Maramoto y las gafas de sol: una historia de amor

Será porque nosotros hace tiempo que no usamos gafas de sol (concretamente desde que Mara nos hizo añicos las que teníamos y no encontramos el modelo con el que sustituirlas) que tuvo que ser mi madre, la abuela moderna, la que después de mucho insistirnos con el tema le comprase unas a la pequeña saltamontes. Fue para el verano pasado, cuando Maramoto todavía no había cumplido los dos años. ¡Y vaya si les sacó partido! En Lisboa, donde nos fuimos de vacaciones, sale en un montón de fotos con ellas. Y antes de que las perdiésemos en un despiste de tantos nos las pedía cada día para salir de casa con todos los complementos puestos. Nos ha salido egoblogger la niña, qué le vamos a hacer.

Esta pasada primavera, en cuanto los días de sol empezaron a ser más continuos y éste empezó a apretar con más insistencia, Mara no tardó en recordarnos que “hace mucho sol y no tengo gafas”, así que captamos el mensaje y fuimos a buscar unas gafas de sol para niños. Una búsqueda que tiene más miga de la que parece a simple vista, ya que a veces prima el diseño y se olvidan los detalles importantes como la montura, el tacto y, sobre todo, la protección ante las radiaciones solares, que ya sabéis que a veces es peor llevar unas gafas que no hacerlo si éstas no protegen a los ojos como deben, su principal misión.

siroko-lemon

El color favorito de Mara es el amarillo, que en eso ha salido a su papá en prácticas, así que últimamente intentamos que ese tono esté presente en muchas de nuestras compras: las botas de agua, camisetas, vestidos… y también en las gafas, cómo no. Por eso, en la búsqueda de las gafas amarillas, nos enamoramos de la colección de gafas de sol para niños de Siroko, un pequeño estudio de diseño asturiano (siempre que podemos nos gusta apoyar a los pequeños emprendedores que hacen con amor productos de calidad y los venden a un precio más que razonable) que nos conquistó con su modelo Lemon, el que luce Mara en las fotos de este post. Nos encantó el diseño y el packaging, pero sobre todo nos conquistaron sus cristales de gran protección UV 400 y lo resistentes que son para soportar el tute de una niña de tres años que se pasa el día comprobando la resistencia de las patillas. Y, por si fuese poco, lo mejor de todo es que nosotros podemos ir a juego con ella con las gafas Honey para adultos de la misma marca.

Desde entonces, y mientras no las perdamos (como algún día perderemos la cabeza, que diría mi madre), vamos pintando nuestro mundo de amarillo, que es un color que yo asocio a la felicidad y a luminosidad. Y, sobre todo, cada vez que salimos de casa, nuestra pequeña saltamontes puede mirarse en el espejo, mirarnos a nosotros, y decir a continuación aquello de “¡mira, mamá, vamos iguales!”. Con la ilusión que ese detalle le hace a ella.

 siroko-02

11 respuestas

  1. GEMMA LOPEZ
    Responder
    11 noviembre 2016 at 12:57 pm

    Me encanta como le quedan a Mara las gafas! Esta preciosa! He echado un vistazo a la marca que no la conocía, y mola mucho! Me voy a comprar las Candy para mi niña

    Un saludo Adrian

  2. Roser
    Responder
    11 noviembre 2016 at 9:18 pm

    Nosotros nos fuimos a mi óptica de toda la vida. Al Monstruo también le volvía loco el amarillo (ahora está con el azul), pero no les quedaban de ese color y tuvieron que ser rojas. Eso sí, nos facilitaron (aprovechando que no miraba nadie: mi Monstruo es muy persuasivo) una cajita amarilla, de Rayban, de manera que muchos creen que somos superpijos cuando lo cierto es que ni yo misma sé de qué marca (ni-te-fijes) son las gafas de mi hijo. Eso sí, son cerradas, como las queríamos, para que no le entre el sol ni por el rabillo del ojo! Y el cristal también es de fiar.

    • Adrián Cordellat
      23 noviembre 2016 at 1:44 pm

      Las primeras de Mara también fueron de óptica de pueblo. Es el primer lugar al que acude uno 🙂

  3. Nazareth
    Responder
    13 noviembre 2016 at 6:30 pm

    Nosotros les pusimos la pequeño las gafas por primera vez con algo más de un año, y nos costó un poco que se adaptara. Pero ahora con tres años le pasa como a la tuya, ¡va para egoblogger! Las suyas son verde “saltamontes” que ahora estamos en esa fase. Y como dices, o son buenas, o mejor no llevar nada, sobre todo para los peques.

    Un saludo

    https://nadiemelodijoblog.wordpress.com/

    • Adrián Cordellat
      23 noviembre 2016 at 1:41 pm

      Ese verde saltamontes. Se nota que se llevan los colores discretos 😉

  4. Nueve meses y un día después
    Responder
    13 noviembre 2016 at 7:59 pm

    Son chulísimas. A mí también me gusta mucho el amarillo jeje. Discretos somos, ¿eh? La verdad es que sí, que el tema compra de gafas tiene su enjundia. A mí peque al menos le flipa también llevarlas. Coquetos son.

  5. Enrique
    Responder
    3 diciembre 2016 at 11:16 pm

    Le quedan que ni pintadas. Nosotros nos conformamos con echar un vistazo a las ópticas del barrio y nos llevamos un estilo poco de nuestro gusto, jajaja. El diseño físico de la gafa nos hace gracia, pero tiene unos dibujitos que no nos hacían mucho tilín. La verdad es que molan estas de Siroko porque en gafas infantiles es difícil encontrar un poco de variedad.

    • Adrián Cordellat
      5 diciembre 2016 at 11:53 am

      Yo no me veo bien con ningunas gafas. Y a Mara le quedan todas bien. O es que es mi hija y yo la veo guapa hasta con unas gafas de culo de vaso 😀 ¡Molan mucho las Siroko!

  6. DANIEL
    Responder
    20 enero 2017 at 1:02 pm

    No conocía Adrian esta marca, me flipa! Esta claro que voy a comparle las Lemon al mandamas de la casa. Vas a tener que cambiar el nombre de la web, porque ya tienes demasiada practica 😛 otros estamos mas verdes aun 😉

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info