La leche te da la vida (O como la publicidad impone modelos de crianza)

La semana pasada, la mamá jefa me puso tras la pista de un anuncio de Central Lechera Asturiana que ya compartí en mi cuenta de Twitter. Yo tengo un chip que hace dormitar a mi cerebro durante la publicidad (y que sólo el famoso spot de “Es un palo, es un palooooo” es capaz de hacer despertar), así que tuve que buscarlo en Youtube. Si todavía no lo habéis visto, quizás haya llegado el momento de hacerlo.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=EiMLDwlKSZo]

Digamos que todo en el anuncio fluye con normalidad. O al menos con toda la normalidad que pueden fluir estos anuncios lacrimógenos que con una musiquita emotiva de fondo y cuatro imágenes de bebés calan pronto en el interior del telespectador. Sonrisa de bebé, imágenes de paisajes bucólicos, escena del parto, abuelos entrañables, voz en off con discurso sensiblero directo al corazón… Y entre todo ello, como quien no quiere la cosa, la siguiente escena…

biberón

¡Un bebé con biberón! En algún post anterior (ya no recuerdo cuál) mencioné la capacidad que tiene la industria para haber entronizado en nuestras vidas un utensilio que, teóricamente, es el sustitutivo de algo tan natural y primario como el pecho materno. Hasta el punto de que antes de tener un bebé, unos papás primerizos puedan a llegar a acumular una decena de bibes. Hasta el extremo de convertir en normal algo industrial y relegar al terreno de la rareza algo que es parte de nuestra condición como mamíferos.

Y si lo pensáis bien, es imposible escapar a la influencia del biberón. Está en el anuncio de Central Lechera Asturiana, pero también en cualquier otro spot televisivo que tire de bebés o de madres para llegar a su público potencial. Y a eso hay que añadir las series televisivas o el cine, donde ver a una madre dando el pecho es casi una utopía, pero ver a un bebé enganchado a un biberón es el pan nuestro de cada día. Visto el vídeo puede parecer inofensivo y sin capacidad de influencia, pero anuncio a anuncio y escena a escena se van imponiendo en la sociedad modelos de crianza que responden única y exclusivamente a intereses comerciales.

O eso pienso yo 🙂 ¿Qué opináis vosotros?

24 respuestas

  1. Avatar
    Virginia
    Responder
    3 febrero 2014 at 2:00 pm

    Te has adelantado!!! Jajs el otro día lo vida y pensé lo mismo pero me dio pereza escribir. Me quede flipada con el biberón… Ya solo falta q le den leche de vaca!!!

  2. Avatar
    3 febrero 2014 at 2:16 pm

    Pues pienso que nos manipulan, que nos tratan como a idiotas y que desearían que no pensáramos por nosotros mismos. Estas cosas me dan muchísima rabia, pero sobretodo porque hay gente que al carecer de información cae en estas cosas y no es justo.
    Gracias por compartirlo, yo no lo conocía.

    • Avatar
      3 febrero 2014 at 3:52 pm

      ¡Para esto estamos, para compartir! 😉 El problema es ese que dices. Que mucha gente, por falta de información, acaba cayendo en el biberón…

  3. Avatar
    3 febrero 2014 at 3:36 pm

    Yo tenia decenas de chupetes y varios biberones antes de que naciera Olivia. Los chupetes no los ha querido ni oler y los biberones los ha usado una vez que me fui de boda y me saque LM!! Me acuerso que estaba preocupada porque no tenia un esterilizador de biberones!! Mebos mal que no me gaste el dinero en uno! Con 8 meses Oli solo quiere teta!! La industria ha conseguido que pensemos que los bibes y chupetes son indispensables para poder criar un bebé y tenemos que ser muy obstinados para que no nos coman el tarro. Es una pena.

    • Avatar
      3 febrero 2014 at 3:53 pm

      En el post que tengo preparado para mañana digo una frase muy parecida a esa con la que empiezas tu comentario 🙂 Con lo natural y primario que es criar a un bebé…

  4. Avatar
    3 febrero 2014 at 3:47 pm

    Así es la publicidad, a mi la imagen que más me llama la atención es la secuencia que se ve a la madre por detrás dándole “aparentemente el pecho”, porque tiene toda la pinta de eso, para que relacionemos su leche con la calidad de la leche materna.

    • Avatar
      3 febrero 2014 at 3:54 pm

      Iba a poner algo sobre esa imagen también, aunque al final llegué a la conclusión (una conclusión muy mía) de que realmente lo que está es abrazando o admirando a su bebé.
      Todo vale para vender, compañero 😉

  5. Avatar
    3 febrero 2014 at 3:55 pm

    El otro día vi el anuncio en la tele y me llamo la atención lo mismo, el parto megamedicalizado y el biberón que le da la vida… ayyyy qué pena. Lo que más me entristece es que la industria ha conseguido lo que quería, la normalización de todas estas cosas, al 95% de las personas que vean este anuncio les encantará, les parecerá tierno, entrañable y verán el biberón como algo natural.
    A la industria la teta no le interesa porque la teta no da dinero, lo que da dinero son los biberones, tetinas, leches de todos los tipos habidos y por haber…
    Sólo espero que a nadie se le ocurra hacer un biberón con leche central lechera asturiana! 😉

    • Avatar
      3 febrero 2014 at 4:01 pm

      Espero que no… 😛 La industria solo quiere dinero, así que tiene que fomentar lo que da dinero. Para contrarrestarlo no queda otra que informarse mucho y hacer mucha pedagogía desde los centros de salud con las nuevas madres… ¡Un abrazo!

  6. Avatar
    4 febrero 2014 at 1:19 pm

    Me encanta que sea un propio padre el que se dé cuenta de esta presión brutal que ejerce la Industria Alimentaria. Hoy en día es casi un reto para las familias no sentirse mal o incluso “culpables” si no siguen las directrices que se marca desde el consumo.

    ¿Seré un mal padre si no compro lo enriquecido? ¿Y si por ser tacaño estoy comprometiendo la salud de mi hijo?

    Meter ese miedo indirecto es un crimen que todavía no somos conscientes de lo grande que es.

    • Avatar
      4 febrero 2014 at 3:29 pm

      La publicidad, la televisión y el cine tienen mucho poder para instaurar hábitos de consumo en la sociedad. No queda otra que informarse para intentar escapar de ellos 😉 Gracias por tu comentario!

  7. Avatar
    alexamdram
    Responder
    6 febrero 2014 at 11:32 am

    Hola. He descubierto tu blog a través de madresfera y me encanta. Pero en este caso voy a discrepar un poco, aun a riesgo de que pueda generar polémica. Estoy a punto de tener a mi tercer hijo, y puedo decir que las presiones que yo he sufrido no han sido precisamente para dar el biberón, sino para todo lo contrario.
    Mi cuñada sufrió tal presión para dar el pecho, que aún cuando todos veíamos que el bebe recién nacido no comía porque no salía leche… ella estaba tan obsesionada y la matrona tan empeñada, que el niño acabó en la UCI desnutrido y con infección grave de oído, y la madre con una mastitis que aún hoy recuerda como mil veces mas dolorosa que un parto… Y todo fue por la comedura tan absoluta de coco que le hicieron durante todo el embarazo, y las presiones para dar el pecho y no el biberón, porque el biberón era como lo peor que podía tocar un niño.
    Y yo pienso que si todo va bien y la madre y el niño están a gusto, adelante. Pero si la madre no se siente segura, transmite esa inseguridad al bebe, el bebe no come suficiente… etc… ¿por que tiene que ser malo el biberón? Mis dos hijos se han criado con biberón desde el principio, y no han tenido ningún problema de salud, ni infecciones, ni he tenido mas virus en casa, que cualquier otro. Yo he podido descansar, he estado tranquila sabiendo lo que comían, y lo que es mas importante, el papá ha podido disfrutar de darle a sus hijos el biberón desde el primer día. Incluso mi hija mayor ha podido ayudar a dar el biberón a su hermanito desde el principio, cuando quería.
    Entiendo que la publicidad tiene que ser muy cuidadosa, pero también es verdad que hoy en dia estamos muy informados. En cualquier caso, yo a partir de un año, y siempre consultando con el pediatra, les he dado leche de vaca en biberón sin problema ninguno… y mas adelante, incluso con cola cao… que ya supongo que a mas de uno le parecerá una aberración… je,je,je.
    Un saludo y enhorabuena por tu blog.

    • Avatar
      10 febrero 2014 at 8:11 am

      Por supuesto, Alexandra. Lo bueno de la crianza es que no sólo hay un camino para elegir, aunque tengo la sensación de que publicidad y cine potencian más un estilo o modelo de crianza que poco tiene que ver con lo que sería más natural. ¡Gracias por tu comentario y por tus apreciaciones! ¡Un abrazo!

    • Avatar
      1 marzo 2014 at 4:19 pm

      Se me hace curioso, porque es la segunda vez que leo la historia de Alexandra y, por lo tanto es la segunda vez que pienso lo mismo: nos cuta la dramática historia de su cuñada, que lo es, y luego nos cuela, sin más explicación, su triple abiberonamiento?
      Tú porqué no diste el pecho, Alexandra? Que si fue porque no quisiste, pues son tus hijos y allá tu, pero me sorprende que digas que spusieron tan enfermos como los de las demás, porque el mío está siempre a la teta y, pese a que ha tenido mocos, y una vez una vacuna le dio febrícula, no ha estado nunca enfermo (mi pediatra siempre dice que los demás le llegan con bronquioloitis, que hay una epidemia, y que el nuestro nada). Cómo sabes cuąnto habrían enfermado tus bebés con la teta?
      Es que los argumentos vacíos de Alejandra me dan rabiña…

    • Avatar
      Juan Manuel
      Responder
      8 mayo 2016 at 7:04 pm

      No es que el bibe sea malo en sí, hay mamás que bien diágnosticadas (parece que no ocurre muy a menudo) deben de recurrir a la alimentación de su bebé con leche artificial y pues nada, que el niño debe comer para no morirse y punto.
      El caso de tus hijos no es el de las cifras de la OMS y la UNICEF, estadísticamente hablando sería un error inferír de un ejemplo partícular como el tuyo una realidad que no existe y que la ciencia médica se ha enxargado de documentar através de los principales Organismos Internacionales de Salud.
      El tema de la lactancia materna y la “publicidad encubierta” de sus sucedáneos en los principales medios de comunicación y entretenimiento existe; pero, quién está ganando en las cifras?? Qué hacer?? Y que postura tomar ante las estadísticas oficiales??
      Hay que recordar que la práctica de la Lactancia Materna no es un tema de moda ni un estilo de crianza, an absoluto, es un tema de Salud Pública y Problema Médico por resolver. Un Saludo !!

  8. Avatar
    Alena
    Responder
    7 febrero 2014 at 8:58 pm

    Y bueno, yo soy otra indignada con el anuncio de central lechera asturiana, más bien con la última escena en cuestión, he tenido que ver el anuncio dos veces porque no daba crédito a lo que veía, un bebé de 2, 3 meses? Tomando un biberón? En esto los empresarios de leches de fórmula son muy cuidadosos, nos ponen la misma escena pero con bebés de 6 meses, creo que por debajo de esa edad tienen prohibido anunciar sus productos, pero como aquí no están anunciando una leche de fórmula para lactantes quizá sí puedan hacerlo. Se podrá denunciar de igual forma?

    Y conste que yo soy una madre que dió biberón hasta el año, mi hijo nació con serios problemas de succión y como consecuencia yo tuve problemas de producción, caímos en un círculo vicioso, la salud de mi hijo se vió comprometida, luchamos por revertir la situación pero después de consultar a dos pediatras y a dos asesoras de lactancia no nos quedó otra que recurrir a la leche de fórmula, pero no bajamos los brazos y seguimos luchando por mantener la lactancia, fue duro no lo niego, me costó mucho esfuerzo y lágrimas, pero a día de hoy (mi hijo tiene 26 meses) seguimos disfrutando de la lactancia materna, que para mi es el mejor regalo que una madre le puede dar a su hijo y a el mejor regalo que se puede dar a sí misma, así que SE PUEDE, SIEMPRE SE PUEDE!!!

    Así que con más razón me indignan estos anuncios que intentan seguir mostrando como normal una cosa que no es normal, porque no señores, el biberón no es lo normal, no señores, la leche de fórmula no es lo mejor.
    Por suerte los problemas que yo tuve con la lactancia no son lo normal tampoco, así que vuelvo a decir a todo el mundo que SE PUEDE, SIEMPRE SE PUEDE!!!

    • Avatar
      10 febrero 2014 at 8:14 am

      Eso precisamente es lo que me indigna a mi también. Que se haga pasar por normal o natural algo que no lo es. Y en la crianza, por desgracia, no sólo pasa con el biberón. Chupetes, cunas, carros… Están tan normalizados que la gente que opta por otras alternativas es tachada de rara, cuando esas otras alternativas son las más naturales que hay. Todo mi reconocimiento a tu lucha y tu esfuerzo. Tu hijo estará orgulloso de ti. ¡Un fuerte abrazo!

  9. Avatar
    Alena
    Responder
    7 febrero 2014 at 9:03 pm

    Alexamdram tu cuñada usó un sacaleches? Le hubiese sido muy útil para vaciarse los pechos (evitando la mastitis) y a la vez le habría podido dar su propia leche a su bebé sin recurrir a la leche de fórmula. Consultó con una asesora de lactancia? tal vez tu sobrino tenía algun problema con el agarre, tal vez algún problema con postura que si se hubiese corregido a tiempo no hubiese comprometido la salud del bebé.
    Y bueno, si tu estás tan contenta con haber dado biberón a tus dos hijos no entiendo porqué tienes que justificarte tanto, cada uno es responsable de darles a sus hijos lo que cree que es mejor, si sientes la necesidad de justificarte tanto es que sientes algo de culpa, puede ser?

    • Avatar
      alexamdram
      Responder
      10 febrero 2014 at 12:20 pm

      Ja, ja, ja… No es justificación, te lo aseguro. Simplemente un comentario explicando mi realidad con el biberón, igual que todos los anteriores explicando su realidad con la lactancia. Culpabilidad por ese tema ninguna, de verdad…

      Los detalles de mi cuñada no los conozco todos, pero se que por mucho sacaleches que hubiera usado no habría solucionado nada, porque el problema era que la leche no salía, no que el niño no succionase.

      Un abrazo,

  10. Avatar
    Lorena
    Responder
    8 mayo 2016 at 9:43 am

    La publicidad es poderosa y nos marca el camino de lo deseable. Cuando estaba embarazada de mi primera hija tenía en mente darle el pecho pero no me pude resistir a comprar un biberón, ¡son tan monos!, de hecho en muchas canastillas de bebé te los incorporan. Al final, la lactancia materna se me complicó, no tuve el asesoramiento adecuado y mi pequeña se crió a biberón no sin un cierto sentimiento de culpa e impotencia que luego se me pasó.

    Mi primera hija ha jugado a dar biberones a sus muñecas hasta que nació la segunda, en esta ocasión sí pude dar el pecho y disfruté la experiencia pero lo que más me sorprendió fue ver a mi hija mayor imitándome, con tan sólo dos años dejó de dar el biberón a sus muñecos y empezó a levantarse la camiseta para amantarlos. Empezó a ver normal lo natural y reflexioné como mi generación perdió el contacto con la lactancia materna y crecimos en la cultura del biberón.

    No conseguí un buen asesoramiento en lactancia con mi primer bebé porque las mujeres de mi familia tampoco sabían, no había visto (de cerca) amamantar a un bebé y la tribu andaba tan perdida como yo. No soy anti biberón, recalco que mi hija mayor lo tomó desde el principio y está sana y feliz, pero creo que el bibe debería ser una opción elegida o una ayuda cuando lo natural no puede ser, nunca una imposición cultural.

  11. Avatar
    Belenci
    Responder
    8 noviembre 2016 at 5:28 pm

    Pues yo tengo una opinión opuesta, la verdad. Como reciente mamá (mi hijo tiene apenas 5 meses) y por lo que he podido ver y sentir, lo que te imponen desde el médico, matrona, familia y sociedad es la lactancia materna. LLegando incluso a hacer que las mujeres que no pueden o no quieren dar el pecho se sientan mal. Y si, es lo mejor para el bebé (finalmente fue mi elección y no me arrepiento) pero hay que empezar a despenalizar todo lo que tiene que ver con la maternidad/paternidad.

    Yo soy de las que piensan que cada uno haga lo mejor que sepa/pueda y quiera, siempre y cuando el bebé crezca sano y feliz.

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info