Primeras veces que son últimas veces

dav

La semana pasada, en un evento en el que me invitaron a participar en una mesa redonda, charlé con una mamá bloguera que acaba de ser madre por tercera vez y ambos coincidimos en una cosa: que los segundos (y en su caso los terceros) hijos se disfrutan más. O al menos de una forma diferente. Más calmada. Más consciente. Imagino, como comentamos ambos, que porque de repente desaparecen los miedos que atenazan a todo padre y madre primerizos. Esos temores habituales, fruto de la inexperiencia, que te hacen vivir el día a día con cierta angustia, como si de un dramón de sobremesa de fin de semana en Antena 3 se tratase, como si no fueses a ser capaz de sacar a tu hijo adelante. Imagino. Continue reading “Primeras veces que son últimas veces”

malabares

Malabares

Digamos que esta semana nos hemos sentido como los malabaristas a los que se les cae una bola (la de los hijos) y mientras intentan recuperarla ven cómo se desmoronan una tras otra todas las demás.

hermanos

Hermanos: El yin y el yang

No existen dos personas iguales y, por lo tanto, no existen dos hermanos iguales. Bueno, físicamente sí, que están los gemelos. Y Leo, que es una calcomanía de Mara. Pero lejos de los parecidos físicos, cada niño tiene su carácter y eso es algo que se ve y se intuye desde recién nacidos.