me ha pasado, lo que mas mas me ha cabreado fue hace poco, cuando fui con mi cuñada y su hija (prima del vikingo) a la bebeteca de la biblioteca de aquí, el vikingo cuando le gusta algo mucho suele dar pequeños grititos de emoción así que al entrar los hizo y ya obtuve mala cara de la funcionaria (porque del resto de gente estaba encima trabajando en grupo y hablaban bastante alto), lo primero que nos dijo fue que dejáramos los libros en su sitio, y lo segundo que al final termine discutiendo fue; es que son muy pequeños y hay que controlarlos (como si hubiéramos dejado a los bebes en el suelo y nosotras estuviéramos tomando café….) pero en fin, no pude callarme y le discuti, pero no me sirvió de nada mas que hacerme mala sangre a mi, aun que si lo llego a saber le pongo una queja pero no se ni donde debía dirigirme así que nos fuimos a casa. Me da mucha rabia sobre todo que los bebes molesten en sitios permitidos para ellos o es más a gente que trabaja con ellos.
    Con respecto a los vecinos pues solo una cosa ¡ajo y agua!

    • Un papá en prácticas
      30 marzo 2015 at 3:43 pm

      Esa es la palabra: Cobardes. Cómo cobardes son todos esos (como la mujer de la biblioteca que comentas) que no aceptan a los bebés ni siquiera en espacios dedicados para ellos. Qué vergüenza. Cuánto tenemos que cambiar… ¡Ánimo, Raquel!

  12. cristina
    Responder
    30 marzo 2015 at 3:50 pm

    Pues nosotros justo ayer fuimos a comer a fuera y me hizo “gracia” porque nos pusieron en una zona del restaurante que estaba apartada però habia una pareja y Biel estaba un poco nerviosillo y en seguida me dijeron: “por nosotros no sufrais que tenemos 5 nietos y ya sabemos de que va”. Yo en mi interior pense “no, si no sufrir, de hecho ni me lo habia planteado vamos”, solo estaba por Biel y para q él estuviera bien… Però es que a los 3 minutos me señalan una puerta y me dicen :”allí hay una terraza por si quieres ir a pasearlo”. Les dije muy educadamente “ah, gracias, no, estamos mejor aquí dentro “. Total, todo muy sutil como ves…y eso q Biel no Lloraba, solo estaba nerviosillo!

    • Un papá en prácticas
      31 marzo 2015 at 12:06 pm

      Con qué delicadeza te dice las cosas la gente, ¿verdad? Nosotros tenemos suerte de que siempre que vamos a comer fuera, Mara está más calmada que nunca. Es tan observadora que se queda embobada mirando a tanta gente. Eso sí, en hora y media fuera o empieza la fiesta 😀

  13. 30 marzo 2015 at 5:01 pm

    Creo que ya está casi todo dicho, es decir que los comentarios reflejan perfectamente el sentir explicado por el post. ¡Mira que hay gente latosa por el mundo! Con lo bonito que sería si tienes cerca a una familia con niños, y ves que en ocasiones tienen dificultades porque lloran, o están inquietos; digo que con lo bonito que sería ofrecerte para echarles una mano.

    No sé, yo es que de antes de ser madre y durante mi maternidad de 11 años y medio, si veo una mamá apurada porque uno llora y el otro se le escapa, o por que uno llora y no o calma, o porque no puede bajar del autobús, o porque… pues oye, le dices si quiere ayuda. Si la quiere bien, y si no también.

    Pero si es que parece que nos quejemos simplemente por la existencia de los niños, que son precisamente lo más valioso que tiene esta sociedad.

    Y nosotros, creo que no he tenido problemas como los que planteáis cuando los dos niños eran bebés, eso o que como he pasado de todo no lo recuerdo. Sé que vivimos en sociedad para respetarnos, pero es que un niño que se comporta como un niño, indica que está vivo, ni más ni menos. ¡Qué arrogantes llegamos a ser los adultos!

    • Un papá en prácticas
      31 marzo 2015 at 12:12 pm

      Poco que añadir a tu comentario, Macarena. Me quito el sombrero. Gracias por tu aportación, de verdad.

  14. Aneta
    Responder
    30 marzo 2015 at 9:14 pm

    Yo también tengo vecinos irrespetuosos con los niños…

    Aitana es una niña activa si, pero no es para nada ruidosa ni escandalosa, pero y si lo fuese…..que pasa? Los niños no son niños? No tienen que correr, gritar, cantar, patalear….? Nuestro vecino no fue tan sútil como la nota de los tuyos…. No quiero reprimir a mi hija porque un señor diga que le molesta en la siesta a las 5,30 porque patalea el suelo….

    Desgraciadamente no somos los únicos…conozco muchos casos y me alucina que sean tantos….que pena….

    Mucho ánimo!
    Bsets

    • Un papá en prácticas
      31 marzo 2015 at 12:13 pm

      Vaya horas de dormir la siesta las de ese señor, ¿no? Seguro que él nunca hace ruido, ¿Verdad? La gente debería mirarse a sí misma de vez en cuando… ¡Un abrazo!

  15. 30 marzo 2015 at 9:46 pm

    Me has dejado o_O Conozco algún otro caso de vecinos que también les molesta que los bebes lloren a la hora de su siesta, que molesten en parques si hay una terraza al lado. En fin. Que se vayan a vivir al campo bien lejos de todo.

    • Un papá en prácticas
      31 marzo 2015 at 12:13 pm

      Eso le dijo Diana precisamente a la vecina: Si no quieres ruido, vete a vivir a un chalet en medio del campo 🙂

  16. 31 marzo 2015 at 6:42 am

    Mierda se me borró mi comentario. Repetimos.
    Yo con los vecinos no he tenido problemas. Bueno miento. Con el subnormal de al lado tengo el problema de que me saca de los nervios cada vez que insulta y amenaza a sus hijos de tres y cinco años. Pero al mío le deja tranquilo. Sí lo he pasado regular en algún avión (se lo conté ya a Diana: un azafato me dijo que si quería me daba un tranquilizante para el niño que entonces tenía ¡9 meses!). Nunca entendí esa intolerancia hacia los niños, ese “los niños molestan” antes de ser madre, ahora menos. Pero bueno, igual que hay gente muy tonta, también te digo que he encontrado más gente amigable por el camino.

    • Un papá en prácticas
      31 marzo 2015 at 12:15 pm

      Al final lo mejor es quedarse con eso, Paula. Por eso dejo esa puerta abierta al optimismo al final del post. Hay mucha gente amigable, así que hay esperanza 🙂 ¡Un beso!

  17. 31 marzo 2015 at 8:17 am

    Pues, yo, la verdad, entender a la gente a la que no le gustan o bien sí, pero le molestan, porque no están acostumbrados a gritos y lloros, los niños, la entiendo. Es decir, es innegable que los sollozos o incluso cuando chillan como manera de hablar o de alegría puede ser molesto para un compañero de viaje o para un vecino. Peeeeeero, ESO ES LO QUE HAY. Es decir, vivimos en sociedad y a todos hay cosas que nos molestan. A mí me jode, con perdón, por ejemplo mucho muchísimo, que se aparque encima de la acera y más encima del desnivel para cruzar ya que ni sillas de ruedas, ni carritos, pueden bajar. La diferencia es que eso no lleva a nada y un bebé, por muy llorón que sea, si lleva a algo, a todo, a la vida, al futuro.
    Pienso que tenemos que estamos condenados a entendernos, actos incívicos no incluidos, of course, así que la gente tienen que aguantarse, por así decirlo, y nosotros educar bien para que no den el tostón cuando sí puedan controlarse, que en el caso de bebés o niños muy pequeños es nunca.
    Escribí hace un par de días una entrada sobre esto, al hilo del polémico tuit sobre el viaje taaaan coñazo que le toco sufrir a cierta guionista. Je,je,je. A la que entiendo peeeeero…
    Un abrazo.

    • Un papá en prácticas
      31 marzo 2015 at 12:17 pm

      Voy a ver ese post que comentas. Intuyo que va por el mismo lado que el de Orquídea Dichosa. Yo me quedo con tu reflexión del inicio: A todos hay cosas que nos molestan y nos tenemos que aguantar. ¿Por qué no pasa lo mismo con los niños?

  18. Tochi
    Responder
    31 marzo 2015 at 11:10 am

    La empatía no debe ser unidireccional.

    No es posible evitar que un niño se despierte llorando en su casa, pero ¿de verdad hay que aguantar que un niño llore a todo pulmón en un restaurante lleno de clientes? ¿O que corra entre las mesas y tropiece cada dos por tres con un camarero?
    Yo comprendo que los hijos de mis vecinos griten, corran, lloren en su casa, pero no tengo por qué sonreir si me estropean una cena en un restaurante, o si no dejan de hablar en el cine, porque ahí ellos no son niños, ahí somos todos clientes y todos hemos pagado un servicio.

    Además, ¿de qué os quejais? ¿De que la gente os mira mal? ¿En serio? Osea, que no solo hay que tragar con niños molestos si no que, ADEMÁS, no se puede poner mala cara. Venga ya.

    Yo no llevo a mis hijos a sitios donde sé que pueden molestar porque todavía son muy pequeños, y si estamos en algún lugar así y veo que empiezan a inquietarse, nos vamos rapidamente. Y no pasa nada, me evito un mal rato y se lo evito a los demás.

    Mis hijos son lo más importante para mí y para su padre, pero para nadie más. Y eso se olvida a veces.

    • Un papá en prácticas
      31 marzo 2015 at 12:05 pm

      Entiendo perfectamente lo que quieres decir, Tochi. He puesto dos ejemplos en el texto que no tiene nada que ver con lo que tú me cuentas. Vaya eso por delante. Mi niña grita en casa y no tolero que nadie me diga que le molesta si se despierta llorando. Mucho más me molestan los perros que ladran a todas horas y los vecinos que ponen la música para todo el vecindario. Pero a esos no se les dice nada, porque no son niños. Es así de triste. Por otro lado, una madre con un niño tiene el mismo derecho que cualquier otro a ir en un metro o un autobús. Faltaría más. Y si el niño grita o llora, es algo de lo más normal del mundo. No tendría que ser motivo de miradas de reprobación. Y lo mismo en un restaurante (y te lo digo yo que vamos poco y siempre con bastante rapidez para evitar que se ponga nerviosa la peque). Muchas veces, en metros y restaurantes, tengo que escuchar a gente y a mesas enteras que hablan a voz en grito y no te dejan ni pensar. Pero a esa gente tampoco la miramos mal, porque no son niños. Es así de triste. A mi me irrita que todo se focalice en los niños, que a ellos sea fácil reprochárselo todo.

  19. Raquel
    Responder
    31 marzo 2015 at 4:53 pm

    Tengo una niña de 14 meses y también me ha pasado lo del metro,mi bebe estaba con los dientes pobre muy irritada y lloriqueó un poc, rabiosilla y una señora me dijo… Que mala que es!! La fulminé con la mirada y le dije literalmente:que mi hija era una niña de 9 meses (entonces) y era muy normal, sin embargo usted es bastante hija de puta! Ya si nos ponemos a juzgar así a la primera de cambio, no? ” Se quedó blanca la señora, normalmente soy una persona muy educada pero se me hinchó la vena por el desdén con el que trató a mi bebé. Y encima buscaba mi complicidad… Flipante!Es una pena que la gente cuelgue estas etiquetas a un bebé que hace lo normal que hacen los bebés. Por desgracia hay mucho trabajo que hacer… Animo a todos los papis y mamis!

    • Un papá en prácticas
      1 abril 2015 at 2:08 pm

      Eres mi ídola, Raquel! Siempre he soñado con dar una respuesta así de contundente! Bravo!

      ¿Por qué la gente siempre tendrá esa etiqueta de “mala” o “malo” referida a los bebés en cuanto lloran o son un poco movidos? Es un enigma por resolver… ¡Gracias por contar tu experiencia!

      • Raquel
        7 mayo 2015 at 6:07 pm

        Gracias por el blog! Es estupendo y me encanta! Saludos de una catalana en EEUU!

      • Un papá en prácticas
        11 mayo 2015 at 3:40 pm

        ¡Qué alegría que te haya gustado, Raquel! ¡Un besazo y gracias por tus palabras!

  20. Maite
    Responder
    31 marzo 2015 at 11:35 pm

    Yo lo único que he notado es que las pocas veces que hemos ido con mi hija a cenar por ahí, cuando protesta (realmente no llora demasiado pero si que se impacienta cuando pide algo y lloriquea o grita algo) la gente mira y me incomoda bastante. No quiero molestar a nadie pero creo que también tenemos derecho a salir algún día a cenar, es una niña y es obvio que no va a estar callada todo el tiempo. Cada vez salimos menos a cenar, no porque la niña se porte mal sino porque nos sentimos incómodos si grita o llora o lo que sea, a la mínima te miran, y de verdad que mi hija no monta pollos, ni la dejamos llorar.
    A mi hay cosas que me molestan mas y no miro mal a la gente, me aguanto. Pero es que con un bebe o un niño hay que comprender que no lo hacen por molestar al prójimo, es que si no saben comunicarse de otra forma solo pueden hacerlo así. Otra cosa es quien deja llorar y llorar a su bebé y no lo atiende, o los que dejan a los niños correr como salvajes por el comedor, atropellando camareros y todo lo que se cruza, o el que les deja el movil con el sonido a tope para que jueguen…

    • Un papá en prácticas
      1 abril 2015 at 2:11 pm

      Toda la razón del mundo, Maite. Mucha gente parece que quiere que bebés y niños pequeños se porten como adultos que no son. No estaría de más un poco de comprensión. Además, muchas veces molestan más con sus gritos y tonterías los adultos. ¿Cuántas veces no has estado en un bar y has salido con la cabeza como un globo del bullicio que monta la gente andando? ¿Por qué eso se ve normal y que un niño llore no? Gracias por tu comentario!

  21. Belén
    Responder
    3 abril 2015 at 10:50 pm

    Ufff, cada día me alegró más de vivir en una casa y sin vecinos a los lados (casas desocupadas). Aquí, la peque berrea, grita (le encanta) y llora (también le apasiona) a pleno pulmón y yo solo me agobio de escucharla e intentar calmarla, sin pensar en vecinos, reconozco que aumentaría mi agobio fijo. Yo también pienso que en esta sociedad NO se respeta a los bebes más moviditos. Un beso Adrián y ánimo.

    • Un papá en prácticas
      6 abril 2015 at 1:23 pm

      Esa “soledad” no tiene precio. Y más con nuestros peques, que tienden a expresarse a gritos de tanta efusividad que llevan dentro 🙂 ¡Un beso!

  22. 15 abril 2015 at 4:43 pm

    Siento ser tan pesimista en esto, pero no sólo creo que se les respeta poco, sino que vamos a peor. A peor con los bebés y con otras situaciones. Te imaginas hace 50 años a una mujer siendo reprochada por amamantar en público? y un nuevo hotel donde no admiten niños? qué será lo siguiente, no admitir ancianos? Cada vez somos menos tolerantes, los bebés lloran, los perros ladran, los gatos maúllan, los niños tienen pataletas en el súper porque no se les compran caramelos… Nunca ha supuesto un mal mayor, por qué hoy sí?

    • Un papá en prácticas
      20 abril 2015 at 2:36 pm

      Vamos a peor, lo tengo claro. Todas esas preguntas abiertas que has planteado, me las hago yo muchas veces. Demasiadas, por desgracia…

  23. Revilo
    Responder
    20 abril 2015 at 11:14 am

    Para mi la prueba mas clara de que la sociedad no respeta a los bebes es el transito de visitas por la habitacion del hospital. Una parturienta sangrando, un padre feliz pero nervioso, un total desconocido al que no sabes bien por donde coger y una nueva vida ante tus ojos. Aun asi, los que se supone vienen a conocer al nuevo miembro al que tanto quieren, gritan al hablar, los trastean, te cuentas historias a veces absurdas y desmotivadoras, te abren la ventana porque tienen calor aunque sea diciembre, se quedan hasta las 11, etc etc… Ahi piensas, ¿es mas importante el reconocimiento social que supone la llegada de un hijo o en que la nueva familia tenga su propio espacio para quererse y mirarse? Esta claro, algunos visitantes prefieren echar la tarde alli a que a ti te suba la leche o el niño duerma…. Una pena de sociedad…

  24. 28 abril 2015 at 7:04 pm

    Es cierto que hay pica paciencia havia luz demas en general y en particular si son niños (o de otro grupo social /momento social) en el que no nos encontremos: adolescentes ruidosos cuando somos adultos GD hos y derechos, niños cuando no somos padres, niños brutotes de tres cuando tienes un bebé y etc. Pero lo cierto es que en general ge encontrado más apoyos que malas caras, así que yo vivo en positivo y con esperanza y me pongo a los maleducados (que haberlos haylos) por montera. Suerte con esos vecinos tan majos, seguro que luego reclaman comprensión a los cuatro vientos.

    • Un papá en prácticas
      30 abril 2015 at 3:14 pm

      Yo también quiero creer que la mayoría son educados, pero la pena es que este tipo de personas amargadas acaban pesando mucho en el día a día. Menos mal que yo tengo bastante capacidad para olvidar y que se resbale lo que me dicen… 🙂

  25. 2 mayo 2015 at 3:37 pm

    Que mala suerte, con los vecinos, y que mala leche.. La verdad es que nosotros con nuestro pequeño terremoto nos dio un poco de “Cosa” por que ay días que (eso si, durante el día) tira cosas, corre, salta, grita.. Y me molesta a mi..jaja pero bueno es un niño.. Aun así mi marido se cruzo con el vecino de abajo y le pidió disculpas por si le molestaba.. El vecino le dijo que no pasaba nada.. que era profesor y estaba acostumbrado.. Creo que depende mucho de quien te toque.. No todas las personas tienen niño fobia.. 😉 Ánimo y suerte!!

  26. 18 mayo 2015 at 10:36 am

    ¡Hola!

    Me resulta curioso, porque mi pareja y yo no tenemos hijos y siempre decimos que es justo al revés. Que la sociedad es niñocéntrica. El año pasado, por ejemplo, fuimos a Cancún, a un hotel que se anunciaba especialmente como “Orientado a adultos”. Durante nuestro maravilloso desayuno de bufé con música clásica y tres tipos de salmón (por el que habíamos pagado un ojo de la cara), una pareja se dedicó a ponerle a su bebé en el móvil a todo volumen el vídeo de “El pollito Pío”. Cuando le dijimos al camarero si podía llamarles la atención, nos miró horrorizado y dijo “imposible, ¡¡tienen un niño!!”. Tuve que ir yo a pedirles que bajaran el volumen: afortunadamente, la madre fue encantadora y lo quitó.

    Me da la impresión de que todos podemos sentirnos aislados e incomprendidos en un momento dado, con o sin bebés.

    Por otra parte, tú mismo has dicho a menudo que Maramoto tiene rabietas y grita más que otros niños de su edad (por eso es un bebé de alta demanda). A lo mejor ayudaría que empatizarais también con vuestros vecinos, transmitierais vuestra impotencia y les dijerais que, honestamente, estáis haciendo lo que podéis, en lugar de decir simplemente que “es normal y hay que respetarlo”. Quizá la situación no cambie, pero ellos también se sientan comprendidos.

    ¡Ánimo y un abrazo!

    • Un papá en prácticas
      19 mayo 2015 at 3:40 pm

      Bueno, ya sabes que los titulares son más para vender que otra cosa 😀 Pero sí que es cierto que nos estamos encontrando mucho rechazo hacia los niños, cosa que me resulta sorprendente. Yo, antes de ser padre, jamás he tenido ese comportamiento. Y respecto a lo de nuestros vecinos: Claro que les trasladamos nuestra impotencia! Le dijimos que Mara duerme con nosotros, es decir, que no está una hora llorando antes de que nos levantemos de la cama. Les dijimos que intentamos calmarla, pero que a veces es imposible. Ellos nos ofrecieron medicarla o irnos con el coche a dar vueltas a las tres de la madrugada (¡Con Mara, que odia el coche!). Como podrás entender, los envié a freír espárragos.

      ¡Un abrazote!

      • 28 diciembre 2015 at 1:30 am

        ¿¿¿¿¿¿ Que la medicaseis?????? Puf! mejor no digo lo que pienso que me enveneno yo sola conmigo misma!
        Estoy totalmente de acuerdo contigo en que a la gente le molestan los niños, pero te diré más, en realidad es que la gente es imbécil y le molesta todo. Yo soy tu y les devuelvo una nota a los vecinos, con una contestación de lo más irónica, y le meto unos cuantos tapones dentro de un sobrecito, con lazo y todo.
        Hace falta ser sinvergüenza para dejar una nota y no ser ni siquiera capaz de llamar a tu puerta. Mi vecina subió un día a decirme que porqué andaba descalza por MI casa, que me pusiese zapatillas porque hacía ruido. Mi contestación, mi cara, y mi mal humor debió ser tal que no ha vuelto a subir ni a pedir sal. Mia también se acuesta muy tarde, y también llora bastante ( y cuando era más pequeña ni te cuento ) y creo que ni se ha atrevido a subir! ME LA COMO CON PATATAS!!!!
        Ánimo y tranquilo, seguro que a tus vecinos el karma les devolverá su poca paciencia.
        Un abrazo familia!

      • Un papá en prácticas
        3 enero 2016 at 1:44 am

        Se acabaron mudando. Ganamos la batalla, cosa que no era difícil teniendo a Mara como arma letal 😀 Gracias por tus palabras, Luz. Eres un sol! Un besazo!

  27. 14 septiembre 2016 at 5:07 pm

    Un planteamiento que deberíamos pararnos a hacer, sin duda alguna. Padres, madres, niñeras y demás cuidadores infantiles.

  28. Alba
    Responder
    1 noviembre 2017 at 7:39 pm

    Yo comprendo que los niños lloran, pero también comprendo que yo no tengo niños (ni los quiero) pero lo que sí que quiero y necesito es dormir todas las noches. Yo tengo dos trabajos, no por gusto, por necesidad, y cuando no estoy trabajando necesito descansar. Comprendo que los niños lloren, ellos no tienen responsabilidad ninguna. La responsabilidad de sus padres. Hoy en día vivimos hacinados, en pisos diminutos con paredes de papel. Si tienes hijos, igual que si tienes perros o que si tocas la batería, debes tener en cuenta las condiciones de tu vivienda y valorar también la vida de los demás. Yo no soy una esquizofrénica que odia los niños soy una mujer agotada que no pega ojo por las noches desde hace un año y medio. Sería conveniente que los que sois padres tuvieseis en cuenta que no todo el mundo tiene esa devoción por la infancia de la que vosotros hacéis gala y además, que los demás también tienen necesidades no solamente vuestros hijos.

  29. Lucía
    Responder
    20 noviembre 2017 at 1:13 pm

    Alba, por fin alguien que empatiza en ambos sentidos.
    Vivo en un piso cuyos vecinos han tenido desde que estoy allí 2 hijos, que lloran cada noche, nadie se levanta a atenderles, duermen en la habitación opuesta de los padres (que deben dormir plácidamente cada noche) y cuya respuesta es que me cambie de habitación (ya lo he hecho, eso y dormir con tapones) o de casa (como si fuera tan sencillo).
    Si tienes hijos equivale a que tienes derecho absoluto a molestar a todos los que te rodean.
    Bien, resulta que hay gente que además de tener hijos trabaja y necesita descansar como hacen ellos cada noche mientras sus hijos lloran, pues levantarse desde luego no se levantan.
    La empatía debe funcionar en ambas direcciones amiguitos padres. No estamos amargados ni somos gente rara, simplemente tenemos derecho a que vuestra decisión de ser padres no afecte a la vida de toda la sociedad.

  30. Patricia
    Responder
    29 noviembre 2017 at 10:59 am

    Hola! nosotros recientemente estamos pasando por esa situación. Son mis vecinos de arriba, una pareja joven, a los que les ha venido el piso regalado porque los padres de él se han ido a vivir a otro sitio. Llevamos un año aguantando fiestas, peleas de pareja… a altas horas de madrugada, y me despiertan a mis 3 hijas, una de ellas un bebé de apenas dos años. Se le ha llamado la atención varias veces con el conserje incluido, pero nada. Luego mi hija de 2 años llora, porque como bien dices, no sabe hablar y expresarse, llora por el día ya que gracias a Dios las noches las hace bien, menos cuando la despiertan con sus fiestas, y entonces es cuando comienzan a darme golpes para que se calle, sea la hora que sea, 12 del medio dia, 7 de la tarde… en fin un agobio que me muero. Estamos ahora hablando con el administrador a ver qué podemos hacer.

  31. Mila
    Responder
    11 febrero 2018 at 5:04 pm

    Hola! Me ha encantado tu post!!
    Creo…estoy segura de que mi respuesta es Sí…como una catedral, sobre todo porque los peques no molestan a los vecinos, si no a los padres, pediatras, amigos….
    – ¿Por qué a un bebé no se le puede coger en brazos? ¿Es malo para el bebé? ¿Va a provocar que con 18años queme contenedores? No, es malo porque el papá/la mamá se cansan y no pueden hacer su vida prebebé
    – ¿Por qué el bebé Tiene que dormir solito en una cuna en otra habitación? ¿Es malo para el bebé? ¿Va a provocar que con 18años queme contenedores? No, es malo porque a mamá/papá les molesta
    – ¿Por qué tengo que recurrir al móvil o tablet cada fin de semana cada vez que estoy comiendo fuera con amigos? ¿Porque es un niño muy malo que lo que quiere es jugar? Sí, y porque me gusta salir los fines de semana y me molesta no poder hacerlo.
    Sigo?

  32. Joana
    Responder
    19 enero 2019 at 5:42 am

    A mi me pasa algo asi.. pero creo que un poco peor.
    Yo vivo en Francia con mi marido y mi pequeña de 2 años.
    Alquilamos un piso que es algo raro porque aun que hayan vecinos no se les ve, ni se les escucha. Y raras veces nos cruzamos. Es como si fuera el paraiso del silencio absoluto.
    Llevamos poco tiempo aqui.
    Pero nada mas llegar a esta finca me di cuenta que quizá no eramos muy bien venidos por ser extranjeros.
    Somos una familia española de Valencia.
    A los pocos dias de estar aqui nos quitaron nuestros nombres del buzon, nose cuantas veces pero fueron unas cuantas, el carrito de bebé de mi pequeña que lo dejabamos bajo la escalera desapareció. Hasta hoy no sabemos quien son los actores de tales hechos. Lo unico que sabemos es que en esta finca somos los únicos con una niña pequeña.
    Pero lo peor viene ahora en lo que les voy a contar.
    Tenemos un vecino abajo que vive solo, tendra uños 35 años. Este nos ha declarado la guerra porque segun el no soporta escuchar ni si quiera los pasos de mi hija por el suelo, estamos hablando de horas entre las 16h y 19h de la tarde, no horas que sean mas molestas que son las nocturnas.
    Mi hija no puede hacer nada, no puede dar um salto, no se le puede caer un objecto al suelo, porque el vecino nos golpea con un palo o a saber con qué. Sean las 15h las 16h o las 18h da igual. Y segun nos dijeron esta permitido hacer ruido hasta las 22h.
    En nochevieja no podimos celebrar como nos gustaría porque nos amargó la noche dando golpes como un loco a las 18ha.
    Y lo peor fue ayer sobre las 19h . Estaba yo en la cocina terminando de hacer la cena, mi hija estaba sentada en el suelo alli mismo junto a mi , montando y desmontando los legos y eso al vecino le molestó porque mientras montaba algun que otro lego se le caían . Golpeó con el palo y a los 5m subio a mi casa.
    Nada mas le abri la puerta sin permiso, entro en mi casa chillando me dijo que estaba harto, que a la niña la escucha a todas horas , que nos fueramos de esta casa porque no eramos ni de Francia sino extranjeros, amenazó con denunciarnos, me dijo también que sino hicieramos caso que tendriamos problemas. Yo ya nerviosa com tanta amenaza apenas le dije ..que se fuera de mi casa que estaba asustando a mi pequeña, que mi pequeña tenia apenas 2 años y que seguiria juegando durante el dia ,que no podia tenerla atada a una silla toda la tarde y que si tenia algun problema que llamara a la policía y le invite a salir de mi casa. Cuando iba a cerrar la puerta el vecino dio semejante patada a la puerta que me golpeó en la cara con la misma, su intención era hacerme daño no queria que cerrara la puerta asi que hice fuerza hasta q por fin cerré.
    Sin saber que hacer llame a mi marido que estaba en el trabajo y le conté lo sucedido una vez llego nos dirijimos a la policia. La respuesta de ellos fue que no podian hacer nada. Que si volviera a pasar que llamaramos a emergencias.
    Y yo les pregunto?¡! Un dia salgo de casa y este vecino me engancha y me pega? O quiza la niña otra tarde jugando deja caer un jugueto y sube a pegarme? …mi hija se pasa muchas horas de la tarde sentada en el sofa con apenas 2 años con mi movil viendo dibujos en vez de jugar como una cria normal y porque? Porque tengo un vecino que sube a mi casa y es capaz de intentar pegarme?. Porque mi hija no puede jugar en pleno dia? Por favor. Pero dios esta alli para juzgar y estas personas tendrán su paga. De este mundo no se va nadie sin pagar . Aqui se hace aqui se paga. =( los que no son padres no lo entienden como mi vecino que se ve que esta soltero. Pero ya llegara vuestra hora y un dia os acordareis que un niño no tiene botón de apagar que un niño no es mal educado porque juegue, que niño no juega? Un vecino no puede decir jamas que unos padres no saben educar a sus hijos, solo porque escuchan a un niño correr o hacer ruidos. Que creéis que nosotros padres no intentamos que hagan lo menos ruido posible? No es mas o menos educado por jugar o no jugar o por saltar o no saltar. Pero son niños. NIÑOS. Y aquel que no lo entienda que sea padre y despues entonces que salga aqui a juzgar.

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info