Mara y Leo: el comienzo de una historia de amor entre hermanos

hermanos

Leo nació el día 10 de noviembre a las 5:50 de la mañana. Mara conoció a su hermano dos horas más tarde. No lo hizo antes porque en uno de esos milagros de difícil explicación, no se despertó en toda la noche, ni siquiera con los gritos más desgarradores de su mamá durante el expulsivo. Ella, que no hay noche que no se despierte al menos una o dos veces. Ya nos avisaron las matronas: Los niños sorprenden mucho con su comportamiento en los partos. Ahora ya podemos dar fe de ello. A las 8:00 de la mañana, ya solos en casa, me fui a despertarla, la vestí también inexplicablemente rápido y le dije que teníamos una sorpresa. Sé que ella debió pensar en un helado de coco y chocolate, porque para ella eso es una sorpresa, así que me acompañó ilusionada hasta su habitación, con su característica risa nerviosa, donde Diana y Leo se empezaban a reconocer. Continue reading “Mara y Leo: el comienzo de una historia de amor entre hermanos”

primer-mundo-paternidad

Problemas del primer mundo

Vivimos en nuestras burbujas acolchadas e insonorizadas de relativa comodidad. Muchos de nosotros no podemos darnos grandes lujos, pero (de momento) tenemos un techo bajo el que dormir, calefacción central, agua caliente, luz, muebles de Ikea, ordenadores, smartphones, Smart TVs, ropa de Inditex (que, como dice un amigo, hacen pobres del tercer mundo para que compremos pobres […]

parto-en-casa-de-leo

Crónica sentimental de un parto en casa

Teníamos preparado todo el catálogo de Netflix, discos de música y libros para hacer más llevadera y relajante la espera. Luego todo ello quedó en el olvido porque las cosas nunca suceden como un cree. El parto se adueñó de Diana y ya no hubo series, ni libros, ni discos que valiesen, solo la penumbra de una casa iluminada por un par de velas en la que Mara dormía ajena a todo cuanto ocurría.

cuando-mara-no-esta

Cuando Mara no está

Cuando Mara no está, en casa sentimos un vacío imposible de llenar. Y la echamos infinitamente de menos. Y la añoramos cuando nos mandan por whatsapp alguna foto de esa sonrisa que cuando no está parece dejar la casa en penumbra.