Una cuestión de tiempo

eltiempopost.jpg

A mediados de noviembre El País publicaba una noticia con la que me sentía tristemente identificado. Su titular: “A mi día le faltan horas”. Creo que no hace falta que explique sobre qué trataba la misma. Sí, a mi día le faltan horas. Creo que siempre le han faltado, pero la sensación de estrés se ha incrementado en las últimas semanas. Yo diría que ahora mismo necesitaría ocho horas más al día para hacer todo lo que quiero hacer. Es más, si muriese pronto, pediría que en mi lápida pusiesen el siguiente epitafio: “Le faltó tiempo”.

Problemas de organización al margen, lo cierto es que entre el horario laboral y las labores domésticas (¿Qué será de mí cuando Diana no esté en casa?) los días se me escapan entre los dedos sin que apenas pueda sentirlos al resbalar por la palma de mis manos. Me levanto por la mañana y cuando me quiero dar cuenta ya ha llegado la hora de volver a la cama. Y así de lunes a viernes. Doy gracias a la CEOE por no haber pedido todavía al gobierno que en la próxima reforma laboral incluya los domingos como día laborable. En el fondo son buena gente…

Creo que la falta de tiempo es algo que nos une a todos los padres, ya que a nuestros horarios laborales de turno sumamos ahora el tiempo que requieren nuestros pequeños. Desde que nació Mara he dejado el gimnasio. Y la bici. Fundamentalmente porque el poco tiempo que me queda lo quiero disfrutar con ella. Y el problema es ese: Que seguramente no estamos pidiendo más tiempo para nuestras aficiones. Lo estamos demandando para poder disfrutar de nuestros pequeños. Para jugar con ellos. Para hacerles carantoñas. Para sacarles sonrisas. Para ejercer como padres. Y lo digo yo, que trabajo desde casa (pronto dedicaré un post a las ventajas e inconvenientes del teletrabajo), y varias veces al día me puedo permitir el lujo de dejarlo todo para achuchar a mi pequeña y hacerla sonreír con esos ruiditos que la vuelven loca.

No siempre, pero la falta de tiempo también puede ir asociada a la falta de organización. Y es que a veces las horas se nos van en tonterías. O en redes sociales. ¿Os habéis parado a pensar el tiempo libre que teníais antes que ahora dedicáis a las redes sociales? Que si los diez tweets de rigor, la foto de Instagram, el estado de Facebook, el tema del próximo post del blog… Internet es el mayor cúmulo de distracciones que ha creado el hombre. Para organizarme mejor y tras leer artículo de El País, donde lo mencionaban, decidí comprarme el Amazon el libro ‘Gestiona mejor tu vida’, de Alberto Pena. Lo compré en versión ebook (yo que soy de papel), porque de repente lo necesitaba tener en mis manos. ¡Había encontrado el Santo Grial! De eso hace ya tres semanas. Lo suyo hubiese sido que en este post os hubiera hablado del libro, pero hasta ahora no he sido capaz de pasar de la introducción. No he tenido tiempo.

Nota: Sé que cualquier madre que lea este artículo podrá tachar de ridículas mis ‘quejas’. Y hará bien. Lo suyo, y lo vivo en primera persona con Diana, sí que es falta de tiempo. Reciban ustedes todo mi reconocimiento.

5 respuestas

  1. 4 diciembre 2013 at 4:57 pm

    Me encanta la foto de la foto! ♥
    Sabes lo que te digo… me resigné hace tiempo a no quejarme de la falta de mismo 😉 Ya ni trato de organizarme para no perder tiempo: me pongo en marcha y punto pelota! La práctica te hace experto… lo veréis! Y qu nos pille siempre sonriendo para no ser tiempo pedido!
    Desando que nos cuentes lo que te inspiró el libro!

    • 4 diciembre 2013 at 5:01 pm

      Es quejarse por vicio 😛 Poco a poco nos vamos organizando mejor y todo va siendo menos caótico. Aunque a la vez es taaaaan divertido… Veremos si saco tiempo para leerlo, porque lo suelo hacer por la noche y ahora llego muertecico a la cama 😉
      Gracias mil por tu comentario, compañera!

  2. 20 diciembre 2013 at 4:00 pm

    OK si, que no nos organizamos mucho, que por culpa del FB (y similares) vivimos procrastinando… pero igual ¡¡¡Queremos mas tiempo para EJERCER como padres!!!
    Abrazos
    Yhuri
    PD: A fin de ser consecuente… mañana lo comparto en el facebook 🙂

    • 20 diciembre 2013 at 4:02 pm

      La conciliación parece no existir en nuestro país. No sé cómo será la cosa por Perú, pero aquí en España es difícil ser padre y dedicarle tiempo a tus hijos. Por desgracia…
      Gracias como siempre por tu comentario y por compartirlo. Un verdadero placer.

      ¡Un fuerte abrazo, compañero!

Deja un comentario

* Rellena todos los campos

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Adrián Cordellat + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web unpapaenpracticas.com + info