Maramoto y la playa: Una historia de amor

playa2.jpgAhora que el otoño parece haber aterrizado ya en nuestras vidas (al menos en el centro de la península), vengo yo con historias de la playa. Así soy yo. No entiendo de estaciones ni de coherencias espacio-temporales. Aunque digamos que en este caso las cosas se han dado así, porque después de un verano en el que hemos ido unas cuantas veces a la playa, el flechazo definitivo entre Maramoto y la costa no tuvo lugar hasta el pasado fin de semana, cuando estuvimos en Valencia para celebrar mi 30 cumpleaños con la familia y los amigos.

Hasta ahora la relación de la pequeña saltamontes con el agua no había sido muy fructífera. La primera vez que fuimos a la piscina se puso a llorar en cuanto otros niños la salpicaron al pasar corriendo por su lado. ¡Maldita agua fría! En la playa la cosa había ido mejor, pero Maramoto tampoco mostraba ningún interés especial por la arena o el agua. Más bien parecía que le daban cierto respeto. Era un quiero y no puedo. Hasta el fin de semana pasado.

El viernes por la tarde nos fuimos a la playa de la Malvarrosa con los abuelos modernos y la tía festera. Llegamos a las cinco, para intentar que ya no hubiese un sol demasiado fuerte (Mara ha conseguido algo que parecía imposible, salir más blanca que sus padres) y nos volvíamos para casa a las 8. Por el medio tres horas en las que Maramoto no paró ni un segundo. Y cuando digo ni un segundo, es ni un segundo. Primero gateando por la arena y haciéndonos reír a carcajadas con sus caras (parece que la arena le da cierto repelús). Luego dando brincos y chapoteando en el agua, donde descubrió que le encanta ese sabor salado del agua de mar. Y finalmente, cuando conseguimos sacarla, caminando cogida de nuestras manos playa arriba y playa abajo. Siempre decimos que no sabemos de dónde saca nuestra pequeña saltamontes tantas energías, pero el viernes pasado nos dejó alucinados, más que nada porque desde que nos levantamos a las 9:30 para ir a coger el AVE, sólo había dormido unos 15 minutos en el trayecto entre Madrid y Valencia.

La consecuencia de tanta actividad y tanto amor playero era esperable. En el camino de vuelta a casa… ¡Maramoto se durmió en el coche! Un hecho sin casi precedentes en sus 11 meses de vida. Y lo que es más flipante, ya no se despertó hasta las 9:30 de la mañana del día siguiente. Vamos, de esos días en que por falta de costumbre, te preocupa que duerma tanto que de vez en cuando no puedes evitar acercarte a ella para asegurarte que respira. Pero sí, respiraba. Y dormía como un angelito. Vamos a tener que montar un playa en nuestro pequeño piso…

PD: Gracias a tod@s por vuestros comentarios y muestras de ánimo tras el último post. Uno se siente muy feliz formando parte de una tribu de papis y mamis tan molones.

 

30 respuestas

  1. Avatar
    18 septiembre 2014 at 11:32 am

    La playa es el mejor somnífero natural que conozco… Para mi fiera y ¡para mi!
    Me alegro de que Maramoto disfrutara de lo lindo en la Malvarosa.
    Un besazo!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      18 septiembre 2014 at 3:11 pm

      ¡Y tanto! Vamos a tener que montar una casa para cansarla antes de subir al coche… 😛 ¡La peque se lo pasó en grande! ¡Muaka!

  2. Avatar
    18 septiembre 2014 at 11:52 am

    La playa es agotadora, para los mayores y para los peques. Y si hay combinación playa+coche, ya ni te cuento. A ver si lo que le hace falta a Maramoto es una casa con piscina!!! ^_^

    Saludos

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      18 septiembre 2014 at 3:12 pm

      Total. Yo después de la playa estoy frito. Y si no conduzco, caigo a la de tres 🙂 No sé cómo, pero tendremos que montar una playa-piscina en el salón, jajaja Un abrazo!

  3. Avatar
    18 septiembre 2014 at 12:33 pm

    Veo una idea fantástica la de montar una playa en vuestro piso. Avisadme cuando esté, que me paso con la toalla!!!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      18 septiembre 2014 at 3:12 pm

      Mejor vente con hamaca, que no sé si habrá espacio para mucha gente tumbada… 😛

  4. Avatar
    18 septiembre 2014 at 1:05 pm

    Si es que disfrutan como locos…

    Te aconsejo que la apuntes a natación lo antes posible (y si puedes, además, lo combináis para ir con ella); nuestra enana disfruta como una loca (va desde los 4 meses) tanto cuando le enseñan como cuando va con nosotros; y encima, es un bonito deporte, muy sano y que aporta cierta tranquilidad el que se sepan defender.

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      18 septiembre 2014 at 3:14 pm

      Lo tenemos pendiente como tarea de obligado cumplimiento en cuanto nos acoplemos al nuevo piso y la nueva ciudad: Apuntarnos a natación con la peque. ¡Tenemos ganas mil de ello! :-))

  5. Avatar
    18 septiembre 2014 at 3:30 pm

    Pues empieza la temporada de piscinas climátizadas, además la que tienes al lado no esta nada mal, así que ya sabes…

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      19 septiembre 2014 at 8:32 am

      Al lado por poco tiempo. Si no pasa nada, nos mudamos 🙂 Pero buscaremos otra!

  6. Avatar
    18 septiembre 2014 at 3:48 pm

    ¡¡Jajaja…!! ¡Yo, con tanto cumpleaños y tanta gaita, tengo pendiente el post playero, también…! Así que igual cuando estemos todos con el cucurucho de castañas en la mano, me da tiempo a sacarlo…

    Bueno, pues entonces, habéis encontrado la panacea… El antídoto para el desenfreno de Maramoto, es un buen charco con una buena duna arenera a su vera, para que corretee, chapotee, y corra “deaquípallá” lo que haga falta… ¡¡Chupao!! Jajaja…

    Y lo de la natación… pues ya somos dos; espero poder llevar a la lechoncilla este mes; ya contaré cómo va la cosa.

    ¡¡Ánimo… que la tribu estamos para esto… y para lo que haga falta!!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      19 septiembre 2014 at 8:33 am

      Me alegra saber que no soy el único al que se le acumulan los temas y los saca fuera de tiempo 😛 Veremos como podemos hacer para traer la playa de la Malvarrosa a Valencia. Algo tendremos que hacer al respecto, jajaja ¡Un abrazo!

  7. Avatar
    Sonia (la mamá de Álvaro)
    Responder
    18 septiembre 2014 at 4:13 pm

    La primera noche del tirón con 11 meses? Esto promete!!! Perdona q me centre en esto, pero cada uno va a lo q le interesa, ajajja
    Me alegro q le guste la playa. Ya veras el próximo verano como disfruta!!!
    Ah, y otra cosa, me he leído el post de los abuelos modernos y me he dado la negra de reír!!! Mi madre es así: whatsap, facebook y dice q Amancio cada vez hace la ropa mas clásica!!! La veo comprando en strafalarius!!!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      19 septiembre 2014 at 8:35 am

      Bueno, del tirón, del tirón… Se despertó de tanto en tanto para pedir teta, pero eso sí, sin desvelarse en ningún momento. ¡13 horas!

      Los abuelos modernos son una especie a cuidar, jajajajaja ¡Menuda evolución de la especie!

  8. Avatar
    18 septiembre 2014 at 9:15 pm

    Una playa ya en vuestro piso, eso ha sido mano de santo. Qué gusto que duerma tanto. La verdad es que si tiene energía, ¿de verdad no paró ni un segundo? Madre mía, tendréis que ponerla a hacer deporte a ver si se agota

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      19 septiembre 2014 at 8:36 am

      Tres horas de playa sin parar ni un segundo. Ni para sentarse. Como te lo cuento. Arriba y abajo. Gateando de aquí para allá. Chapoteando en el agua. Lo que sea, pero en movimiento. Así cayó luego la pobre… 😀

  9. Avatar
    18 septiembre 2014 at 9:56 pm

    ¡Qué bien! Ay, voy a tener que daros el cambiazo de bebé para el próximo verano… Esos días que sale todo rodado son la caña! A ver si me toca a mi uno así pronto, que llevamos una rachita!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      19 septiembre 2014 at 8:37 am

      Son uno de cada cien, pero cuando sale uno, ¡qué maravilla! Ya verás como pronto tenéis vuestro día rodado. Al final los peques también van por rachas. Ya te conté la de Mara este veranito… 😉

  10. Avatar
    18 septiembre 2014 at 10:47 pm

    jajaja oye pues sería muy feliz la peque con un arenero en casa jeje. Que bien que disfrutara tanto!un abrazo

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      19 septiembre 2014 at 8:38 am

      Vamos a tener que desalojar al gato de la abuela para que Mara colonice el arenero. Ya sólo nos faltará ver la forma de poner el agua. Y las olas xD ¡Un abrazo!

  11. Avatar
    18 septiembre 2014 at 11:14 pm

    Jajaja que buenoooo, es una guerrera. Me alegra ver que al final la gustó la playa, y oye será cuestión de agotarla durante el día. Un abrazo!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      19 septiembre 2014 at 8:39 am

      Creo que sí, que es cuestión de eso. Ahora ya está empezando a dar sus primeros pasos y como le mola la cosa, quiere andar cada dos por tres. Y se nota que le cansa, porque está cayendo rendida mucho antes 🙂 ¡Un abrazo!

  12. Avatar
    Carmen
    Responder
    21 septiembre 2014 at 1:09 pm

    Ainsssss cuándo llegará el día que yo le vea dormirse en la silla del coche….se me saltarán las lágrimas de alegría!!! Mientras tanto me conformo con que aguante 15 minutitos sin berrear como un loco…un abrazooo

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      22 septiembre 2014 at 8:37 am

      Tres horas andurreando y chapoteando por la playa. Es la receta infalible. Eso sí, una vez que ya no estés en la playa, todo vuelve a la normalidad… 😛 ¡Un abrazote!

  13. Avatar
    Raquel, Eldiariodetumami
    Responder
    22 septiembre 2014 at 4:27 pm

    Es que la playa es lo que tiene compañero, ya sabéis veniros “pa caaaa”!!!! jajaja El vikingo también cae rendido después de un día de playa, pero nunca me ha dormido toda la noche de un tirón…sniff, sniff…
    Besotes!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      23 septiembre 2014 at 7:52 am

      Toda la noche de un tirón es un decir 😛 Se despertaba cada dos horas, gruñía, la mamá le daba la teta y seguía durmiendo. Pero por lo menos no se despertó mucho en toda la noche. ¡Bendita playa! ¡Un besote!

  14. Avatar
    22 septiembre 2014 at 5:36 pm

    La playa es mano de santo para dormir niños jejeje me alegro que lo pasarais bien!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      23 septiembre 2014 at 7:54 am

      ¡Tendremos que montar una en casa! jajaja ¡Gracias!

  15. Avatar
    23 septiembre 2014 at 10:37 am

    Jajajaja! Una noche de tirón! Qué suertudos!!
    Yo lo tengo comprobado, el agua ayuda al sueño una barbaridad. De hecho estoy llorando por los rincones porque se ha acabado el verano y ya no hay piscina diaria, ¡con lo bien que lo hemos pasado!
    Con la playa, lo mismo: diversión y cansancio asegurados.

    Ya queda un poco menos para el verano que viene, mientras tanto me apuntaré a la pisci con el bichito, aunque sólo sea algunas tardes…

    Un abrazo!

    • Un papá en prácticas
      Un papá en prácticas
      Responder
      24 septiembre 2014 at 3:03 pm

      Del tirón fue un decir. Porque cada dos o tres horas renegaba en busca de la teta. Pero la encontraba rápido y vuelta a dormir :-))) ¡Sí, por favor! ¡Que vuelva ya el verano! ¡Un abrazo!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info