Volver a empezar

befunkyvolveraempezar.jpgComo ya comenté en el anterior post, en este mes de agosto de 2013 sin vacaciones y sin salir de Madrid, además de pasar calor, tuvimos la oportunidad de asistir al famoso curso de preparación al parto. Un intensivo para papás y mamás en prácticas que nos juntó con otras quince parejas en un grupo que, con las presentaciones iniciales de turno, comenzó pareciendo más bien una reunión de alcohólicos anónimos y que terminó con una visita al hospital de referencia y a sus respectivos paritorios en una escena más propia de una excursión escolar. De dos en dos y cogidos de la mano. Sólo faltó el detalle del autobús.

Bromas al margen, el curso nos ofreció pautas muy válidas e interesantes para el antes, el durante y el después del parto. También para combatir con más fuerza y respaldados por estudios científicos los lugares comunes con los que pronto nos bombardearán abuelas y madres ya con un largo curriculum a cuestas. Esas frases que has escuchado toda tu vida cuando ha habido un bebé de por medio y que a fuerza de escucharlas se convierten en verdades inamovibles. De momento, sin embargo, y haciendo gala de un gran sentido común, vamos a seguir los consejos de la matrona. Que dicho sea de paso, poco tienen que ver con muchas de esas convenciones que a punta de pistola se han ido haciendo las dueñas de nuestro imaginario colectivo maternal.

Del curso, sin embargo, me quedo sobre todo con una reflexión de la matrona, una mujer que por sus comentarios y su forma de pensar pronto nos ganó a Diana y a un servidor para su causa (Empezamos con alguna idea más o menos clara, pero acabamos convertidos en auténticos yihadistas del parto natural, el piel con piel y la lactancia materna). La reflexión de la que hablaba tiene mucho de volver a empezar. Cuando empezamos una relación, aunque el amor nos ciegue, nos llene de vitalidad y no seamos consciente de ello, cada uno de nosotros hace un esfuerzo enorme, tanto físico como mental, para conocer al otro. Una vez superada esa fase, la nueva pareja empieza a establecer unas rutinas (gimnasio, cine, teatro, viajes…) y a construir su propio castillo vital.

Ahora esa vida, con el nacimiento de Mara, se derrumbará cual castillo de arena convirtiendo lo que habíamos construido en escombros. Y a partir de esos escombros tendremos que volver a empezar. Ahora como una familia. Primero invirtiendo todas nuestras energías en conocer a Mara y en que ella, con el contacto físico constante y diario, nos conozca a la perfección a nosotros. Después estableciendo nuevas rutinas en las que ella será parte importante. El centro sobre el que girará todo. Una nueva vida. Un nuevo castillo más fuerte, más sólido y más habitado que nunca para volver a empezar.

2 respuestas

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info