El alma de la fiesta o la gogó de la charanga

almadelafiesta“Sin música, la vida sería un error”, decía Friedrich Nietzsche. Mara, que ni ha leído a Nietzsche ni tiene la más remota de quién puede ser ese señor de apellido impronunciable, debe pensar algo parecido. Ya os conté en el lejano mes de octubre (han pasado ocho meses que me han parecido años), el amor de nuestra pequeña saltamontes por la música, el ritmo y el baile. Entonces atravesaba una fase en la que parecía imitar a Miley Cyrus o Rihanna bailando twerking. Con el tiempo, como es normal, ha ido puliendo sus movimientos a la par que crecía su pasión por la música. Si a eso añadimos que Mara también considera que dormir es un error, una pérdida de tiempo, la ecuación cuadra a la perfección: En casa tenemos una festera de manual, el alma de la fiesta, la niña a la que todos siguen cuando por los altavoces suena el “Follow the leader“.

Hace un par de fines de semana nos lo volvió a demostrar y, de paso, encandiló a todo el mundo en un pueblo de Córdoba al que fuimos como invitados de una boda. El viernes noche, el día antes de la boda, celebramos una previa en un bar del pueblo. Y allí, mientras tapeábamos y cerveceábamos, apareció una charanga. Tres horas de música después, pasada ya la medianoche, Maramoto seguía pidiendo “má, má, má” a los miembros de la charanga. No tenía fin. Estaba poseída. Durante todo ese tiempo no paró de bailar, saltar y aplaudir en ningún momento. La gente hacía corros para verla. Alucinaban en colores. Se iba con unos y con otros, bailaba con unos y con otros, se reía con todos. Y todo lo hacía a un ritmo frenético. Endemoniado. Y, por supuesto, con una sonrisa en la boca. Para que luego digan que si una niña no va a la guardería no se socializa. Me río yo de esa frase de manual.

‘La gogó de la charanga’, como no me quedó más remedio que bautizarla tras semejante exhibición, se había metido a todos en el bolsillo. Había conquistado el pequeño pueblo cordobés moviendo las caderas. Bailando y sonriendo. Esas fueron sus únicas armas. Durante toda su exhibición de baile y resistencia, mientras la mamá jefa y yo la mirábamos completamente prendados  (que no sorprendidos, porque estamos acostumbrados a su ritmo), no pararon de acercarse otros invitados, completamente alucinados, diciéndonos que estaban enamorados de nuestra hija, preguntándonos cómo tenía tanto aguante y energía, queriéndola hacer hija adoptiva de un pueblo de León en el que al parecer, con su alma festera, Mara sería más que bienvenida.

Mara dejó huella. Tanto que al día siguiente, en la boda, siguió siendo el centro de atención. Y eso a pesar de que estuvo mucho menos activa, aspecto que atribuímos a que ella es más de fiesta de pueblo, de charanga, de música en directo y baile en plena calle. Aún no le ha cogido el punto a la música electrónica. Aún así, a la mamá jefa y a un servidor no dejaron de acercarse personas a decirnos que teníamos una hija preciosa, a comentarnos que Maramoto les había impresionado con su ritmo la noche anterior, a recordanos que estaban enamorados de ella. Enamorados como lo estamos nosotros. Pese al agotamiento que conlleva aguantar ese ritmo que ella impone día sí y día también. Pese a lo difícil que resulta a veces gestionar un carácter tan volcánico e indomable como el suyo. Algún invitado que se fijó en algo más que en los bailes de nuestra pequeña saltamontes se aproximó y a voz en grito, entre los decibelios desbocados de la música, nos dijo que admiraba la personalidad que tenía siendo tan pequeña, la fuerza que tenía para transmitir sentimientos. Y la verdad, viniendo de alguien que no forma parte de nuestro entorno y que habíamos conocido apenas unas horas antes,  escucharlo me pareció maravilloso. No puedo estar más orgulloso de mi pequeña gogó de la charanga.

16 respuestas

  1. 23 junio 2015 at 11:06 am

    Me alegro que la hayáis pasado bien, y oye mirando el lado bueno de vuestra hija fiestera es que vosotros os podéis ir de cañas con ella de vez en cuando! Con M hay toque de queda porque si no, se vuelve tarumba y empieza a llorar de puro cansancio

  2. 23 junio 2015 at 11:48 am

    Mi bichilla se para en las puertas de las tiendas de moda joven (Bershka y similares) porque tienen la música tan fuerte que la incita al baile. Eso sí, la mía es bastante cañera, de David Guetta para arriba.

  3. 23 junio 2015 at 12:09 pm

    Genial Maramoto, agotadora sin duda, pero merece la pena si luego es la reina de la fiesta ¿verdad? Un beso!

  4. maria
    Responder
    23 junio 2015 at 5:38 pm

    Jajaja k buena!!! Como para que se junte con mi bicheja que en las fiestas de prao pide otra, otra! A las orquestas jajaja

  5. 23 junio 2015 at 6:00 pm

    Oye! Pues está genial, que sea la reina de la fiesta siempre es bueno. Y para los momentos de agotamiento, podéis grabar un cd con música de charanga a ver si cuela, jejeje. Besicos

    • Un papá en prácticas
      24 junio 2015 at 11:21 am

      Lo hemos intentado y no cuela. Lo del cd, quiero decir. A ella le va la música en directo 😉

  6. 23 junio 2015 at 10:47 pm

    me parece un comentario de lo más bonito. me hace gracia eso de que no le va dormir, de donde sacará tanta energía!
    si algún día se junta con la beba gastaremos todos los cds de temazos porque también es incansable. Ahora directamente si no hay música la canta.
    buenas noches!

    • Un papá en prácticas
      24 junio 2015 at 11:22 am

      Yo qué sé de dónde saca tanta energía, porque ni duerme, ni come demasiado. Y menos mal, porque de lo contrario no sé quién la iba a parar… 😀

  7. 24 junio 2015 at 1:02 am

    He leído a un padre mega orgulloso o es la sensación que me ha dado.
    Pd. Limpiate la baba, compañero, que has dejado todo el post pingando 😉

  8. Ana
    Responder
    24 junio 2015 at 6:40 am

    Hola Adrián! Veo que también os llevais a Mara a las bodas, nosotros tenemos una boda el mes que viene y también nos llevamos a Joel, a pesar de que toooda la gente dice que porqué no lo dejamos en casa con los abuelos. Donde mejor está es con nosotros y con su tetita socorrida :). Aunque no sé si aguantará tan bien como Mara, porque Joel si tiene sueño y no esta su rutina se pone nervioso y berrea como un animalito. Ya veremos, pero tenemos claro que viene con nosotros.

    • Un papá en prácticas
      24 junio 2015 at 11:23 am

      Con Mara al fin del mundo 😀 Si que es verdad que el día de la boda estaba más cansada y le dio una buena paliza a la tetita de la mamá jefa, pero bueno, es lo que tiene un bebé. ¡Suerte con esa boda, ya verás como lo pasáis genial con Joel!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info