Bebés de alta demanda y rabietas prematuras

rabietasbebes.jpg

Tengo la sensación, sin ser ningún experto en el tema, sólo un padre con quince meses de experiencia con una BAD* de manual a cuestas, que en las rabietas confluyen muchas de las características que por regla general se asocian a un bebé de alta demanda. La intensidad, las ganas de descubrir por encima de sus posibilidades y la frustración que ello les conlleva, el tremendo nivel de exigencia cuando quieren algo, la insatisfacción permanente por querer llegar siempre más lejos, la impredecibilidad que les caracteriza… Todo ello, bien mezclado y removido como si de un cóctel en manos de un barman se tratase, confluye y acaba convertido en una rabieta de aquí te espero. De átate los machos. De ponte el cinturón que vienen curvas.

Antes de ser padre, incluso después de serlo, cuando Maramoto apenas era una recién nacida, escuchaba a otros padres y madres hablar de los terribles dos años. Supuestamente, entre otras muchas cosas, son terribles porque a esa edad comienzan las temidas rabietas. Esa explosión de rabia característica de los peques, todavía incapaces de mostrar y gestionar sus emociones de otra forma. A pesar del fuerte carácter que Mara mostró desde sus primeros meses de vida, pensaba que aún me quedaba para eso, pero aún así he leído bastante, especialmente aquellos artículos que te dan pautas para “controlar” las rabietas abordándolas en todo momento desde un punto de vista respetuoso con el bebé. El problema es que ahora, llegados a este punto, no sé en qué se pueden convertir los terribles dos años si nuestra pequeña saltamontes empezó con las rabietas con apenas 10 meses. Si, a los diez meses. Precisamente en mitad de nuestras movidas vacaciones de verano.

Desde entonces las rabietas han ido in crescendo, tanto en frecuencia como en intensidad. Todos los días tenemos alguna, cuando no un par o tres. Y todas ellas son fruto de la mezcla explosiva antes mencionada de características de los bebés de alta demanda, por lo que quiero suponer que Mara no es una excepción y que la precocidad en este sentido va asociada en gran medida al hecho de ser una BAD de armas tomar. A este respecto, desde hace mucho tiempo, concretamente desde que empezaron las rabietas, la mamá jefa y un servidor tenemos la sensación de que Maramoto tiene inquietudes y quiere hacer cosas que están por encima de las posibilidades que su desarrollo hasta la fecha le permiten. Así, por ejemplo, cuando todavía no sabía andar, este verano sin ir más lejos, nuestra pequeña saltamontes pillaba rabietas porque quería hacer cosas para las que necesitaba dominar el arte de caminar. Desde entonces, una vez que aprendió a dar pasos (incluso a correr como ahora) y empezó a desplazarse como buena bípeda, sus rabietas se reproducen cada dos por tres porque quiere llegar a objetos a las que su altura aún no le permite acceder, hacer cosas para las que aún no está preparada físicamente.

No es difícil verla colgada de las estanterías, con los pies sin tocar el suelo, o jugarse la cabeza intentando escalar para coger un vaso de cristal, un libro de sus papás o una vela. Ella tiene unos objetivos y si no los logra, rabieta asegurada. Le pasa si no le dejamos abrir el congelador, si no dejamos que toque los botones mientras la lavadora está en marcha, si alguna vez, después de haberlos recogido ya mil veces, no le dejamos sacar todos los cubiertos. Un no equivale a frustración, a insatisfacción, a intensidad desbordada, a rabieta. Y entonces no nos queda otra que abrazarla, que ofrecerle nuestra comprensión, que intentar calmarla…aunque muchas veces ya no nos queden fuerzas para comprender. Aunque algunas veces estemos tan agotados, tan superados, que quienes más calma y más apoyo necesitamos en esos momentos seamos nosotros mismos.

La cosa empeora cuando salimos de casa. Desde que comenzó a andar (sí, en ese momento se desataron las siete plagas en nuestras vidas) verla en la mochila es una excepción. Ella quiere ir andando. Y nosotros la respetamos. Hasta nos gusta esa independencia suya, esas ganas de hacer las cosas por sí misma. Todo se complica cuando salimos, especialmente al súper o al centro comercial. Entonces Maramoto no se conforma con ir andando, sino que además quiere ir tirando al suelo todas las camisetas, pantalones, zapatillas y demás genero de armario. Eso en las tiendas de ropa. En los supermercados, cuando la ven aparecer, los tetrabriks de leche se ponen a temblar. E igual de asustados se ve a los cables y utensilios varios en las tiendas de electrodomésticos. Ahí va ella, sembrando el terror por cada pasillo, intentando tirar al suelo todo lo que se encuentra a su paso.

Yo la dejo hacer, voy intentando evitar que tire cosas, recojo aquellas a las que ella ha llegado más rápido que su papá… pero llega un momento en el que ya no puedo más y decido cogerla en brazos. Entonces se pone a chillar y a llorar como si le fuese la vida en ello y todo el mundo se gira de repente hacia mi, un pobre padre que sólo ha cogido a su hija en brazos, como si la estuviese matando. Por momentos se vuelve inconsolable. Esa es una versión de sus rabietas. En la otra, por suerte, estaban mis padres delante, para que luego no digan aquello de que somos unos exagerados. Pasó en octubre, cuando Mara acaba de cumplir un año. Estábamos en un centro comercial, Mara quería entrar a una tienda para saciar sus ansias de destrozar el orden de las cosas y mi padre, viéndonos agobiados, decidió sacarla fuera. A qué mala hora. La peque se tiro al suelo y se puso a berrear y patalear. En mitad del centro comercial. La misma escena que he visto muchas veces con niños más mayores, pero jamás con una terremoto de un año de vida. Creo que esa ha sido la rabieta más grande, pero las que sufrimos a diario tampoco se quedan atrás. Parece ser que hemos tenido una niña prematura…en lo que a rabietas se refiere.

¿No os parece demasiado pronto para estas rabietas? ¿Qué nos espera cuando lleguen los terribles dos años? ¿Llegaremos vivos a entonces? Esta última pregunta es retórica. La lanzo al aire. Para mí mismo 😉

 

*Hay personas a la que no le gusta el término Bebé de alta demanda porque consideran que es una forma de etiquetar a los niños. A mi me parece que etiquetarlos es decirles que son “torpes”, “llorones”, “insoportables”. A mí nunca se me ha pasado por la cabeza decirle a Mara que es una bebé de alta demanda. Ese término me sirve únicamente para entender mejor a mi hija, para comprender lo que al principio se me escapaba, para saber mejor cómo afrontar nuestro día a día. Nada más. No lo entiendo como algo despectivo, más bien todo lo contrario. Necesitaba hacer esta explicación.

 

 

69 respuestas

  1. 2 febrero 2015 at 11:06 am

    La verdad es que es una de las cosas a las que le temo, Morlita es bastante tranquila, pero con el año recién cumplido empieza a mostrar su carácter, si le quitas algo que no debería tener llora y parece que nos echa a bronca, incluso si le cambias el objeto deseado por otro coje y lo tira en señal de réplica! Parece que eso es algo innato en el ser humano porque nosotros no le hemos echado la bronca nunca! Jejejeje. Por lo que refiere a Mara, igual que ha sido precoz en las rabietas puede serlo en aprender a gestionar sus emociones, así que igual los dos años para vosotros ya son los de superación de las rabietas! Besos y muchos ánimos para capear los días difíciles!!

    • Un papá en prácticas
      2 febrero 2015 at 2:24 pm

      La primera frase de tu comentario la vivimos varias veces al día. ¡Qué carácter! Voy a intentar ser tan optimista como tú con tu teoría :-)) ¡Un besote!

    • Estefania
      Responder
      14 diciembre 2017 at 12:45 am

      Mi hija es igual, todo el perfil que describes es mi hija, mi entorno no lo entiende, les enseñaré este artículo para que entiendan las cosas que hace mi bebe de un año

  2. Marta
    Responder
    2 febrero 2015 at 11:18 am

    Me meo de risa, es lo mismo que nos pasa a nostros con B… solamente se me ocurre deciros: ánimos!! Mi mantra es “todo pasa, todo se acaba”… A disfrutar del caos y de la paciencia infinita que no sabemos que tenemos! 🙂

    • Un papá en prácticas
      2 febrero 2015 at 2:25 pm

      Espero que se pase antes de independizarse, porque si no nos esperan unas décadas complicadas, jajajaja ¡Mucho ánimo, Marta!

  3. Lucía
    Responder
    2 febrero 2015 at 11:26 am

    Ains!! Lo que os entiendo, mi pichurrita con 19 meses a punto de cumplir, ya no sé cuando empezó con los berrinches, y como tú pienso que es fruto de su AD que hayan empezado tan pronto y también confío en que a los 2 años tenga algo más de razocinio y se la pueda calmar antes ya que por lo que he podido comprobar cuando la acompaño en semejantes berrinches (en casa sobretodo) si le explico las cosas se calma y soy consciente de que lo entiende puesto que después de la charla vuelve al intento con cara de…”mira lo que voy a hacer” aunque luego no lo haga y lo intente 10 minutos después jajajaja
    Seguiremos acompañando a nuestras niñas en sus berrinches con tanto amor como podamos.
    Un abrazo enorme.
    Lucía

    • Un papá en prácticas
      2 febrero 2015 at 2:26 pm

      Tengo la vista puesta en el momento en el que empiece a hablar. Creo que puede marcas un punto y seguido en este tema. Mientras tanto, a capear los temporales como buenamente podamos, jajajaa ¡Un abrazo grande, Lucía! ¡Y mucho ánimo!

  4. 2 febrero 2015 at 11:41 am

    Leo empezó a los 20 meses. Si que es precoz Maramoto, madre!! Es curioso porque en todo este debate sobre AD y precocidad, mi experiencia es diferente. Leo no ha sido precoz en NADA. Y nada es NADA DE NADA. En su “alta demanda” hay algunas características que no tiene, por eso siempre he dicho que no sé si es un AD o “simplemente” un niño muy demandante… Pero mucho mucho. Él no exploraba, estaba colgado de mí siempre pidiéndome cosas. Es agotador. En fin, supongo que hay matices y que no todos son iguales aunque sean AD.

    Las rabietas de Leo eran (y son) muy fuertes. A sus 4 años sigue teniendo, pero ya puedes interactuar algo más con él. Y son menos y menos intensas, claro. Supongo que irá mejorando la cosa en el caso de Maramoto, nunca se sabe porque creo que influye mucho también el carácter de cada niño y cómo va evolucionando… En el caso de Leo, a los 3 años empezó el cole y eso fue duro para él. Lo transformaba en fuertes rabietas por las tardes.

    En fin, que quién sabe. Mucho mucho ánimo y a seguir adelante y a hablar mucho entre vosotros. Para mí y el papá ha sido duro (encima nosotros con otra enana), pero el amor todo lo puede!! 😉

    • Un papá en prácticas
      2 febrero 2015 at 2:27 pm

      Mara es que es una BAD de manual. Todas las características las cumple al dedillo. Muchas veces pienso que la definición la hicieron por ella xD Aún nos queda, eso sí, para la edad de Leo. Imagino que el poder razonar con ellos las hace más llevaderas. ¡Ojalá sea así! ¡Un besote!

  5. 2 febrero 2015 at 12:07 pm

    Ya sabes que siempre defino a mi bichilla como un bebé de baja demanda,pero hijo, en esto de las rabietas también me ha salido hecha una adelantada. Tiene un par de momentazos diarios en los que la mala leche acumulada después de 14 meses de lactancia, le sale por los 4 costados. Uno de ellos es el momento de ponerse el abrigo y el otro al sentarla en el carrito. 2 cosas que hago como mínimo un par de veces a diario cada una. Pues es que se retuerce de una forma, y llora, grita, patalea sin que podamos hacerla entrar en razón. Ahora, lo bueno es que son mini rabietas,o sea, que en cuanto ve la calle se abre el cielo para nosotros. Pero es que con tal intensidad en los enfados, si le durasen más tiempo esto sería insoportable. ¡Qué ganas de que llegue el verano y ahorrarme por lo menos una de ellas!

    • Un papá en prácticas
      2 febrero 2015 at 2:28 pm

      Lo del carrito ya hemos renunciado. Es más, lo vendimos. Pero lo de la chaqueta es otro clásico. Siempre va acompañado de rabieta y de sudores fríos de los padres, jajaja

  6. 2 febrero 2015 at 12:41 pm

    ¡Vaya…! Me siento identificado en muchas de estas cosas. Yo no creo que nuestra peque sea de alta demanda, ni mucho menos, pero sí que demuestra muchas de las cosas que apuntas con Mara (como la mayoría de bebés/niños de su edad…)

    Las nuestras se llevan poco más de un mes de diferencia, así que todo lo que comentas me suena, y lo estamos viviendo casi a la vez. (De hecho, tengo un borrador en mente para un post hablando justo sobre la experiencia de ir a comprar al súper, tal y como lo narras). En el momento en que ya andan -o corren-, la tranquilidad se ha ido a la mierda: o compras, o la persigues como a un perrillo juguetón, pero las dos cosas a la vez… siendo uno solamente… ¡Muy complicado!

    Esta niña lo que viene haciendo últimamente, y mucho además, es soltar la mano, muy alegremente… Y la mezcla de “mamitis” con la fase “NO”, está empezando a tomar tintes bastante explosivos. Las rabietas le duran poco, es cierto, pero cada vez van a más, y en casa estamos empezando a notar que nuestro umbral de paciencia cada vez se acorta más. Peligrosamente más… (Debe ser que nos ha malacostumbrado, de buena que es… no sé). Lo bueno es que de momento, sigue siendo bastante llevadero, si lo pienso bien.

    Yo tampoco creo que BAD sea una etiqueta… ¿despectiva? O tan siquiera una etiqueta. Tu comentario/inciso me parece muy acertado.

    • Un papá en prácticas
      2 febrero 2015 at 2:29 pm

      Veía necesario hacerla, porque mucha gente piensa que así la etiqueto. Y yo no lo veo de esa forma, compañero. El problema es el que dices, que se van amontonando las rabietas, los días difíciles… y al final el depósito de paciencia entra en reserva… 🙂 ¡Un abrazo!

  7. 2 febrero 2015 at 1:38 pm

    Igual peco de optimista pero ¿y si los terribles 2 años de Mara son ahora y luego con 2 años ya está más tranquila? Además, ten en cuenta que cuando los niños se hacen mayores, los padres contamos con un arma: las palabras. Con un año difícil que entiendan casi nada pero con 2 o 3 ya pueden ir razonando cosillas.

  8. 2 febrero 2015 at 3:12 pm

    Tu explicación final me parece de diez. Etiquetar a un niño opino que es como dices, colgarle un adjetivo negativo y repetirlo tanto incluso delante de él que al final acaba por conver ese de que es como le han catalogado. Lo de explicar que Mara es BAD es positivo para ella y para vosotros, porque así podeis comprender mejor sus necesidades y criarla con mas respeto hacia ella.
    Ahora, con lo de las rabietas, no se que decirte!! Nosotros también sufrimos rabietas cada día, intentamos gestionarlas con respeto, dándole cariño aunque como dices, los que lo necesitamos muchas veces somos nosotros! El Miniser empezó con unos 15 meses, rabietas esporádicas, hace un mes tuvo unos días horribles con rabietas cada dos por tres cada día, pero ahora que justo se acerca a los dos, parece que se espacian mas. Solo puedo decirte que siempre siempre, hay luz al final del túnel, aunque lo duro es que no sabemos cuanto mide ese túnel!

    • Un papá en prácticas
      3 febrero 2015 at 5:35 pm

      A ver si nos llega un rayo de luz de ese final de túnel bien pronto, jajajaja ¡Gracias, compi, y mucho ánimo!

  9. Carol
    Responder
    2 febrero 2015 at 3:19 pm

    Siento mucho ser la aguafiestas, pero como veo en Mara muchas cosas parecidas a mi peque, ya te digo que en el caso de mi peque la cosa no ha ido a mejor si no a peor. Ella también empezó prontísimo con las rabietas, antes del año (si, la mía también es una BAD de manual), y la cosa fue subiendo de intensidad hasta que ahora con 2 años recién cumplidos las rabietas no son sólo mucho más fuertes y largas sino más frecuentes a lo largo del día. Es que se enfada por todo, y al tener más raciocinio es peor porque claro, ella quiere unas cosas y si no las consigue pollo al canto, por ejemplo con la ropa es un drama, como le pongas algo que no le gusta se intenta hasta arrancar la ropa, así que dentro de un orden la ropa la elige ella, lo malo viene cuando en pleno enero se quiere poner una cazadorita de primavera, y ya la tenemos. Y así con todo. Por lo visto está intentando afianzar su personalidad y eso pasa por discutir cualquier decisión e imponer lo quiere siempre. Yo lo que suelo hacer es proponer de primeras dos opciones para que elija ella o si ya estamos en plena rabieta, tratar de distraerla con otra cosa. Otras veces, lo único que puedo hacer es dejarla que se desahogue y después calmarla, porque la verdad es que ella también lo pasa mal. Pero no voy a decir que todo es malo, los dos años están siendo de momento mi etapa favorita ahora que se ha arrancado a hablar de verdad y te partes con sus ocurrencias, es más cariñosa, se puede jugar a cosas más divertidas, que ahora es una personita en toda regla, así que unas cosas compensan otras. Paciencia y ánimo 😀

    • Un papá en prácticas
      3 febrero 2015 at 5:37 pm

      Ay, ay, ay… ¡No me digas eso! 🙂 Me consuela eso último que dices. Nos acercamos a los dos años (bueno, aún nos queda bastante), pero Mara ya empieza a hacer muchas cosas que nos dejan embobados. Y eso lo compensa todo. No nos queda otra que esa receta que nos das: Paciencia, ánimo y a disfrutar de esos momentos preciosos que nos deja la ma-paternidad 😉

  10. Mamá metalera
    Responder
    2 febrero 2015 at 5:03 pm

    Me ha encantado la nota final. Yo no considero que los estemos etiquetando por decir que son BAD, en mi caso concreto es un término que solo utilizo con mi pareja ya que el resto de personas de nuestro entorno no lo comprenden, pero delante de la niña no lo decimos. Es más, dar con el término BAD nos ha ayudado muchísimo a entender a nuestra hija aunque a veces sea muy difícil, eso también tengo que decirlo.
    La nuestra también tiene rabietas desde bien prontito y ahora con casi 14 meses más. Es llamarle un poquito la atención y ya la tienes berreando a un volumen atronador.
    Te diré lo que me digo a mí misma para consolarme… todo pasa, todo llega.
    Mucha paciencia familia.

    • Un papá en prácticas
      3 febrero 2015 at 5:38 pm

      Todo pasa, todo pasa. Ese es nuestro consuelo 🙂 Me parecía necesario hacer la aclaración, porque mucha gente interpreta mal lo de BAD. Muchos ánimos también para vosotros, familia. Un besazo!

  11. 2 febrero 2015 at 5:56 pm

    Ojú! >..<
    Paciencia, y empatía, es lo único que supongo que se os puede decir 😉

    • 2 febrero 2015 at 6:06 pm

      o.O
      Acabo de escribir el comentario largo, explicando mi caso, con mellizos, tres años, rabietas en por turnos… Y sólo salen la 1º y la última linea?????? o_Ô????

      • Un papá en prácticas
        3 febrero 2015 at 5:39 pm

        jajajaja ¡No fastidies! Me tendré que conformar con eso pues. Anda que vaya gracia! 🙂

  12. Lul
    Responder
    2 febrero 2015 at 7:17 pm

    La Pequeña Goblin ya no quiere saber nada del mei tai ni de la bandolera. Va a todos los sitios caminando. Estas últimas semanas ni siquiera quiere de la mano. Le decimos “de la mano” y dice “nono ono” y mueve los brazos. Cruzando las calles tiene que ir de la mano, es un límite que le hemos puesto y al cogerle la mano explicandole empieza la rabieta, hasta que terminamos de cruzar y le soltamos la mano. Esa es la última de muchas… Pequeña Goblin empezó pronto también, de 1 o 2 al día de frustración hemos pasado a tener 8 o 10 en el mejor de los casos. La parte buena es que le duran poco. La mala que agotan y llegamos al final del dia fatal y sin paciencia… El día más gordo fue volviendo a casa yo con ella en brazos llorando porque quería jugar con unos niños mayores al fútbol y una señora desconocida paró a súper-papa del brazo para informarle que debía darle unos azotes ¡A un bebé de 14 meses! El pobre no sabía dónde meterse ni qué responder, un rato más tarde se le ocurrieron un gran montón de respuestas del estilo “metase en sus asuntos”. Paciencia, Adrián, paciencia para los tres, Maramoto también está muy frustrada.

    • Un papá en prácticas
      3 febrero 2015 at 5:40 pm

      Bufff! Has dicho lo de cruzar las calles y he visto a Maramoto. Tal para cual. Estas renacuajas son agotadoras. ¡Acaban con la paciencia de un santo! xD ¡Paciencia, paciencia, y más paciencia, familia! Esa es la receta infalible 🙂 ¡Un besazo!

  13. Ana
    Responder
    2 febrero 2015 at 9:39 pm

    Por fin he podido leer tu blog otra vez…
    Y como si de un espejo se tratase, que decirte?
    Que a los dos años lo mejor será que cojamos un avión y volemos lejos de aquí….
    Rabietas en estado puro, bebés en estado puro, nuestras Bad son Bad en estado puro…
    Un millón de abrazos..

    • Un papá en prácticas
      3 febrero 2015 at 5:41 pm

      ¡Cuánto tiempo, amiga de éxito! :-)) Leo y Mara, BAD+BAD, muerte y destrucción! Ay, qué duro, amiga! ¡Un besazo enorme!

  14. 2 febrero 2015 at 10:47 pm

    Madre mía, las rabietas… Ayer tuvimos un día especialmente intenso. En casa no son tan frecuentes y si se hacen salidas cortas tampoco suele haber mucho problema (al parque, al súper). Pero las salidas largas ¡ay! Eso ya es otro cantar. Mopito quiere andar (generalmente en dirección contraria a la nuestra), subir escalones una y otra vez (el escalón entre la acera y la calzada es el preferido de este inconsciente mío) y cuando le cogemos en brazos o sencillamente no le dejamos bajar a la calzada, rabieta al canto. Y lo peor, no sé si le pasa a Mara, pero cuando se frustra y empieza a llorar y a chillar y a berrear y tratamos de consolarlo, se revuelve y no quiere que le toques, ni le beses, ni nada de nada. Es agotador. Un besazo!

    • Un papá en prácticas
      3 febrero 2015 at 5:43 pm

      Sí, sí, a Mara también le pasa. No quiere saber nada de nosotros. Y si le damos otra cosa para despistarla, la estampa contra el suelo. Sin miramientos. ¡Anda que no nos queda nada! ¡Tanto de rabietas como de intentar llevarlos andando en nuestra dirección! 😛 ¡Muaka!

  15. 2 febrero 2015 at 11:10 pm

    Vaya, me ha estremecido tu experiencia, qué mal lo habréis pasado. Aún no hemos vivido una rabieta así (vamos atrasados hasta en eso) y la verdad es que con todo lo que he oído a otros padres, me dan miedo. ¿Y cómo hacéis para calmarle? ¿Es cuestión de darle un poco de tiempo o no puede razonar?

    • Un papá en prácticas
      3 febrero 2015 at 5:44 pm

      Mejor si no las tenéis. Que siga así el peque 😉 La verdad es que a veces no se puede hacer mucho, abrazarla, despistarla con otra cosa (en contadas ocasiones) y, sobre todo, dejar que pase el tiempo y el berrinche. Luego tan fresca. Como si nada. Eso sí, nosotros para tirarnos por la ventana 😉

  16. izumi
    Responder
    3 febrero 2015 at 8:20 am

    Jajajajajajaj cómo os entiendo! ánimo!!! la mía está a punto de cumplir los 22 meses. Una terapeuta me dijo que no me preocupara por los temibles dos años, que total ya lo estaba experimentando.
    Me siento identificada en todo! La mochila ergonómica la he vendido porque desde los 12 meses q empezó a andar, ahí estaba cogiendo polvo. El cochecito lo tengo muerto de risa, replegado. Sólo consiente ir en un triciclo, y no todo el rato. Ir al súper, igualito a lo que cuentas. Ella ahora tb se empeña en meter cosas en el carro, cualquier cosa. Y como evidentemente, no llega, sus lanzamientos son peligrosos.
    En fin, paciencia a sacos!!

    • Un papá en prácticas
      3 febrero 2015 at 5:46 pm

      Estos artículos me gustan porque me siento muy comprendido, algo que en el día a día resulta difícil. Con tu experiencia has definido también a Maramoto. El carro lo vendimos a los seis meses (inutilizado), la mochila ahora la gastamos muy poco y el triciclo para cinco minutos. Luego se cansa y a andar. Y así estamos, llenando el trastero de medios de transporte para bebés xD ¡Un abrazo!

  17. 3 febrero 2015 at 5:11 pm

    Pues sí que llevais buen ritmo, sí. Yo supongo que al ser de alta demanda, a lo mejor lo que otros bebés se ven preparados para hacer/experimentar alrededor de los 2 años, ella está capacitada antes, tiene la curiosidad, la movilidad y la fuerza. Y se frustra, además porque se comunica peor que un bebé de 2 años que ya maneje algo de vocabulario. Supongo que está quemando etapas antes, no creo que los 2 años sean peores. Ánimo.

    • Un papá en prácticas
      3 febrero 2015 at 5:46 pm

      ¡Ojalá sea así! ¡Que Mara te escucha! 🙂 Tengo la esperanza de que cuando empiece a hablar, todo sea mucho más fácil. Aunque también la tenía cuando empezó a gatear, y a caminar… 😛

  18. 3 febrero 2015 at 7:26 pm

    Pues sólo se me ocurre decirte que resignación y paciencia… Redondo hace lo mismo en las tiendas y supermercados, pero claro, no empezó tan pronto. Ánimo!!

  19. maria
    Responder
    3 febrero 2015 at 9:36 pm

    Ay!! Como te entiendo, Mina acaba de cumplir unañito y es exactamente igual… muuuucha paciencia y muchisimo amor, un beso

  20. Nuria
    Responder
    4 febrero 2015 at 10:54 am

    Hola! Hacia mucho tiempo que no te dejaba un comentario y es que he andado un poco liadilla.
    No te imaginas lo identificada que me siento!! La primera vez que mi segundo hijo mostró su carácter tenía 6 meses y tengo testigos. Una amiga le quitó el globo y mi peque le hizo saber muy claramente que el globo ERA SUYO. Jajajajajaj. Eso no fue una rabieta pero empecé a imaginármelas, y alrededor del año empezaron. Su punto más fuerte fueron los 2 años y medio y después fueron bajando poco a poco. Acaba de cumplir 4 y creo que ya ya hemos dicho adiós a las rabietas (cuando se enfada se enfada, pero no es lo mismo que las rabietas en toda regla). Pero ten esperanzas!! En cuanto empiece a hablar y a expresarse más empezarán a bajar en frecuencia. Ánimo! Todo pasa. Y en cuanto a lo de BAD, para mi tampoco es una etiqueta, es una manera de entender que hay bebés que tienen una necesidades muy altas, y si lo sabemos, podremos cubrirlas de manera adecuada.
    Un abrazo!!

    • Un papá en prácticas
      5 febrero 2015 at 3:19 pm

      ¡He visto que estás dando cursos de crianza positiva! ¡Qué genial, me parece súper interesante! Tengo la mirada puesta en ese momento en el que empiece a hablar. Creo que aunque seguirán existiendo las rabietas, será un punto de inflexión 🙂 ¡Un abrazo, Nuria!

  21. Aneta
    Responder
    4 febrero 2015 at 10:58 pm

    Vaya Mara como se las gasta…..Aitana está en los” terrible two” ya, pero en cierta manera la he visto reflejada en lo que contabas de tu peque cuando tenia su edad….Sobrevivireis seguro, además el amor hace milagros. Eso si, cógete un buen saco de paciencia y “zenismo” porque lo vas a necesitar…jejejeje. Mucho ánimo porque lo hareis fenomenal seguro.

    Besets

    • Un papá en prácticas
      5 febrero 2015 at 3:20 pm

      Menos mal, porque hasta tu comentario nadie me había garantizado la supervivencia, jejeje ¡Paz y amor! ¡Un besote!

  22. 5 febrero 2015 at 2:59 am

    Leerte es como ver a mi familia reflejada en un espejo. Según ibas describiendo situaciones veía a Vikingo en cada una de ellas. Vikingo tiene si no me equivoco 1 o 2 meses más que Maramoto y siento decirte compañero que la cosa va in crescendo. Todo se vive antes de tiempo con ellos, hasta llegar a un punto de agotamiento mental en el cual te planteas si lo estás haciendo bien, hay momentos tan intensos con ellos que no se sabe muy bien como actuar. Educamos desde el respeto, pero muchas veces en nuestro caso nos tenemos que ir turnando para decirle “para, no abras el armario por 500 vez”. Lo de la calle es un show, Vikingo se tira al suelo y comienza a convertirse en la niña del exorcista, eso sí, se tira a cámara lenta para no hacerse daño mientras te mira con esos ojos de “te la voy a liar y lo sabes”. Solo puedo mandaros ánimos y deciros que no estáis solos, sobreviviremos seguro 🙂 Un abrazo.

    • Un papá en prácticas
      5 febrero 2015 at 3:20 pm

      Vamos a la par, compañera. En todo. En maravillas y sufrimientos. Qué difíciles se hacen muchas veces los días… ay! ¡Ánimo y un abrazo!

  23. 5 febrero 2015 at 5:53 pm

    Leyendote tengo sentimientos muy variados.. Por un lado siento que tengáis que pasar por eso, y por el otro me siento muy aliviada al or viendo que mi hijo pequeño no es ningún perro verde. Lo que describes nos pasa con él, casi palabra por palabra. Si la mayor hubiera sido así, sería hija única

    • Un papá en prácticas
      6 febrero 2015 at 2:10 pm

      Pues igual eso es lo que le pasa a Mara, que se queda como hija única 😛

      • 18 abril 2015 at 9:20 am

        Miss L es como Mara punto por punto… A mi me gustaría que tuviera un hermanit@, pero miedo me da…

  24. 14 abril 2015 at 12:16 pm

    Hace solo unas semanas que he descubierto tu blog y me parece genial. Tu Maramoto me recuerda mucho a mi Es-Tela (Marinera). Ya anda por los 19 meses y no hay quien la pare. ¿Rabietas? La tira y desde hace ya mucho pero que lista es la puñetera (y no lo digo porque se hija mía ;P) cuando se sale con la suya poniendo esa carita de niña buena que tanto nos gusta a su madre y a mi.
    Yo con las rabietas intento que no me superen aunque a veces confieso que sí, me superan. Lo habitual es dejarla que se canse pero no se le agota la energía. Los científicos deberían estudiar a nuestros hijos porque ahí está la auténtica energía renovable e inagotable. Si veo que no cesa intento llamar al robot de las cosquillas y al final, con mucho esfuerzo consigo cambiar su rabita por risa incontrolable y al final, a veces, se calma.
    Con su hermana mayor, Nora nos confiamos. Era muy buena y con pocas rabietas. En comparación con Es-Tela fue pan comido un paseo, así que decidimos que buscaríamos otra Nora… ¡¡Ay, ilusos!!

    • Un papá en prácticas
      14 abril 2015 at 3:26 pm

      ¡Muchas gracias por tu comentario, compañero! Veo que también tienes ya un “nuevo nombre” para poder llamar con más propiedad a tu pequeña terremoto 😀 Estoy en la misma lucha que tú con las rabietas: Hay días en que las llevo mejor, las redirecciono, le hago pensar a Maramoto en otra cosa… Y las tengo bajo control. Pero hay otros en que se suceden sin solución de continuidad y me hundo. Sobre todo si he dormido mal, que viene siendo lo habitual en estos últimos 18 meses. El cansancio y el agotamiento influyen mucho. Necesito seguir trabajando para no hundirme. Ese es el objetivo 🙂 ¡Un abrazo grande!

  25. Mami
    Responder
    14 julio 2015 at 6:32 pm

    Hola, yo soy mami de un niño de casi 5 años y lo que puedo decir es que ahora estamos respirando de rabietas, él empezó con año y poco, y acabamos en psicólogos porque no sabíamos que hacer, nos contestaron que el niño se lo comían de lo cariñoso y divertido que era, pero que tenía muucho caracter y genio. Ahora es un encanto ( con su caracter) y es otro niño, pero lo que he conseguido con uno ahora empiezo con mi pequeño de 2 años, sé que pasados los 4 años se calmará y manejará sus emociones como ha aprendido su hermano mayor, pero la paciencia no la venden y se necesita mucha.
    Ánimos a tod@s y que todo cambiará con los benditos 4 años 😉

    • Un papá en prácticas
      15 julio 2015 at 9:57 am

      Ay, que aún nos quedan dos años para los cuatro! Uf, uf, uf! Ahora en serio, si te digo la verdad, cada vez lo llevo mejor y las afronto mejor. Me ayudó escribir este post. Fue una liberación. ¡Gracias por contar tu experiencia!

  26. Lorena
    Responder
    9 diciembre 2015 at 10:37 am

    Tengo miedo. He leído varios artículos tuyos en busca de ayuda, soluciones ante las “rabietas” de nuestro bebe de 13 meses y me ha entrado mucha incertidumbre y nervios al leerte. Lo unico que no me cuadra de las características de un BAD es que el nuestro duerme muy bien y en su cuna desde que cumplió 1 año (aunque claro, creemos que mas que dormir se recupera de la actividad del día ya que no echa ni una siesta ni cabezadita, se levanta a las 6 y se acuesta a las 8 de la noche). Yo la verdad es que “sobrevido” con una paciencia infinita aunque a veces lloro cuando no me ve despues de que se duerma o dejarle en la guarde, pero su padre no tiene la misma paciencia y se enfada mucho con él, la verdad es que le entiendo.
    Y lo peor de todo, lo que más me preocupa y por lo que tengo verdadero PANICO es que estoy embarazada de 4 meses (buscado y deseado) y como voy a poder sobrellevar todo (sobre todo psicologicamente) esto con la llegada del hermanito.
    Alguien que haya traido un hermanito a un BAD?

    • Un papá en prácticas
      9 diciembre 2015 at 4:32 pm

      Uf. Nosotros hemos paralizado la búsqueda del segundo, porque creemos que no podríamos gestionarlo. Es difícil. Y eso que el vuestro duerme relativamente bien. Mara se acuesta a las 11 de la noche como pronto y a las 7 está en pie. Por el camino, mil y un despertares. Sólo puedo mandarte todo el ánimo del mundo, decirte que os apoyéis mucho el papá y tú…y pedirte que pienses que otros días vendrán. Siempre. Un abrazo, Lorena.

    • LORENA
      Responder
      28 noviembre 2017 at 9:01 am

      Hola! Quería dejar mi experiencia casi dos años después… Mi hijo mayor sufrió rabietas continuas y desesperantes hasta aproximadamente los 19 meses, increíblemente, con la llegada de su hermano se calmo bastante. Eso sí, estuvo 2-3 semanas muy enfadado conmigo y se aferro a su padre. Desde este punto las rabietas comenzaron a ser algo puntual hasta que pasados los dos años ya solo ocurrían una vez cada 1-2 semanas. Ahora mismo ha cumplido 3 años y, contra todo pronostico, es un niño muy bueno, activo y obediente. El que empieza con las rabietas ahora es su hermanito con 18 meses, pero nada que ver con lo que vivimos con el mayor. Animo a tod@s, mi único consejo….paciencia

  27. Paola
    Responder
    4 septiembre 2016 at 11:46 pm

    Ya me estaba asustando mucho pensar que a mi hijo le había pasado algo, siempre ha sido demandante pero ahora que cumplió el año, de un día para otro comentón con pataletas cuando no se hace su voluntad, hasta golpes da cuando no hago lo que quiere, yo jamás he actuado con violencia por lo que me parecía muy extraño que el actuara así, buscando respuestas me encuentro con ese artículo y me suena bastante cercana la descripción que tu y otros padres hacen sobre las rabiertas de sus hijos, ya antes habia asumido q mi hijo es un bebé de alta demanda, fue bueno leerlos, me da pie para seguir investigando la mejor forma de tratar a mi bebé.
    Saludos

  28. Martha Taylor
    Responder
    10 septiembre 2016 at 7:37 am

    Hola, mi nombre es Martha tengo una bebe hermosa de 9 meses, asta hace tres dias pense que todo era normal es mi primer hija y crei que era normal llegar a la noche muerta del cansancio por toda la energia ke mi bebe me gasta, pero desde hace tres dias ella viene haciendo unas pataletas tremendas, tiembla toda se lanza hacia atras le Cuesta mas trabajo dormirse, y hasta hace juegos raros y se Lanka carcajadas ella sola, hoy me asusto por que se puso demasiado intensa no paraba de jugar y estar enojada casi no logo hacerle dormir, casi lloro llame a mi esposo y le dije creo ke la bebe no es normal creo ke es loca , pero leyendo este articulo ahora veo que lo que tengo es Un bebe de alta demanda, Gloria d Dios ahora entiendo mi cansancio..

  29. Maria
    Responder
    25 junio 2017 at 3:11 pm

    Llegué a tu página buscando ayuda. “Rabietas bebé 15 meses” poco encontrè, pero me llamó la atención el titular de tu post y cuando lo leí me dije “no puede ser…. ” un calco de mi hijo. He llegado a llorar pensando “que estoy haciendo mal?” El eterno insatisfecho … quiere siempre mas, todo ha sido muy rapido, a los dos meses lloraba y lloraba porque no podia agarrar y asi hasta los 15 meses que ahora tiene. Se puso de pie con 5 meses, gateo a los 7 y a los 11 ya caminaba…ahora corre. Lo he pasado bastante mal pero la verdad…. lo amo con toda mi alma y consuela saber que no pasa nada malo y que hay mas niños como el. Gracias!

  30. Eva Ruiz
    Responder
    4 septiembre 2017 at 11:16 pm

    Hola. Desde que nació mi segunda hija vimos que era diferente a la mayor y a base de buscar y navegar, vimos que también es una base de manual. Es de manual desde la semana de nacer. Cada día alucino con ella.
    Lo peor es que ya tiene rabietas y acaba de cumplir los 7 meses. Es obvio que le pasa como a tu hija: quiere hacer más de lo que puede. Está todo el día rodando por el suelo a gran velocidad, como no gatea se pone a cuatro patas y se impulsa, pero se pone histérica por no moverse; está comiendo y como oiga el más mínimo sonido se vuelve corriendo, dormiría es terrorífico y se despierta 6322 veces cada noche pidiendo teta… Y como estas, miles de cosas más. También es de manual su extrema sensibilidad.
    Lo que me da verdadero pánico es que llegue el momento de destetarla

    • Lidia
      Responder
      23 febrero 2018 at 8:23 pm

      Hola..que tal va la situacion..nos pasa lo mismo..es el segundo ..las noches tal y como la describes..y tambien me da panico el destete..solo le doy por la noche ya pero es terror lo que le tengo.

      • Eva Ruiz
        21 mayo 2018 at 7:38 pm

        Hola.
        Pues el destete fue bien. Tuve una caída a los 15 días de mi comentario y tuve que dejar de darle el pecho por la medicación que me pusieron. La primera noche fue dura, pero a partir de la segunda solo pedía un bibe y desde entonces duerme toda la noche del tirón.
        Eso si, empezó a andar a los nueve meses y ahora que tiene 15, esto es una locura. No para ni un segundo del día. Hasta el punto de tener un percentil de peso bajo por no ser muy comedora y quemar todo de no parar.

  31. Bea
    Responder
    28 noviembre 2017 at 1:21 am

    Acabo de encontrar tu post buscando información sobre las rabietas.
    Mi bichillo acaba de cumplir 13 meses y llevamos unas semanas exactamente como describes…
    No se si finalmente habreis sibrevivido, pero eso es algo que nosotros también nos planteamos… jejeje (me rio por no llorar).
    Pense que pasada la etapa recién nacido y bebé pequeño, llegaría una etapa mas calmada, en la que él pudiera empezar a razonar. Pero no.. y cada día nos sorprende con algo nuevo..
    Esta semana, en plena rabieta por intentar ponerle un calcetín, fue hasta corriendo hasta uno de sus peluches y le dio una leche con toda su mano, que lo lanzo mas de un metro.. miedo me da este camino..
    Siento el tostón, pero he aprovechado para desahogarme 😉

  32. Lidia
    Responder
    23 febrero 2018 at 8:20 pm

    Hola..queria pregunta como llevar las rsbietas…tengo un segundo bicho(el primeo fue bebe trampa..es un sol) tiene 20meses recien cumplidos y al leer el articulo le veo y nos vemos odentificados..son tantas las rabietas y por tonterias..se me cae un gusanito..la perra se me acerca..otro dia esque no juega..quiero ir denrado..ahora no..ahora si..ahora no..me tiro al suelo..tiro todo…en fin..tal punto que en la ultima rabieta necesitamos ayuda de un personal de seguridadpara sentar al crio en el carro de la compra..3personas para sentarle de la fuerza que hacia!!!…es desesperante y veo que va a mas..necesito ayuda de como llevar esto..afecta a la familia de tal forma que consigue que nos gritemos nosotros mismos… 🙁

  33. Ana
    Responder
    16 marzo 2018 at 4:40 pm

    Hola! Nuestra pequeña O tiene 13 meses y desde hace unas semanas hace lo mismo. Con lo que más sufro es con la carita de frustración que se queda, yo le digo (aunque no me entienda), eres un bebé, no puedes frustrarte. Pero allí en su trona parece la niña del exorcista, y no puedes hacer mucho para consolarla. Y no siempre tienes la paciencia para saber qué poder ofrecerle y como pararlo. En fin.
    Tu post es de hace unos 3 años, supongo que ya estáis en otra onda. Mi pregunta era, hasta cuándo puede durar este período? Los 2 añitos??

  34. Anastasia
    Responder
    7 mayo 2018 at 10:23 am

    Me calma ver que somos muchos…. mi frase hasta ahora, para mi tranquilidad y autoconvencimiento era…« rabietas de dos con entendimiento de uno»…no puedo hacer nada mas que quererla en esos momentos que pasa mi bebe de 14 meses y esperar….. pero mi miedo es que vaya a más, o se descontrole…. mi miedo es….lo estaré haciendo mal? En lugar de abrazarla deberia imponerme? Es que le pongo pocos limites? Acaso hago mal justificandola cuando su padre la regaña y le digo «no tiene otra manera de comunicarse/expresarse» «no sabe gestionarse»….pero….hasta donde? Porque sorprendentemente me pide mucho mas a mi que a los demás….asi que….quizas tanto “entendimiento respetuoso” no sea bueno? Ella esta mas tranquila, pero….le estoy haciendo bien??
    Dudas dudas y mas dudas….y yo lo que quiero son soluciones!!!!!que hago para que meterla en la sillita,en.la trona, en el coche no sea una batalla campal??? Como hacerla entender que los cristales son malos, los cuchillos peligrosos, no puede coger absolutamente todo …es escuchar el no y aunque le de alternativas, su frustracion,curiosidad y cabezoneria son tannnn grandes…..
    SOS jajajaj…. pero me calma ver que somos muchos…

  35. Dina
    Responder
    18 septiembre 2018 at 8:48 am

    Puede una bebe de cuatro meses ya dar rabietas?! Mi niña pelea todo el tiempo cuando no puede hacer algo que quiere, como sentarse.. se pone a gruñir y cuando esta muy frustada da unos gritos que hace que todo el mundo en la casa brinque. Yo he cuidado primitos y esta es la primer vez que veo a una bebe protestar tanto por todo desde tan chiquitica..

  36. Stephany
    Responder
    16 octubre 2018 at 3:10 pm

    Wow… Este post me ha ayudado para entender muchas cosas, la verdad ella tiene 7 meses y desde que nació ha sido de mucha demanda tuvo una etapa en la que estuvo más tranquila pero cumpliendo los 7meses comenzó con sus rabietas por cosas que no puede hacer es muy agotador espero que con el tiempo podamos lidiarlo de mejor manera.. Gracias por compartir su experiencia es de mucha ayuda.

  37. Janet
    Responder
    25 octubre 2018 at 6:34 am

    Mi bebe de apenas 13 meses me arma semejantes rabietas se tira al piso si no consigue lo que quiere, desde muy pequeño me di cuenta que seria asi, dormia muy poco durante el dia y siempre queria estar agarrrando todo si no lo conseguia se ponia a llorar alos 8 meses que comenzo a gatear empezo con las rabietas mas intensas de tirarse boca abajo a llorar ahora lo sigueasiendo mas patalea grita y se tira al piso es un bebe hermoso aun que devo reconocer que que hay momentos en que no se de donde saco tanta paciencia 😁😁

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info