40 semanas de licenciatura teórica

BeFunky_null_274.jpgHace ya 34 semanas, Diana me daba la que con toda seguridad ha sido la noticia más maravillosa que he recibido nunca: “¡Estamos embarazados!”. Así que sí voy progresando bien en este curso teórico acelerado que es la (pre) paternidad, estamos a sólo seis semanas de ver esa cara que llevamos 238 días imaginando. Primero en formato unisex. Una cara sin sexo. Luego, en modo princesa. Cuando ya supimos que Leo tendría que esperar. Que primero era el turno de Mara.

En este tiempo he descubierto que era aquello de la Maxi-Cosi, que en principio me sonaba a todo menos a sillita para el coche y para el carrito. He visto mil y un utensilios para nuestra bebé que jamás hubiese creído inventados. He aprendido que en las tiendas de maternidad todo vale como mínimo 80€ (Estas cosas sólo se compran una vez en la vida por mamá, así que hay que sacarles provecho). Y que muchas cosas no valen para nada, pero están ahí, porque los futuros padres (y supongo que los ya padres también) nos volvemos locos y lo queremos comprar todo. Aunque no sepamos para qué sirve. O si alguna vez le daremos uso. Somos como niños de 30 años en la tienda de merchandising de Disneyland París. Todo lo queremos. Todo. No vaya a ser que a nuestros hijos les falte de algo.

También he comprobado que en estos nueve meses (y muy posiblemente para el resto de la vida) los padres pasamos a un tercer plano. Se compran y se regalan cosas para la mamá. Muchas más cosas para la pequeña. Y nada para el papá. Quizás un par de camisetas en las rebajas. Eso en el caso de los más afortunados (Por supuesto esto es una exageración. Aunque sólo hasta cierto punto). Pero oye, somos felices. Y es que es imposible no ser feliz mientras ves como a tu mujer le crece la barriga y en su interior una especie de pequeño alien se empieza a mover. Primero con pataditas suaves. Luego aumentando la intensidad de éstas. Y finalmente moviéndose como una lagartija mientras la barriga de mamá adquiere las más diversas y extrañas formas. Magia.

34 semanas (a sólo seis de completar el curso teórico) en las que nos hemos emocionado en cada ecografía, hemos sufrido y pasado miedo con cada pequeño dolor de Diana, nos han asaltado mil y una dudas y hemos recurrido a mil y un foros en los que todas las mujeres preguntan lo mismo y cada una tiene una solución al problema. Porque hasta la duda más absurda alguien la ha preguntado y la ha buscado en google antes que tú. Miedos normales. Habituales entre mamás y papás primerizos como nosotros. Gente en prácticas. Auténticos becarios de la maternidad.

Y como creo que ser papá es un aprendizaje continuo y sin fin, una eterna plaza de becario mal remunerada pero enormemente satisfactoria, he decidido abrir este blog para contar en él las aventuras y desventuras de un papá primerizo. Y así, quizás hasta hago famosa a Mara. Seguro que a su madre le encantaría sacarla en la Cuorestilo en sus galerías sobre celebrities.

1 respuesta

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info