Cinco aspectos de la paternidad que no tienen precio

Paternidad2

Estamos atravesando una etapa francamente dura (más dura aún de lo que ya llevamos vivido) con nuestra querida Maramoto. Dormimos poco y mal, las rabietas se suceden unas tras otras sin solución de continuidad, tenemos los tímpanos sangrando por tanto grito de la pequeña saltamontes, vestirla y cambiarle un pañal se han convertido en odiseas diarias que nos agotan desde primera hora de la mañana, el nivel de demanda ha ascendido hasta cotas extremas, tanto que me he llegado a plantear si existe algún rango superior al concepto de bebé de alta demanda, y salir a comprar o viajar en coche (cuando pensábamos que ya lo teníamos más o menos dominado) son tareas “obligadas” que se nos complican por momentos.

Sí, está siendo muy duro, y quizás por ello hoy quería hablaros precisamente de todo lo contrario, de esos pequeños momentos que compensan con creces todo lo anterior, de esos instantes que te reconcilian con el mundo, de esos destellos que te iluminan el rostro y hacen desaparecer todo rastro de cansancio. Se suceden a diario, aunque a veces el agotamiento ni siquiera nos deje verlos. Son momentos que convierten a la paternidad en algo que si se pudiese comprar, no tendría precio. Nadie tendría dinero suficiente para pagar esos instantes en los que uno no tiene más remedio que decir que sí, que ser padre es el mejor regalo que le podrían haber hecho en la vida. He seleccionado cinco de esos momentos. Podrían haber entrado muchos más, pero había que cortar por alguna parte 🙂

1. Recepciones por todo lo alto: Llegar a casa después de trabajar adquiere un significado especial desde que te conviertes en padre y, muy especialmente, desde que tu bebé empieza a ser consciente de tu ausencia. Como todo empleado no obsesionado con su trabajo, tienes ganas de acabar la jornada y volver a casa, por supuesto. Pero a todo ello ahora se suma el saber que cuando abras la puerta de casa un ser muy pequeñito te va a estar esperando con los brazos abiertos. En mi caso, Mara se pone a gritar desde que escucha las llaves y cuando abro la puerta ya está lista para recibirme con una sonrisa de oreja a oreja y un “Papá” a viva voz que repite sin cesar mientras la cojo en brazos, me la como a besos y, en su particular idioma, me hace un breve y acelerado repaso de todo lo que le ha pasado durante mi ausencia. Hogar, dulce hogar.

2. Maldita dulzura: Si hay una cosa que me derrite por dentro de Maramoto es la dulzura que, entre grito y grito, deja escapar de vez en cuando. Momentos efímeros en los que está tranquila (dentro de lo que podemos considerar “tranquilidad” en nuestra pequeña saltamontes) y subida en mis brazos, bien cerquita de mi oído, me enamora con un “papá” que es la dulzura hecha palabra. Imaginaos por un momento cómo suena ese “papá”. Con qué dulce cadencia está dicho. Tras treinta años de vida he descubierto que la plenitud tenía voz de niña y que sólo necesitaba una palabra para hacerse visible: Pa-pá.

3. Amanecer con besos y abrazos: Antes de nacer Mara, los besos y los abrazos los ponía la mamá jefa. Ahora también, pero antes toma las riendas la niña que desde hace casi 19 meses marca la mitad de la cama. Los fines de semana nuestra pequeña saltamontes se da cuenta de que el papá sigue en la cama y no se ha ido, así que al despertarse muestra más apego hacia mi que de costumbre. Hay días en que se despierta más temprano de lo habitual y, si nosotros estamos dormidos, nos desvela a base de besos y abrazos, tarea para la que no escatima en esfuerzos. Si es necesario, se sube encima de nosotros. Puedes haber dormido cuatro horas y estar agotado, pero ante semejante despertar uno no puede hacer más que empezar el día con una sonrisa.

4. Irte a trabajar feliz: Mara no suele estar despierta antes de que yo me vaya a trabajar, pero hay días que son la excepción que confirma la regla. Recuerdo, hace unas semanas, que nuestra pequeña saltamontes dormía mientras yo me lavaba los dientes y la mamá jefa se ponía ante el ordenador. De un tiempo a esta parte, Mara ha aprendido a dar sustos y para ello sigue la pauta que le hemos enseñado. Va haciendo un “shhhhhh” (de silencio) mientras anda con un paso de lo más gracioso que quiere no hacer ruido. Pues bien, estaba yo lavándome los dientes y de repente empecé a escuchar un “shhhhhhh” por el pasillo. Cual fue mi sorpresa al abrir la puerta del baño y ver a Mara, que se había bajado de la cama, caminando con ese paso tan abstracto como sigiloso, mientras seguía repitiendo el “shhhhhhhhh” camino del salón para asustar a su madre. No pude reprimir la carcajada. Ni las ganas de comérmela. Nada como irte a trabajar con la sonrisa puesta.

5. Ver a tu bebé reír: A carcajadas, si puede ser. Maramoto es una bebé muy exigente y con muchas ganas de descubrir cosas nuevas y llegar cada vez más alto, así que no es difícil verla frustrada y enfadada, llorando a lágrima viva. Un instante después, sin embargo, puede estar sonriendo, desprendiendo luz entre esos pequeños dientes que decoran una sonrisa preciosa. Me encanta verla reír cuando su mamá o su papá le hacemos cosquillas y perrerías, verla sonreír cuando es capaz de alcanzar sus objetivos y se siente satisfecha. Creo que no hay nada más hermoso que la sonrisa limpia e inocente de un bebé, nada con tanta fuerza como para hacerte olvidar un mal día, nada con semejante capacidad para hacer de este mundo un lugar más cálido y acogedor.

 

 

 

25 respuestas

  1. 7 mayo 2015 at 9:21 am

    Ays, menos mal que tienen momentos así de adorabilidad máxima, si no, qué poco habría quedado de la raza humana. Jaja, no en serio, Mopito está ahora en una buena racha, pero las rachas atravesadas son muy duras, así que os entiendo bien. Para mí el momento ese de volverle a ver después de un rato es el mejor. Se sobreexcita muchísimo y se vuelve completamente loco, empieza a correr en dirección contraria a la tuya o a hacer un extraño baile que me encanta. Besotes!

    • Un papá en prácticas
      7 mayo 2015 at 10:55 am

      ¡Estaríamos extinguidos, Paula! jajajaja Menos mal que siempre nos quedarán esos preciosos reencuentros 😉 ¡Un besazo!

  2. 7 mayo 2015 at 10:07 am

    Ay, qué momentos tan bonitos, me ha encantado lo de dar susto, mi hijo hace igual. A mí me cambia el carácter cuando aparece con una ocurrencia nueva o con esa sonrisa suya con hoyuelos con la que puede conseguir todo lo que quiera de mí. Ay, qué haríamos sin estos momentos tan preciosos. Gracias por recordárnoslo 😉

    • Un papá en prácticas
      7 mayo 2015 at 10:56 am

      Puedes tener el día más malo del mundo, que con solo una de sus ocurrencias lo pintan todo de colores. Son así de maravillosos 🙂

  3. 7 mayo 2015 at 12:51 pm

    Las recepciones y los despertares son dos cosas que no las cambio por nada del mundo, si antes molaba volver a casa, ahora molan cien veces más. ¡Ánimo con la fase, a ver si dura poco!

  4. 7 mayo 2015 at 1:38 pm

    Aquí las fiestas cuando este hombre vuelve del trabajo sí existen, pero esos besos abrazos y ese cariño ¡noooo! Creo que nuestra paternidad primeriza está siendo muy fácil en muchos aspectos, pero nos están faltando alicientes por otro lado. Esta niña es muy desapegada, arista y tiene la mano muy larga y el pronto muy malo (pero yo la quiero mucho, lo que pasa es que explicado de esta forma no lo parece).

  5. 7 mayo 2015 at 1:44 pm

    Madre mía se te cae la baba a litros, a por la fregona jaja! Algún día ella escribirá un texto parecido sobre vosotros y vais a babear los tres 🙂

  6. maria
    Responder
    7 mayo 2015 at 2:03 pm

    Parece que estas describiendo a mi bicheja, podria ser la gemela de Mara jeje, pero no la cambio por nada, un abrazo

  7. Mamá metalera
    Responder
    7 mayo 2015 at 2:52 pm

    Nosotros también hemos vuelto a los despertares continuos y a dormir poco y mal pero cuando ya no puedo más y me dice maaaaamiiiii se me quita todo xD lo de Mara dando sustos….buenísimo jajajaja

    • Un papá en prácticas
      7 mayo 2015 at 3:40 pm

      Si es que tienen esa capacidad para llevarnos al límite de nuestras fuerzas y, un segundo después, hacernos morir de amor :-))

  8. 7 mayo 2015 at 3:59 pm

    Ufff, ese momento en el que llego de currar y la veo asomar por el pasillo gritando: ¡que viene mi mamá!. Precioso post. Besicos

  9. 7 mayo 2015 at 9:03 pm

    Tienes razón, a veces es taaaan duro que se nos escapan los buenos momentos. Si te sirve de consuelo, ya os queda menos para esa etapa tan difícil en la que está ahora. Tened mucha paciencia y disfrutad de esos momentos maravillosos.
    Un besazo

  10. 7 mayo 2015 at 10:29 pm

    me encanta… las sonrisas sin duda lo mejor,y amanecer con abrazos y besos llenos de babas no tiene precio

  11. Raquel
    Responder
    8 mayo 2015 at 3:40 am

    Ains que bonito post! Son la pera los críos, pero compensa todo. Yo suelo decir que tener hijos es lo mejor y lo peor que me ha pasado en la vida. Así de contradictorio. Extremo. Es así! Lo mejor por todas esas cosas y más y lo peor porque tu corazón no vuelve a ser el mismo. Ya es de ellos…

    • Un papá en prácticas
      11 mayo 2015 at 3:42 pm

      Y no andas equivocada. Todo es contradicción cuando estos peques llegan a nuestro mundo para cambiarlo todo. De arriba a abajo 🙂

  12. 8 mayo 2015 at 2:56 pm

    Acabo de dar con tu blog!nuestros peques son del mismo mes, y cuchuflin es también un no parar y desde que nació ir en coche es una locura….las rabietas de momento no han llegado y confío que así siga!!hay momentos muyyy agotadores, pero ellos con una sonrisa hacen que se nos olviden….

    • Un papá en prácticas
      11 mayo 2015 at 3:43 pm

      Pues que no lleguen las rabietas… que no lleguen 😀 Es duro, pero a la vez es maravilloso. Es agotador, pero siempre sacamos energías de algún lado 🙂 ¡Un beso y gracias por comentar!

  13. Carlos
    Responder
    16 septiembre 2016 at 3:08 pm

    Excelente mensaje!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info