El Miedo Escénico (de una bebé)*

miedoescenico

Dice la Wikipedia que el miedo escénico es “uno de los padecimientos más temibles en el marco de las relaciones personales”. Y puede que no exagere.  Lo cierto es que hay quien al tener que hablar en público se bloquea y sufre lo indecible. También cuando le ponen una cámara delante. Yo soy de ellos (o lo fui, porque hace tanto que no me expongo que desconozco mi estado actual), aunque para mi suerte conseguía controlarme lo suficiente para no bloquearme. Eso sí, era incapaz de reconocer mi voz. El otro día, viendo un vídeo de prácticas universitarias que me mandó una compañera de carrera, vi que no era el único. Que todos parecíamos otros con un micrófono en la mano y la cámara apuntándonos cual francotirador. Intimidación en estado máximo.

No sé lo que intimida que te apunten con un Kalashnikov, pero quieras o no, una cámara apuntándote impresiona. Hasta cuando eres una bebé de poco más de tres meses. Mara, por ejemplo, ya sufre su particular versión del miedo escénico (eso o es una bandida de cuidado). Es ponerle una cámara delante y bloquearse. Nos pasó cuando empezaba a reírse a carcajadas mientras la mamá jefa se lavaba los dientes (desconozco qué es lo que le hace gracia). Ahí estaba ella, con la risa floja, enseñando esas encías que me vuelven loco. Y así seguía mientras el papá en prácticas iba a por la cámara para tener un recuerdo y poder enviar a los abuelos modernos (ver definición) una muestra de sus carcajadas. Pero oye, fue apuntarle con la cámara y desaparecer las ganas de reír. Ya no hubo manera de sacarle una sonrisa. Por pequeña que fuese.

La semana pasada, que es cuando se me ocurrió escribir este post la pequeña saltamontes andaba en brazos del papá mirando la tele. No me preguntéis el porqué, pero es ver una pantalla de televisión y ponerse a hablar (en su idioma repleto de “oooo”, “uuuu” y “aaaa”) como si le fuese la vida en ello. Así que la mamá fofucha decidió sacar la cámara para grabarla en plena conversación. La peque, que aunque pueda parecer que no, está en todo, vio aparecer la cámara y dejó de parlotear de inmediato. Desde ese momento se limitó a mirar con toda la seriedad del mundo a la cámara. Y poco más.

En sus escasos meses de vida, sólo hemos sido capaces de grabarla en plena acción en una ocasión. Y fue cuando empezó a decir “ajó”. Eso sí, para conseguir los fotogramas sudamos tinta. Y casi sangre de arrastrarnos de rodillas por el suelo en busca del mejor ángulo. Parece que el rodaje de “La vida de Mara” no va a ser una tarea fácil…

* Tenemos otra explicación a lo que le pasa a Mara cuando le apuntas con cámaras y móviles. Creemos que le llaman tanto la atención estos artilugios que se queda embobada mirándolos y se olvida de todo cuanto estuviese haciendo. Esta explicación, sin embargo, hubiese llevado a la ruina a este post. Y no era cuestión.

15 respuestas

  1. Avatar
    20 enero 2014 at 11:51 am

    Para el miedo escénico dicen que va muy bien las clases de teatro, así que ya sabes si tu diagnóstico se confirma, ponle teatro en su vida.

    • Avatar
      20 enero 2014 at 11:52 am

      Espero que sea más bien lo que comento en el último párrafo, pero sea como sea, no faltará teatro en su vida :-)) ¡Gracias por el comentario!

  2. Avatar
    20 enero 2014 at 12:21 pm

    Jajaja. yo con Coquito me inclino por la segunda opción… quiere comerse las cámaras y los móviles
    no es la primera vez que un video acaba con un primer plano del interior de su boca…. Aún así he podido grabar risas, palmitas y parloteos porque le encanta ser la estrella!! y yo lo mando corriendo por wasap al papa y abuelos…. es asi

    • Avatar
      20 enero 2014 at 12:23 pm

      Nuestra pequeña bandida nos lo pone difícil. Algún vídeo hay. Pero nos cuesta horrores! :-)) Eso sí, no desistimos. Hay que dejar constancia de sus pequeños logros!

  3. Avatar
    20 enero 2014 at 7:02 pm

    Una vez leí que el truco está en buscarnos una persona desconocida que nos ayude en la foto, así al verle ponen esa carita tímida y de media sonrisa..habrá que probar

    • Avatar
      20 enero 2014 at 7:10 pm

      Y tanto que habrá que probar! Con las fotos tenemos menos problemas, aunque es tan nerviosa que es difícil enfocarla. El lío viene con los vídeos de los momentos graciosos, no hay manera :-))

  4. Avatar
    20 enero 2014 at 8:40 pm

    Yo apoyo también la segunda versión. No puede ser que tenga miedo escénico tan pequeñita y con el alma de artista que demuestra 🙂
    Pues yo te diré que disfruto muchísimo hablando en público. Ya sea con micro, sin micro y con la gente que tenga delante. Tanto, que en mis tiempos mozos, cuando era profe en la universidad, daba clases de cómo hablar bien en público. Es cierto que siempre cuesta y siempre está esa presión/adrenalina presente. Pero es cuestión de practicar/practicar y practicar!
    Saludos!

    • Avatar
      21 enero 2014 at 8:07 am

      Lo tuyo son tablas sobre el escenario y lo demás son tonterías 🙂 Mañana me han invitado a una mesa redonda para hablar sobre conciliación en España. Me pongo a prueba :))) ¡Un abrazo!

  5. Avatar
    Rosa
    Responder
    21 enero 2014 at 8:23 am

    A los niños de esta generación se les llama Nativos digitales, es decir todo lo que sea nuevas tecnologías les llena la atención, es por eso que deja de hacer monerías para pasar a investigar ese nuevo aparato que poco tiene que ver con el rudimentario objeto que les ponemos en la mano y suena.
    Debéis de andaros con cuidado que en breve os cogerá la cámara y os grabará ella a vosotros.

    • Avatar
      21 enero 2014 at 8:26 am

      jajajaja Tengo que confesar que ya lo intenta. Ahora está en la fase en la que empieza a querer cogerlo todo. La verdad es que se queda encandilada con móviles, cámaras y televisiones. Supongo que los niños de hoy en día ya nacen preparados genéticamente para ello 🙂 ¡Gracias por el comentario!

  6. Avatar
    21 enero 2014 at 10:12 am

    Siempre os quedará el vivo y el directo! 😉 Y los recuerdos del corazón! ♥

  7. Avatar
    Una mama en el mundo.
    Responder
    21 enero 2014 at 12:49 pm

    A mi princesa le pasaba lo mismo pero cuando estaba dentro de la tripa, era notar el punto rojo de la camara y dejaba de moverse, solo tengo un video de su movimiento en 9 meses de embarazo. Eso si, ahora es ella la que pide fotos y sus posturas, la encanta que la hagamos fotos y videos imagina lo que tenemos ya de ella ajajja…

    • Avatar
      21 enero 2014 at 3:34 pm

      Nuestra pequeña bandida se queda embobada con la cámara y nada de nada. Ni reírse a carcajadas, ni ‘hablar’… Solo lo hace si hay pago de por medio. Tipo exclusiva 😛

      • Avatar
        Una mama en el mundo.
        21 enero 2014 at 6:44 pm

        Jajajaja… Me parto, ya las pedirá seguro que luego son muy coquetas jajaja

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info